¿Perforaremos el muro de granito?

Semana claramente favorable a los intereses de los alcistas pese a que se rubricó un mes de junio que resultó ser mucho menos de lo que nos planteó su primera semana. Las partes más endebles del mercado cerraron en la parte baja del rango mensual y, de nuevo y pese a lo que pudo pensarse durante los primeros días, fue la tecnología quien resultó de nuevo la gran ganadora con un cierre en zona de máximo histórico, manteniendo la presión a lo que he denominado el muro de granito: la gran resistencia ascendente que el Nasdaq mantiene desde hace años. Una de esas referencias chartistas que suelen interponerse a los alcistas y frenarlos temporalmente, de las que piden correcciones, un descanso en profundidad o tiempo.

Continúa leyendo ¿Perforaremos el muro de granito?

El muro de granito bursátil, es mucho muro

Junio no va a acabar como empezó. La EUFÓRICA locura de su primera semana, suele suceder, acabó siendo `after hours´. Se rompieron zonas de resistencia muy importantes en tendencia de fondo, esas que tienen que ver con los meses, a veces con los años, pero la recaída que se producía tras ello fue contundente y parecía advertir el fin de una fiesta que el sentimiento inversor consideraría muy excesiva desde hace muchas sesiones. Todo frente a lo que he llamado el muro de granito: la resistencia ascendente que presenta el Nasdaq desde hace años. Continúa leyendo El muro de granito bursátil, es mucho muro

El muro de granito sigue en pie

Gran recuperación para el Nasdaq, que marcó máximo histórico en cierre semanal. Y sin embargo, sensaciones que no cambian en nada lo propuesto por los precios en la semana anterior. Con la excepción del faro comprador que es la bolsa de Suiza, no se perforó una sola resistencia, ni siquiera intermedia. Continúa leyendo El muro de granito sigue en pie

Así arruinaron -desde la playa- a los lectores de elEconomista. Crónica final.

El analista técnico de elEconomista está denunciado en dos juzgados por mentir. Si tiene que desvirtuar un gráfico por dinero, lo desvirtúa. Si tiene que decirte que lo blanco es negro, te lo dice. Si hay que vender que el mundo se acaba, se vende todo. Merece la pena ver cómo siguieron  cargándose a la gente tras recomendar a sus clientes una venta masiva en los mínimos de marzo… ¡Pero luego en la publi nos dicen que baten mercado! Que delirio lo de elEcobromista.

Continúa leyendo Así arruinaron -desde la playa- a los lectores de elEconomista. Crónica final.

Los 10.000 del Nasdaq, ese muro de granito

Parecía ganar el mercado un aliado con la ruptura alcista de los bancos, algo de gasolina de última hora para que el Nasdaq atacase la misma zona de inmensa resistencia que se alcanzó antes de que estallara el COVID. Hay que decir que entonces teníamos algunas resistencias más que enfrentar: máximos históricos del DAX30 y del IBEX35 total return, antigua directriz alcista del Stoxx600 total return… Los 10 mil debían alcanzarse, se alcanzaron, y el fallo ha sido estrepitoso. Continúa leyendo Los 10.000 del Nasdaq, ese muro de granito

Con ética, Cabrero y elEconomista pudieron evitarte la debacle

Cuando concedieron el timón de Ecotrader a una medianía sin otra aspiración que el dinero, la suerte estaba echada. Si alguien mantenía dudas pese a todo lo que he denunciado, la podredumbre fue patente tras la entrevista concedida por Cabrero a un pequeño medio digital para hacerse el gran hombre. Alguien con un sentimiento de superioridad tan marcado no iba a jugársela por los lectores y clientes… Los traicionó desde el primer día, cuando renunció a hacer bien su trabajo al regresar de inmediato al gráfico price return, y así contentar a sus amos. Buen lacayo. Continúa leyendo Con ética, Cabrero y elEconomista pudieron evitarte la debacle

Te lo dije: éramos pocos y parieron los bancos

Lo que estamos viendo es un milagro. Incluso los que hemos apostado por el mercado en los mínimos de marzo, podemos ser perfectamente conscientes de ello. Hay muchos modos de recuperar, y hacerlo como una flecha no es nunca lo más sencillo. Obviamente lo han permitido las históricas acciones de gobiernos y bancos centrales, que audazmente han evitado mucho dolor ahí fuera aunque el populismo les acuse de volver a favorecer a Wall Street frente a Main Street. Es bastante incierto, y es que las acciones llevadas a cabo van mucho más allá de las tomadas para atajar la gran crisis financiera de 2008.

Haz click aquí para ver el resto del artículo…

Al final, Cabrero y elEconomista arruinaron a sus lectores

 

Tenía que suceder. Cuando confías en un mediocre para que te sujete el negocio del que te has apropiado ilegalmente, es normal que acabes reventándolo. Cabrero se sentía cómodo con la subida en febrero. A la traición del mercado, le siguió la de sus mal templados nervios, Cabrero recomendó liquidar masivamente en la última semana de desplome. Se os advirtió, corruptos amigos de elEconomista.

Continúa leyendo Al final, Cabrero y elEconomista arruinaron a sus lectores

Al final, Cabrero y elEconomista arruinaron a sus lectores

Tenía que suceder. Cuando confías en un mediocre para que te sujete el negocio del que te has apropiado ilegalmente, es normal que acabes reventándolo. Cabrero se sentía cómodo con la subida en febrero. A la traición del mercado, le siguió la de sus mal templados nervios, Cabrero recomendó liquidar masivamente en la última semana de desplome. Se os advirtió, corruptos amigos de elEconomista.

Continúa leyendo Al final, Cabrero y elEconomista arruinaron a sus lectores

Los bajistas vuelven a morder el polvo

Semana de ganancias notables, con la que el S&P500 total return consigue recuperar más de dos tercios de la corrección bajista. Como el Nasdaq antes que él. Con la que el S&P500 total return consigue cerrar el segundo de los huecos bajistas desplegados durante la corrección bajista. Como el Nasdaq antes que él. El Nasdaq, de hecho, consiguió ayer cerrar semanalmente por encima del primero de ellos. Si nos lo cuentan en marzo les llamamos beodos.

Y sí, digo corrección porque también eso puede ser un movimiento del 40 por ciento. Lo escribí entonces, lo sigo pensando. Lo que desde luego ninguno pensábamos es que fuéramos a asistir a una vuelta en “v” tan colosal. Si tuvimos el primer trimestre más devastador de la historia, ahora tenemos el segundo trimestre más glorioso en más de ochenta años. Queda un mes para el cierre, es cierto. Pero desde luego, que caigan resistencias tan importantes más allá del Nasdaq es algo que tiene importancia técnica, que nos dice cosas sobre lo que cabría esperar en el futuro. Y sí, que también las ataquemos en muchos otros índices, que fueron los protagonistas por fin, es un paso adelante tras una consolidación que duraba muchas semanas. El as del que hablaba la semana pasada resultó ser de diamantes.

También en Europa tuvo su recompensa el as puesto sobre la mesa. Muchos índices consiguieron altos crecientes. El DAX30 alemán consiguió cerrar el segundo de los grandes huecos bajistas desplegados en la corrección. El IBEX35 se permitió dejar un velón blanco para confirmar en gráfico semanal el mismo tipo de pauta que antes se había dejado en gráfico diario por parte muchos índices, y que era el argumento central de mi tribuna de la semana pasada. Incluso los bancos se movieron con fuerza al alza, aunque sin romper por ahora resistencias relevantes en tendencia. Y eso importa.

No sé si pronto tendremos una corrección bajista. Es perfectamente razonable. De hecho ya podríamos haberla tenido. De hecho, en la mayoría de los episodios de la historia ya la habríamos tenido. Lo que sí sé es que el mercado norteamericano ha elegido el camino más recto, que va eliminando, una tras otra, las minas puestas en el mismo por los bajistas durante el desplome; y que nos guste o no es Wall Street quien marca el camino. Los que no quisieron creer en la posibilidad de que la corrección podía establecer un suelo relevante en marzo tienen ahora un serio problema. El que comenten casi siempre en la mayoría de los técnicos: olvidarse de que a largo plazo, cuando de índices de renta variable se trata, el mayor de los riesgos es no estar dentro. Es más fácil salir que volver a entrar.