Semana de frustraciones alcistas y bajistas

Destacaba la semana pasada los llamativos progresos del mercado europeo en el corto plazo. Los patrones de tipo harami propuestos en la anterior habían sido confirmados con velas alcistas que abrieron con gap comprador y se cerraron en zona de máximo semanal dejando claros cuerpos reales blancos (alcistas).

Continúa leyendo Semana de frustraciones alcistas y bajistas

Semana de caza mayor en las bolsas

Decía la semana pasada que la tendencia es la tendencia, que los soportes estaban funcionando, y que se habían alumbrado patrones potencialmente alcistas de tipo “harami”. Esas velas fueron confirmadas, con cierre de los huecos bajistas dejados hace tres lunes de forma casi general. Lo ilustra el Stoxx600.

Continúa leyendo Semana de caza mayor en las bolsas

Septiembre no fue una cueva impenetrable

Y mucho menos una tumba. Al menos mientras no se demuestre lo contrario. Tal vez esto es lo que más cueste cuando intentamos entender un acercamiento conductual a los mercados: no sabes que las cosas han cambiado realmente tan pronto como te gustaría. A cambio no te saldrás del juego demasiadas veces para que tu rentabilidad de largo plazo no te compense evitar tropiezos de vez en cuando. Sacrificas rentabilidad porque reduces volatilidad. Al reducir a la segunda haces más transitable el camino hacia la primera, que puede ser muy exigente con tus órganos vitales, no sólo con tus pulmones financieros, comprando y manteniendo. Obviamente reduces la rentabilidad potencial, pero dormirás más tranquilo. Puede que pongas a salvo tu vida personal. No miento cuando digo que he visto caer unos cuantos matrimonios al revelarse el estado real de la cartera familiar. Estar siempre expuesto al mercado puede resultar un camino diabólico para muchas personas. Por eso el análisis técnico tiene entre sus misiones PROTEGER.

Continúa leyendo Septiembre no fue una cueva impenetrable

Sin volatilidad a las puertas de la cueva bursátil

La semana pasada le daba vueltas a la extraña corrección de Wall Street, considerando la falta de convicción bajista en muchas partes como algo positivo para los activos el que estuviéramos viendo. Mientras lo escribía pensaba en los bancos, en que iba a caer al menos hasta sus mínimos anuales. Eso hacía difícil que el IBEX35 siguiese salvando soportes que la presión norteamericana debería haber tumbado. Los bancos se hundían el lunes para alcanzar los mínimos del año.

Continúa leyendo Sin volatilidad a las puertas de la cueva bursátil

Extraño alegato bajista en Wall Street

Semana de transición en las bolsas europeas, una vez más, en una especie de calma chica un tanto inesperada mientras Wall Street ajusta las alzas previamente conseguidas, y que han supuesto récords históricos en muchos índices. La semana resultó interesante para el IBEX35 hasta que volvieron a estropearlo los de siempre. En cierre semanal y con los bancos como vector bajista, hay que hablar de falta de progresos en el mercado español mientras los máximos sean descendentes, mientras cada intento se frene por debajo del anterior, que eso es el análisis técnico, el respeto por las “locuras” del mercado, el interés en la acción del mismo…

Continúa leyendo Extraño alegato bajista en Wall Street

También en bolsa, a veces menos es más.

Del sentimiento inversor hemos hablado. El mercado ha alcanzado esas zonas que se pagan. Puede escalarse más o menos, pero se abre la posibilidad correctiva, bien por descenso sensible como en marzo, bien por proceso lateral. En realidad estamos así desde que el Nasdaq batió los altos previos a la crisis sanitaria. No fue un impedimento para superar la zona inmediatamente superior a los 10 mil puntos, lo que bauticé como muro de granito (ver gráfico inferior), una súper-resistencia de plazo largo. Este acontecimiento proyecta al Nasdaq hacia la zona 13.5000/14.000 puntos como objetivo mínimo teórico. De momento no hemos logrado ese nivel.

Continúa leyendo También en bolsa, a veces menos es más.

Un primer gran desafío para los alcistas

Voy a prescindir, como casi siempre, del mercado español. Le dedico un gran interés operativo porque el sesgo de proximidad afecta a mi trabajo (se llama demanda), pero pertenezco a una forma de hacer las cosas que no se siente cómoda en la excepción. Soy analista técnico. Y el IBEX35 es una excepción porque la mayor parte de la renta variable mundial es estadounidense. Pero es que las bolsas chinas también han saltado por encima de los altos previos. O la danesa. Muy cerca se han quedado Alemania y Suiza… El IBEX35 tiene en realidad sólo un compañero de viaje: el mercado londinense.

Continúa leyendo Un primer gran desafío para los alcistas

Las payasadas de Cabrero han convertido a elEconomista en un circo

La primera fue en febrero y marzo, recomendaciones de compra con venta en el mínimo dela caída. Mi antiguo colaborador tuvo una nueva oportunidad de demostrar qué clase de hombre es en una crisis. En la primera demostró ser un vulgar Judas, traicionando a su propia empresa por dinero. En la segunda se cagó vivo y recomendó venderlo todo en los mínimos de marzo… Continúa leyendo Las payasadas de Cabrero han convertido a elEconomista en un circo

¿Tendremos un nuevo contraataque bajista?

Semana de ida y vuelta en zona de resistencia notable. El mercado intentó marcó máximos crecientes en algunos de los índices más importantes del mundo. En la eurozona, el Dax30 o incluso el MIB italiano parecieron hacerlo con solvencia tras el acuerdo sobre el fondo de reconstrucción europeo. Referencias como el IBEX35 o el Footsei100 británico se mantuvieron alejados de las gestas… Otros como el Stoxx600 en sus versiones total return pidieron calma incluso durante la ruptura. Las resistencias ascendentes que muestran índices como el EuroStoxx50 o como el sectorial bancario permitían ponerle filtro a las condiciones de victoria, y sirven como ejemplo de lo que es vender la piel del oso antes de cazarlo.

En cierre semanal, aunque sin estridencias, hay que hablar de velas de ida y vuelta potencialmente bajistas que nos sugieren que el parón de junio podría haber sido sólo un primer episodio de ajuste. Tenemos tras de nosotros una semana preocupante para el más corto plazo. De repente los bajistas han dejado rastro con un intento de ruptura en falso. Las trampas son un clásico en las bolsas, un lugar para viejos zorros tanto cuando sube como cuando baja.

TRIBUNA1

Los alcistas están a salvo mientras se mantengan los mínimos de junio, el menos en lo que a deterioros de la tendencia se refiere. Las correcciones son parte de la misma, y no son precisamente algo atípico. Pasamos la mayor parte del tiempo en corrección, y entre otras cosas por ello es tan difícil el `market timing´. Porque desgasta mucho. Tres semanas de impulso en que parece que el tren se escapa -y a veces lo hace- seguidos por varios meses de frustrante lateralidad sin que nada cambie realmente. Por eso a los cronometradores del mercado les encantan los mercados bajistas, porque son rápidos, no hay que dudar y resistir. Se sube en escalera, se baja en ascensor.

En Wall Street las cosas no fueron muy distintas. El quiero y no puedo del S&P500, en ningún momento apoyado por nuevos mínimos descendentes en la volatilidad, pone en entredicho a las rupturas de patrones potencialmente alcistas en corto plazo que propusieron el Dow de Transportes y el Russell200 en la semana anterior para compensar las dudas del Nasdaq. Un Nasdaq que volvió a poner a prueba la zona 10.350 puntos -tras encaramarse de nuevos a los 11.000 puntos- para mantenerlos en cierre semanal. Una Nasdaq que confirmaría un doble techo en zona de resistencia creciente en corto/medio plazo en caso de nuevos mínimos. Es ahí, en la zona 10.300 puntos del Nasdaq100 en números redondos, donde parece estar la clave.

TRIBUNA2

En caso de ruptura bajista del 10.300 debiéramos tener ajuste en un movimiento que no sería peligroso para la tendencia mientras no se rompan los mínimos de junio de modo general. Sería sin embargo muy inquietante esta recaída por producirse desde la zona de gran resistencia ascendente que he llamado el muro de granito, a las puertas del cierre mensual. Una recaída que se produciría después de que a primeros de junio entráramos en zona de maduración en términos de sentimiento inversor, con lecturas muy parecidas a las registradas en enero.

Si no cae ese nivel, y es algo que por ejemplo podría estar sugiriendo la tranquilidad que parece mostrar la volatilidad, la semana habrá sido sólo un paso más en la tantas veces errática forma de ascender de los índices de renta variable. El ruido y el señor mercado son compañeros de borrachera. Velas como éstas las tuvimos en la primera de mayo en el impresionante gap intermedio que desplegó el S&P500 durante su desplome.

TRIBUNA3