elEconomista quiere sacarme otros 50 mil, pero el juez dice que así no…

Va llegando la hora de contar con detalles la historia que ya os introduje por encima, sí, sí, por encima aunque cueste creerlo en un post titulado aclarando (sólo un poco) mi reacción frente a Joan Cabrero y mi “salida” de elEconomista. Los motivos para haber esperado tanto tiempo son muchos, y empezarán a remitir casi por completo cuando la semana que viene se siente frente al juez Carlos Iburo, director comercial de Ecotrader, lo que queda de la “herramienta de inversión” de elEconomista que yo creé. Lo tendrá que hacer también su socio en el chiringuito que montaron para agenciarse el contrato que me vinculaba a Editorial Ecoprensa aún por muchos años, el ínclito Cabrero. Así lo ha dictaminado el juzgado de instrucción número 54 de Plaza de Castilla…

juicio

Después de que nuestros queridos imputados empiecen a dar sus explicaciones, recordemos que imputado no es culpable, llevaremos a cabo otras acciones que son necesarias para que cuándo y cómo es debido pueda contar todo lo que está por revelarse, que es muchísimo. Entre tanto hemos tenido que perder todos el tiempo con alguna escaramuza de la que ya os di cuenta en otro post, pues los “señores” de elEconomista consideran que debo estar callado, que no debo exponer mi versión de los hechos, y que podríamos zanjarlo con ¡50 mil euritos más! Y por supuesto, pagando yo. Y ya de paso, desestimándose la legítima reclamación de Ágora por su incumplimiento contractual; circusntancias que tiene desde hace algún tiempo entre manos el juzgado de primera instancia número 3 de Madrid.

De todos sus argumentos, el más gracioso es aquel por el que Editorial Ecoprensa dice impugnar correos electrónicos que aportamos para demostrar que faltan a la verdad porque se desconoce su real existencia -tranquilos chicos, que haremos lo que sea menester para que nadie tenga dudas-, pero al tiempo los utiliza, ole, para cargarse de razones cuando presume de que se nos advirtió antes de la rescisión de que era menester que aumentásemos nuestra frecuencia operativa.

¿Pero vamos a admitir abiertamente que presionamos a nuestro asesor para que operase más, y que finalmente nos lo cargamos porque no hacía caso? Fantástico. Me pregunto si en elEconomista se sienten impunes o Gregorio Peña ha puesto al becario a llevar el caso. Evidentemente, y me ocuparé próximamente de no dejar ninguna duda al respecto, resulta extraordinariamente grave que algo así se produzca porque mezclar los intereses comerciales de la editora con una operativa que debe estar pensada por y para los clientes única y exclusivamente, es de una gravedad tan extrema que no quiero imaginar lo que va a suceder cuando esta historia coja altura y se viralice en medio de la indignación que generará todo lo que, con pruebas, pondré sobre la mesa. De Joan Cabrero habrá mucho que contar, pues hablamos de alguien elevado a categoría de personaje público que pretende ser un honrado e independiente analista mientras acepta trabajar para quien alega tales aberraciones a fin de no indemnizar a la compañía a la que él debía representar en sus funciones de Consejero. Como decía mi abuelo, diabluras, hijo, diabluras, la gente -por la pasta- hace diabluras.

El mejor argumento que plantearon a su Señoría por el que la cantidad con la que debo indemnizarles por contar la verdad es de 50 mil euros fue, creo entender, que les parecía un número muy bonito. Pues tranquilos, con lo que vendrá podéis pensar en pedirme pronto 5 millones para mantener el nivel de los argumentos. Intentaron, ya de paso, que la justicia cancelara el proceso por el que tenemos que vernos en el juzgado -estoy de niños…- dentro de unos meses. Aunque me parezca vulgar pelearse por dinero, es lo que toca cuando te dan una patada en el trasero -y sin pagarte lo pactado- por haber tenido la generosidad de poner en las manos de un tercero el fruto de diez años de tu trabajo.

Pienso que Alain Galibert, mi antiguo socio y colaborador, con quien me une una fuerte amistad, debió pactar algo más una cláusula de varios cientos de miles de euros. Pero la buena fe y aquello de “eso u os buscáis la vida” surtió su efecto. Fue un regalo que, lógicamente, Ecoprensa acabó cogiendo para sí al comprobar que Cabrero e Iburo estaban dispuestos a cruzar ciertas líneas, pero que yo iba a defender siempre a los intereses de los clientes de la herramienta; incluso por encima de los míos. Perder la mano tampoco supondrá para elEconomista un varapalo terrible después de haber enterrado más de 20 millones de euros en el proyecto y pudiéndose quedar, repito, con el fruto de mi trabajo, que no el de Cabrero e Iburo. Cuando este par de hermanas de la caridad llegaron a la historia que yo monté -fuimos los primeros en vender estrategia técnica diaria a través de Internet-, ésta ya estaba funcionando a velocidad de crucero.

Como no podía ser de otra manera, el juzgado conmina a Ecoprensa a que no confunda churras con merinas. O lo que es lo mismo, a que intente ser más seria el día de la verdad. Queda inadmitida a trámite la reconvención y se apela a la continuación del procedimiento para dilucidar la viabilidad de nuestras pretensiones.

juicio2

Muy reverenciados “señores” de Ecoprensa, estáis acostumbrados a que os ayude en vuestros números cero sin cobraros nada por ello, a que os trabaje algunos veranos por cortesía sin aumentar la retribución pactada, a que salve el trasero de vuestros gerifaltes en las crisis financieras, incluso a que permita que no me paguéis el ajuste de la inflación a la que el contrato os obliga cuando me decís que las cosas no os van bien, estáis acostumbrados a disfrutar de herramientas informáticas que he pagado con mi propio dinero sin pediros nada a cambio, e incluso a que os ceda por contrato a cientos de clientes del que era mi negocio para que podamos convivir… Comprendo que os tenía muy mal acostumbrados.

Considerando que el enemigo a batir era tan panoli, es lógico que hayáis llegado a la conclusión de que era legítimo maquinar en su contra junto al resto de su consejo de administración, que era lógico rescindirle con falacias y medias verdades, y por supuesto que le podéis sacar aún más jugo si encima protesta. Nada es suficiente después de haber palmado 20 millones… Pero debéis tener presente que cuando se abusa, el panoli acaba resultando como el árbol deshojado. Y el árbol deshojado no teme al vendaval. Es más, disfruta cuando se troncha el árbol vecino.

Queridos amigos y lectores, tenéis mi palabra de que la espera va a merecer la pena. Y para ir calentando motores os dejo un tema de Eldorado, que como sabéis es mi banda de cabecera. Nos acompañará en muchas ocasiones. La letra es fantástica y viene de perlas porque me recuerda a todo lo sucedido, espero que la disfrutéis…

https://eldoradorockband.bandcamp.com/track/gente-diablo

Anuncios

18 comentarios en “elEconomista quiere sacarme otros 50 mil, pero el juez dice que así no…

    1. Hola Sergio, yo hubiera estado encantado de tal cosa… Pero para eso las cosas se deberían haber hecho con respeto, a la ley y a los códigos. La ingratitud y la inquita no forman parte del manual de estilo de los buenos hombres. El camino de los juzgados no lo he elegido yo, y lamentablemente para todos será muy lado. Es un atropello, una violación, que no te dejen elegir…, y eso sí que un filosofofo como yo no lo perdona.

      Me gusta

  1. Pues mucho ánimo Carlos y que todo salga bien. Por cierto, los mails si se admiten como prueba en un juicio, a mi me valieron y gané mi juicio (nada que ver con lo tuyo). Lo dicho, que salga todo bien.

    Me gusta

    1. Gracias Javier, por supuesto que valen como prueba. Ellos pueden venir con lo que quieran, como han venido con lo de los 50 mil. Retorceran la verdad y la falsearán tanto como puedan, en su derecho están. Pero hay justicia, ya lo creo que la hay.

      Me gusta

    1. Efectivamente amigo… Lo cierto es que ellos saben perfectamente que yo por lo que está bien, incluso cuando no se trata de mí, me dejo la vida si hace falta. Imagina cuando hablamos de lo mío, de lo que altera el futuro de mi hija. Tendrán lo que merecen con ayuda de la justicia y cada uno de los clicks que vosotros les neguéis. Abrazo.

      Me gusta

  2. Hola Carlos, suerte y … mucha, te deseo, porque la vas a necesitar
    Seguro que cuando esto acabe, disfrutaremos mucho más de tus analisis si cabe. Digan lo que digan, sólo con ver la defensa que expones, tengo claro que la razón te asistirá.
    Muchisima suete !!

    Me gusta

    1. Gracias Agustín! La suerte es esencial para cualquier cosa de la vida, pero cuando algo está trabajado a fondo resulta más probable que te asista. El que seguro que disfrutará soy yo al dejar todo esto atrás. Pero mientras no haya justicia, hay que hacer un extra. Por suerte en Ágora tenemos un equipo 10 veces superior al que teníamos, y eso se lo debo a toda esa banda… 🙂

      Me gusta

  3. Hola Carlos. Te deseo toda la fuerza del mundo por que la vas a necesitar, y dales su merecido en forma de inteligencia y analista. Y si existe justicia, que como bien dices la hay, que aprendan, que por tus palabras no hace falta ser juez para saber quien lleva en este caso toda la razon. Y asi sabrán que con las cosas de comer no se juega. Suerte campeon y mucho animo. Por cierto la canción, mas apropiada no puede ser. Creo que la han escrito para ti, je je. Un abrazo!!!!!.

    Me gusta

    1. Hola Antonio! Muchas gracias por tu palabras… Pues mira, César Sánchez, líder espiritual de la banda (el bajo), me lo dijo exactamente así cuando le hablé de la historia: tío, te vas a sentir muy indentificado con nuestros temas a partir de ahora. Y puedo decir que en ellos he encontrado mucha fuerza para apretar los dientes, ser paciencia, y avanzar. Lo que está por venir te permitirá entenderlo, sólo os he enseñado la puntita! 😉

      Me gusta

  4. Pues nada, a seguir batallando. Como sé que eres tipo de largas distancias, suerte no necesitas.
    Al principio te recomendé dejar correr el tema siendo poco consciente de la magnitud del mismo. Ahora, no entendería que hicieras eso. No solo me parece ético sino que también estético. Manipular el trabajo de uno, venderse por pasta el q fue antaño un hermano y hacerte pasar por tonto merecen, a mi juicio, llegar hasta el final. Esperare con ansias el momento de resolución final. Para lo que precises, ya sabes. S2

    Me gusta

  5. Hola Carlos
    te deseo mucha presencia de ánimo en el proceso.
    Tener que pelear para restablecer lo justo, lo que debería darse por si solo, litigar, remover la mierda, recordar los engaños e infidelidades es desagradable, agotador,… pero el saber que tienes razón te dará fortaleza para no abandonar, y si eso fallase, seguro que pensar en tu hija (qué tipo de padre te considerará, y en el dinero que legitimamente podrás tener para darle más oprtunidades) seguro que te da ese extra de energía … que ni con Red-Bull 😉
    Lo dicho, mucho ánimo que esto es una carrera de fondo
    Abrazo
    Pedro

    Me gusta

    1. Hola Pedro, es desagradable, la verdad… Ayudan las personas con las que he reconstruido Ágora, infinitamente mejores en lo personal y lo profesional (comparto por fin valores y no sólo intereses), y desde luego la convicción de que mi hija estará orgullosa de mí como yo lo estoy de lo que en su día vi hacer a mi padre (le pusieron de patitas en la calle por defender los derechos laborales de sus antiguos compañeros cuando lo “obligaron” a ser jefe). No creo que los hijos de todos los que estamos en esta historia, con el tiempo, podamos afirmar lo mismo… :-). También ayuda, y mucho más de lo que imagináis, cada comentario solidario.

      El dinero, afortunadamente, ni era ni es un driver en mi elección. Renuncié a mucho por tomar este camino pero también es cierto que he hecho ya una carrera que me ha permitido ganar más de lo que hubiera imaginado cuando empecé (y yo no invertí en un palacio que no me podía permitir como algún otro personaje de esta historia en 2008 (ídolo de las finanzas)). Con todo, el proyecto está cogiendo una pinta increible y sé que incluso en ese sentido, a muy largo plazo, todo esto me habrá venido bien. Paciencia, un poco de red-bull, y a seguir tabajando muy duro 5/10 años más… ¡Ya queda menos!

      Un abrazo, y muchas gracias por tomarte tu tiempo.

      Me gusta

  6. Cabrero, ha hecho hoy novillos en su encuentro digital del Economista aunque, Carlos, no te parece lógico que el hombre ande ocupado y preocupado con la cita que tiene pendiente mañana con la Justicia? Se le está poniendo, al pobre, una cara de talego que espanta….

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s