Otra de esas cosas absurdas del análisis técnico: tipos y clases de tendencia

Si hay una pregunta que me han hecho veces y más veces es: ¿Qué es el medio plazo? O el corto, o el largo, o el medio/largo…

Y lo cierto es que es una pregunta sin respuesta. Lo que puede ser largo plazo para mí puede ser un suspiro para el mercado, un ratito para un gestor de un fondo de pensiones o una eternidad para el operador apalancado del mercado de la soja. Y para clasificar a las tendencias por clases deberíamos primero estar hablando del mismo acercamiento a la misma.

Se ha hablado siempre de tendencias primarias o principales como aquellas que se desarrollan por un período de tiempo superior a un año y en las que participa toda la comunidad inversora. La dirección de sus movimientos es lo que comúnmente se conoce como “la tendencia” en el mercado. Como ya he dicho, me parece un constructo de manual con nulo sentido práctico y que a lo que lleva es a engaño. Existe una tendencia principal para MI, que puede no tener que ver nada con la del vecino de mi rellano o la del analista que escucho todas las semanas en Capital Radio. Eso es lo que puedo YO considerar como largo plazo.

1

Se ha hablado siempre de tendencias secundarias como aquellas en que se devuelve entre un tercio y dos tercios de lo avanzado en el movimiento de orden superior o tendencia principal. Es lo que se conoce como corrección. Puede verse en el gráfico que, según esto una tendencia terciaria respecto al proceso principal sería en realidad secundaria para ésta que a su vez pasaría a ser perfectamente primaria si bajamos el timeframe. Un lío.

Se ha dicho también sobre las tendencias secundarias que son las que se desarrollan por un período de entre tres semanas y tres meses; y que están participadas básicamente por los operadores del mercado. Pero como no podemos tener claro cuál es la tendencia principal de un modo general, tampoco podremos ubicar la tendencia secundario fuera de un discurso estrictamente personal… ¿Recuerda cuando empecé este blog hablándole de que el mercado es un arte?

Por último se ha dicho que las tendencias terciarias se desarrollan por un período que va desde los días a las tres semanas. Presentan un carácter muy aleatorio y básicamente constituyen ruido dentro de los procesos mayores para la mayoría de los inversores y traders. Salvo que operen en el más corto plazo y apalancados, claro; y cómo si no hubiese aleatoriedad en el resto de las cosas de la vida. Ay Señor…

Toda tendencia, todo movimiento, dentro de los mercados financieros, forma parte de otra de orden mayor, y que por tanto está influida por las características de ésta. El mercado es una colección de mamushkas. Al final son las necesidades y objetivos del operador los que acaban por definir la tendencia y sus clases, por establecer qué se entiende en cada caso por tendencia principal, secundaria o terciaria.

Cada inversor es un mundo. Un trader, un sistema.

Obviamente los conceptos de trading no son los mismos para un shareholder que para un scalper del mercado de futuros, para un gestor de fondos de cobertura que para uno de fondos de pensiones, pudiendo ser la tendencia principal una década en unos casos, o franjas tan cortas de tiempo como las horas o fragmentos de hora en otros. El mercado, el producto y el perfil de trading/inversión de aquel que usa una tendencia o de aquel para quien se usa una tendencia -cuestiones que condicionan el modo de uso del producto- son consideraciones muy importantes, pues estas circunstancias acaban marcando la percepción que se tiene de una clase concreta de tendencia y por tanto el uso de las herramientas técnicas en ellas.

Tipos de tendencia

Aquí sí puede haber más consenso, y no digo consenso exactamente, pues cuentan que ya nuestro abuelo Charles Dow consideraba que no existían las tendencias laterales. Y a veces, cuando pienso en ello, encuentro argumentos para sostenerlo.

Son tendencias alcistas aquellas que presentan un movimiento dominante de los precios de tipo ascendente, con secuencia de mínimos y máximos de ciclo ascendentes. La propia para especular en el sentido largo -comprador- del mercado. Se dice que en este tipo de tendencias los movimientos laterales o descendentes son en cierto modo irrelevantes aún pudiendo formar tendencias de orden inferior en sí mismos que generen gran desgaste y tengan una importancia vital para algunos tipos de trading. Vamos, como en 2007/2009: -55%.

2

Estas secuencias de mínimos crecientes que dejan nuevos altos en caso nuevo paso al frente relevante. Estas tendencias que plantean un nuevo máximo respecto a la corrección que establece un nuevo recorte dentro del ciclo, son en definitiva el concepto alrededor del cual se define todo patrón chartista clásico potencialmente bajista o de continuidad alcista.

Son tendencias bajistas aquellas que presentan un movimiento dominante de los precios de tipo descendente, con secuencia de mínimos y máximos de ciclo decrecientes. La propia para especular en el sentido corto -vendedor- del mercado. Se dice que en este tipo de tendencias los movimientos laterales o ascendentes son en cierto modo irrelevantes aún pudiendo formar tendencias de orden inferior en sí mismos que generen gran desgaste y tengan una importancia vital para algunos tipos de trading. Vamos, como en 2009/2012 en el ejemplo anterior, más de un 100 por cien arriba antes de que se cierre el lateral. Vaya usted jugando con los cortos mientras no se ha roto la tendencia de orden superior…

Estas secuencias de mínimos descendentes que dejan nuevos mínimos en caso nuevo paso al frente relevante. Estas tendencias que plantean un nuevo mínimo respecto a la corrección que establece un nuevo rebote en el ciclo, son en definitiva el concepto alrededor del cual se define todo patrón chartista clásico potencialmente alcista o de continuidad bajista. Llegaremos a ello, no se preocupe.

Por último, podríamos definir a las tendencias laterales como aquellas que carecen de movimiento dominante sostenido en la dirección de los precios. Son épocas de reflexión en las que éstos oscilan en gamas más o menos amplias, pero sin dirección, son zonas de equilibrio, de debate en ese ágora que es el mercado. Dentro de estas tendencias, especialmente si son temporalmente largas, el mercado está sometido reflexiones más o menos importantes sobre su futuro -según el rango y tiempo que se tome la tendencia lateral en su desarrollo-. Aquí podría hacerse una analogía con ese faso equilibrio buscado por los métodos convencionales de análisis del mercado. Ya saben, todo reloj parado da bien dos veces al día la hora.

De hecho podría decirse que el mercado lo que persigue no es el equilibrio sino el desequilibrio; y que estos laterales, estos equilibrios aparentes, son en realidad debates que mantiene consigo mismo el mercado a fin de decantarse por un nuevo desequilibrio, por una nueva tendencia. Esto, lejos de sorprendernos debería parecernos de lo más obvio tal y como nos decía Soros. Al fin y al cabo, el universo es entrópico.

Las tendencias laterales son momentos de duda y desgaste. Se nos ha dicho que el trader debería evitarlas a la hora de especular siempre que sean de un orden inferior a la clase de tendencia en la que se mueve. Sin embargo, son decisivas tanto porque van a permitir al analista estimar la probable continuidad de los movimientos vigentes o el giro de los mismos; así como como porque es en los extremos de éstas donde se encontrarán las mejores ecuaciones riesgo/beneficio para trabajar la tendencia de orden superior aunque sea a costa de una menor fiabilidad. Hablaremos del debate fiabilidad/rentabilidad en su momento.

Debe tenerse en cuenta que las tendencias laterales forman parte del común de los escenarios, que pueden llegar a suponer la mitad del tiempo, de modo que no puede ser ignorada su existencia a la hora del diseño de estrategias de inversión. Vaya por delante que no es tarea fácil identificarlas pronto, y que muchas veces cuando se tiene consciencia de ellas es porque se han desarrollado tan clarísimamente ante nuestros ojos que probablemente el desenlace, la salida hacia un nuevo desequilibrio alcista o bajista, esté ya cercano.

Para terminar, habrá escuchado la expresión mínimos y máximos RELATIVOS ascendentes o descendentes. Ojo con esto de RELATIVOS, pues es la pomposa simpleza del que puede hacer sólo la “o” con un canuto, siempre que le hayan regalado el canuto. Dentro de un ciclo puede haber mínimos y máximos relativos en dirección contraria a la inercia dominante sin que ésta, alcista o bajista, se rompa. Es la expresión propia del analista de línea gruesa que todo lo cuadra, del que se gana la vida escribiendo dado que no ha podido hacerlo operando, con operativas en todas las direcciones y la exposición siempre bajita no nos vayamos a hacer daño. En el país de los ciegos, y en España el chartismo tiene cuatro días, un tonto de baba puedes parecer el rey después de haber escrito un librito.

3

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s