Como no puedo ser Soros, soy analista técnico

Le hablaba recientemente de la reflexibilidad y de cómo Soros, el padre de la criatura, la contrapone a la posición adoptada por la economía convencional. Y cuando se pregunta cómo puede ser que algo casi obvio sea pasado por alto de una manera tan incomprensible no tiene inconveniente alguno en hablar de intereses de grupo. Supongo que usted ha visto “Inside job”… Si no es así, se la recomiendo fervientemente.

Soros deja claro su deseo de acercar al análisis de los mercados financieros un hecho que le parece irrefutable: que los actores mercado son intrusos en la realidad que estudian, y que intercalan un sesgo a la hora de tomar decisiones que provocará una divergencia entre la realidad esperada y la realidad final. Un sesgo cuya característica vital para los mercados financieros -o cualquier cuestión social- es que no es pasivo, sino que afecta en mayor o menor medida a los acontecimientos que pretende reflejar el conocimiento que los trata.

Soros reconoce que no es fácil trabajar con el concepto de sesgo porque no pudiendo saber cómo sería un mundo no sesgado resulta imposible medir el sesgo adecuadamente, debiendo conformarnos con una indicación del sesgo de los actores en lugar de una medida del verdadero devenir de los acontecimientos -el propone su método historicista de aproximarse a él-. Esto lleva al genio húngaro a plantear abiertamente su crítica a la aproximación más convencional, para lo que cito textualmente una de sus consideraciones sobre el sesgo: El curso de los acontecimientos que intentan prever los actores de los mercados financieros está integrado por los precios del mercado. Éstos son fácilmente observables pero no pueden revelar, por sí mismos, nada acerca del sesgo de los actores. Para identificar el sesgo, es necesaria otra variable que no esté contaminada por él. La interpretación convencional de los mercados financieros postula esa variable: consiste en los principios fundamentales o fundamentos que se supone que los precios del mercado reflejan… Disiento de esta interpretación.

Resulta llamativo que alguien que se ha hecho a sí mismo en los mercados financieros se exprese con tanta contundencia acerca de los postulados con que se acercan a los mercados cientos de miles de inversores profesionales y no profesionales. Como usted sabe, los principios fundamentales que son de importancia para el mercado no son los conocidos sino los que están por venir: las expectativas sobre éstos. Y afortunada o desgraciadamente no se conocen sino que son objeto de hipótesis. Para Soros, no se debería pasar por alto que el futuro sometido a hipótesis habrá sido precedido por éstas, algo que expresa así en un párrafo de “Crisis del capitalismo global”:

La conjetura se expresa a través de los precios de las acciones, y los precios de las acciones tienen formas de afectar a los principios fundamentales… Una empresa puede recaudar capital vendiendo acciones y el precio al que las venda influirá en los beneficios por acción. El precio de las acciones ejerce también una influencia en los términos en que la empresa puede endeudarse. La empresa puede motivar también su gestión emitiendo opciones… Siempre que esto sucede surge la posibilidad de una interacción bidireccional y el equilibrio se convierte en un concepto engañoso porque los principios fundamentales dejan de ofrecer una variable independiente con la que el precio de las acciones pueda corresponderse. El equilibrio se convierte en un blanco móvil y la interacción reflexiva puede transformarlo en algo totalmente esquivo porque el movimiento del precio de las acciones puede impulsar a los principios fundamentales en la misma dirección en que se mueven sus acciones.

El futuro que intentan prever los actores del mercado consiste principalmente en los precios de las acciones, no en los principios fundamentales. Los principios fundamentales sólo importan en la medida en que afectan a los precios de las acciones. Cuando los precios de las acciones encuentran una vía para afectar a los principios fundamentales, puede ponerse en marcha un proceso de autorreforzamiento que puede llevar tanto a los principios fundamentales como a los precios de las acciones muy lejos de lo que sería el equilibrio convencional. Esto justificaría el comportamiento seguidista que puede llevar a los mercados financieros a lo que denomino territorio lejos del equilibrio. La divergencia entre imagen y realidad, expectativas y resultados, se hace finalmente insostenible y el proceso se invierte. Lo importante es comprender que el comportamiento seguidista no es necesariamente irracional… Sólo en los puntos de inflexión los seguidistas inconscientes resultan malparados, y si están lo bastante atentos es probable que sobrevivan. De igual modo, los inversores solitarios que vinculan su fortuna a los principios fundamentales pueden ser arrollados por la manada. Es algo sobre lo que divagaba hace unos días en otro post, donde proponía que sobrevivir es lo primero.

Para explicar cómo acontece todo esto, Soros explica que tomó como hipótesis postular acerca del mercado de valores, en base a su propia experiencia, el que éste interpreta a su modo el método científico de Popper, siguiendo unas líneas muy parecidas a las suyas con una importante y tal vez única diferencia: el mercado no sabe que lo está haciendo. Dicho de otro modo, éste actuaría por prueba y error, proponiendo hipótesis que adopta como tesis al ponerlas a prueba hasta que la realidad se las refuta. Al fracasar, se propone una nueva hipótesis hasta que el mercado la descarte, y así, ad infinitud. ¿No es acaso eso lo que hacemos los analistas técnicos buscando tendencias? Es exactamente eso lo que hacemos.

Vuelvo a servirme exactamente de las palabras de Soros:

La tesis adoptada por el mercado es a menudo trivial; puede no equivaler a mucho más que decir que los precios de ciertas compañías, grupos o mercados enteros deberían subir o bajar. En estos casos, cuando un actor entiende por qué el mercado ha adoptado cierta tesis puede ser demasiado tarde: la tesis ha sido desechada ya. Es mucho mejor prever las fluctuaciones estudiando las pautas del mercado. Esto es lo que hacen los analistas técnicos.

Palabra de Soros. Pese a ello, no son pocos los que consideran el seguimiento de pautas como una estupidez. Soros confiesa no haber tenido nunca interés en este camino, que considera trivial -y razón no le falta-. Sin embargo, también deja sumamente claro en su obra que, si bien apuesta por un modelo reflexivo para vencer a los mercados, preferiría usar un modelo de aproximación al mercado que se corresponde con el análisis técnico -una metodología conductual- que las herramientas que conforman el común de las aproximaciones económicas convencionales. Reconforta, no puedo negarlo.

No olvides compartir el post si te gustó, me animas a mantenerlo vivo y activo cada vez que me ayudas a hacerlo llegar a una persona más. ¡Tenemos unos botonos sociales magníficos! ¡Mil gracias!

Anuncios

4 comentarios en “Como no puedo ser Soros, soy analista técnico

  1. Carlos, puede que el blog no sea lo que esperaban algunos pero es de lo mejor que he leído en mucho tiempo! Al menos en castellano. Confío en que te animes a escribir el libro ampliando el blog, y no olvides incluir una bibliografía completa. Tu biblioteca debe ser muy entretenida. Un saludo.

    Me gusta

    1. Hola Pedro, es posible, aunque aún espero poder ganarme a ese otro público que quizá esperaba otra cosa pero es que… Se trata de un punto de partida. Ampliar en un libro sería más difícil dado el espacio limitado que supondrá, jaja, tendría que hacer una tetralogía.

      Me gusta

  2. Es curioso, me recuerda a la integral de caminos y la suma de posibles historias de Feynman en mecánica cuántica. De hecho, lo que Soros propone se ajusta como un guante (salvando las distancias) a los postulados de Feynman. Un saludo y buen artículo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s