El patrón de cabeza y hombros

La formación de cabeza y hombros es la formación de espejo de la de tipo cabeza y hombros invertido que acabamos de trabajar. Lo mismo pero al revés. De hecho todos los patrones son la misma cosa, y no estoy lejos de quien considera que bastaría con llamarlos figuras de vuelta para alejarnos de la tontería.

Esta es su secuencia ideal:

cabezayhombrosideal

Como puede verse, durante un cierto tiempo los mínimos y los máximos -ponga énfasis en los mínimos durante tendencias alcistas- descienden. Llegado el momento, dejan de hacerlo para iniciar un movimiento lateral. La confirmación de la pauta sólo se producirá cuando los mínimos y máximos sean decrecientes, y no cuando se perfore la línea de cuello que une a los últimos máximos relevantes; elemento que podemos considerar un filtro de importancia cuando la línea en cuestión sea descendente. Recuerde una vez más: las líneas las ponemos nosotros y eso ya debería clarificarnos lo poco importantes que son.Hay por supuesto quien ve el patrón desde la misma zona de máximos (C), ya conoce el poder de nuestra imaginación. En el mundo de los analistas técnicos el poder de la ficción se asemeja al del cine, en pocos lugares está tan desarrollado.

hch

 Puede verse en el chart del DAX30, a su derecha, que la secuencia de mínimos y máximos crecientes es una constante al principio. Llegará un momento en que esa inercia alcista se agotará, los mínimos  dejarán de se claramente crecientes y los mínimos empezarán a descender. Se entra en un debate, un período de equilibro entre alcistas y bajistas que los precios expresan con lateralidad. Desafortunadamente para los alcistas, el resultado final será vendedor, con un despliegue de mínimos decrecientes por primera vez en mucho tiempo.

Insisto una y otra vez en que esto es, además del proceso de lateralidad (distribución), todo lo que merece la pena destacarse. El resto está en nuestra imaginación… Simplemente se ha producido un cambio en las convicciones del mercado, expresadas hasta entonces en el discurso del precio por continuos mínimos y máximos ascendentes. Las fuerzas dominantes, aparentemente, se han invertido y el dominio pasa a ser bajista. Por sus frutos les conoceréis. No hay más, las expectativas -que se concretan en acciones de compra/venta- han cambiado después de un proceso de reflexión.

No es la buena nueva, la formación de cabeza y hombros invertido (HCH) no es más que uno de los pocos modos en que pueden cambiar las tendencias alcistas a la luz de nuestros limitados sentidos: primero los precios ascienden, en ondulaciones, dejando máximos crecientes como corresponde a toda tendencia alcista, llega un momento en que éstos son incapaces de mantener dicha inercia y se entabla un proceso lateral -el debate se abre en el ágora- donde los mínimos dejarán de crecer con tan indudable claridad, y los nuevos máximos -una tendencia frecuentemente va a intentar continuar aunque finalmente falle en el intento- ya no serán claros y sostenibles. Obviamente, hemos entrado en el proceso de lateralidad. Se produce la señal de alerta para los toros en ese momento, pero sólo cuando se produzcan mínimos decrecientes se confirmará el cambio de tendencia.

Verlo así, no hay muchas formas de dejar de subir por muchos pies que le busquemos al animal, como algo que refleja el cambio de mentalidad en el mercado, donde se produce una menor presión por parte de unos alcistas -que salen del mercado o cambian de bando- al tiempo que, probablemente, va creciendo el peso de los bajistas, supone dejar de ver al cabeza y hombros como algo mágico. Y además impide ver formaciones que no existen. No hay patrón sin confirmación.

Dándonos cuenta de que una formación de cabeza y hombros es simplemente un reflejo del cambio de dirección de la tendencia, nada más, obtendremos mucha mayor confianza y plasticidad a la hora de operar. A partir de ese momento, dejando de ver algo “sobrenatural” tras las formaciones, no sólo reforzaremos nuestra comprensión y por tanto nuestra confianza a largo plazo en la operativa que desarrollamos, sino que estaremos más preparados para algo tan o más importante: reconocer el error. El cabeza y hombros no es una aparición que nos habla desde el conocimiento, sino únicamente la tendencia invirtiéndose de uno de los pocos modos en que es posible físicamente (y por tanto gráficamente): primero los máximos y mínimos dejan de ascender, posteriormente los mínimos y máximos decrecerán. Esto que puede parecer una obviedad luego no parece resultar tan evidente. Yo también fui un creyente.

Anuncios

5 comentarios en “El patrón de cabeza y hombros

  1. Estimado Carlos a veces parece que pongo en duda tus análisis pero nada más lejos de mi intención es quizás una necesidad psicológica de confirmación , yo soy inversor de corto uso gráficos de 5 ó 15 minutos imagínate el susto con esas velas del DAX y Nasdaq de hoy, y viendo a Amazón la pinta que tenía, pero me he contenido, aguantado y me puse largo, porque se que tu opinión vale, aunque en este mundo nada es seguro

    Date: Wed, 8 Jun 2016 20:54:19 +0000 To: assimov@outlook.com

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s