Stops y objetivos para operaciones alcistas

Hubo un tiempo en el que los gráficos me tenían engañado y los usaba sin filtro. No me había dado cuenta de que eran un arte y de que debería encontrar mi camino, aprehender a utilizaros. Incluso una vez hice una tontería sin ser tonto del todo. Fue con la antigua Hidrocantábrico, qué tiempos mis ignorantes ´90…

Estaba yo por entonces aún en la facultad, y  de repente, con aquel Metastock pirata que me habían pasado, vi un cabeza y hombros: oh prodigio. No había sido fácil, le hablo de un tiempo en que Internet llegaba por vía telefónica y tardabas varios segundos, cuando no minutos, en bajarte una página. Le hablo de 1994, así que debería haberme salido… Pero no fue así. Tomé mi posición un tres por ciento por encima de la línea de cuello, como buen niño disciplinado que ha escuchado al profe. Lo cierto he que nadie me había contado dónde se ponía el stop. O quizá sí y he idealizado a mi viejo profesor. Lo cierto es que me puse un stop loss un 3% por debajo de la línea de cuello, me gusta ser un tío coherente, y me saltó. Luego, Hidrocantábrico subió como una loca y yo busque otro valor. Fueron años buenos los primeros pese a ese mal golpe del azar, quizá demasiado… La suerte forma parte esencial del camino, sobre todo cuando no tienes ni zorra idea.

¡Van a por mí! ¡Han visto mi stop! -en esa época el sistema CATS permitía ponerlos automáticamente a todos los intermediarios-. Es broma, nunca he buscado explicaciones a los errores fuera de mí mismo. El culpable siempre es uno, aunque tenga explicación para que podamos hacerlo mejor en una próxima ocasión.

¿Dónde situar un stop loss?

Use la cabeza. Un stop es algo que pretende sacarle del mercado si está equivocado. Luego debe ejecutarse si sus argumentos desaparecen. Y si opera técnicamente y acepta la idea de que una formación técnica alcista es una secuencia de mínimos crecientes, mientras éstos crezcan usted no tiene una tendencia bajista y por tanto no puede ejecutar su stop loss aunque los precios se metan dentro de la zona en la que antiguamente estaban lateralizados teóricamente. La antigua zona de resistencia clave ofrece un punto de freno mejor que otros, cierto, pero su pérdida no anula el patrón porque un patrón no es NADA en sí mismo. Y si aceptamos que pueda ser algo, no desaparece mientras no es anulado.

stops

¿Y cómo se anula un patrón? Pues no hay que ser muy listo para darse cuenta de que un patrón alcista sólo desaparece si los precios lo perforan por el lado contrario hacia el que, en teoría, debieran haberse movido los precios. Por debajo de la pauta, vamos. Y viceversa, un patrón bajista sólo desaparece con precios por encima del mismo. ¡Pero usted ya sabe donde se coloca el stop loss! Se lo conté no hace tanto… ¿Puede cancelar una posición antes? Claro, si aparece un nuevo patrón que lo cuestione en la tendencia que quiere trabajar. Y a esta altura usted no ignora que tendencias hay muchas.

¿Y así ya no fallará jamás sin que sea estrictamente necesario? NO. Seguirá fallando innecesariamente. Pero le compensará a largo plazo si eres responsable con el capital, opera más al alza más que a la baja, y se centra, a ser posible, en valores con tendencias sólidas de orden superior. Sí, debe olvidarse de los valores más bajistas que tanto te gustan, del chicharro loco que sube como la espuma, y de esa tu afición por la satisfacción inmediata que te tiene atado a tus redes sociales y a su mensajería instantánea. Aquí no ha venido a divertirse.

Como puede verse en este gráfico, que incluye un segundo ejemplo con un patrón que veremos próximamente de tipo doble suelo (S1S2), los precios pueden caer tranquilamente por debajo de antiguas zonas clave sin que la tendencia cambie. mínimos y máximos siguen creciendo. De hecho podrá ver también que más adelante dejan de hacerlo pero la tendencia sigue siendo alcista. Y ahí llega la dificultad… ¿Qué mínimos son los que tienen que ver con la tendencia que intento trabajar? Evidentemente no hay que confundir los que son relevantes para la de más corto plazo con los que lo son para el proceso de fondo si es que queremos trabajar en él. Lógicamente, trabajar en éste exige aceptar stops más y más laxos -mayor riesgo monetario- a medida que se expanden las tendencias. Y no ha de extrañarle esto si prestó atención al post en el que hablé de tipos y clases de tendencias.

El objetivo mínimo teórico

Otra de las cuestiones que nos especifica el chartismo occidental es el nivel de precio que, como mínimo, debiera recorrerse al alza o a la baja en el caso de que se confirme una formación técnica. En cualquier formación, el objetivo mínimo se obtiene midiendo la distancia existente entre el máximo punto alcanzado por el mercado en la pauta y su punto de arranque.

Una vez que se confirman, las formaciones técnicas permiten estimar un objetivo mínimo teórico para el desarrollo subsiguiente de los precios, que se cumplirá frecuentemente. Es importante insistir en lo de mínimo y lo defrecuentemente, pues los precios pueden ir hasta allí o mucho más lejos pero toda vez que el chartismo está lejos de ser infalible muchas veces los precios no conseguirán finalmente sus objetivos. El propio análisis, recuerde que hablábamos de que la autoevaluación constante como una de las virtudes de este método, le advertirá casi siempre de ello.

¿Cómo establecer una ecuación riesgo/beneficio?

Conocidos el objetivo mínimo teórico de un patrón y el stop loss, sólo hay que contraponerlos para tener una ecuación riesgo/recompensa. Pero aquí tenemos un problema del que ya hablamos cuando plantee la problemática de las escalas con el fin de demostrarle que si acepta la validez de la escala aritmética se estará usted cepillado una de las premisas del chartismo como si nada: la fractalidad. Por supuesto la inmensa mayoría de los que dan validez a esta clase de escala ni se lo han planteado… ¿Para qué?

Y el problema consistente en que según se use una u otra escala obtendrá objetivos diferentes

objetivo-stop

Fíjese en el chart del Dow Jones industrial. El mismo índice, dos realidades distintas si lo mira bien. A la izquierda una escala semilogarítmica y un objetivo mínimo del 25% versus un stop del 20%. A la derecha, objetivo y stop son casi iguales porque el patrón no tiene un plazo suficientemente amplio. Pero tenemos ecuaciones riesgo/beneficio distintas hablando del mismo activo… Pabernos matao. Así que resulta que, patrón en mano, con la escala aritmética tengo solamente algo que me ofrece una cierta probabilidad de acierto. Tampoco mucha más que de fracaso -haría bien en tenerlo bien claro-. Y hombre, lo suyo sería tener algo en lo que uno tiene más potencial mínimo teórico que riesgo… ¿No cree? Otro argumento en favor de la escala semilogarítmica consiste en que, a medida que las pautas sean más amplias, se constatará más y más claramente que ésta se me permite trabajar con algo más que con la probabilidad a favor. Y es que, conviene no olvidarlo, de todo esto tiene que salir un sistema con esperanza matemática positiva.

Y es que falta lo peor… En el caso de patrones bajistas tendremos stops más o menos exigentes según la escala que utilicemos en términos porcentuales, llegando incluso a tener que proyectar objetivos imposibles. Lo veremos más adelante.

En cualquier caso usted estará pensando que, esencialmente, objetivo mínimo y stop bajo el patrón en una formación compradora están muy parejos. Y así es al menos en este caso, por lo que es difícil justificar las cosas sólo por aquí… Y por eso dejar correr el beneficio es al final esencial para conseguir un sistema ganador. Porque esto al final de camino no es una colección de pautas. Cuando se lleva al terreno del dinero, se trata de convertirlo en un juego de esperanza matemática positiva a largo plazo. Porque…¿No habrá pensando que la mayor parte de las pautas que va a utilizar funcionaran bien, verdad?. No se equivoque, porque si eso fuera así yo estaría escribiendo desde mi isla. Y no es el caso.

Aprender a descartar patrones para aumentar la fiabilidad es parte del trabajo. Y operar en los momentos más adecuados, sobre todo en términos de sentimiento contrario -que es justo cuando la mayoría de la gente no se atreverá a hacerlo porque está completamente contaminada por el ruido mediático- es la única manera que conozco de aumentar la fiabilidad considerablemente; pero es un ejercicio que pide muy poca operativa y largos períodos de paciencia. Incluso de frustración al ser una herramienta antitendencial. En un trabajo donde una pauta pide un stop del 10/15% fácilmente, no te puedes permitir demasiados errores antes de empezar a funcionar. Así que la gestión del dinero es tan importante como conocerse a uno mismo, y por supuesto mucho más que conocer figuras técnicas. Para forrarse, haga usted un buen análisis fundamental, créame. Eso sí, prepare sus pulmones y su estómago porque cada “x” años va a visitar el plantea dolor extremo. Y si le toca de mayor, lo siento pero usted no va a volver a ver tiempos felices. Piense en Japón y en los que les queda…

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s