El mercado no es una tómbola aunque a veces lo parezca

Aquellos que consideran que a largo plazo no es factible hacer predicciones de mercado en términos de momentum que añadan valor tienen mi respeto. No es fácil conseguir frutos consistentes, pueden pasarse malas rachas realmente frustrantes, y el resultado final va a depender de tu punto de partida. Hay mucho azar en la vida si no estás tocado por la mano de los dioses -el hecho de estarlo es un ejemplo de la importancia del azar-. Y el mercado no es diferente porque la bolsa es la vida. Pero alguna cosa sí puede hacerse para mejorar la gestión pasiva, pues no es aún tan eficiente el mercado fuera del aula como para que eso no sea posible. Y es que, afortunadamente para mí, el mercado sigue siendo personas.

El efecto enmarcación, la dependencia del contexto, ha sido revelado por los psicólogos clínicos como un elemento característico de la cognición humana. Tenemos, por naturaleza, una tendencia a buscar y ver patrones donde no los hay -los analistas técnicos somos expertos en hacer actos de fe con nuestras pautas-, pero también es cierto que existe una inercia a dejarnos influir por las experiencias más recientes. Su mente, como la mía, odia perder; y necesita conseguir el doble en un acierto en relación a una pérdida para sentir que las cosas no van mal. Esto último se denomina efecto disposición, y hace que un par de errores o tres en unos pocos días me conviertan en un paquete. Con cuatro, puedo aspirar al papel de persona a tener en cuenta para sustituir al pavo en Noche Buena… Durante un tiempo al menos.

Bajo el influjo del Dragui shock

Nos hemos olvidado ya de lo que pasó hace algunas semanas, y ni le cuento del resto. La pérdida de los 2000 del S&P500 ya casi no se vislumbra, el pasado agosto queda lejos, septiembre de 2014 -cuando casi me hago monje-, lejísimos, y los acontecimientos de 2012, 2008 o 2009 son cosas como de otra vida. Es tan así que a veces es como si no nos hubiesen pasado a nosotros. A duras penas nos ayudan si no hacemos un ejercicio fuerte de reflexión. El efecto disposición trabaja para que usted desconfíe y huya. Es así como sus parientes y los míos sobrevivieron en la selva.

Según las matemáticas gaussianas de las que periódicamente se enamora la muy benevolente industria de las finanzas, la probabilidad de una caída del 6,8 por ciento en un día es de 1 entre 20 millones. Una del 7,7 por ciento tiene una probabilidad de 1 entre 50 mil millones. Una caída del 21 por ciento en un mes, como la que se vivió en julio de 2002, debería suceder 1 de cada 4 billones de meses. Pero fíjese usted si juega un papel importante la suerte en la vida, que buena parte de nosotros ya hemos visto cosas así. Alguna incluso varias veces. Según las leyes de la probabilidad que se supone gobiernan el universo conocido, un movimiento del 3,4% al cierre del S&P500 debe producirse 58 veces cada 88 años. Entre 1916 y 2003 ese movimiento se produjo 1001 veces. Seis veces debió moverse un 4,5% en ese período según las notables matemáticas que han alumbrado a tantos premios Nobel. Y seguramente está usted pensando que esas ya las ha visto usted… Lo hizo 366 veces entre 1916 y 2003. El S&P500 debería moverse un 7% una vez cada 300.000 años según las herramientas gaussianas que sirven para modelizar riesgos de mercado. Pero sucedió 48 veces durante el siglo XX. Somos gente con suerte.

Así que cuando la gente suda la gota gorda por un día como el del lunes, opera, cambia de parecer varias veces en unas horas, elucubra nuevas teorías sobre el fin del mundo o la segunda venida de Jesús anticipada por los milagros de SúperMario y otros augurios que se ven en los gráficos y también en los posos del café, no queda otra que suspirar. En la sesión del jueves no toqué ni una sola de mis posiciones en tendencia. Somos juguetes en manos de la fortuna, demasiados efímeros para tomarnos nuestra vida como inversores con la calma que nos aseguraría una incontestable victoria a largo plazo, incapaces de jugar con las cartas marcadas porque no tenemos ni el tiempo ni el pulmón financiero suficiente, demasiado humanos para no dejarnos engañar. A ser posible, por nosotros mismos.

Yo formo parte de este show, pero le aseguro que me tomo en serio lo que hago. Tengo la sana costumbre de tener en los vehículos de inversión que asesoro el 80 por ciento de mi patrimonio financiero, y así consta en la web de Ágora EAFI. Y me acompaña mi familia. Así que, después de todo, o me va la marcha o realmente pienso que algo sí puede hacerse. Pero con reglas, sin dejarse llevar por las emociones que nos hacen ser lo que somos y no lo que estamos llamados a ser. No estamos pensados para otra cosa que para huir en situaciones de estrés, y por eso cuanto más encima trabaje del mercado mayor será su riesgo de perderse la carrera de fondo aunque logre, que se logra, reducir el nivel de riesgo asumido. Y lo sé por experiencia.

Sin duda la semana ha estado protagonizada por la jornada del jueves. Pero como contaba esa misma tarde en el programa de Laura Blanco en Capital Radio, tengo que decir que en mi análisis la sesión del jueves es como si no hubiera sucedido. Así de simple. Sé que está ahí, pero si lo pienso con calma sé que no pasó nada que yo deba tener muy en cuenta.

Por un lado no se ha alterado el perfil del mercado norteamericano, que ayer viernes marcaba nuevos altos crecientes en algunos índices. Y Wall Street es fuente y destino en el proceso de fondo de todo lo que podamos hablar sobre renta variable. ¿Es que vamos a subir cada semana? No. Como escribía la semana pasada, hacia arriba pero sin olvidar que en cualquier momento nos podemos tomar un respiro. ¿Fue otra cosa lo del jueves? Pues mire, más allá de la violencia, de la constatación de que el primer cinco por ciento es moco de pavo en este juego -aunque la gente se dé con un canto en los dientes porque saca un 2/3 por ciento en un valor o se eche las manos a la cabeza porque le ha saltado un stop loss del 10 por ciento; cosas que son cotidianas en un mercado de renta variable- yo veo mínimos crecientes en todos los charts incluso en el más corto plazo, y en Europa se ha conseguido un cierre semanal por encima de la primera cresta desplegada durante el proceso bajista previo. Así que cosa nueva y adversa de momento no tenemos, en relación a lo que vengo contándole respecto a la alta probabilidad de que se haya visto un suelo en tendencia de medio plazo. Y lo del jueves pueda oler a lo que usted quiera que huela.

tribuna1

Por otro lado, estos últimos cinco días de mercado han sido excelentes para el crudo. La ruptura de patrón de vuelta del que le hablaba la semana pasada se ha visto reafirmada por un rally adicional más que notable. Y en este momento la correlación con esta materia prima es incuestionable. El movimiento no vino sólo, pues también volaron las materias primas agrícolas. Y qué decir de los bancos medianos españoles, en los que tenemos varias operativas abiertas. Hacía tiempo que no se veía algo así en el sector. Retrocedieron en forma pull-back los metales industriales y con ello la bolsa de China, que es lo único que tiene pendiente el mercado para reconstruirse de un modo que no admita discusión por frente alguno. Discusión técnica se entiende. Y razonable. Reconstrucción podrá fallar, como falla tantas veces mi herramienta y yo con ella, pero que no podría discutirse… Luego podremos hablar sobre cómo encajar eso dentro de una tendencia de orden superior, por supuesto, y discutir también que el análisis técnico es una idiotez que practicamos cuatro locos que no podríamos hacer otra cosa. Por supuesto. Así que lo confieso, me paso la semana modelizando ideas de inversión de carácter conductual con un matemático y un ingeniero graduado en el MIT porque son un par de profesionales no tienen nada mejor que hacer y yo necesito disimular un poco. Con o sin respiro, seguiremos escalando.

tribuna2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s