Empecemos a recorrer el camino de la tendencia

El cuerpo teórico del análisis técnico es amplio en oriente y occidente, pudiéndose dividir a uno y otro lado en dos grandes ramas: cuantitativo y chartista. En este blog, como hago en mi labor diaria, la pretensión es eminentemente chartista; pero con un enfoque que considero eminentemente escéptico al tiempo que mejor que el que suele practicarse. Al menos mejor que el que me dieron a mí, y que es el que frecuentemente constato comparte la inmensa mayoría de la gente que se acerca a esto tanto de forma profesional como de forma amateur.

Por eso me he dedicado durante meses a plantear conceptos orientados a trabajar la convicción, razonando sobre la naturaleza de mis ideas, en los “porqués”, no tanto pata que se puedan aprender cosas sino para aprehenderlas. En mi opinión, la gente que se acerca a los gráficos ha corrido demasiado frecuentemente, ha cogido su VisualChart y se ha puesto a caminar sin pensar en los motivos por los que debía tomar el camino, en general por deporte, como alternativa a una decepción o como respuesta inmediata a la fascinación que provocan algunos personajes y sus buenas rachas. Pienso que hay mucho de nuestro fracaso en la manera como llevamos las cosas a la práctica, en la actitud. Y sin un entendimiento profundo y convencido de los motivos que nos llevan a operar en uno u otro sentido… ¿Cómo podremos vencer a la incertidumbre que va asociada a cada nueva decisión? Sin ello, tarde o temprano, aquellos que no estamos tocados por la mano de los dioses seremos vencidos.

A mi juicio, un pequeño arsenal de herramientas básicas es más que suficiente para que un inversor pueda hacer crecer su cartera a largo plazo. Acumular experiencia y mejorar el uso de ese pequeño arsenal me parece más útil que incrementar continuamente los conocimientos, sobre todo si no los asentamos intelectualmente, abandonándonos a una carrera hacia nuevas y continuas aproximaciones, a renovados axiomas sin considerar la deontología a que obligan todos ellos. La búsqueda del grial finaliza siempre cuando das con el único secreto: no hay secreto.

 

El camino “deductivo” de la tendencia

Recuperé el interés por la filosofía de Popper de la mano de una de mis principales influencias: George Soros. Aquellos que conocéis la crítica de Popper al método inductivo estaréis de acuerdo conmigo en que pensar en términos de lo más probable como medio para sobreponerse a nuestra inexorable falibilidad, del modo en que lo hacemos también los técnicos mediante la consideración de patrones, es cuando menos contradictorio.

Hume advirtió de la falta de validez lógica que presentan las inferencias inductivas en el camino del establecimiento de leyes naturales. Pero éste, pese a su gran descubrimiento de que una ley natural no puede ser probada ni tampoco hacerse probable por inducción, siguió creyendo que los animales y los hombres aprenden precisamente por la repetición porque de otro modo difícilmente podrían sobrevivir. Popper confuta esta concepción de forma aplastante desde un plano puramente lógico al advertir que el aprendizaje por repetición es una especie de ilusión óptica, dado que las repeticiones nunca son perfectas, que puede tratarse sólo de casos de gran similitud, pero nunca de nada más; advirtiendo además que de ello no pueden derivarse leyes naturales dado que ese tipo de planteamientos conllevan directamente a una regresión al infinito.

Sin embargo, al menos tal y como han venido planteándose las cosas, es inducción casi todo lo que hacemos desde un punto de vista técnico. Todo consiste en la aceptación de que lo que hemos observado en el pasado se repetirá en el futuro…

 

¿Cómo superar este escollo?

Hay dos modos de saltarlo, por un lado tener claro que nos dedicamos a otra cosa, nuestras pretensiones son menos elevadas y nuestros conceptos siempre mutables, nosotros los analistas técnicos no buscamos leyes naturales propias del mercado de valores, no estamos considerando la posibilidad de un modelo de compresión sino de un modelo de supervivencia justamente en el sentido en el que Hume asume la inducción como necesaria. No pretendemos exactamente comprender el mercado sino cómo se comporta en ocasiones para servirnos de un método de especulación, para poder conseguir algo de predictivilidad en la impredictivilidad. Y ahí nos distamos también de Popper. Un distanciamiento que ya propone Soros al no considerar que el método de las ciencias sociales sea análogo al de las ciencias naturales habida cuenta de la existencia de reflexividad. Si las pretensiones de las ciencias sociales y las ciencias naturales deben ser distintas en términos de verdad, ello será aún más necesario para el mundo de la especulación/inversión donde estar en sintonía con la percepción de la realidad es más importante que descubrir una realidad -o verdad- a la que tarde o temprano deba tender el mercado en el supuesto de que exista; pues uno puede arruinarse de que se inicie el período de transición desde la una a la otra, antes del cambio en la percepción de la realidad que de la realidad tienen los agentes.

De todos modos, y pese a que la simple supervivencia parece darnos licencia en el uso de la inducción, mi objetivo sigue siendo el de conseguir un acercamiento distinto… ¿Por qué sino escribir sobre algo de lo que se ha escrito muchísimo?. Y en ese sentido también vengo intentando darle un sentido “deductivo”. Voy a seguir procurando darle otro enfoque a lo que se esconde detrás de nuestro método porque entiendo que el análisis técnico ha sido propuesto de un modo que no es beneficioso para su credibilidad a largo plazo y ha conllevado a estúpidos mitos como el que sostiene que se trata de un enfoque para el corto plazo o que se autocumple. Cambiar estos prejuicios pasa necesariamente por empezar a razonar. Alejarnos un poco, al menos dialécticamente, del discurso meramente inductivo que parece haberse impuesto radicalmente en el análisis técnico sin duda permitiría que fuera un método más apreciado por las instituciones, y reforzaría las convicciones, la actitud, de los traders. Mis mayores errores han sido problemas de actitud, y sigo incurriendo demasiadas veces en ellos pese a toda mi experiencia.

El análisis técnico debe salir de su discurso simplista si quiere ser aceptado. Su enfoque tradicional, puramente inductivista, ha provocado una visión de “bola de cristal”.  Salir un poco del enfoque puramente inductivo, dejar de ver al análisis técnico como una simple colección de figuras cuando en realidad es algo que puede tener también un buen fundamento lógico si se comprende que éstas se derivan, se “deducen”, de la idea de tendencia que hemos aceptado como premisa, permitiría mejores afectos con otros caminos y frente a otros caminos. La idea es darse cuenta de que el chartismo no es una teoría sobre formaciones gráficas -teoría fácilmente confutable en la medida en que uno tardará muy poco en constatar que las predicciones que hacemos fallan, y mucho-, sino simplemente una teoría sobre la existencia de tendencias. Si las pautas fallan es por la existencia de tendencias de otro orden que interactúan con la que tomamos, imponiéndose cuando no resultaba lo esperado a priori.

Hace algunos años tuve el placer de dar una charla en el Colegio de Economistas de Madrid para algunos analistas. Durante la exposición, una de las compañeras, fundamentalista, me planteó que estaba de acuerdo en lo de las tendencias pero que se negaba a aceptar que determinadas pautas gráficas tuvieran el poder de anticipar los acontecimientos futuros con cierta probabilidad. La compañera no aceptaba la inducción como método para el establecimiento de herramientas de análisis, no aceptaba que los acontecimientos observados en el pasado fuesen fuente de conocimiento futuro. Esto no es algo ilógico, derivado de que lo que no entendió la compañera es que no todos los chartistas consideran a las figuras técnicas como apariciones marianas, sino precisamente como expresiones de la tendencia que a regañadientes reconocía. Las pautas técnicas tradicionalmente aceptadas, como el doble suelo, el cabeza y hombros o el triángulo no son más que modos en los que se produce la continuidad o el cambio de tendencia tras producirse momentos de equilibrio en el mercado en forma de tendencias más o menos laterales. Al rededor de esta idea pasaremos muchas semanas…

Anuncios

4 comentarios en “Empecemos a recorrer el camino de la tendencia

  1. Totalmente de acuerdo contigo con el asunto de las tendencias. A mi, que soy un lego en el asunto en tanto en cuanto no soy profesional del análisis tecnico, me ha ayudado bastante la bibliografía de Hurst referente al análisis cíclico. Me ha ayudado a intentar identificar la tendencia válida en cada momento y cada timeframe. Echo de menos que no hayas comentado aunque sea de pasada algo relativo a este autor y la parte del AT que trata de los ciclos.

    Estoy muy contento con todos tus post y los sigo con mucho interés. Sigue así. Muchas gracias por el trabajo que te tomas en redactar todos los artículos para ayudar a gente como yo,y que me consta que es mucho dado que se lo que cuesta redactar algo de la nada.

    Me gusta

    1. Hola Pablo, gracias a ti. Celebro que te gusten los posts. No he trabajado a fondo nunca el tema del análisis dinámico, y no conozco el trabajo de Hurst más que de oídas. Quizá, dado el consejo, deba pensar en profundizar en ello.

      Me gusta

  2. Muchas gracias por este nuevo artículo, … y ya estoy deseando leer el resto de la serie.
    Mientras tanto, voy a desempolvar mis apuntes sobre el método inductivo y deductivo, y si me vengo arriba, hasta husmearé un poco sobre Hume y Popper. 😉
    Lo dicho, gracias por tu labor
    Pedro

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s