Emprendedor, ¿Huele a cabra en tu empresa?

 

Como te contaba no hace mucho, el camino de un emprendedor puede ser una auténtica Odisea. La mía empezó cuando los directivos de elEconomista decidieron que se quedaban con los clientes que habían generado 10 años de mi trabajo en Bolságora -cuyo camino empezó mucho antes de que ellos resucitaran al muerto- sin pagarnos lo pactado por ello.

Creí una vez que haber salvado de la debacle a la sicav de su propietario, el muy noble señor Don Alfonso de Salas, Marqués de Montecastro y Llanahermosa, ponía en cierta seguridad a un pobre plebeyo como yo. Ingenuo de mí, la gratitud cuando hay dinero de por medio está siempre en el aire.

guaten

Imagen de la defensa numantina del patrimonio de Alfonso de Salas que realicé en 2009. Una pena que no me dejase aprovechar mi idea de suelo al completarse la “C de Barack”.

Con el beneplácito de mis socios Joan Cabrero -que me debe infinitamente más que el bueno de Alfonso- y Carlos Iburo -que se lo debe todo a su papá- se produjo mi asesinato a sangre fría, adrezado con infausta boda y reparto de pastel. Ole esa España dulce, guapa y empoderada.

No parece muy normal que se pueda rescindir a un asesor de inversiones alegando que no opera lo suficiente para que el editor del producto de inversión de elEconomista, Ecotrader, se dé por satisfecho comercialmente… ¿En qué lugar quedan la independencia y profesionalidad de la herramienta Ecotrader y de quienes la sacan adelante en estas circunstancias? ¿Qué clase de director de estrategia puede aceptar algo así? Y no me refiero a aceptar que se maltrate a la empresa que debía proteger como Consejero y socio mi antiguo amigo el “señor” Cabrero, sino a aceptar que en su trabajo como “asesor” no regulado la prioridad resida en los delirios comerciales de quien le paga en lugar de en los intereses del suscriptor de la citada herramienta.

¿Alguien mejor pagado de lo debido? No te falta razón. Soy pelín gilipollas, debo reconocerlo, pero me gusta repartir bien el botín y eso no quiere decir con justicia sino con generosidad. Como emprendedor, pues para ti están escritos estos posts también, debes saber que eso no te lo tendrán necesariamente en cuenta. Por inexplicable que te parezca, la gente que menos valor aporta en relación a su salario tiende a creer que merece mucho más. De hecho lo estás provocando tú al pagarle muy por encima de lo que vale. Y por supuesto, será esa gente la que pretenda hacerse con el resto porque el dinero nubla la razón de los mediocres. Nada como encumbrarlos para que se crean el Rey Midas.

Este es un nuevo capítulo de la serie que empecé con Traición, mentiras y corrupción en elEconomista, en la que voy a contarte muchos detalles de lo que sucedió hace dos años, ya con la marea baja y el ánimo sosegado, con el principal objetivo de plantearte una serie de dilemas morales y empresariales que se te pueden presentar si emprendes, tienes algún éxito con tu negocio, y los compañeros de viaje no son amigos de cumplir sus contratos. Ya no hablo de cumplir como amigos… ¡Vive Dios!

España es un país que no protege a sus empresas. Así que prepárate para que te hagan papilla en el caso de que oses resistirte a los abusos de un colaborador fuerte y de principios marxistas -si no le convienen, tiene otros-.

winner

 

Y es que para cuando se decida que ya es la hora de joderte el trabajo de 10 años, esos socios que ni siquiera estaban cuando empezaste y el dinero era escaso, en los malos tiempos, intentarán ir a por el resto haciéndote creer que juegan a otra cosa. Los que habéis leído a Sun Tzu, no es el caso de mis parientes, sabréis que  dijo: Todo el arte de la guerra está basado en el engaño. Cuando seas capaz finge incapacidad; activo, la pasividad. Próximo, haz creer que estas lejos; alejado, que estás cerca.

Aquí el arribismo está a la orden del día desde hace siglos, así que Cabrero e Iburo siguieron trabajando para elEconomista cuando los caminos empezaron a hacerse angostos; pero no hacia donde dictaba el contrato que con Editorial Ecoprensa teníamos firmado sino en beneficio de todos menos de Ágora EAFI; motivo por el cual están ya siendo juzgados penalmente.

En relación a la administración desleal, el nuevo artículo 252 del recientemente reformado código penal dice que: Serán punibles con las penas del artículo 249 o, en su caso, con las del artículo 250, los que teniendo facultades para administrar un patrimonio ajeno, emanadas de la ley, encomendadas por la autoridad o asumidas mediante un negocio jurídico, las infrinjan excediéndose en el ejercicio de las mismas y, de esa manera, causen un perjuicio al patrimonio administrado.

https://www.boe.es/buscar/act.php?id=BOE-A-1995-25444

Al margen queda la apropiación indebida, de lo que hablaré en otro momento, porque es un episodio para mear y no echar gota. Aunque quiero recordar una vez más que una persona que está siendo juzgada no se convierte en culpable mientras no se demuestre. De todo modo, conviene también clarificar que algo que no resulta finalmente punible puede seguir siendo profundamente inmoral, y que para realizar labores de asesoramiento EAFI uno debe pasar un test de honorabilidad que, en este momento, estos dos pajaritos ya no podrían pasar.

 

Pero volvamos al tema del emprendimiento…

Cuando llegue el momento, lo primero que intentaran los que te traicionen es mantenerte lejos de donde se toman las decisiones. Yo había tenido que irme de Madrid dos años antes de que estallara todo por los aires, para poder acompañar a mi mujer en su carrera profesional. Y justo en ese momento estábamos en el momento culminante de un proceso de fecundación in vitro que finalmente, aunque con retraso quizá por ello, nos ha traído lo más bonito de nuestro mundo: nuestra pequeña flor, nuestra deseada Meiming.

Inmediatamente después, justo en cuanto tu cabeza empiece a rodar por el suelo, le contarán a amigos y clientes una historia aparentemente benévola pero completamente falsa: parece ser que yo di una especie de portazo de la noche a la mañana; marchándome en busca de mejores prados. Como no podía ser de otra forma, nada más producirse el magnicidio se sucedieron las preguntas en el foro de bolsa de Ecotrader. Y aunque me cuentan que casi todo fue baneado de inmediato ante el cariz de los acontecimientos, parece que alguna cosa acabó llegando a mis manos en buen estado:

trabajoduro

Si recuerda el email de nuestro amigo Cabrero que adjunté en elEconomista, al servicio de Podemos, nuestra inocente víctima tomó la decisión de hacerse con el trabajo para sí ignorando sus obligaciones legales y mandando al espacio exterior a una amistad de 20 años en la que se había compartido prácticamente todo. Sin embargo, frente a los clientes lo despacha con un “no ha sido una decisión mía”. Desearle la mejor de las suertes a quien acabas de apuñalar con la sangre chorreándote aún por las manos, nos habla de la personalidad del chico que nunca rompe un plazo. Como los grandes actores, es capaz de sonreír incluso en los momentos más trágicos.

Ni se le devolvió el dinero a nadie, ni se ha mejorado un colín el servicio más allá de lo que demandaba Ecoprensa: operativas agresivas. Lo de “sigo siendo socio de Ágora”, la compañía que le ha puesto frente a un tribunal por lo penal, acabará convertido en clásico para protegerse de la nada.

El producto podía mejorarse y mucho según Cabrero -¿Por qué no se mejoró antes entonces?-, pero cualquiera que lo haya conocido y lo visite hoy se dará cuenta de que es casi el mismo proyecto, fallido a la postre porque se configura al albur de Gregorio Peña, abogado y hombre fuerte de Ecoprensa, que sabrá algo de lo suyo pero que de mercados sabe tanto como de física cuántica… Ecotrader es la misma cosa, aunque sin mi grueso humor negro. Si en mis tres años y medio se llenaron 150 páginas de foro de bolsa, en los dos que lleva Cabrero al mando no se llega a las 20 todavía. Todo un éxito de público camaradas, enhorabuena.

Lo único nuevo que tiene el servicio es una sección de trading agresivo… ¿Curioso verdad? El motivo por el que fuimos vomitivamente rescindidos. Los profesionales de gran nivel y reconocimiento que debían llegar, según se comunicó a los clientes en el mismo momento en que se prescindía públicamente de mis servicios en la herramienta -no de los de Ágora, otra curiosidad-, son unos completos desconocidos en el mercado. Más de uno dijo no al conocer cómo se había orquestado todo.

Pero el “yo no sé nada” de estos muchachos, se propagó como el rayo a lo largo del campo de batalla. Al teléfono venía moviéndose ya Iburo, con toda la clientela que aún tenía Ágora para ver a quién más podían llevarse a su nuevo chiringuito. Cabrero ocupando el resto del frente. Como ejemplo de la incuestionable honestidad de Juanito, un par de respuestas a las preguntas que le llegaron en los encuentros digitales que tuvo que realizar en elEconomista.es en las semanas siguientes:

15

Más allá de la pésima ortografía, nunca fue cuidadoso el muchacho, y que haya que superar las contradicciones que encierra la primera línea al confundir Juanito lo que le preguntan con lo que quiere contestar, la desfachatez es de tal calibre que ni siquiera se deja claro que Ágora ya no está haciendo nada en Ecotrader. Tranquilos ecotraderistas, yo sigo presente, impasible el ademán. Doblado se ha desvinculado, así, como por arte de magia, pero dará guerra como buen profesional que es -¡Pero que majo y generoso! Sun sun, sun sun…-, pero todos tranquilos que nada a cambiado porque yo sigo siendo socio de Ágora, la empresa que dos años más tarde iba a sentarle en el banquillo. De ese modo, podían seguir jugando con la apariencia de tal forma que no se resintiera aquello de lo que vive: Ecotrader. Fue tan así que tuvimos que pedirle a nuestros abogados que les advirtieran de que dejasen de usar el nombre Bolságora en el interior su herramienta porque siguieron haciendo durante muchas semanas pese a que el contrato se había roto.

¿Y qué me decís de esta otra?

20

¿Puede decirle alguien a este hombre algo sobre su forma de escribir? Juanito, la respuesta correcta era: no, ya no está vinculado a Ecotrader, blablabla… ¡Y no hace falta ser Shakespeare! Lo malo es que le pasa lo mismo con los soportes y las resistencias cuando opera en real, que se lía y la lía como bien saben nuestros servicios de trading con apalancamiento, a los que dejó tiritando.

“Son decisiones empresariales”, ¡Yo no he tenido nada que ver!. Maravilloso para quien reconoce en un correo electrónico que ha tenido que elegir entre él o yo para seguir viviendo como un marajá. Por su talento no podría aspirar a más de un 20% de lo que ahora obtiene. Y no lo digo por desquitarme, sino porque es la jodida verdad. Una verdad que a mí mismo me avergüenza, porque me convierte en un pésimo maestro. ¡Que fueron 20 años!

Uno no debería olvidar nunca las palabras de genios como Chiquito de la Calzada, que me sirven para ponerle una gota de humor al post de hoy… Así que recuerda que para que te caigan olivas negras basta con que te compres tu cabra.

 

Y para despedirme, otro tema maravilloso de Eldorado que nos permita irnos relajando poco a poco, sacudirnos los malos espíritus, que aún queda mucho por hacer y disfrutar…

La nuestra, no es la flor de la envidia.

https://eldoradorockband.bandcamp.com/track/la-flor-de-la-envidia

¡Bienvenidos a la ecojungla!

 

Anuncios

2 comentarios en “Emprendedor, ¿Huele a cabra en tu empresa?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s