Siento decirte que, con o sin respiro, vamos a seguir subiendo

Mi tribuna de este fin de semana en El Confidencial. Espero que disculpéis lo bien que se nota que lo pasé escribiéndola… Y espero que sólo sea el principio con o sin algo de paciencia.

La semana pasada recibí un correo electrónico de un lector, crítico a la par que cordial, que cuestionaba mi hipótesis sobre la situación del mercado. Como sabrá si me va leyendo de vez en cuando, gracias, vengo defendiendo que no estamos en un mercado bajista en Wall Street sino en un lateral que nos ha llevado de techo a suelo de canal alcista principal.

tribuna1

A día de hoy, pese a todo lo que pueda decirse, esto es un hecho. Y dado que el proceso lateral de los últimos meses viene a corregir en tiempo un mercado alcista de orden superior intacto aún en muchos frentes pese a todas las amenazas, el S&P500 batirá sus máximos y subirá aún un trecho por encima de los mismos antes de que pueda verse una corrección similar a la que ha vivido Europa. Y eso, presumiblemente, evitará un mercado bajista europeo de orden superior.

El lector me daba muy buenos argumentos, pues es cierto que tenemos un mercado que presenta las características de los mercados bajistas en términos de breath. Eso es cierto. Pero es que esas son también características de los mercados laterales de amplio espectro temporal. Y en tiempo, estamos asistiendo a uno de los más importantes que se recuerdan. Es aquí donde pienso que se equivocan la mayoría de los analistas técnicos, sobre todo en esta segunda fase de corrección hacia el suelo de canal bajista principal. De otro tipo de acercamiento al mercado, precisamente por lo mucho que respeto el trabajo que hay detrás de ello y la necesidad de tener gran experiencia para aportar valor, no tengo nada que decir. Ni hoy, ni nunca. Pero respecto al técnico, puedo asegurar que jamás he sido un siemprealcista.

El análisis técnico -por el que siento un moderado respeto después de veinte años de convivencia en los que mi escepticismo ha ido creciendo porque la edad te va puliendo si tienes la mente abierta- me ha ayudado muchas veces a proteger capital de un modo extraordinario, no siempre, pero también me ha resultado muy incómodo en más de una ocasión a la hora de gestionar una vuelta al mercado tras la corrección. Al final la historia nos demuestra que el dinero se hace para arriba, y con los años me he dado cuenta de que nosotros padecemos de lo mismo de lo que padecen la mayoría de los economistas: excesiva aversión a la pérdida. Si ellos han predicho nueve de las últimas tres recesiones, nosotros hemos previsto doce de los últimos tres mercados realmente bajistas.

historia

No, no estamos en un mercado bajista.

Salvo que hablemos de mercado español bajista, o de algunos sectores concretos, caso en el que podría estar de acuerdo con los argumentos de tanta gente, no estamos en un mercado bajista. Nuestro índice es un sector más del universo. Ya hace semanas, para contraponerme a unos osos cada vez más y más eufóricos, escribí sobre esta anomalía; planteando cómo se ha resuelto en el pasado esto que algunos llaman “mercado bajista” y que se circunscribe en realidad banco, valores ligados a las materias primas, y poco más en occidente. Nuestro índice, tan bancarizado, presenta por tanto una “anomalía”.

Si el mercado no es bajista, sino lateral, sobre la zona de soporte lo “lógico” es comprar. Claro, que para eso hay que abstraerse del ruido mediático, pues nada nos gusta más que leer cosas que causan miedito por las noches porque así lo quiere nuestro cerebro reptiliano. No estamos pensamos para especular sino para sobrevivir, para decidir rápido y mal, mirando siempre en la dirección por donde no se ve humo. Y aunque no haya humo, allí pueden estar los Zipi y Zape. Lo sé porque tengo clientes, y muchas veces no puedo gestionar como quiero porque tienen miedo.

Muy cerca del soporte clave, de los 1.800, he planteado la necesidad de ampliar la exposición, de tomar nuevas posiciones. ¿Y qué mejor manera que de la mano del S&P500?. Con ello ponía en marcha la idea que había trabajado desde estas tribunas, como hice el pasado agosto, en relación a la oportunidad que planteaba para los alcistas el sentimiento inversor extremo en el que nos estábamos manejado. Ese tipo de entorno propone a priori una baja probabilidad de ruptura bajista de soportes clave en tendencia.

Y si no vas a tener ruptura de soporte clave, tendrás primero el arranque de otra pata para del mercado lateral de orden superior, y probablemente una posterior perforación de sus máximos PORQUE LA TENDENCIA ES LA TENDENCIA. Claro, que para eso tienes que sacar de tu cabeza todo el brutal ruido que te está diciendo: ¡Ahora sí llega el infierno! ¡Esta vez es la buena!

De momento, como les comentaba la semana pasada al decirles que sentía volver a decirles que Wall Street iba a subir, lo que tenemos es eso: una pata alcista dentro de un mercado lateral. ¿Me estás diciendo que esto no es ya alcista? No, te estoy diciendo que básicamente es igual de alcista que sobre la zona de soporte porque la tendencia lateral previa no puede desaparecer sin ruptura del máximo de la misma. El problema es que has tomado una tendencia lateral por una bajista, compañero.

Para tener una tendencia alcista propiamente dicha y “sin discusión” (ejem) será necesario que se bata el máximo anterior. Hasta entonces habremos ignorado, como ignoró la inmensa mayoría de los técnicos en 2009, que la tendencia previa al lateral existe, influye, genera un sesgo, y suele ser alcista en renta variable. Aquello había sido un lateral de 10 años tras uno de los más grandes mercados alcistas de la historia, y esto es un lateral de doce o quince meses tras una grandísima pero no comparable tendencia. Operativamente, sin embargo, las cosas no cambian demasiado. Como ya conté aquí en el momento en que se producía, hemos visto el nivel de sentimiento inversor más bajo desde marzo de 2009 según Investors Intelligence en cuando al diferencial entre advisors alcistas y bajistas norteamericanos se refiere. Niveles por debajo de -10 puntos como en las correcciones de 2010 y 2011, o en la del pasado verano. Así que de momento, esta vez tampoco es diferente, y los alcistas han metido otro rejón a los osos para plantarse a menos de un 6 por ciento de los altos previos en el S&P500.

¿Y cómo van las cosas en Europa?

Las cosas han estado mucho más feas en Europa, y lo siguen estando. Lo de España, clama al cielo. Pero ni siquiera podemos afirmar que el EuroStoxx50, el CAC40 o el DAX30 sean bajistas. Los mínimos de ciclo de estos índices, especialmente si tomamos en todos los casos una versión total return, se corresponden con la última secuencia de mínimo creciente que genera máximos crecientes respecto a la cresta del mismo orden secuencial. Eso son los mínimos de septiembre de 2014. Debido al brutal rally de la primera parte de 2015 -que no vivió el S&P500- el índice ha podido corregir con gran intensidad sin romper dichos mínimos, lo que en todo caso genera un mercado bajista menor dentro de otro mayor alcista que no ha sido anulado y es en el que Ágora trabaja tendencia. Un mercado sobre cuyos cimientos se ha desplegado una vela mensual potencialmente alcista que encuentra en el arranque de marzo un espíritu positivo de cara a una eventual confirmación.

TRIBUNA2

Las velas semanales que dejó el IBEX35 son también esperanzadoras y confirman la operativa que propusimos hace semanas por despliegue de una pauta harami de tipo semanal. Ya antes lo habíamos hecho con Telefónica por el mismo patrón en gráfico diario. Esta semana, además de poner sobre la mesa un velón blanco que reventaba techo de canal bajista de corto plazo y planteaba una serie de mínimo y máximo creciente por primera vez desde primeros de diciembre -cuando el mercado se sintió frustrado por el BCE-, hemos tenido ruptura en resistencias clave en varios de los bancos. evidentemente, gráficos en mano, usted podrá demostrarme que hay tendencias bajitas. Sí, pero no un mercado bajista.

tribuna3

Desde luego. Tan claras como los patrones alcistas desplegados sobre la que es la directriz alcista principal del BBVA en un gráfico que viene desde 1993 y ajusta convenientemente por dividendo y ampliación. Si Wall Street ha hecho el suelo por el que apostaba hace un par de semanas, el rebote será tan extraordinario como la corrección aunque la directriz pueda acabar cayendo más adelante. Si llegase a mantenerse en pie, Dios no lo quiera, a más de un oso lo entierran en su osera.

tribuna4

De momento hemos llegado a la primera resistencia en Europa, y sin saber si tendremos una justa corrección a muy corto plazo, que encajaría perfectamente, yo la aprovecharía para comprar si no he hecho los deberes. La ruptura alcista del cobre y el petróleo, así como la mejora de unos emergentes que ya andan en positivo en 2015 como el que no quiere la cosa –se los recomendaba también hace algunas semanas– pueden ser una gasolina que la gente menosprecie en zona de resistencias. Vamos, sólo faltaría que el Shangai Composite Index tenga la insolencia de romper los 3.073 puntos e imitar al $&P500. Hasta ahí podíamos llegar…

tribuna5

Anuncios

2 comentarios en “Siento decirte que, con o sin respiro, vamos a seguir subiendo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s