Polaridad y otras historias sobre Pablo Iglesias

Nos han contado que un soporte batido se convierte en resistencia, y que una resistencia superada se convierte en soporte. Lo llaman principio de polaridad. Puede aceptarse con el uso de los gráficos que una resistencia superada, en ocasiones -no vaya usted a considerar que generalmente-, se convierte en soporte. Y viceversa. Que el principio de polaridad nos sugiera que una resistencia se convierte en teórico soporte, y viceversa, no significa que a la postre así suceda. No dé por hecho nada hasta que los precios lo demuestren. Por sus frutos, les conoceréis.

Creen los técnicos que esto no es fruto de la casualidad sino de la naturaleza psicológica del mercado: aquellos que vendieron/compraron pensando que el mercado no sería capaz de perforar determinado nivel de cotizaciones, serían los mismos que comprarían/venderían para deshacer sus “errores” en tablas. Los grupos que durante un tiempo han tomado una referencia como infranqueable a la hora de plantear sus estrategias de inversión, se ven obligados por la realidad del mercado a reaccionar -si no quieren incurrir en la posibilidad de grandes pérdidas una vez que constatan que la tendencia está en su contra-, de modo que cualquier movimiento a la zona en la que

polaridadestablecieron estrategias o ideas que ahora se entienden equivocadas por la acción del mercado será aprovechado para la cancelación de dichas posiciones; e incluso para la apertura de posiciones de signo contrario.

Todo muy creativo, y por supuesto increíblemente convincente cuando uno puede escoger un gráfico para demostrarlo. Obviamente tomará uno como el que sigue -que para eso lo elegimos nosotros-, y por arte de magia daremos por hecho que se cumple en todos los demás.

Quiero que se fije en varias cosas del chart que tiene arriba,

polaridad2

La primera -se la amplio a la izquierda-: la zona 0,712 en la relación euro/libra fue una gran resistencia. Se superó en 2007, y luego los precios estuvieron moviéndose algo por encima, zigzagueando por encima de la antigua zona de resistencia, ya soporte. Bien, observe como éste fue perforado ligeramente durante ese movimiento lateral. Si usted pone un stop bajo el mismo le habría saltado y luego se habría producido lo que supuestamente cabía esperar de la ruptura. O sea, olvídese de eso de ir poniendo stops bajo un nivel superado o por encima de un soporte perdido si se plantea una operación en corto. Es una gran idea para conseguir ecuaciones riesgo/beneficio descomunales, pero en la mayor parte de las ocasiones le van a expulsar antes de que se produzca lo que busca. Si este tipo de estrategia funcionase yo tendría mi propia isla con un simple ratio de aciertos del 50 por ciento. No la tengo, y en este gráfico, francamente, la penetración es completamente marginal.

La segunda: fíjese en cómo el mismo nivel ofrece soporte años después. Bueno, casi el mismo soporte. Si usted vuelve a comprar en esa zona y pone un stop por debajo le dan tres paseitos antes de que funcione. A pellizcos también se muere, así que tampoco es el camino. Los niveles de soporte y resistencia no son cifras mágicas, sino referencias que en muchos casos no funcionarán y en muchos otros lo harán de cualquier forma menos milimétricamente. Zonas con potencial para invertir temporal o definitivamente los precios. Quédese con la idea porque es doble: zonas y potencial. Nada más.

Y tercera: constate como la antigua zona de soporte de 0,776 se convierte en resistencia durante algunas sesiones. Luego la perforación es nítida. Tenga presente que podría haberse roto del tirón y sin problema. Que una zona pueda ofrecer soporte o resistencia no significa que vaya a ofrecerla. Y si la ofrece, no significa que vaya a ser el tiempo suficiente como para que su idea resulte rentable.

libra

Y además, puede verse de nuevo la primera circunstancia, se bate y días después los precios se vienen de nuevo abajo. La gente opera como si esto no fuera a suceder, así que va tener que ir entendiendo que el camino no está en acertar o fallar sino en lo que sea capaz de hacer con lo uno y con lo otro.

La mayor parte de la comunidad inversora circula sin stops, sin una protección establecida a priori, de la misma manera que entra en un cine sin pensar en dónde está la salida de emergencia. Hasta no hace demasiado tiempo la mayor parte de la gente conducía su automóvil sin cinturón de seguridad porque las consecuencias percibidas, salvo fatalidad, eran mínimas. De la misma forma se circula por el mercado, hoy como siempre, pues a diferencia de lo que ahora sucede con la carretera, nadie nos cohibe en las bolsas con la amenaza de una severa sanción si no lo hacemos. Además, en el mercado siempre tendremos al cuidador y a los hombres de negro para sentirnos mejor. Somos genios de la política, todos llevamos un Pablo Iglesias de las finanzas dentro de nosotros y está deseando tomar el control.

La interiorización es un proceso que llega por la educación financiera, poca hay, y sobre todo por la experiencia personal, algo que en un mercado tarda muchos años en completarse porque el ciclo del mismo, al tener que ver con la sociedad, trasciende a las personas. Salvo que te apalanques cariño, esa sí que es una buena escuela del dolor.

 

Yo controlo.. ¿Quién no ha escuchado esa frase?

En los mercados pasa exactamente igual que en las carreteras  por un simple motivo: ambos están -mientras Google no lo remedie- llenos de seres humanos al volante, tan distintos y tan absolutamente parecidos. Pero no está papá Estado para velar por nuestra salud. Salvo si ganas, claro.

Los inversores que no supieron admitir que estaban invirtiendo/especulando contra la tendencia, quedando durante mucho tiempo atrapados en el valor o activo en cuestión, configuran una gran masa que en el fondo no pinta nada y cuya auténtica relevancia para las tendencias es nula. Con el tiempo, en el caso de que los precios vuelvan al nivel donde se quedaron “desafortunadamente” -o no- enganchados, estarán deseosos de cancelar unas posiciones que les han causado un importante desasosiego durante demasiado tiempo. Es la hora de cometer otro grave error y cerrar posiciones, como si el mercado y las tendencias dominantes no cambiasen. Si ha pasado mucho tiempo, las referencias de corto plazo se batirán con facilidad en el proceso de vuelta al origen. La psicología juega un gran papel en las decisiones de inversión: el ser humano tiende a sentir. Pensar es un coñazo, podrías encontrarte con que toda tu conducta no pasa la prueba del algodón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s