Los puntos fuertes del análisis técnico

Tras hablar de los usos del análisis técnico, no sin cierta socarronería, vamos a echar un vistazo en los próximos tanto a sus ventajas como a sus límites. Me parece bueno que vayamos deteniéndonos en estas cuestiones que se suelen pasar por algo, como pasamos por alto las instrucciones del nuevo computador que hemos adquirido, y trasteamos sin pensar detenidamente en lo que tenemos entre las manos. Así me ha parecido desde hace muchos años que se hace también con mi disciplina, y reconozco que soy el primero que pongo el CD en la consola casi sin quitarle el plástico. Pero ¡ay amigo! En mi play tengo todas las vidas que quiero… Cabe también que el rarito sea yo y que tú no hagas nada de todo esto. Por supuesto.

Empecemos por las ventajas o puntos fuertes, que alguna cosa hacemos bien aunque tantas veces parece que moleste…

1.Versatilidad

Las herramientas del análisis técnico son aplicables a cualquier circunstancia de mercado, ni siquiera necesitamos un activo, que pueda ser graficado; si bien conviene ceñirse a lugares donde exista libertad y participación pública como explicaré en su momento. Dicho de otro modo, allí donde existan oferta y demanda -suficientes- de modo que éstas confluyan -en libertad- para la fijación los precios. Sin participación pública y libertad difícilmente estaremos sondeando al colectivo.

Esto implica que las herramientas técnicas son válidas de modo general, y que no es tan siquiera necesario adaptarlas a cada mercado/producto en el que se pretenda especular con ellas; si bien la optimización puede resultar de gran utilidad. A nivel de costes de seguimiento de ese universo que es el mercado, es evidente que la cantidad de recursos materiales y humanos necesarios para tener una idea fuerte del conjunto, sus interacciones potenciales, con tanta diversidad como existe, se ve muy reducida. En relación a los métodos de aproximación convencional, de entrada, salimos baratos. De hecho, dentro de las finanzas conductuales nosotros trabajamos con herramientas de acercamiento fundamental y al dar ese paso se disparan los datos a utilizar y los costes de los mismos. Ceñirse al comportamiento de los precios, reduce las variables.

2. Cronometraje

A diferencia de otros tipos de análisis, donde la consideración del momento justo es muchas veces pasada por alto con el argumento del largo plazo bajo el brazo -nada despreciable, sobre todo si eres pariente de Matusalén-, el analista técnico tiende a ignorar los movimientos hasta que conlleven una probabilidad más o menos rápida de producir, además, un beneficio. Esto lo que se conoce como timing, tal vez la virtud más ensalzada del análisis técnico por toda la comunidad financiera. Y tiene toda su lógica económica, ya que un activo puede estar sobrevalorado o infravalorado muchísimo tiempo, a veces durante años, lo que supone un coste de oportunidad potencial en la medida en que mantener una posición en la fase de vigilia impide operar en otro activo con “momento”.

Para algunos inversores, y convendría respetar las pretensiones de todos para no caer en el infantil debate sobre quién tiene la mejor manguera porque cada incendio es distinto, esperar mientras algo se decide o no a confirmar las hipótesis de un análisis puede resultar incómodo. Sobre todo, respecto.Según el enfoque técnico, no va a ser por ejemplo necesario pensar en lo “caro” o “barato” que es un activo y esperar pacientemente a que el mercado se dé cuenta de ello, pues el uso de herramientas técnicas es capaz de plantearnos con cierta probabilidad que el mercado va a moverse en una determinada dirección sin mucha dilación. Preferimos equivocarnos más y tener menos pérdidas no realizadas.

Esto tiene una doble ventaja: el trader no necesita malgastar mucho de su ánimo y paciencia esperando a que el mercado decida moverse en la dirección que sostiene su análisis a priori -si es que lo hace-, y además puede aprovechar el tiempo en otras alternativas rentables a la espera de que llegue el momento oportuno, evitando así un coste de oportunidad que puede ser importante y que es frecuentemente despreciado. Eso sí: puedes equivocarte varias veces mientras otros están relajados en su tumbona. Conviene meditarlo a determinada edad y con determinada cantidad de dinero en el bolsillo. Y lo sé porque yo lo he hecho.

3. Limita el “efecto túnel”

Al ser, las técnicas utilizadas, las mismas a lo largo y ancho del mercado, un analista técnico puede tener una idea fuerte del conjunto, de los efectos potenciales de las interacciones entre activos, de las relaciones entre sectores y países muy diversos, etc.

La capacidad del analista técnico para tener una visión panorámica del todo que son los mercados es superior a la que pueden tener los analistas que se apoyan en medios convencionales -normalmente, debido a la necesidad de gran información, centrados en uno o varios sectores, en las partes sin poder atender al todo-. El analista técnico, al final, no se encuentra aislado del resto del mundo, conoce un amplio número de sectores y países, por lo que puede ser capaz de advertir con gran rapidez y amplitud de miras la existencia de alicientes y riesgos; al tiempo que evita su propio ensimismamiento y el aburrimiento, el riesgo de “amuermarse”.

4. Autoevaluación constante

Así como otros métodos de análisis requieren la publicación de novedades y noticias, o la comparecencia de personajes, a la hora de reevaluar sus criterios de inversión -que pueden ser varios y por tanto estar siempre sujetos a un nuevo elemento por despejarse en el tiempo-, el análisis técnico tiene un modo muy rápido de adaptarse -de hecho se llega incluso al análisis tiempo real en la medida en que los precios pueden llegar a cambiar incluso varias veces por segundo en muchos activos-. Es precisamente esto, la continua reevaluación que permite un precio en movimiento casi constante, aunque sea para clarificar que nada ha cambiado en la mayoría de las ocasiones, lo que explica que nuestra capacidad para limitar la pérdida sea infinitamente superior a la de otros métodos que no saben exactamente cuándo podrán tomar sus decisiones. El analista técnico es alguien especialmente preocupado por la protección del capital. Quien busca la mayor rentabilidad posible con análisis técnico, frecuentemente acaba acudiendo al apalancamiento.

Pero esto es un arte al final del camino…

Por tanto, debo decir que es importante llegar a un equilibrio, conviene ajustar lo que se busca en los gráficos si uno no quiere uno perderse en medio de movimientos que no afectan a su perfil, a su tendencia, y que por tanto son “ruido de mercado”; momento en el que se convertiría en vicio lo que a priori es virtud. Porque sí debo decir que, como pasa con todo, esto tiene también su lado oscuro… Esto, como todo lo vivo, es un arte.

En el próximo post, nuestras carencias. ¡Si te ha gustado, no olvides compartirlo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s