En torno a esto gira todo: la tendencia

¡La tendencia es el gran ausente en la mayoría de los libros de chartismo! Y es simple y llanamente a partir de la ésta de la que se derivará la existencia de todo el compendio de pautas que vemos cada día en los gráficos. Curiosamente, somos introducidas a éstas como si de apariciones marianas se tratase. Y de ahí, el estúpido halo de esoterismo que envuelve al análisis técnico en general y al chartismo en particular.

Es desde la existencia de tendencias, una de las premisas del análisis técnico, desde donde vamos a deducir la aparición, en ocasiones -remarquémoslo porque es importante, en ocasiones-, de determinadas formaciones o patrones gráficos. Estas pautas son fundamentales para la operativa de un trader chartista, pero no porque tengan poder predictivo en sí mismas, sino porque lo tienen en relación a la tendencia que las precede. Si usted cree que el mercado se autocumple es que no ha entendido nada. Una formación desarrollará su potencial independientemente de cuántos la visualicen, y de hecho poco tenemos que decir en el juego los que las identificamos y mostramos. Una formación llega a confirmarse porque existe un desequilibrio de fuerzas en el mercado que acaba mostrando el temporal dominio de alcistas o bajistas, y tras este dominio existe una configuración de argumentos que no desaparecen tras la confirmación de un patrón. Bien al contrario, esos argumentos se mantienen y seguirán empujando a los precios en la misma dirección tras la ruptura. Eso es lo que explica que el patrón desarrolle su potencial, no el patrón `per se´.

Todo debe girar en relación a nuestro punto de partida, al axioma que establece la incontestable existencia de tendencias. De esto modo conseguiremos dotar al chartismo de un sentido más sentido racional, lo que afianzará nuestra convicción en lo que hacemos; y es que sólo desde ésta conseguiremos desplegar sobre el teatro de operaciones la actitud que necesitamos en un entorno cambiante y caracterizado por una enorme incertidumbre como es el mercado financiero.Tienden a afirmar los que no han pensado lo suficiente sobre el tema que eso de la racionalidad no importa en este campo porque el análisis técnico, en realidad,  lo que pretende es capturar la irracionalidad. Estupidez supina, vendría a ser lo mismo que afirmar que el psicólogo debe pensar con sus nalgas porque se dedica a la parte irracional o inconsciente de la psique. Incorporar la irracionalidad -que es lo que pretendemos todos los que nos acercamos conductualmente al mercado- no pasa por comportarse irracionalmente sino todo lo contrario.

 

Visión operativa de la tendencia

Podemos definir una tendencia alcista en el mercado como una secuencia de mínimos y máximos relevantes ascendentes, y una tendencia bajista como una secuencia de precios en lo que sucede lo contrario. Una tendencia lateral, por supuesto, es aquella en la que los mínimos y máximos relevantes de un movimiento no consiguen definir tendencia. Así de simple. En torno a esto gira todo.

Popper, el gran filósofo de la ciencia, consideraba que el estudioso debe renunciar a la idea de una tesis final, siendo el conocimiento un proceso dialéctico y continuado donde una mejor hipótesis, una conjetura, va ocupando el lugar de otra anterior. Hoy entendemos que es así como avanza cualquier conocimiento. Y, lógicamente, así sucede con el mercado, que es información, conocimiento, donde una idea deja paso a otra en una cadena sin fin que refuerza o cambia la dirección de los precios, que retroalimenta a las convicciones existentes en la tendencia o invierte el sentido de las mismas cuando la inercia en curso cede ante la presión a la que se ve sometida por una percepción de una realidad que es eternamente cambiante. Las tendencias son convicciones, la aceptación de un conocimiento, y lógicamente se estructurarán del mismo modo: ninguna es para siempre.

El discurso del precio consiste en la continua concatenación de tendencias, y en la interacción de procesos tendenciales de diferente grado que frecuentemente presionan en direcciones contrapuestas tal y como veíamos al empezar a recorrer el camino de la tendencia. Las tendencias se integran unas dentro de otras, como muñecas rusas, dando la sensación de que existe un orden y un camino. Pero en un determinado momento, una tendencia de orden inferior que a priori parecía un alto en el mismo, se mostrará no contingente, crecerá en adeptos y ganará jerarquía en el espacio-tiempo, provocando el final de una o más tendencias de orden superior. Así se produce el sorpasso entre ondas de diferente grado, sin el cual no es posible dar por finalizada una tendencia. Cada inversor, cada trader, debe seleccionar, según su perfil y pretensiones, la clase de tendencia en que trabajar, y a ella deberá adaptarse continuamente a fin de estar no sólo en sintonía con el mercado durante la mayor parte posible del tiempo, sino sobre todo en sintonía con lo que quiere para sus posiciones.

Identificar una tendencia es importante a la hora de definir un sesgo de trabajo, pero debe tenerse presente que al considerarse a una como alcista, lateral o bajista, simplemente se establece una hipótesis sobre el mercado y el orden que lo gobierna en un momento determinado. Una hipótesis que, como toda hipótesis en el sentido popperiano del término, será puesta en duda continuamente para ser finalmente confutada dando paso a otra nueva idea, a otra tendencia que deberá ser tomada como marco de referencia en el discurso por el que progresan los precios en el mercado hasta nueva orden.

 

Anuncios

4 comentarios en “En torno a esto gira todo: la tendencia

  1. desde luego la tendencia es la que hay, alcista, pero hay una cosa muy clara, si las bolsas no han tenido una correcion mayor es por la tremenda manipulacion de los bancos centrales que manejan a su antojo e inyectan liquides a mansalva para sujetasr artificialmente las bolsas en maximos, hoy en dia no hay mercad0, hay una gigantesca manipulacion de los bancos centrales, solo por eso las bolsas no caen.

    Me gusta

    1. Lo cierto es que Europa ha corregido un 30%… Y que EEUU lleva dos años en lateral en rango del 13%. En todo caso, el trabajo del analista técnico es prescindir de las causas. Alguna ventaja teníamos que tener en alguna gran tendencia alcista.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s