Piensa siempre en tu enemigo

Nuevo post de la serie que voy a ir dedicando a mis ideas que relacionan el arte de la guerra con el trading. Tras los factores fundamentales para la guerra, dedicaba mi anterior post a tres aforismos que me permiten seguir relacionando la obra del general chino y el trading. Vamos con más…

Sun Tzu dijo,

Ofrece un señuelo a tu enemigo para hacerle caer en una trampa, simula el desorden y sorpréndele.

Puede que usted ya conozca formaciones técnicas, de todo modo en algunas semanas empezaremos a hablar de ellas. Debo decirle que no debe fiarse de las formaciones antes de su confirmación, ignore todo lo que escucha en el mercado si su sistema de especulación no parece estar de acuerdo, y tenga siempre claro que incluso después de la confirmación las formaciones técnicas pueden fallar. Piense siempre lo impensable.

No quiera ser el primero, incluso aquellos que van a morir tienen un momento de lucidez antes de dejar el mundo. De modo que cuidado con el mercado, con sus trampas. No se confunda, en el mercado no tiene un amigo -su amigo es la tendencia pero no él-, aunque puede tener un aliado si sabe acertar que el suyo es un lugar menor dentro de la jerarquía que nos relaciona. Si no acepta su lugar, el mercado se encargará de ponerle en su sitio a través de sus muchos subterfugios, de su juego aparentemente errático y de reacciones que no parecen racionales. No intente entenderlo.

Sun Tzu dijo,

Cuando tu enemigo se concentre prepárate para luchar. Donde sea fuerte, evítale.

Le hablaba en mi anterior post de la idea del equilibrio, y en cómo es esencial para cualquier combate del que se pretenda airoso el controlar la situación. El mercado se concentra en los tiempos de debate, de equilibrio, y usted debe prepararse para la aparición de una formación técnica que le permitirá operar a favor o contra la tendencia llegado el momento. Debe estar listo, para operar cuando llegue el momento.

Cuando el mercado “sea fuerte” esté en tendencia. O está usted ya posicionado u olvídese porque casi siempre se llega demasiado tarde para participar y casi siempre es contraproducente llevarle la contraria al mercado por mucho que haya avanzado. Si bien en ocasiones la tendencia es el mejor modo de errar, para operar contra ella hay que sofisticar mucho un análisis; y aún así no vale la pena en muchísimas ocasiones. Aprenda a reconocer qué le dejó fuera del movimiento, eso es lo que le servirá en el futuro. Habrá otra ocasión mientras mantenga capital. Cuando un movimiento del mercado le haya dejado fuera, asuma que el mercado está en una situación de fuerza frente a usted. Y aunque ésta parezca haber ido demasiado lejos, haga caso a Sun Tzu y evite la tentación de enfrentarse a sus enemigos -la tendencia en este caso- en tales momentos.

Sun Tzu dijo,

Sorprende a tu enemigo. Atácale cuando no esté preparado.

Cuando estalla el trueno es demasiado tarde para taparse los oídos. Espere la confirmación y opere sin dilación si su sistema se lo ordena. En Ágora nos gusta decir que hacemos inversión conductual porque tenemos reglas para no hacernos preguntas. Ya pensará después en ello.

Sun Tzu dijo,

Finge estar en condiciones de inferioridad, estimula su arrogancia. Irrita a su general y desoriéntale. Ponle en aprietos y acósale.

Esta es la táctica favorita del mercado contra el inversor novel. Cuando no le conocen y llegan a él-(épocas de bonanza alcista, normalmente en tendencias alcistas ya avanzadas- les hará ganar dinero, de forma fácil incluso. Así el inexperto confiará cada vez más y más dinero al mercado, que le financia temporalmente. Frecuentemente este tipo de inversores ganan durante mucho tiempo sin saber por qué realmente, cometiendo errores que no le generan pérdidas si tienen paciencia y esperan hasta que la tendencia se retome… Mucho podría hablarse de lo que le pasó a miles de inversores que conocieron las bolsas de renta variable entre los años 1.998 y 2000, qué podría decirse de lo sucedido durante 2008. Mucho podía decirse de cómo el dinero crecía sin necesidad alguna de aplicar stops: cuestión de señalar y esperar. El mercado consigue que el inversor llegue a pensar “que entiende”, cuando en realidad nadie, ni siquiera los expertos “saben”.Con el tiempo, con la arrogancia suficientemente estimulada por unas ganancias extraordinarias que no comprende -de las que sólo puede responsabilizar a su pericia, a su extraordinaria intuición-, el inversor nobel ya estará listo para invertir grandes cantidades de dinero en la bolsa. Llegado el momento, la tendencia jugará en contra para no volver en mucho tiempo. El inversor novel se convertirá en lo que comúnmente se conoce como “pillado”, y el mercado le arrebatará mucho más de lo que obtuvo. Después vendrá la segunda fase, la del promediar, la del intentar recuperarse, sin haber comprendido donde se falló… Esto puede resultar aún peor, pues la irritación y desorientación a la que será sometido el inversor novel puede llevarle a tener serios problemas incluso fuera del mercado.

Sólo con una actitud meditada, tomando buena nota de sus desaciertos, podrá superar los aprietos ante los que se verá expuesto tarde o temprano. El mercado va a acosarle tarde o temprano, de modo que procure estar preparado para ello, trabaje su actitud hasta que su disciplina sea de hierro; sólo así podrá para vencer.

Sun Tzu dijo,

Si tu enemigo está unido, divídele.

Usted no debe enfrentarse al mercado a tumba abierta. El error es el punto de parte, asuma la posibilidad de tener que ejecutar sus stops desde el primer momento. Disponga su sistema de especulación de modo que uno o varios errores iniciales o durante un tiempo no supongan el final de su experiencia como inversor. Sobreviva, recuerde que la probabilidad, que es la base de nuestro método, sólo se impone a medio/largo plazo de forma necesaria. Por tanto, diversifique, haga suficientes apuestas como para no depender excesivamente de un azar que puede ser un elemento muy importante a corto/medio plazo.

Sun Tzu dijo,

Estas son, para el estratega, las claves de la victoria. No es posible anticiparse para resistirlas.

Si te encuentras cara a cara con el enemigo, si te adaptas a los cambios de las circunstancias e inventas dispositivos ¿Cómo podría prepararse éste de antemano para resistir?, Mei Yao Ch´en.

Anuncios

2 comentarios en “Piensa siempre en tu enemigo

  1. Hola Carlos, gracias por este nuevo artículo.
    No sé si entiendo qué quieres decir con: “jamás amplíe posiciones en descubierto porque el mercado ya ha subido mucho para obtener un mejor promedio”.
    ¿Te refieres a abrir cortos? Es decir, ¿has abierto cortos, se ha veuelto en contra tuya el precio y añades más pensando que no va a subir más?
    Gracias
    Pedro

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s