La mayor estupidez técnica jamás realizada: la escala aritmética

Que el análisis técnico ha sido practicado por personas que no tienen por costumbre pensar, es algo que no puede ponerse en cuestión. Supongo que bajo esta fantástica idea de que los gráficos capturan la irracionalidad del mercado, a alguien se le ocurrió que la mejor manera de capturar la irraccionalidad era… ¡Ser irracional!

Al final, te dirán, no se trata de tener la razón sino de ganar dinero. ¡Cierto! Pero debes elegir ganarlo con mayor o menor uso de lo que tienes sobre los hombros, considerando lo que tiene más sentido o quedándote con aquello que parece que funciona en algunos casos que tu has decidido que son suficientes como para realizar un acto de fe. Son dos habituales sesgos cognitivos: nos sobreestimamos y además pensamos que sólo la mente de los demás está sesgada.

De la misma manera que sucede con el ajuste de dividendo/ampliación, se supone que existe un debate sin resolver en relación a las escalas. Y ahí se queda todo. Recientemente leía a alguien afirmar que no hay debate porque no hay una escala que sea mejor que la otra.

Usemos la cabeza por favor…

Suele decir el iluminado de turno, con perdón, que debemos utilizar lo que todo el mundo usa. Ya conté que esto es de una simpleza sideral en mi post el estúpido mito del autocumplimiento. Evidentemente, una opción es mejor que la otra a la luz de la razón. Siempre es así. Dicho esto, eso no significa que una vaya a ser SIEMPRE mejor que la otra a posteriori, de la misma forma que sucede con los gráficos ajustados… ¡El azar es algo extremadamente potente en la vida, y por supuesto en el mercado! Cualquiera que haya leído a Mandelbrot o a Talleb es muy consciente de ello. Por tanto, muchas veces ganarás haciéndolo mal y perderás haciéndolo bien.

Obviamente la idea que te propondrá el experto de andar por casa es que uses las dos, porque así tienes más opciones para entender por dónde va el mercado. Claro, y los cien indicadores cuantitativos diferentes que puedas crear para interpretar el precio, como si hubiera dos -o ciento dos- realidades diferentes y uno pudiera volver atrás, después de haber fracasado haciendo uso de una de las opciones, para coger otra que ha funcionado mejor.

El cambio de escala, como sucede con los gráficos ajustados, supone un cambio radical en el aspecto de los activos en los procesos de medio y largo plazo; que son los que deben ofrecer un sesgo en esos momentos en los que el corto plazo resulte dudoso. Y son muchos. Así que le dirán: salga usted y vuelva a entrar cuando no dude. Olé… ¡Vas a dudar casi siempre! Y cuando no dudes, no tendrás una probabilidad de acierto adicional muy significativa aunque te guste creerlo. Si fuera así, operaríamos un par de veces cada ejercicio con apalancamiento 10 veces y a correr…

He leído recientemente que la diferencia clave entre el chart semilogarítmico -o logarítmico a secas- y el aritmético, consiste en que el segundo muestra variaciones de precio iguales en cada movimiento. ¡Bravo! De 5 a 10 tendrás un movimiento gráfico igual que de 100 a 105. Obviamente son movimientos porcentualmente muy diferentes… En el primer caso tienes un alza del 100% y en el segundo del 5% ¡Pero en tu gráfico ocuparán el mismo espacio gráfico! ¿Puede alguien ser tan bobo como para asignar la misma importancia en un gráfico a un movimiento de 5 a 10 que la que se otorga a otro que va de 100 a 105? Pues sí, así es. Lo vemos todos los días en los manuales de análisis chartista… ¿Y a qué se debe? Pues a que eso no importa, sólo importan la masa, el cuidador, que lo sube y lo baja, y el resto de zarandajas espurias.

El mismo valor, Amazon, el mismo período, desde 2000, dos escalas distintas…

chart1

¿Alguien puede sostener que esa directriz alcista que sí puede trazarse en escala aritmética pero no en semilogarítmica tiene alguna importancia o sentido? Es ridículo. Y sin embargo, en el caso la historia funciona perfectamente.

Salvo para los analistas técnicos que jamás invirtieron un euro en bolsa, resulta evidente que en un lugar medianamente racional la variación porcentual tiene una importancia radical cuando hablamos de rentabilizar el capital. Algo a lo que se dedican la inmensa mayoría de los seres pensantes del mercado, que no serán mayoría en número pero sí en recursos. Maravilloso ejercicio darwinista el del mercado. Unos observan los charts pensando en euros/puntos y los otros en porcentajes. Pero oiga, usted haga lo primero que es lo que hace más gente. Ole, ole, y ole…

He leído no hace mucho que siempre que se pueda debe mantenerse el gráfico en escala aritmética porque resulta más natural y se perciben más detalles con menos esfuerzo. Textual. Y aún no estoy recuperado del efecto que me provocaron estas palabras, creo que sentí una perturbación en la fuerza similar a la que sintió YObi-Wan cuando explotó Alderaan. En el mismo artículo se advertía de que el problema llega sólo cuando trabajamos en un amplio rango… Para habernos matado. Pues claro, en el corto plazo no hay diferencias por un motivo evidente: no da tiempo a que se produzcan. O sea, que ahí son iguales. Genial. Pero si son iguales… ¿Cómo vamos a captar más y mejor los matices en uno que en otro? Luego… ¿Para qué quieres mantener algo en una escala concreta cuando los gráficos aritmético y semilogarítmico son exactamente iguales en el corto plazo? IGUALES queridos, iguales.

Ahora, de nuevo el mismo activo y en el mismo período, busca las siete diferencias a algo (aparentemente) IGUAL…

chart2

Nos sugieren los “expertos” en el manejo de los gráficos que no hay una opción mejor que la otra, sino que es cuestión de comprender la personalidad de cada tipo de escala y aprovecharlo. ¿De qué personalidad me está usted hablando? ¿De la personalidad que se deriva de ver las cosas deformadas? ¿Eso puede tener algún valor? ¿Utiliza alguien lentes para ver de cerca y otras para ver de lejos desde que se inventaron las bifocales? Señor, cómo nos cuesta salir de la zona de confort y reconocer que hemos estado haciendo tonterías durante lustros…

Detectada la diferencia, que no la incoherencia, leía que hay que usar el semilogarítimico en ESAS situaciones especiales -sin indicar cuales por supuesto-. ¡La única situación especial es el paso del tiempo suficiente! Ergo no hay situación especial sino una progresión natural hacia la diferencia. Ten un gráfico siempre en escala logarítmica y éste hace por ti el trabajo. Y sí, a veces te hubiera salido mejor haciéndolo al revés, por el mismo motivo que a veces te saldría mejor comprar cuando se rompe un soporte y vender cuando se perfora una resistencia y en principio no lo haces. También puedes llegar más rápido al trabajo si te saltas un semáforo de los muchos que encuentras. ¿Pero a largo plazo te será útil?

He sugerido en este blog ser cuidadoso con la razón y su reverso tenebroso. Pero eso no nos invita a apostar por la sinrazón sino a ser recelosos con lo que consideramos conocimiento. Si intentásemos hacer algo parecido a ciencia, dejándonos estimar un mínimo por un Popper que nos hubiera advertido sin duda de sus peligros, descartaríamos una de las dos escalas si pudiéramos falsearla. Y aceptando la premisa de fractalidad que toman como punto de partida todos los analistas técnicos teóricos, la escala aritmética es INACEPTABLE porque en algunas ocasiones proyecta objetivos bajistas IMPOSIBLES al resultar negativos. Si algo no puede suceder en algunos casos, entonces no es fractal. Y si no es fractal no cumple con las premisas del análisis técnico. ¿Cómo pueden aceptar los técnicos algo así? En fin…

chart3

Después de esto, cuando doy conferencias, siempre me pregunta alguien: ¿Entonces puedo usar escala aritmética para el corto plazo y semilogarítimica para el largo plazo? Desolador.

Anuncios

18 comentarios en “La mayor estupidez técnica jamás realizada: la escala aritmética

  1. Tienes casi toda la razón. Pero me gustaría añadir un matiz si me lo permites, luego ya si quieres me dices que estoy equivocado, para eso esta el debate.

    Estos graficos son muy importantes cuando se trabaja con CHARTISMO. Si uno trabaja con indicadores lo cierto es que no hay diferencia alguna en cuanto a señales. Por lo tanto el que haga un trading mas cuantitativo que chartista no deberia tener problema con ninguno.

    Pero claro que lo mejor suele ser mirar tu “set de indicadores” y el chartismo juntos. Y entocnes ahi si es interesante la escala logaritmica por esto mismo que tu mencionas.

    Al final nos importa la oferta y la demanda y esa “fuerza”, visualmente se aprecia mejor en logaritmico.

    Me gusta

    1. Estoy de acuerdo contigo ya que los indicadores toman el valor del precio y normalmente son a unos pocos períodos vista (con lo que las escalas prácticamente coinciden) pero ya que a “corto plazo” coinciden, ¿por qué diferenciar las escalas si la logarítmica es de carácter general?. Por otro lado, habría que ver lo que escupen los indicadores si en lugar de cebarlos directamente con los precios, lo hicieses con el “logaritmo neperiano del precio”.

      Me gusta

      1. Hola Nuño. Me acabas de confirmar que el que no se explica bien soy yo. El “logaritmo neperiano del precio” no es lo mismo que el precio, una cosa es p (precio) y otra cosa es ln(p). Otra cosa es que en una gráfica donde tú, ojo, en escala aritmética, pintas Ln(p) a eso le llames p. Eso es la representacion semilogarítmica pero en realidad estas trabajando con ln(p) no con p. Es decir, si tu tienes un precio de 1, su ln es 0, si tu tienes un precio de 10, su ln es 2.30, si tu tienes un precio de 100, su ln es 4.605, si tu tienes un precio de 1000, su ln es 6.907. Si todo eso lo pintas en una escala normal, aritmética, es decir, pintas 0 en el cero aritmético y le llamas “1”, pintas 2.30 en su posición aritmetica, pero le llamas “10”, pintas 4.605 en su posición aritmética, pero le llamas “100” y pintas el 6.907 en su posición aritmética, pero le llamas “1000” lo que estás teniendo es una representación semilogaritmica en la cual tu ves “1”, “10”, “100” y “1000” en posiciones raras, pero en las que la distancia realmente medida, con un escalimetro por ejemplo, entre “10” y “1” es la misma que la distancia medida en escalímetro entre “1000” y “100”. Es decir, la rentablidad adquiere una escala realmente proporcional. Y aunque te parezca que estas viendo “1”, “10”, “100” y “1000”, en realidad estas viendo 0, 2.30, 4.605 y 6.907. Es decir, estás trabajando con los valores ln(p) aunque les llames “p”. Es por eso que si tú, a los indicadores, en lugar de meterles p, les metes ln(p) habría que ver lo que sale. No he hecho la prueba la verdad pero igual la hago para ver lo que sale. Igual acabamos de inventar la pólvora, je, je, je.

        Ojo, verás además que las diferencias de los ln no te dan directamente la rentabilidad, lo que tendrías que hacer es tomar esa diferencia, (6.907-4.605) y elevarla a “e”, es decir, exp(6.907-4.605). Ahí sí que tienes la rentabilidad real.

        Un saludo.

        Me gusta

  2. Tranquilo Carlos que te va a dar un ataque. Al final esta misma discusión la he tenido con algunas personas y no termina de entrarles en la cabeza. A lo mejor el que se explica mal soy yo pero….. es que es tan claro y evidente……

    Me gusta

  3. Muchas gracias por este artículo, señor Doblado. Se lo solicitaba en un comentario anterior pues si usted se indigna como experto en el tema, imagínese los amateurs que nos aproximamos a esta disciplina desde la ignorancia. en fin, la explicación está clarísima y su esfuerzo divulgador es muy apreciado. Guarde los enlaces a estos post para el futuro, seguro que le vendrán muy bien.

    Me gusta

  4. Hola Carlos,
    Soy economista, y aunque mi campo no es la inversión, me he quedado completamente alucinado cuando he leído tu artículo. Se me hace increíble que cualquier persona que haya pasado por los primeros cursos en una facultad de economía o empresariales pueda tener la más mínima duda de si debe tomar una variable en forma aritmética o logarítmica para estudiar su variación.
    Es algo tan básico. ¿Realmente hay alguien entre los profesionales de la inversión con los que te mueves que no tenga esto claro?

    Me gusta

    1. Hola Antonio. Si hablamos del USO de los charts, te diría que el 90%. Pero es que el otro día hablaba con uno de físicas que cree haber descubierto la llave de la alquimia que me lo discutía también. Acojona eh?

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s