La pauta de cabeza y hombros invertido

Introducía el patrón de cabeza y hombros invertido la semana pasada, conectándolo con lo que se “esconde” detrás de cada formación: la tendencia. Veamos paso a paso qué es lo que sucede en para la formación y confirmación de un patrón de cabeza y hombros invertido de la mano del que desplegó el Dow Jones Industrial durante la segunda parte de 2002 y la primera de 2003.

Este gráfico un buen ejemplo para aquellos que piensan que el chartismo es sólo una herramienta de corto plazo. Si tardas un año en desplegar un patrón y debes sacarle al mercado tres o cuatro veces lo que arriesgues de media a un buen `trade´ para ir realmente bien cuando haces trading en tendencia… ¿A qué viene lo de pensar que esta es una metodología de corto plazo? O nos hemos olvidado de leernos las premisas que sustentan el análisis técnico, empezando por la fractalidad, o la memoria es muy corta y la credibilidad nos la hemos ganado gracias a aquellos entornos temporales en los que parece que el mercado no atiende a razones. Y cuando éstas vuelven, todo se olvida..

dow

Desarrollo del patrón de cabeza y hombros invertido

FASE 1

Durante meses es constante el descenso de los precios, con un despliegue de nuevos mínimos y máximos decrecientes en los que cada reacción del precio se agota por debajo de la anterior.

FASE 2

Tras la caída de una directriz bajista pueden pasar muchas cosas como ya saben. Y frecuentemente ninguna como la que tenemos aquí a la vista: que la tendencia cambie. Es algo que ya hemos visto aquí.

Estamos en la fase de acumulación, en la que mínimos y máximos dejan de tener una clara dirección. O mejor dicho: en los que forman una tendencia lateral. Los libros de análisis técnico están repletos de referencias al volumen en esta fase, parametrizando toda la secuencia con referencias al comportamiento que debe tener éste. Puede usted perder todo su tiempo en buscar alzas y bajas del nivel de negocio. Si tiene suerte encontrará algunas para hacer un librito de chartismo más. Quizá lo más relevante y frecuente que pueda verse en términos de volumen en un patrón de vuelta de tendencia bajista a alcista es un pico de volumen en la parte final de la formación, una liquidación o pánico bajista. Y con mucha suerte, un incremento en la ruptura. Como puede verse en este ejemplo del Dow Jones Industrial, que no es cualquier cosa, en este caso no sólo no hubo incremento del negocio con la confirmación -veremos ahora eso- de la misma, sino que la primera parte del proceso de recuperación tuvo un claro volumen descendente… Así que, no tomamos posiciones porque la pauta de cabeza y hombros invertido (HCHi) no es canónica, y nos vemos dentro de diez años tras otra gran caída del Dow Jones Industrial. ¡A ver si entonces hay más suerte!

FASE 3

Los mínimos han empezado a crecer con claridad en tendencias de orden inferior, pero aún no se ha superado claramente la última zona de máximos decrecientes; la referencia que parece delimitar el gran proceso lateral posterior al de tipo bajista previo. En el intento de salir al alza, se ha formado una resistencia muy evidente -en este caso es horizontal, pero podría ser ascendente o descendente; y desde luego resultar mucho menos clara que en este caso- que pone límites al debate, al proceso de tipo lateral en el que alcistas y bajistas intentan medrar sin éxito hasta el momento. En ese momento ya se ha formado una línea clavicular o resistencia clave que nos permite delimitar una zona que dé por confirmado un cambio de tendencia que, debemos recordar, se consigue porque se rompen máximos decrecientes y no porque un ángel se haya hecho carne.

FASE 4

Punto de confirmación del patrón, al que usted deberá asignar el filtro técnico que prefiera -hablaremos de ello en breve-. Antes la tendencia será alcista, pero aún no lo sabemos, y por supuesto no tenemos patrón. No hay patrón sin confirmación, sólo mente. Tenga presente también que del mismo modo que no existen formaciones con poderes sobrenaturales, tampoco existen líneas mágicas. Contra la idea generalmente aceptada que liga la confirmación a la línea de cuello o clavicular, lo cierto es que resulta evidente que la confirmación final de cualquier formación y, por tanto, del cambio de tendencia de bajista a alcista, se produce con la rotura de un máximo anterior que resulta relevante para la tendencia vendedora que suponemos está cambiando.Es en este momento, formado al completo el segundo hombro (Hi), y nunca antes, cuando se puede hablar de figura de vuelta en cabeza y hombros. Sí, ya sé que su vecino y su bloguero `freack´ favorito hacía mucho que se lo habían advertido. Pero ellos tienen poderes y usted NO.

Antes de la confirmación podemos ser todo lo alcistas que consideremos pertinente en base a otras cuestiones. Pero no por la presencia de un patrón.

 

El `Pull-back´

En ocasiones, tras el movimiento que ha llevado a los precios a conseguir la confirmación alcista de la pauta, los precios vuelven a la antigua zona de resistencia clave, ahora soporte –principio de polaridad-. Esto es llamado de forma general `pull-back´ aunque en las formaciones de corte alcista hay quien los llama `throw-back´. Se trata de una segunda oportunidad, pero debe quedar claro no debe producirse necesariamente.

 

El cabeza y hombros invertido en continuidad alcista

red

Una formación técnica, cualquiera de ellas en lo que respecta a la colección de patrones del chartismo occidental clásico, no sólo se encuentra siempre en los dos lados de la tendencia para cumplir con el principio de fractalidad -la pauta de espejo es el cabeza y hombros a secas, que veremos en breve-, sino que además puede funcionar tanto como patrón de vuelta y como de figura continuidad. No olvidemos que no estamos ante algo mágico, sino que sencillamente hablamos de momentos de equilibrio, de reflexión, y por tanto de condiciones abiertas que pueden resolverse tanto a favor de la oferta -por el lado bajista-, como de la demanda -por el comprador-.

En el segundo ejemplo, de la norteamericana Red Hat, puede verse como la pauta de tipo cabeza y hombros invertido (hchi) no aparece tras una secuencia de mínimos y máximos decrecientes o tendencia bajista, sino como simple fenómeno de consolidación de un proceso de mínimos y máximos crecientes previamente desplegado. Un patrón es una reflexión, un receso, un debate, un período de equilibrio temporal. Nada más.

La figura de vuelta en cabeza y hombros invertido es una victoria de la demanda tras un tiempo en que la oferta campó a sus anchas en el mercado, mientras que la formación de cabeza y hombros invertido en continuidad alcista es una pauta chartista en la que la demanda se impone tras un momento de reflexión que ajusta en tiempo una tendencia alcista previa. Los máximos y mínimos clave son crecientes, el mercado los cuestiona, pero finalmente los precios rompen al alza y la situación no se altera.

En el próximo post un monográfico sobre zonas de stop y objetivos mínimos que será extensible también a cualquier patrón. Así con un enlace lo dejaré listo y no os aburriré con un burdo copiar-pegar. Como dijo Maky Navaja, en un mundo oscuro y sin ética sólo nos queda la estética.

 

Anuncios

2 comentarios en “La pauta de cabeza y hombros invertido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s