¿Cómo debo operar un cabeza y hombros invertido?

En los posts anteriores he preparado los conceptos que considero debes tener presente para identificar la pauta. Sin falacias ni florituras. Estás mucho más desnudo de lo que crees cuando te acercas al mercado con tus gráficos, la fiabilidad nos es mucho más ajena de lo que queremos creer. Sí, ya sé que hay gente que está conectada con la fuerza de tal forma que es capaz de discriminar, por algunos elementos específicos, lo bueno de lo mejor, e incluso de lo malo. También hay gente que hace medicina con el agua. No es mi caso, y seguramente tampoco será nunca el tuyo. Debes aceptar tu pequeña humanidad. Continúa leyendo ¿Cómo debo operar un cabeza y hombros invertido?

Anuncios

Estas son las cosas que importan

Llamaban mucho la atención dos cosas la semana pasada: el movimiento de recaída de la volatilidad tras un reversal en zona clave -como en el S&P500 pero mucho más decididamente- y la corrección de los bonos. Decía que resultaba extraño que la renta variable no hubiera rebotado pese a la corrección de éstos. Y dicho y hecho. Continúa leyendo Estas son las cosas que importan

Stops y objetivos para operaciones alcistas

Hubo un tiempo en el que los gráficos me tenían engañado y los usaba sin filtro. No me había dado cuenta de que eran un arte y de que debería encontrar mi camino, aprehender a utilizaros. Incluso una vez hice una tontería sin ser tonto del todo. Fue con la antigua Hidrocantábrico, qué tiempos mis ignorantes ´90… Continúa leyendo Stops y objetivos para operaciones alcistas

Traición, mentiras y corrupción en elEconomista

Reedito este post hoy, días después de saber que he ganado nuestra primera batalla contra los malos. Y me doy cuenta de que no tengo nada que cambiar porque era y sigue siendo lo de menos… Continúa leyendo Traición, mentiras y corrupción en elEconomista

Minisusto para el equipo de los toros

Siempre que puedo intento dejar claro que esto de fácil no tiene nada. Si vas a por todas los sustos son de infarto, aunque algunos han olvidado 2008 y los ratos en los que caminaron hablando solos por las calles, si pretendes controlar riesgo, en cambio, la frustración va a estar contigo casi siempre a flor de piel. Luego están las zonas grises, donde debiéramos estar la inmensa mayoría de nosotros y cada cual debe escribir su propia epopeya. Y ahí es donde la semana pasada le advertía que si ha creído que el mercado norteamericano va a seguir escalando sin darle un susto después de que el S&P500 haya vuelto del tirón al máximo histórico, pues lo lleva claro.

El viernes pasado se puso sobre la mesa un doble techo (t1t2?) en el Dow Jones Transportes, y unos pocos días más tarde era el Standard & Poor´s 500 el que lo intentaba con un cabeza y hombros (hch?) que no se confirmaba al cierre. Clarificaba mis dudas respecto a la viabilidad de esa formación ese mismo jueves en directo, con Laura Blanco en Capital radio. Y al cierre respiré mejor, tiene usted razón.

La corrección de las últimas sesiones canaliza a la perfección hasta el momento, ofreciendo escenario alternativo, en foma de banderita (abc?) que es patrón de continuidad alcista. Es normal que tengamos mínimos y máximos decrecientes para ajustar semejante rally como el visto previamente. Es completamente normal. Y convendría tenerlo muy claro para no aventurarse a pecho descubierto, incluso antes de la confirmación del patrón, con la idea de que ya estamos ante un techo relevante que es el principio de la caída hacia el 1.800 puntos, ese nivel bajo el cual se dicen que se llega a Mordor.

De hecho antes del momento de máxima tensión en la primera parte de la sesión del pasado jueves, con la volatilidad atacando la zona clave de los 17 y pico, el fuerte correctivo de los bonos norteamericanos ya había mandado un mensaje que, por correlación, sonríe a los alcistas como lo hace el crudo. El mercado no ha rebotado pese a la corrección de los bonos, pero ésta debería estar sugiriéndolo.

Susto o muerte, decía la semana pasada. Con el VIX recayendo desde su zona de resistencia clave, diría que de momento un simple minisusto para el equipo de los toros. Sin más. Para ahuyentar los mieditos en el corto plazo, el Nasdaq100 necesita saltar por encima de los 4.810 puntos, el IBEX35 superar los 8.850 y el EuroStoxx50 moverse más allá de los 3.000.