Trading a la ofensiva de la mano del general Tzu

Vamos con otro post la serie que vengo dedicando al trading desde la óptica del arte de la guerra de Sun Tzu, feliz por el buen feed-back que me estáis dado a través de redes sociales. Hacía más de diez años que tenía escritas estas páginas y ahora celebro especialmente haber tenido el valor de publicarlas. ¡Vamos con las características ofensivas!

Sun Tzu dijo:

 “La victoria es el principal objetivo de la guerra. Si tarda demasiado en llegar, lar armas se embotan y la moral decae… Si se conocen casos de precipitaciones desafortunadas en la guerra, nunca hemos oído hablar de una operación hábil que se prolongase”.

Salvo para la venganza, no hay retraso para la acción que no sea tiempo entregado en balde. Un trader, aunque tiene un método en el que confía a largo plazo, no necesariamente opera en él; especialmente si una operación no arranca bien. A largo plazo invertirá cuando gana tanto como para sentir vergüenza, pasando de la microonda a la macroonda, pero nunca antes. Usted no puede tener que esperar mucho tiempo para vislumbrar al menos algún fruto, puede esperar un tiempo porque a veces el mercado tarda en arrancar -tiempo que deberá ser proporcional al chart que trabaja, unos días si usa para posicionarse el gráfico diario, unas horas si va en horario…-, pero debe siempre constatar que no se produce deterioro de las condiciones iniciales de la tendencia, que no se pierde momento preocupantemente. En tal caso, empiece a recoger velas o verá como su moral se va viniendo abajo. Sin moral no hay actitud correcta, y sin actitud correcta no hay victoria.

Sun Tzu dijo:

“Los que son incapaces de comprender los peligros inherentes en la utilización de tropas, son asimismo incapaces de comprender la manera de emplearlas ventajosamente”.

Piense en perder, piense en que todo es posible, piense en lo impensable, tenga siempre presente la naturaleza y características del activo en el que trabaja y adapte las técnicas a él. Como me gusta decir, no hay activos peligrosos sino que los peligrosos son los sujetos que utilizan esos productos.

Sun Tzu dijo:

Los que son expertos en el arte de la guerra no necesitan recurrir a una segunda leva de efectivos, y les bastará con un solo aprovisionamiento… Al partir llevan consigo su equipo, para los víveres cuentan con el enemigo”.

Su sistema debe estar preparado para la pérdida, debe llevar consigo cierta munición para reponer capital si tiene una mala racha dado que su montante de inversión debe permanecer constante en un método basado en la probabilidad. No compre más cantidad de un activo porque un valor ha caído mucho desde que tomo su primera posición y así consigue un mejor precio medio, y jamás amplíe posiciones ventas en descubierto porque el mercado ya ha subido mucho para obtener un mejor promedio. Usted puede equivocarse y recapitalizarse, pero no debe permitirse insistir en un error. Abra otras ideas, nunca promedie.

Sun Tzu dijo:

“Se saquea al enemigo porque se codician las riquezas”.

No se engañe a usted mismo, está en el mercado para enriquecerse. Y sí, la mayoría de la gente que tiene a su alrededor tiene el mismo objetivo: ganar dinero, enriquecerse. Muchos incluso a su costa, incluso entre sus amigos -lo conté en mi post sobre mi salida de elEconomista y las grandes obras del ínclito Joan Cabrero no hace demasiado-, así que téngalo presente porque entra en un territorio donde la mayoría quiere sus riquezas. Para jugar o divertirse, hay mil cosas más amenas que el trading.

Para enriquecerse en el mercado debe participar en algo que es casi una guerra, especialmente en los mercados de derivados o los de divisas que son suma cero -y que en definitiva suman más intercambios diarios de lo que pueda hacerlo el contado en muchísimos casos-. El que no especula es simplemente porque no sabe hacerlo. Si mi abuela, que es socialista de toda la vida, pudiera comprar el pollo en una parada del mercado y luego ir a venderlo a la tendera del otro lado de la plaza, sería arbitrajista. Usted está en esto por ambición, aprenda a contenerla para que no se convierta en codicia.

Sun Tzu dijo:

“Lo que es, pues, esencial en la guerra, es la victoria, y no las campañas prolongadas. Por este motivo el general que comprende la guerra es el ministro del destino del pueblo y el árbitro de la nación”.

Debe tener muy bien pensado lo que hace, y muy aprehendido el por qué lo hace. De este modo no deberá alargar innecesariamente sus operaciones, y sobre todo no se planteará hacerlo cuando la situación se le haya vuelto adversa. Comprenda lo que está haciendo y será árbitro de su propio futuro como inversor. De otro modo está usted en manos del mercado como oveja de rebaño en manos de pastor. Y en esto de operar en el mercado es mucho más complicado ser competente que a la hora de conducir un rebaño, pues si bien ambas cuestiones tienen sin duda su arte y son meritorias, conducir dinero resulta mucho más complejo y emotivo que conducir ganado. Sea el árbitro de su futuro, pero prepárese para que -en lugares como España llega a ser angustioso- se le mire como si oliese usted mucho peor por ello.

Ya sabes, si te ha gustado, compártelo. Me ayudas a mantener vivo el blog…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s