Y tras la madre del cordero, el padre de la criatura: la tendencia

Os introducía recientemente los conceptos de dinero y papel, soporte y resistencia, a partir de los cuales se desplegará prácticamente todo en análisis técnico. Y lo primero que conviene desarrollar es el más importante de todos sus elementos: la tendencia, con la que están íntimamente desarrollados los anteriores.

tendencia1.gif

Podemos entender por tendencia la dirección o sentido en el que opera el mercado en un plazo determinado. Por tanto, ésta es percibida a través de los precios, que en el mercado se expanden y contraen en ondas, con máximos y mínimos relevantes sucesivamente más altos en los movimientos alcistas, así como máximos y mínimos relevantes sucesivamente más bajos en los procesos bajistas. Este es un concepto absolutamente esencial para el análisis técnico, que es básicamente un sistema de seguimiento de tendencias -y de su puesta en cuestión-.

Veámoslo con un ejemplo a su izquierda:

Entre 2005 y 2007, Ezentis presenta una sólida tendencia alcista en términos de precio, con máximos y mínimos crecientes, y volumen de negocio. Los mínimos relativos ascendentes se ven confirmados por nuevos máximos crecientes. En la zona de 20 euros se despliega un mínimo creciente, nuevos máximos hasta los 30 y posterior recaída hacia la zona de 20. Y uno piensa, qué fácil. Cierto, movimiento de 30 a 20 euros sin que cambie absolutamente NADA. ¡Pues es un 30% compañero! Un 30 por ciento de caída antes de que tu amigo el grafiquito te dé una idea sobre que algo está cambiando. Genial… En todo caso, algo es algo, usted tiene una opción para conservar capital entre los 20 y niveles por debajo del euro sin fallos compradores. Normalmente no es tan sencillo, pero el ejemplo lo he buscado yo y no voy a ser tan tonto como para mostrarle algo confuso. Nunca dejes que la realidad estropee un buen modelo.  tendencia2

Interesante, a la derecha, ver como el volumen, como le anticipe al empezar con mi herejía, no ha servido de mucho para protegerse. Es completamente consistente y concordante con lo que cabría esperar teóricamente: sube en los impulsos y retrocede en las correcciones. De libro.

Muy llamativo el pico de negocio que se produce en el movimiento que va de 20 a 30 antes de que la tendencia haya empezado a corregirse. ¡Genial, sube con volumen! Ay si nos escuchase Kostolany… Fijémonos en el descenso del negocio en la corrección que va de 30 a 15, o la recuperación de los precios finales de 2007 muy apoyada por éste. Imparable con alto volumen, superando la zona de los 20 euros que habían sido clave -le recordará a la superación de resistencias que vimos con el euro/libra en el anterior post con la superación del 0,71-. Justo lo contrario de lo que los manuales te invitan a esperar. Y luego, esa caída inexorable sin volumen de negocio… ¿No habíamos quedado que una corrección sin volumen no es fiable? Hoy el valor transita por la zona 0,20 con una corrección en la que jamás volvió a aparecer el volumen hasta la zona de 0,40.

No menos interesante resulta constatar como la secuencia de mínimos decrecientes que configura la tendencia bajista que nace con la pérdida de los 20 euros se rompe años después con un volumen espectacular. Lo que finalmente no sirvió para nada. Dese cuenta como en el alza no se produce ningún tipo de secuencia de mínimos y máximos crecientes aunque seguramente usted constata el impresionante doble suelo -si no es así tranquilo, aparecerá por este blog en su momento-. La ruptura de una tendencia bajista puede derivar en tendencia alcista, ciertamente, pero también en un movimiento lateral de continuidad vendedora.

Tendencia alcista, tendencia bajista, mínimos y máximos crecientes, mínimos máximos decrecientes. Algo que verá configura todo el discurso del análisis técnico…

Un ejemplo de tendencia bajista, con proceso lateral -del triángulo hablaremos en su momento-, y posterior tendencia alcista con el despliegue de mínimos y máximos crecientes. Lamentablemente, ni siquiera en este caso es tan caso como parece a la hora de la verdad. Que algo tan simple pudiese concedernos una gran cantidad de dinero es tan bonito de imaginar como ingenuo de esperar. Se complicará, y fallará muchísimas veces.

post

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s