La madre del cordero: soportes y resistencias

Empezamos con un concepto de sobra conocido por el mercado y los operadores, pero que un blog sobre análisis técnico tiene que tocar sí o sí. Soporte y resistencia son los parámetros que vienen a corresponderse con dinero y papel, oferta y demanda. El mercado gira a su alrededor.

Definiría soporte como un nivel de precios en el que se ha producido en algún momento del pasado un claro afloramiento de dinero, tal que éstos se mantienen por encima del primero. Son niveles horizontales. También pueden ofrecer soporte perpendicular las líneas de tendencia que unen mínimos crecientes o máximos decrecientes. Existen también técnicas que permiten especular sobre la generación de niveles teóricos de apoyo: suponemos que los retrocesos que plantean las teorías de Dow y de Elliott (Fibonacci), los pivot points, así como la parte central de los grandes cuerpos reales blancos de las velas, ofrecen soporte natural.

SOPORTE2

Aquí tiene un ejemplo de proyección de un área de soporte teórica de la mano de dos referencias con pendiente negativa. La confluencia de diferentes elementos dinámicos suele ofrecer zonas que con elevado probabilidad ofrecerán apoyo a los precios en un proceso descendente de los mismos al menos de forma temporal.

Existen multitud de técnicas para, si me lo permite, “buscarlos”. Y qué bien funcionan todas a toro pasado y en los libros. Como van a funcionar en este blog, que de eso me voy a encargar yo mismo… ¿Lo dudaba? Recuerde, por favor, que está usted en un lugar donde se practica la herejía y que debe mantener su mente siempre escéptica a todo lo que le cuente.

Los soportes sugieren la existencia de un interés temporal o definitivo en el mercado por parte de la demanda en la adquisición de un activo financiero a un determinado nivel o zona de precios, lo que conlleva que se produzca un mantenimiento de éstos por encima del mismo. No sin todo tipo de penurias muchas veces. Éste interés puede ser tal que si el aumento del dinero que acude al soporte es suficiente, se producirá finalmente un punto de inflexión de tal forma que se retomará la tendencia alcista previa o se producirá un giro en la tendencia bajista en curso. Sin embargo, si la demanda que acude a dicho nivel en forma de dinero, pasado el tiempo, es insuficiente para absorber la oferta, el soporte será vencido y bien continuará la tendencia bajista que estaba siendo corregida, bien empezará una.

En el entorno de los soportes se podrá considerar, como hipótesis de trabajo, que una tendencia alcista en fase de corrección puede encontrar apoyo e incluso punto de inflexión, o una bajista freno temporal o suelo; algo que solo vamos a saber -y aquí es donde la historia se ha fastidiado por completo- a posteriori. Ya tardábamos… ¡Con lo claro que se ve en los libros! Por supuesto, para eso el que los vende ha elegido un ejemplo entre miles de gráficos posibles… ¿Cree usted que le va a poner uno que no sea exquisito? Pues oiga, me va a perdonar pero yo los he visto. Ya sabe, el mundo de los traders, son gente sin tiempo…

Abajo tiene otro ejemplo, sobre la alemana RWE. A un lado en caída libre y en el otro manteniéndose a la perfección sobre su último nivel de soporte. Y ya con ello nos encontramos con la necesidad de decidir si vamos a entender la necesidad de ajustar los gráficos en función de acontecimientos contables como son por ejemplo dividendos y ampliaciones… O vamos a seguir creyendo en el mito del autocumplimiento.

¡Porque los gráficos son diferentes!

SOPORTE1

Y no, no debería ser así, pues si entendemos que el gráfico nos acerca a aquello que el mercado piensa de un activo, a su “realidad”, no podemos dejar de darnos cuenta de que el hecho de que Pepe sea él y mis circunstancias no significa que sea o pueda ser dos cosas a la vez. Aceptando que siempre estaremos lejos de la realidad a la que aspiramos conocer, aceptando que nos consolamos con ver las sombras de una realidad que se refleja a la luz de una hoguera -y no porque estemos encadenados a una caverna sino porque nuestras herramientas para comprender la realidad no pueden abarcar la complejidad de la misma-, no puede haber dos representaciones igual de buenas a la realidad si la imagen que obtenemos es distinta. Y menos cuatro, como sucederá si aceptamos una representación en escala semilogarítmica y otra en escala aritmética. Pero esto último puede esperar.

Así pues, tenemos un gráfico donde 9,25 es un soporte y otro en el que no existen soportes. Dirá usted, pues en ese caso me quedo con el 9,25. Pues claro. Pero… ¿Y en el caso de que el gráfico no ajustado ofreciese un soporte, por ejemplo, en 8? Es lo que pasará normalmente, que tendrá otra alternativa. Como ya he explicado, no podemos dar por buenas dos versiones o más de la realidad. Salvo si queremos dar clases de análisis técnico, claro, entonces puede tener sentido porque así podemos justificarlo todo a posteriori; seleccionando el chart que nos hubiera convenido en cada momento.

Nada por aquí, nada por allá… ¿Dónde está la bolita?

Lamentablemente, para el que quiere operar eso no le va a servir en el campo de batalla. Y muchos hemos hablado de Sun Tzu y su arte de la guerra en este blog como para olvidarnos de que estamos ante eso. Usted debe elegir ex ante. Y mi consejo, como explique en una serie de blogs dedicados a los gráficos total return, es hacer uso de la versión más racional de la historia. Que usted esté intentado capturar la irracionalidad del mercado no quiere decir que se tenga que comportar irracionalmente querido amigo.

 ¿Por qué funcionan los soportes?

Los técnicos tenemos unas pequeñas herramientas para intentar mejorar lo que se obtiene con la gestión pasiva, sobre todo en términos de esos sustos de muerte que da el mercado cada cierto tiempo -por eso nuestra apuesta debe ser bajar la volatilidad por encima de aumentar la rentabilidad-. Algunos ya han olvidado 2000 ó 2008… O simplemente no estuvieron allí. Somos personas normales y corrientes, ni volamos con capa ni estamos súper forrados. Debo decir que no puedo quejarme, pero también que nunca tuve la pretensión de otra cosa que sentirme orgulloso de mi trabajo… Y muchas veces dándolo todo no lo he logrado.

Los soportes no son más que la plasmación chartista, visual, de los posicionamientos de determinados grupos de interés que ofrecen dinero -demandan- en función de sus expectativas respecto del activo que es graficado, ya sea una compañía concreta, una divisa o el Índice General de Barbate. En determinadas coyunturas, a determinados niveles de mercado, diferentes grupos de inversores entienden que los activos o mercados en cuestión se encuentran infravalorados, por lo que a su juicio ofrecen una buena oportunidad de inversión. Su acción mediante órdenes de compra, si es dominante, generará estos efectos gráficos. Y éstos son una pista pero nada más. debo decir que veo con desagrado como en muchas ocasiones se pone énfasis en estos niveles para confundir el discurso del análisis técnico, que debería centrarse en la tendencia. Del cuento de la manipulación y demás criaturas del infierno mejor no hablamos…  Un soporte debería ser visto como un elemento capaz de condicionar una tendencia pero no como la tendencia misma. Hablaremos con calma de ésta dentro de algunos posts… En el próximo, resistencias.

Anuncios

2 comentarios en “La madre del cordero: soportes y resistencias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s