Traición, mentiras y corrupción en elEconomista

Reedito este post hoy, días después de saber que he ganado nuestra primera batalla contra los malos. Y me doy cuenta de que no tengo nada que cambiar porque era y sigue siendo lo de menos…

Trabajé como un animal durante 8 años para elEconomista, donde alguno me llamaba El Príncipe. No sólo me dejé la piel, sino que me entregué con ilusión y dedicación dando lo mejor de mí de principio a fin -fui el primer analista propuesto por un medio financiero para el premio Joven y Brillante de Periodismo Económico-, pero sobre todo con generosidad: ni cobré por colaborar en los números cero,  ni me dolió trabajar algunos veranos al principio sin estar pactado así, ni me importunó renunciar al aumento de mi retribución como estaba pactado cada vez que me dijeron “ya sabes cómo están las cosas”.

En 2008 puede que salvase incluso al periódico al mantener casi al margen de la quema financiera a la SICAV donde invertían buena parte de su patrimonio financiero dos de los tres principales hombres de la casa, y por tanto conservando el dinero con el que deben haber acudido a las incontables ampliaciones de capital que ha necesitado el medio desde su creación.

A cambio, recibí mentiras y traición. Llega la hora de contar, con todo lujo de detalles, la historia de este emprendedor…

Han pasado casi dos años desde que fui lanzado al vacío. Sucedió con la inestimable complacencia de dos de los tres socios y consejeros de mi propia empresa, Ágora EAFI, Joan Cabrero y Carlos Iburo, que estos días atrás reconocieron haber mantenido reuniones a espaldas del resto del Consejo de Administración -o sea, de un servidor- en su primera declaración como imputados por administración desleal y apropiación indebida.

Me partí la cara durante 8 años por elEconomista. Muchas veces contra mis intereses, como cuando cree Ecotrader, herramienta de inversión donde deposité cientos de clientes de mi propia compañía como forma de poder mantener una colaboración que realmente no deseaba en esos términos; pero que toleré porque jamás me gustó obligar a los demás a tomar mi camino. Se pactó una cláusula penal que nos protegiera mínimamente de un eventual incumplimiento por parte de Editorial Ecoprensa, pues la vieja Bolságora y gran parte de sus ingresos habían quedado sometidos a los caprichos de elEconomista con ello. Llegado el día, como suele suceder en este país sin principios, nos pusieron en órbita sin pagarnos.

No tengo problema alguno con la primera parte, soy liberal, las cosas empiezan y terminan. Ni siquiera me importa, pasados dos años, que quien decía ser mi familia me apuñalase por la espalda. Pero me sigue indignando que se llegue a la corrupción para ello, algo especialmente inaceptable por parte de quien que nos da lecciones a diario: elEconomista. Una corrupción que se concreta en las falsedades alegadas para no pagar lo pactado, en la presión presuntamente ejercida sobre los ejecutivos de mi compañía para que tomasen decisiones contrarias a los intereses de la empresa que debían proteger como consejeros de la misma -lo que va contra el principio de buen gobierno que Ecoprensa dice defender en su web corporativa-, e incluso que se llegase a algo que a mí me hizo sentirme extorsionado en tanto en cuanto que procuraron un golpe de estado aprovechando la convulsa situación que se generó en la empresa. Tendrá tiempo de juzgarlo por sí mismo a lo largo de los próximos episodios de esta saga, pues ha llegado la hora de contar mi verdad con detalle… ¿Que por qué he esperado tanto tiempo? Son motivos que iré desvelando y que espero puedan convencerle de que obré del modo en que debe hacerlo el que sabe diferenciar lo importante de lo urgente. Primero lo esencial, después lo accesorio.

¿De qué va a tratar esta nueva serie de posts?

1. De mi experiencia como emprendedor. El fracaso, tema tabú en España, es algo que tienen que enfrentar en algunos momentos los que levantan persianas todos los días. Bueno es que se conozcan las jugadas que pueden tener que enfrentarse, a fin de que nos mantengamos lo más lejos posible de él. Fracasar es parte del camino, y puede ser una excelente oportunidad para reinventarse. Nosotros lo estamos llevando a cabo de un modo que ni siquiera hubiera imaginado, lo que me llena de satisfacción. Al fin y al cabo, ya Homero nos advirtió de que lo que importa es el viaje.

2. De mis emociones. El mundo del trading y de la empresa están, como todo, protagonizados por las emociones. Aunque nos guste pensar que somos seres racionales, lo cierto es que somos esencialmente emocionales.

En mi caso el desafío fue especialmente doloroso en lo personal, pues tuve que soportar el intento de mis socios -uno de ellos, Juan Cabrero, fue amigo íntimo durante 20 años- de hacerse con el control de mi compañía. Lo hicieron, según parece, inducidos por elEconomista, marca con la que llevaba colaborando lealmente durante ocho años. Yo lo sentí como una extorsión. Pero también supuso un brutal golpe laboral, dado que no sólo, y en mi buena fe, había no sólo vinculado mi imagen profesional a dicho medio de comunicación -que la menoscabó de la noche a la mañana y sin negociación o aviso previo-, sino que había también puesto en sus manos, por idéntico motivo, a cientos de clientes que había creado de la mano de mi marca Bolságora, lo que me generó una enorme frustración además de un desafío económico impresionante cuando ya consideraba estabilizada a largo plazo la situación de mi familia.

Las emociones, por tanto, son la fuente de la que finalmente emana todo, y manejarlas adecuadamente es una de las claves de el emprendimiento. Como en el trading, crear una empresa -y por supuesto que te la intenten reventar o levantar- es un viaje interior.

3. De la falta de principios que tienen algunos de los que nos dan lecciones a diario, al menos de los que manejan elEconomista. Esto fue brutalmente expresado en una rescisión contractual aberrante, llena de falacias y mentiras en las que se escudan para no pagar a Ágora lo pactado por contrato a cambio de que nosotros, años atrás, hubiéramos puesto en sus manos a la mayoría de nuestros clientes. Luego han intentado eludir sus responsabilidades en los tribunales alegando más medias verdades a fin de intentar sacarle a mi compañía otros 50 mil euros. Unos angelitos…

Resulta repugnante la completa falta de coherencia que existe entre los principios fundacionales de elEconomista y su comportamiento. Por sus actos grouchomarxistas les conoceréis.

No les van a la zaga los señores Carlos Iburo y Joan Cabrero, elevados a máximos responsables de Ecotrader horas después de que su propia compañía fuera rescindida y se le hiciese saber que no había ni un duro en compensación por el despojo. Son pocos los escrúpulos de los individuos que dirigen hoy la herramienta Ecotrader, en clara decadencia a nivel de usuarios por cierto. Uno tiene sus contactos.

¿Cree usted que alguien así velará por sus intereses si contrata el servicio? Unas líneas más abajo le quedará claro que fui botado del producto que creé por defender los intereses de los suscriptores. En elEconomista se ganan la vida honradamente maravillosos profesionales a los que ruego me disculpen por todo lo que va a venir, pero creo necesario hablar de cosas muy oscuras aunque a unos cuantos nos perjudiquen.

4. De la corrupción, que nos asola. En este caso diáfanamente manifestada tanto por la profanación de los propios principios fundacionales de elEconomista como por la existencia de claros indicios de que se presionó a los consejeros de Ágora para que trabajasen contra los intereses de su propia compañía y en beneficio de Editorial Ecoprensa. A mis socios se les puso contra la espada y la pared, según palabras de uno de ellos en correo electrónico, y se les hizo una fétida oferta que contravenía sus obligaciones y suponía saltarse la normativa de protección de datos. Las acciones de las personas que dirigen la herramienta de inversión Ecotrader son completamente reprobables desde un punto de vista, cuando menos, moral, y eso es algo que cabe exigir a personas públicas y a medios de comunicación.

Además de con dinero -se repartieron mi parte-, el actual director comercial de Ecotrader, y por entonces Consejero Delegado de Ágora, Carlos Iburo, me hizo saber que en adelante se contaría con el acceso a los datos de los clientes de Ecoprensa para vender nuestros productos. Y sí, eso estaba y sigue estando vedado por el contrato que firman los clientes para suscribir la herramienta de inversión de elEconomista. Evidentemente, estamos ante una agresión a los derechos de los mismos puesta sobre la mesa para facilitar un presunto delito de administración desleal.

Cuando pienso lo que pudo pasar en los despachos de mi antigua casa mientras todo se orquestaba me viene a la memoria uno de los momentos míticos de una obra de arte…

El nuestro es otro Johnny, y no vivía con su familia -la abandonó unos meses antes-. El nuestro no se hace llamar Fontaine sino “BeGood”. Premonitorio.

5. Por supuesto, de los motivos por los que Joan Cabrero y Carlos Iburo, antiguos consejeros de Ágora, están imputados por presuntos delitos de administración desleal y apropiación indebida; circunstancia que deberían conocer los clientes de Ecotrader y que son del todo punto relevantes siendo Cabrero un personaje público dedicado a dar consejos de inversión que debieran ser independientes. Y no es el caso, como ahora mismo verá, pues la fuente de todo este disconfort viene originada por mi negativa a aumentar la frecuencia de la operativa a plantear a los clientes bajo el argumento de que tal cosa beneficia a las campañas comerciales de elEconomista. Y no lo digo yo sino ellos mismos como verá más abajo…

6. Y de la actividad de asesoramiento/gestión sin licencia que presuntamente desarrollan Joan Cabrero y Carlos Iburo valiéndose de la materia prima que Ecoprensa les proporciona consciente -es lo que sugieren las pruebas que poseo- o inconscientemente.

Arrancado el proceso penal, al que he esperado por consejo de mis abogados, espero poder obrar como es mi obligación para poner en conocimiento de los organismos reguladores pertinentes, la Comisión Nacional del Mercado de Valores y la Agencia Nacional de Protección de Datos, la información que poseo; a fin de que pueda dilucidarse si sucede algo irregular en relación a las actividades de asesoramiento sin licencia y el uso de datos confidenciales. A mí me parece indiscutible, pero este es un país tan extraño…

ALFONSO

¿Por qué debo contar esta parte de mi historia?

1.Porque es el sabio consejo de un buen terapeuta, a fin de que pueda liberar mi espíritu.

2.Porque me apetece compartir mi experiencia como emprendedor, algo que está muy en boga en estos tiempos y para lo que la mayoría no estamos preparados: el enemigo que puede ser letal está casi siempre en nuestra propia casa.

3.Porque esa experiencia de emprendimiento continúa, y como sufrido empresario que se somete a la regulación me sulfura que haya quien se salta la norma impunemente. Desde luego, me indigna especialmente que se haga de la mano de un gran medio de comunicación que consideré mi casa.

4.Porque tengo una obligación moral. Y estará de acuerdo, si le parece insalubre para la sociedad en la que vivimos, en que se denuncien las malas artes de un miembro del cuarto poder gracias al cual yo me sentí extorsionado. No es de recibo que quien está dando lecciones y presume de liberalidad, maltrate los códigos de buen gobierno para hacerse con aquello que otro le cedió por contrato, sin satisfacerlo primero, a fin de manejarse mejor con los dineros. Rogando a Dios con una mano, y atizando con la otra. Bien saben los políticos a los que enmiendan la plana cada día que esta sociedad ha dicho BASTA YA.

5.Porque se puso en entredicho la reputación de mi compañía, Ágora Asesores Financieros EAFI, así como la mía, frente a mis antiguos clientes y frente a otros profesionales.  Y por qué no decirlo, porque se puso en peligro mi honor personal e incluso el de mi esposa.

6.Porque dado que yo creé Ecotrader, la herramienta de inversión de ese medio, debo una explicación de todo lo que ha pasado y está pasando allí para que, a partir de ese conocimiento, los clientes -especialmente aquellos que yo deposité por contrato- decidan si quieren seguir confiando en ese producto pese a todo. elEconomista, en su patética e inmediata “explicación”, mintió.

Aumenta la frecuencia operativa, o muere

Y ahora probemos que se me botó por no plegarme a los intereses comerciales de elEconomista, mostrando un párrafo de la deplorable rescisión a la que fuimos sometidos. En ésta, se liga la pretensión de una mayor frecuencia operativa con su derecho a rescindirnos sin pagar lo recogido en el contrato. Siempre me opuse a criterios más activos de inversión si no se producían en condiciones muy estrictas, poniendo por delante de los intereses de elEconomista, y por ende de los míos, a los del cliente. Eso me costó mi nivel de vida, pero volvería a hacerlo.

rescision

Y lo cierto es que, además, elEconomista faltó a la verdad. Propusimos decenas de operaciones en los primeros cinco meses de 2014 -tal y como Ecoprensa afirmó en la reconvención planteada para evitar la cita con los tribunales y, de paso, intentar sacarme 50 mil euros más por contar mi verdad-. ¿Puede alguien en su sano juicio considerar que `prácticamente ni una sola nueva estrategia bursátil´ y decenas de operaciones son cosas que se asemejan? ¿Nos toman a todos por estúpidos? Espero que el que redactó la idea no esté escribiendo en el periódico ahora, porque cuesta entender el concepto.

Si faltar a la verdad es algo execrable para quienes tienen una vocación de servicio público -hemos visto a algún ministro ya dimitir en España por ello-, es aún peor faltar a la deontología que se le debe a los clientes. Debe existir una muralla china entre la parte operativa y la parte comercial en cualquier actividad que tenga que ver con las inversiones financieras. Invitar a una mayor operativa para aumentar las ventas -elEconomista habla de campaña de captación de nuevos suscriptores-, y con ello los ingresos, no es deontológicamente aceptable; muy especialmente para quien nos da lecciones de ética todos los días. La frecuencia operativa debe ser la que un profesional independiente determine, pensando única y exclusivamente en los intereses del cliente. En elEconomista, y en la casa de Cabrero e Iburo, parece que se piensa diferente; pero cualquier entidad regulada que se atreviese a dejar algo así por escrito sería fulminada de inmediato por el regulador.

Cuento con su ayuda

Soy muy consciente de las consecuencias que para mí tendrá todo lo que voy a poner en conocimiento del público. No fue nunca este un país para los plebeyos que se atreven con el poder sino para patricios que atizan con su mazo sobre nuestras cabezas vestidos con piel de cordero, y al otro lado tenemos a un marqués con un medio de gran comunicación bajo control, lo que me vuelve a traer a la mente a esa Sicilia profunda que habita en algunos corazones…

Pero yo cuento usted, con su indignación y con su convencimiento de que somos lo que hacemos y también lo que no hacemos. El silencio nos hace cómplices de los malos, por lo que depende de cada uno de nosotros que este país sea más habitable desde el punto de vista de la corrupción, de que desenmascaremos a los que encima nos dan lecciones desde sus púlpitos. Le invito por tanto a dar un segundo de su tiempo para ir cambiándolo día a día, que es como se logrará, sin esperar a que sean los políticos los que lo hagan para que todo siga igual. Y por ello su misión es compartir esta historia si acaba por convencerle. En unos días empezaré con los detalles, así que prepare palomitas porque va a alucinar…

Como nos cantaron ya hace mucho los Guns N´ Roses… ¡Bienvenido a la Ecojungla!

M.L. King nos advirtió que no hay nada más dramático para una sociedad que el silencio de los justos, que mirar para otro lado. Que no haya, pues, paz para los malvados.

Anuncios

75 comentarios en “Traición, mentiras y corrupción en elEconomista

    1. Siento Carlos por lo q estaras pasando, te sigo hace bastante tiempo y me ha servido para defenderme de estos buietres manejadores,mucho animo, y al toro,saludos cordiales

      Me gusta

  1. Hola Carlos,

    Te sigo desde hace tiempo y lo hago porque me parece interesante el estilo que aportas, pero sinceramente este tema del despido y todo eso del economista creo que se te ha ido de las manos.

    Has pasado de ignorarlo completamente a que sea tu cruzada personal y parece que ahora mismo es lo que más te importa, que acaben en prisión; y no digo que no tengas razón; esta es tu web y puedes hacer con ella lo que te de la gana, no es por criticar, solo invito a que reflexiones si merece la pena que el tema estrella deba ser este.

    A Cabrero ya no le llama ya nunca Laura en capitalradio, está claro que ha habido cosas gordas como ocurren en todas las empresas todos los días del año y con gente que seguramente sea más debil laboralmente que tu que también merecen que sus casos sean contados

    Un abrazo,
    hepyco

    Me gusta

    1. Hola hepyco,

      Lo cierto es que no he pasado de un lado al otro sino al contrario. Esto ahora tiene poca importancia para mí, pero puede tener mucha más allá de mi persona. Y acaba de empezar. No es ninguna cruzada, es información. Lógicamente tú puedes prescindir de ella o darle difusión. Es tu elección, nos definimos por las causas que defendemos. Y no se trata de mi despido, se trata de la conducta de un medio que nos da lecciones a diario, y de los responsables de su herramienta de inversión. Si no te parece importante, perfecto. A mí me parece un escándalo de primer nivel.

      ¿Es el tema estrella del blog? Para nada en lo que a mí respecta, pues la mayoría de los contenidos han sido y seguirán siendo sobre mercado. Creo que es el quinto o sexto post que dedico al tema de más de 100. Habrá más, unos cuantos más. Y si es estrella o no depende de los lectores. Debo decir, de entrada, que cuando toco este tema las visitas se disparan. Vosotros decidís si es o no es la estrella por tanto. Y sí, a nivel personal, como tuitero o ciudadano, me interesa mucho más que los otros.

      En cuanto a los más débiles, por favor, no hagamos demagogia…, por supuesto que merecen visibilidad. Por su puesto. La que debería darles, por ejemplo, elEconomista. Y precisamente por ello tiene valor esto, porque visualiza lo que pasa cada día entre las pareces de quien nos da lecciones (aún se acuerda el Corte Inglés de la campaña que le montaron hace años por no tratar igual a todos los empleados). Yo soy sólo un medio más para que se hable de la escandalosa conducta de algunos empresarios. No pretendo que se me considere una víctima, no lo soy, ni pretendo que mi caso, que es el caso de todos los empleados de Ágora que estuvieron a punto de quedarse sin trabajo gracias a Cabrero, sea considerado más indignante que otros. Pero sí igual de indignante, y como es mi tema lo contaré con detalle como con detalle cuento mis otros temas. Te rogaría que te leyeses el texto de nuevo porque me da la sensación de que no lo has leído del todo, o no has comprendido el espíritu. Estamos hablando de putrefacción, así que no frivolicemos por favor.

      Un abrazo.

      Me gusta

  2. Supongo que para los escépticos será mejor esperar a la resolución del juicio para emitir su opinión. En mi caso, me fijo en la pasión que pone Carlos en defender su verdad y sus principios, cosa que me parece admirable. La traición de aquellos en quienes confías debe dejarte totalmente desvastado. Y qué quieren que les diga, yo actuaría igual. Seguro que Carlos habrá hecho cosas mal (no te ofendas… eres bueno pero no infalible), pero no creo que se presente ante un juez así por las buenas si realmente no tiene pruebas de lo que está denunciando.

    Me gusta

    1. Por supuesto emilion, pero esto va más allá de mi “problema” como verás. Esto va de las malas prácticas, TIENES UNA PRUEBA EN FORMA DE FRAGMENTO DE LA RESCISIÓN QUE ELECONOMISTA HACE A AGORA DONDE SE VINCULAN LA FRECUENCIA DE LAS OPERATIVAS Y LAS CAMPAÑAS COMERCIALES DE ECOTRADER -que encima se presenta como argumento para no pagarnos la cláusula de rescisión-, de la falta de principios de quien presume de ellos -VENDRÁN MUCHAS MÁS PRUEBAS DE ELLO, si es menester con grabaciones que os dejarán de piedra-, así como del PRESUNTO incumplimiento de la regulación financiera y de la normativa de protección de datos que podría estar produciendo. No es sólo ante el juez, donde ya estamos, es ante la CNMV y la ANPD. Y lo más importante, ante todos vosotros para que según vuestro propio criterio, libre e independiente, informados de los hechos, toméis vuestras decisiones.

      Me gusta

  3. mi experiencia com “”AUTONOMO”” A LA FUERZA, para una empresa del sector calzado despues de 20 años de trabajo con ellos , ha sido una puñalada por la espada y ni un euro de indemnizacion, todo por decirle a las clarras a un HIJO DE PAPA”” LO INUTIL QUE ERA,
    Ya se que debia de haberme callado y haber sido un lameculos fiel ,, pero no va conmmigo y mas tras muchos años de ver cagadas del Nene”” , en fin cada uno tenmos el caracter que tenemos,
    Saludos D, Carlos y decirle que en el ECONOMISTA , ultimamente lo que hay es CENSURA

    Me gusta

  4. Gracias por la contestación,

    No voy a entrar en duelo a pecho descubierto en tu casa y con alguien con una capacidad de expresarse que deja a la mía a la altura del betún (sería estupido por mi parte, porque en el fondo estoy totalmente de acuerdo en que reclames justicia, y me alegrare mucho cuando salga una sentencia justa. Eres un profesional con muchos años de experiencia en los medios, yo un aficionadillo.

    Si la audiencia lo pide perfecto, habla de ello en más post, y mencionalo en todas las radios, mientras nos dices que no es importante. Y ojo que soy consciente que pudo tener consecuencias gravísimas

    Pêro estaría bien que nos hables de medios españoles que no hagan exactamente lo mismo, porque yo al menos y dentro de mi humildad dono de lo poco que tengo para proyectos que son un atomo comparado con la prensa generalista. Y eso si que es transformador, hacer que vayan perdiendo audiencia poco a poco quienes han sido comprados para engañarnos en todo.

    Lo he vuelto a leer y sigo pensando igual.

    Abrazos de vuelta

    Me gusta

    1. Bueno, no te expresas nada mal amigo; y esta es tu casa si lo deseas. Yo puedo hablar de las experiencias que tengo, y conozco lo que conozco. En El Confidencial nadie jamás me ha hecho un sólo comentario sobre lo que debería publciar o dejar de publicar, sobre si hace daño que me muestre españolista en Twitter o deja de hacerlo… ¿Lo hacen con otros? Pues deberán ser otros quienes lo denuncien. Mi experiencia hasta el momento es bien distinta. Y conoces muy poco del proceso de creación de uno y otro medio si los mezclas, te lo aseguro.

      Yo dono desde hace muchos años a Amnistía Internacional y a Médicos Sin Fronteras. Esos sí tienen problemas. Como digo en el post, cada cual tiene sus necesidades y hace bien en satisfacerlas mientras no se salte la deontología profesional y las reglas de juego que nos hemos dado para no tener que acabar en las manos. Respeto tu punto de vista, consideras que como todo está podrido pues hay que callárselo. Difiero de tu opinión aunque la respeto, y como prueba de ello aquí queda reflejada.

      Y ojo, yo no he dicho que no sea importante. AL CONTRARIO. Me parece importantísimo, porque DENUNCIAR LA INJUSTICIA y LA AGRESIÓN es primordial para que sea castigada socialmente al menos. Otra cosa es que sea POCO importante para mí AHORA (dos años después, con la empresa recuperada y a mi pequeña de ocho meses en los brazos después de un embarazo de alto riesgo desde el primero momento que coincidió con las puñaladas -fue invitro-).

      Un abrazo.

      Me gusta

  5. hace tiempo que no escribo (algo depre por no haber sido capaz de hacer lo que tenia que haber hecho por despistarme una semanas y no seguir el sistema que yo seguía y que en esencia era el tuyo) pero que sepas que estoy contigo ( como muchos aunque no te conozcamos) y que cada vez creo que es importante contar las cosas pues creo que de la experiencia de los demás (y de la propia) también se puede aprender. Gracias por ello.

    Me gusta

    1. Ciertamente Chemix, brutal. No hay otra palabra para definirlo. Pensé en añadir la palabra sexo al titular dado que se dio a mucha gente por detrás a base de bien, pero me pareció demasiado gore. Gracias caballero.

      Me gusta

  6. Buenos días
    Voluntariamente me he exiliado a un aldea en donde sus cuatro moradores me parecen una multitud, si pudiera levantaría un valla electrificada para aislarme todavía más. El caso que nos ocupa con sus matices es un clásico….. en donde todo tipo de sociedad tiene una gran probabilidad de finalizar con traiciones, cuchilladas en la espalda o que alguno de sus miembros se marche con la bolsa. El tirar de un carro requiere esfuerzos muy parejos y a mí la experiencia de treinta y ocho años de profesión no me avala ese sistema, de ahí mi escepticismo ante cualquier tipo de compañía. Aún siendo un tipo de orden desconfío del sistema y procuro nunca utilizarlo, que la justicia le sea justa y le reponga lo que le han usurpado. Si le sirve, tenga en cuenta esta máxima de un académico de la RAE:” hasta en el amor el último toque, como uno mismo nadie”.
    Un saludo y estaremos atentos al desarrollo de los acontecimientos

    Me gusta

  7. Carlos, como sabes, yo te seguía con mucho gusto en El Economista. Para mi era un placer leerte cada sábado. Y, aunque sigo leyendo El Economista, ¡¡ ya no es lo mismo ¡¡.

    Respecto a las traiciones, te comprendo totalmente. Yo mismo sufrí, no una sino dos veces, algo parecido a lo que tu has sufrido. Y, aunque al principio creía que , tal vez, te excedías en darle tanto conocimiento público…, ahora reconozco mi error y creo que es positivo para tí, como una especie de catarsis y lavado del honor profesional, y para conocimiento del público en general, que tiene derecho a conocer con quien se juega sus cuartos.

    Animo, suerte y un abrazo.

    Castell.

    Me gusta

    1. Lo sé Castell, y espero que ahora que estás reconciliado conmigo -lo celebro de veras- lo hagas en Ágora y/o El Confidencial. Al final, leer a cierta gente sólo les da juego… 😉

      Un abrazo amigo.

      Me gusta

  8. No sé como eres como analista. Pero hay que reconocer que derrochas valor. Te deseo toda la suerte, la vas a necesitar frente a esa gente.

    Me gusta

      1. No se trata de presumir, se trata de tenerlo. Ni siquiera de competir. Honor, valor y principios. Muchos son los llamados, pocos los que llegan al final con todos ellos en la mochila.

        Me gusta

      2. De todos ellos el más importante es el honor palabra extinguida en estos tiempos , si actúas con honor todo lo demás se presupone

        Date: Thu, 26 May 2016 15:52:30 +0000 To: assimov@outlook.com

        Me gusta

      3. Bueno, espero poder contaros más cosas en un par de semanas, demasiado lío!

        PD: te he editado el texto, ya voy a tener bastante con las querellas que me caigan por lo que escribo yo! 🙂

        Me gusta

  9. Animo Carlos, creo que eres un ejemplo.
    Tengas razón o no, te la den o no, … defiendes lo que crees que es justo y no te arredra enfrentarte a Goliath.
    Creo que como personaje público, necesitas que tu imagen quede limpia, porque es parte de tus activos, así que enrtiendo y apoyo tu iniciativa.
    Poco te puedo ayudar como altavoz porque en esto de las redes sociales soy consumidor pero no productor, pero si sale el tema, ya tengo formada mi opinión por si alguien la quiere oir
    Suerte y un abrazo
    Pedro

    Me gusta

  10. Hola Carlos, hace tiempo me mude a Barcelona y un amigo me recomendo que contactará con Agora y concretamente contigo, para temas de mi cartera. El tiempo fue pasando y por diferentes motivos nunca contacté, justo hace poco te vi en un grupo de facebook y me acordé, te agregué. Que sorpresa la mia cuando leo que ya no estas en Agora… Te agradezco mucho tu valentía y solo te puedo pedir que por favor lo cuentes todo, tu tienes derecho a contarlo y nosotros a saberlo, quiero saber que se cuece ahi y en eleconomista y en ecotrader, y todo lo que nos engañan, como inversores es lo minimo que podemos pedir, asi que animo en tu blog, en tus capitulos, en tu juicio y en tu vida. Te lo mereces.

    Me gusta

    1. Hola maría,

      Afortunadamente tenía y tengo la mayoría de Ágora. No ha sido fácil levantarla de nuevo pero se ha logrado. De hecho somos más que nunca… Por supuesto que tenéis derecho, y espero que eso lo entienda quien deberá entenderlo en su momento, porque por esto me van a llover palos.

      Muchas gracias amiga, sí, creo merecerlo. Un besazo.

      Me gusta

  11. Ya lo siento Carlos una pena la verdad pq aunque eres un tipo que le gusta la marcha jejeje no considero que seas una mala persona y esa gente te la jugo pero bien y encima con el fin de hacerte mal. Eso no se hace, pero ya sabes tú mejor que yo que el dinero no tiene amigos… y alli donde campa el ansia del dinero no existe amistad .. Mucha suerte y un abrazo.

    PD: Desbloqueame del twitter anda!! que estas todo enzarzao, desde el cariño!!

    Me gusta

  12. Carlos, tengo la suerte de conocerte desde niño. Siempre has sido una persona honesta, trabajadora, fiel y de principios, que cree en lo que hace y que lucha por lo que cree. Además eres y has sido un profesional increíble. Sigue luchando y nunca te rindas Carlos!!

    Me gusta

    1. Estimado JA, viniendo de alguien a quien admiro tanto y que me dio mi primera gran oportunidad mediática en el que fuera el primer gran portal en español, doblemente satisfactorias tus palabras. No ho faré!

      Me gusta

  13. Yo sigo sin entender nada de lo que usted demanda. Haber cuando de una vez muestra alguna prueba que pueda sugerir la comisión del mas pequeño de los delitos, cosa que hasta ahora, con mucha verborrea y mucha literatura, no se ha visto.

    Me gusta

    1. Entonces usted no sabe leer. Yo no demando NADA aquí, lo hago en los juzgados, que es donde llevaré lo que tenga que llevar. Aquí intento reparar mi honor y el de mi compañía, así como INFORMAR sobre las acciones de aquellos que nos informan, “asesoran” y dan lecciones. Oiga, quee lo he puesto mascadito punto por punto.

      En todo caso, y como me gusta acompañar la cosas de prueba:

      1. En ese post que a usted no le dice nada se muestra un párrafo de la rescisión ILEGAL que sufrimos, basada en un argumento tan mezquino como que NO OPERÁBAMOS LO SUFICIENTE. Eso, en cualquier entidad financiera significaría que te aplastase el regulador. A ver si lo vamos entendiendo. Obviamente, semejante aberración nunca estuvo en nuestro contrato.

      Mostraré más, tenga paciencia, esto es demasiado complejo como para solucionarlo con un post o una docena. La gente se aburre y tengo todo el interés en que lleguen hasta el final. A dosis. La historia requiere tiempo y literatura, como cualquier idea compleja. Yo no soy un demagogo dedicado a la política, no me puedo permitir ir a lo simple.

      2. En lo demás, aquí tiene otra prueba: correo electrónico de Joan Cabrero donde me deja claro que HA SIDO PUESTO CONTRA LA ESPADA Y LA PARED POR LOS EJECUTIVOS DE ELECONOMISTA. Lo más normal del mundo, claro. Si hay o no hay delito, debe decirlo en su momento un tribunal. Aquí se cuenta una historia y las consecuencias que puede tener para cada uno de nosotros en término de la confianza que generamos. Puede visualizarlo en el siguiente post de la serie, al que parece que no pa llegado:

      https://carlosdoblado.com/2016/06/13/y-eleconomista-al-servicio-de-podemos/

      Y si no le gusta la literatura, puede irse a leer el Marca hombre.

      Me gusta

      1. Hombre, de guapo no tiene nada, pero como te he dicho las cosas poco a poco y muy trabajadas. Es el crudo mundo real, la junglita. Es bueno que la gente tenga claro de qué va el asunto. Me alegra que empieces a verlo un poco más claro… Acabamos de empezar.

        Me gusta

    1. ¿Arruinado? Jajaja…

      ¿Fuera de juego? Con un medio más potente que el de antes y con el que colaboro libre y sanamente, con el triple de patrimonio asesorado en menos de dos años, con 100 veces más talento que antes gracias a un genio del MIT, no sé yo… Lo cierto es que hoy nos reunimos con gente que antes no nos recibía, y no creo que se deba a que Joao ya no esté, pues no le conocen ni en su casa, sino a que nuestro acercamiento fundamental al mercado complementado con técnico es muuuuy bueno para inversores institucionales. Así que me temo que nunca estuve tan en el juego como hoy en día…

      ¿Vencido? Si tú lo dices…. 🙂

      Me gusta

  14. Te sigo desde hace mucho tiempo en radio, incluso antes que Intereconomia, fuí fundador de una de esas emisoras de información bursatil, usuario de sistemas automaticos de trading, y un largo etc.

    Percibí cierta dosis de honestidad y prudencia en tus recomendaciones radiofónicas, pero por lo que parece el “monstruo se ha comido al artista”, y despues de leer tu relato plagado de juicios de valor y abanderando la transparencia.

    Me gustaria preguntarte, ¿ Que hubiera pasado si no te habrian echado? ¿ Que hubiera pasado si hubieran eliminado a tu alter ego Cabrero?…posiblemente tu respuesta será simple, espero que tu conciencia también.

    Änimo, me gustas como eres…o como intentas ser.

    Gracias

    Me gusta

    1. Hola Jon, intento contar la historia como es.

      ¿Por qué te preguntas que hubiera pasado si no me hubieran echado? Yo acepto que me echen, lo que no acepto es que no nos paguen, que se presione a mis socios para seguir sin mí faltando a los principios que elEconomista dice defender… Que se ofrezcan cosas presuntamente ilegales (falta mucha info por publicar) para lograrlo, etc… Que se haga PORQUE ME NIEGO A OPERAR MÁS EN CONTRA DE LO QUE EXIGE MI DEONTOLOGÍA, como has podido ver en el extracto de la rescisión que recibimos… ¿Me puedes indicar el juicio de valor? ¿Abanderado de la transparencia? La reclamo, y lo hago mostrando pruebas. Aceptaré las que jueguen en mi contra pero… No hay que aportar ninguna para echar a quien ha trabajo 8 años contigo sin pagarle LO QUE SE HA PACTADO EN CONTRATO para que renuncies a tus clientes. ¿Te parece normal?. Mucha gente en mi empresa ha sufrido por ello, y en sus familias. No así en la de Cabrero. ¿Te parece normal que sufran sólo los que mantienen los principios? ¿Los que responden a sus obligaciones legales como consejeros de una compañía?

      Pongo una prueba que quita el hipo, con un email, en este post: https://carlosdoblado.com/2016/06/13/y-eleconomista-al-servicio-de-podemos/

      Y sigo ampliándolas un poco en este: https://carlosdoblado.com/2016/06/23/si-eleconomista-es-un-diario-marxista/

      Habrá mucho más, con grabaciones incluidas que te dejarán de piedra.

      ¿Eliminar a mi alter ego? ¿A santo de qué? Lo que debían hacer es venir de cara, cumplir con los contratos, y si Cabrero quería seguir su camino hacerlo sin incumplir sus obligaciones como Consejero y socio de la compañía. ¿No te parece que eso es lo que cabe esperar de las personas, ya no digo decentes, sino medianamente aceptables?

      Mi conciencia no es simple, pero está limpia. Y como la tengo limpia cuento la historia. Otros guardan silencio y lo primero que hicieron fue cerrar TODAS sus cuentas en las redes sociales. ¿Te parece normal?

      No sabes cómo soy. Intento mostrarlo en cualquier caso.

      Vas a leer cosas muy sucias, la más sucia seguramente sobre el chico que nunca rompía platos. Contaré como me quiso sacar 50 mil euros días antes de joder la empresa vendiéndome parte de sus acciones para que yo las revendiera a un tercero y me sacase 70 (50+20). Con papeles en los que verás una transferencia de 50 mil euros que el muchachito recibió días antes de clavarnos en cruz. Pero claro, venderle a un tercero algo que vas a destruir es probablemente algo que puede ser considerado un delito. En cambio, vendérselo a tu socio, que lo sabe casi todo de la empresa (menos que le mientes mientras le estás jurando que estás con él a muerte), no. Sin duda, lo más repugnante que he vivido en carne propia. Y me las han hecho muy gordas en 42 años.

      De verdad, juzga dentro de unos meses cuando lo hayas leído todo, este post sólo enuncia lo que voy a contar. No me juzgues antes de que explique esos puntos, y sobre todo no me acuses de hacer juicios de valor mientras los haces tú con muchísima menos información de la que pueda tener yo.

      Gracias a tu por tu seguimiento, estaré encantado de aclararte las cosas tanto como necesites a fin de que puedas recuperar tu idea de que soy honesto. Prudente no lo he sido nunca. Este artista se llevaba cerca de un cuarto de millón al año estando allí dentro, y hubiera sido muy fácil seguir en ello: hubiera bastado con decir “sí señor!, como ha hecho el que se ha repartido el negocio con Ecoprensa. Un negocio que yo monté metiendo mis clientes, unos clientes que tenía antes de que mi alter ego -es bastante discutible- aceptase llegar a la empresa; pues siempre quiso tener claro que había futuro asegurado y buena pasta en ella antes de aceptar (cosa que jamás me molestó, ojo). Por nuestros actos nos conocerán, y al que no le guste que cante la verdad que me crucifique por ello.

      Me gusta

  15. Y por qué no te dedicas al trading o a lo que sepas hacer y te dejas de gilipolleces? No sé ni siquiera como te puedes concentrar en tu trabajo. Te lo digo con sensato aprecio.

    Me gusta

  16. Carlos, no entiendo que un analista como tú, haya tardado tantos años en darse cuenta de como era Cabrero. Apañados vamos si analizas los valores de la misma forma que a las personas.

    Me gusta

  17. Yo soy una persona con un modesto patriminio que he estado valorando mucho ponerlo en manos de Agora EAFI. Lo he descartado tras ver esta serie de opiniones y sobretodo perseverancia en temas que no debieran ser tran preocupantes por su estratega jefe. Finalmente he descartado Agora EAFI por esta serie de posts.

    Usted, Carlos, que tanto habla de los esfuerzos que hizo como emprendedor y por sus trabajadores, no debiera pensar un poco en ellos y sus actuales socios?No todos son millonarios como usted ha proclamado varias veces, y a algunos, esto que es un entretenimiento para usted puede estar costandole algo de salud, dinero y tranquilidad.

    No debemos ser egoistas, egocentricos, y por mucho daño que se nos ha hecho siempre hay que pensar en los demás, en este caso, sus clientes, socios y trabajadores de su tan querida empresa. Ellos no merecen que clientes como yo los descarte por una inquina personal de su fundudador, por muy justa que esta sea.

    Saludos cordiales,

    Me gusta

    1. Estimado Ricardo, si ha dejado de confiar en Ágora por esto, lo celebro. Quiero pensar que Ágora da servicio a personas socialmente responsables.

      Las personas que están en mi camino conocían mis intenciones y comparten mis razones, siento decepcionarle. En cuanto a mis empleados, pues también intento que sean personas comprometidas socialmente, por lo que entienden que tengo la obligación moral de destapar lo sucedido y de metabolizarlo como mejor me parezca. Me lo he ganado.

      Usted no nos descarta por mi inquina, no existe tal cosa, sino porque prefiere la sombra a la luz, porque no quiere que trabaje para usted el que entrega parte de su tiempo a mejorar el patio, sino porque a usted no le importa toda la gente que yo pueda advertir de cómos e funciona en elEconomista. Usted es de los que quiere que el tipo que cree contratar (como si él pudiera con todo y de todo fuera responsable) esté al 100% concentrado en usted. Y lo cierto es que la empresa lo estaría, porque afortunadamente cuenta con más y mejor plantilla que nunca y porque me he tirado dos años para que todo funcione como la seda por dentro antes de ponerme en serio con este tema; pero usted está lejos de entender eso. Gracias a Dios no me paso el día trabajando, y tengo el derecho a dedicar mi tiempo libre tanto a mi bebe como a aquello que me parece más reconfortante y necesario. Antes pintaba miniaturas de El Señor de los Anillos todos los días, y desde hace dos años no pinto ninguna.

      Hay cosas más importantes que el dinero aunque a usted le parezca imposible. Y no hace falta ser millonario para entenderlo, basta con tener entrañas y saber cómo duelen. Cuídese, y gracias por buscar otra EAFI más afín a su manera de ser. Ambos nos ahorramos perder el tiempo.

      Me gusta

  18. Estimado Carlos, imagino que eres consciente del lío legal en el que puedes estarte metiendo. Si necesitas servicio, adjunto mi dirección de correo. Con gusto te atenderemos a muy buen precio. Tu valentía lo merece. Gracias, no cambies.

    Me gusta

    1. Soy consciente de que si nadie hubiera arriesgado el meterse en líos seguiríamos en el feudalismo. Te agradezco mucho la oferta amigo. Ya es tarde para cambiar… Eso sí, es la última gran batalla de Doblado. Cuando termine, se dedicará a trabajar y ver crecer a sus hijos.

      Me gusta

  19. Hay algo que me cuesta entender. En la misma empresa conviven los intereses de un medio de comunica Ion económico y de una herramienta online de trading? No cree que eso de salida ya es una traición a los lectores y al oficio de periodista? Después de eso, que se puede esperar? No son todas las demás tropelías sino matices de esta misma contradicción de partida, por mucho que se haya naturalizado en los ambientes económicos? El problema de ser liberal y periodista económico es que la daga de la traición se puede volver contra uno cuando menos se lo espera

    Me gusta

    1. No estoy de acuerdo Juan. Durante años Ágora controló completamente la política de trading y fue completamente honrada a la idea que dio pie a Ecotrader: Bolságora. No fue una traición entre otras cosas porque gracias a eso los suscriptores pudieron comprar la misma herramienta por un precio inferior y algunos comentarios periodísticos. Aunque debo insistir en que nunca me gustó, pero sólo porque eso ponía en una situación de gran debilidad a Ägora y podía traer en el futuro problemas derivados de ello. No creo que el trading y el periodismo sean contradictorios porque se puede hacer periodismo DE TODO. Y para muestra, tres radios económicas que tocan esos temas.

      ¿Las tropelías son consecuencia de ello? Sí, pero no por los motivos que usted aduce. Ser liberal es, por encima de todas las cosas, RESPETAR los contratos; no nos confundamos. Aquí el que mal obra no es liberal sino libertino.

      Me gusta

      1. Debe de entender que respondía de mala gana en las preguntas que le hacían en los encuentros, como cuando le pregunté por primera vez acerca de invertir en Bankia y me dijo que no le voviera a preguntar mas por ese banco y le molestó que lo hiciera. Era la primera vez que preguntaba algo en la página ya que era novato y empezaba a invertir. Así que tampoco me dió mucha pena su situación . Que le vamos a hacer, cest la vie

        Me gusta

      2. No caballero, si hubiera contestado de mala gana no habría contestado 15/20 más que Cabrero en cada encuentro. Los hechos desmienten sus suposiciones. Pero es que además es imposible que yo le respondiera tal cosa, aunque usted pudo entender cualquier cosa visto lo visto. Y es que aunque tengo temperamento, no me molestan las cosas inofensivas. Sí puede ser que a usted mi respuesta no le gustase por “h” o por “b”, y que entendiera lo que su cerebro necesitaba para justificar su enfado. No se preocupe que es muy humano.

        Y otra cosa más, no pretendo darle pena a nadie y mucho menos a quien no podría entenderlas… Yo expongo una historia que merece ser contada. Es a los que entienden lo que leen a aquellos a los que me dirijo. Lo siento, pero para estas cosas de la vida hace tiempo que decidí que no podía importarte la opinión de cualquiera si quería conservar mi salud mental.

        Me gusta

  20. Hola Carlos; he leído con atención y detalle tu post.

    No estoy tan seguro de si haces bien con este descargo por dos motivos.

    Legal: te pueden demandar por difamación ya que citas nombres textuales, en lo que es tu versión. No hay una sentencia dictada.
    O incluso te puede afectar a tu propia demanda, tal como comentas que la has hecho si no leí mal.

    Profesional: si te soy sincero… todos tenemos guerras personales con alguien de diferente calado, a nivel de trabajo, y no queda muy bien parado quien expone su frustración públicamente…

    Ojo, eres libre y adulto para hacer lo que creas mejor. Y si sientes que esto es lo correcto, ya está, nadie debe decirte nada.

    Desearte que todo se arregle de la mejor manera posible. Que al final de este periplo tu daño sea reparado. Y que saques la mejor enseñanza posible.
    Un saludo.

    Me gusta

    1. Hola Javier, razón tienes y lo asumo. Así lo digo en el propio post cuando hablo de los costes que tendrá para mí contar lo sucedido.

      ¿Difamación? Muy discutible, porque si sigues todo el conjunto de posts que he ido publicando después de este, verás que lo voy desarrollando todo CON PRUEBAS. Fotos del contrato, correos electrónicos, páginas de periódico… Incluso con grabaciones. Sí, con nombres, aquí está mi cara para que me la rompan… Pero para eso es menester, sobre todo, que lo que se expone sea falso. He demostrado ya buena parte de lo que denuncio, y quedan muchos posts precisamente para demostrar el resto. Les reto en todo caso a que se querellen contra mí por tal cosa, pues me encantaría que un juez tuviera que entrar en ello y valorar qué diablos hace un medio de comunicación en esta merienda de negros.

      Efectivamente, puede afectar a mi demanda. Es parte de los riesgos que asumo. De hecho ya ha sucedido en diferentes momentos. El último de ellos lo he contado en mi último post… https://carlosdoblado.com/2016/10/31/primero-insultan-luego-se-rien-de-la-justicia-con-todos-ustedes-eleconomista/

      El daño profesional, también está asumido. Y los que se pusieron a mi lado estaban perfectamente informados de por dónde podían ir las cosas. Pongo por delante mis obligaciones morales. Si se tratase de hablar del ingrato de Cabrero estaría callado. Pero hablo de él lo mínimo que puedo y siempre a efecto de que se entienda mejor aquello sobre lo que estoy hablando y que es algo que nos afecta a todos: elEconomista. Cabrero es un personajillo público, pero elEconomista es un actor que intenta influir en la vida pública desde el puesto de faro de la sociedad civil que se supone que ocupa. Llámame romántico, pero confío en que la justicia también puede serlo. De hecho para eso están sus 10 principios fundacionales, que pormenorizadamente analizo en varios de los post que siguen a este demostrando como los incumplen sistemáticamente. Como lectores tenemos derecho a tener esta información para decidir si nos merecen credibilidad o no.

      A día de hoy, escribir esta historia creo que ha sumado más de lo que ha restado. En todo caso y como he dicho, lo asumo. Lamentablemente en este país condenamos a la victima por hablar. En otros sitios aún menos civilizados también sucede, incluso cuando las violan o las muelen a palos. Antes aquí también era así, y las cosas han ido cambiando porque ha habido valientes que han preferido contarlo y sufrir el escarnio a estar calladas y que las cosas se repitan infinitamente. Lo mío es mi gota en la playa, los demás que pongan las suyas si se atreven.

      Gracias por tus deseos Javier. Reparar el daño recibido es imposible, pase lo que pase. Sacar una enseñanza positiva está realizado. Que sea algo de lo que otros puedan beneficiarse es en buena medida lo que pretendo. Un abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s