Así vende Cabrero y engaña elEconomista

Fue un jueves 10 de julio de hace dos años cuando se consumaron la traición, las mentiras y la corrupción en elEconomista, sobre las 4:30 PM. Fue entonces cuando recibí, telefónicamente, la orden de no hacer nada más…

Me negué a obedecer mientras no tuviera una comunicación formal. Tanto por respeto a los clientes de Ecotrader -era un día importante en términos de ejecución de stops- como porque a esa altura de la película ya tenía muy claro que la rescisión no iba a corresponderse con lo pactado ni a ser amistosa: tras ocho años iban a darme una patada en el culo sin pagarme lo pactado por quedarse con años de mi trabajo.

Juanito Cabrero me había comunicado dos días antes -tras 20 años de hermandad usó el teléfono para decir adiós- que se marchaba de Ágora, aunque jurando y perjurando que sólo quería cambiar de vida y que su destino no era en ningún caso elEconomista. El chico que nunca rompía un plato me había tomado por imbécil ya hacía tiempo, pues unas semanas antes de todo ello intentó venderme por 50 mil euritos el 3% de las acciones de la empresa que a la postre iba a fulminar -obviamente eso no me lo advirtió-, anécdota que en su momento contaré porque le sitúa en la cúspide de la evolución. Acciones, por cierto, que yo le había permitido comprar a un coste ridículo y que por derecho me pertenecían.

Divorciado no hacía mucho -la forma en que trató a su entonces esposa me había puesto en guardia-, Cabrero venía tirando más confeti que nunca por la borda y por tanto eso de que se iba en busca de una nueva vida resultaba inverosímil. Él cree que los demás somos unos panolis, y que con su clásico “jajaja” puede ir tomándonos el pelo. Pero su situación financiera -acababa de pedirnos un préstamo para irse de vacaciones que aún no ha tenido la decencia de devolver- hacía imposible que pudiera renunciar a Ágora. Conozco bien su talento, es un aceptable número dos pero necesita alguien dirigiendo el análisis -estoy convencido de que es algo que realiza hoy en Ecotrader Juanjo Martínez, profesional de excelente nivel-, de modo que el tipo de salario que podría conseguir en un lugar en el que la recompensa no se obtuviera por sacar provecho de Carlos Doblado -yo había depositado mis clientes en manos de elEconomista- estaría siempre muy por debajo de los 80/100 mil euritos que yo le ponía sobre la mesa al año entre pitos y flautas. No está mal por 20 años de amistad y soltar paja.

 

Cuando se trata de pagar, en elEconomista se impone el juego sucio

Aunque ya rescindido, esa tarde seguí trabajando por respeto a los clientes de Ecotrader, pero también porque esperaba un jugada completamente deshonesta. Estaba claro que estaba siendo traicionado por los consejeros de Ágora.

Que se ignorase el interés del cliente para tenderme una trampa no me pareció extraño… Así que cuando Juan Gonzalez -el máximo responsable de Ecotrader y una de las tres cabezas que tiene esa hidra que es Ecoprensa- me pidió que detuviera cualquier tipo de decisión antes del cierre de la sesión, no tuve duda alguna de que si obedecía eso se añadiría a los argumentos de una rescisión que esperaba maliciosa aunque no tan estúpida como finalmente fue. Porque hay que ser radicalmente lelo para reconocer que no vas a cumplir con la indemnización a la que te obliga contrato firmado con un asesor financiero porque éste no ha querido mezclar el interés comercial de elEconomista con la frecuencia de las operaciones bursátiles que se van a proponer a los clientes.

rescision

Seguí por tanto trabajando como si nada hubiera pasado incluso tras ser rescindido por burofax, y fue una decisión acertada porque me acusaron hasta de la muerte de Kennedy.

Tras haber escrito en el periódico desde los números cero sin ponerme una sola vez enfermo, haber salvado el patrimonio de los jerifaltes, trabajado los primeros veranos sin pedir un euro aunque no estaba en nuestro acuerdo, o consentir cosas como que no me actualizaran el contrato según la inflación sólo unos meses antes porque “ya sabes cómo están las cosas”, PARA EMPEZAR me acusaron de falta de diligencia, de DESIDIA y de comportamiento escasamente profesional.

No es broma aunque se lo parezca, tal y como puede comprobar en este párrafo del burofax que nos mandaron:

xx3

¿Vas comprendiendo cuál es el mensaje que esta gente va filtrando sobre mi persona y la compañía que represento ante cualquiera que pregunta o quiere escuchar?

Si fuera cierto que durante meses Ágora venía incumpliendo sus obligaciones… ¿Por qué elEconomista no nos envió jamás un burofax o un correo electrónico comunicándonos la insatisfacción por el trabajo realizado?

Si fuera cierto que durante meses Ágora venía incumpliendo sus obligaciones… ¿Cómo se explica que la dirección de elEconomista contratase inmediatamente a dos de los tres consejeros de Ágora, entre ellos al consejero delegado, nombrándoles máximos responsables del área comercial y de la estrategia/operativa de Ecotrader?

¿Y cómo es posible que éstos aceptasen los nuevos cargos sin importarles que a su empresa se le dejase de pagar una barbaridad de dinero en forma de cláusula de rescisión? Era un precio aceptable si a cambio se quedaban con diez años de mi trabajo sin poner un euro.

Merece la pena para que puedas conocer a quien tienes al otro lado de la pantalla, a quien potencias con cada click… Creo que si conoces un poco sobre mí y Ágora sabrás que tenemos incontables defectos pero que muy pocos se atreven a cuestionar la profesionalidad con la que intentamos hacer las cosas.

 

La desidia está al otro lado

Aquel día no tuvieron ni la decencia de hacer que apareciese Cabrero por Ecotrader para que tomase el mando antes del cierre de la sesión. Al cliente, que le den. Después de enviar los contenidos para la versión papel del periódico pese a estar oficialmente rescindido, -no se publicaron ni siquiera en Ecotrader, que al día siguiente apareció con un análisis técnico sin gráficos por primera vez en la historia de la herramienta-, respiré hondo y me sentí satisfecho. Habían terminado ocho años de trabajo en los que lo dí todo.

Sin embargo, a ojos del cliente me evaporé de repente, tras dos semanas escribiendo en doble turno para que Juanito se fuera de vacaciones a Grecia con el dinero que le había prestado, y sólo horas después de enviar alertas de cierre de posiciones. Los clientes no podrían saber nada más de mí a parte de lo que se les comunicó: que se había roto la relación comercial con Carlos Doblado. Una relación comercial que JAMÁS existió como conté en Sinchan Cabrero a por el mundo entero. Pero claro, hubiera parecido ridículo comunicar que se rescindía a una empresa y que al tiempo dos de sus tres consejeros y socios iban a seguir ocupándose de las tareas como si nada hubiese pasado.

En fin, imagino que a estas alturas te empieza a quedar claro qué es Ecotrader y de qué van quiénes lo llevan a puerto, tienes ya algo de información sobre cómo practican el juego, sobre cuáles son los valores de la casa y qué puedes esperar de la misma. Bajo mi punto de vista, con lo ya expuesto, ningún cliente/lector puede pensar que él es la prioridad cuando recibe servicio… Pero créeme, esto no ha hecho más que empezar.

Habrá más, mucho más. Pero poco a poco, esta es una historia que hay que ir interiorizando y paladeando. Para cerrar por hoy, te dejo con un pedazo de tema de Eldorado que me ha motivado muchísimo mientras he escrito sobre mi odisea como emprendedor, y me hace pensar en cierto abogado que atemoriza a los niños en elEconomista.

Te dejo con “Gente Diablo” para que medites sobre si todo esto también te afecta a ti. En tus manos está compartir la historia, poner un granito en la playa que construimos todos con nuestras acciones.

¡Bienvenido a la ecojungla!

https://eldoradorockband.bandcamp.com/track/gente-diablo

 

 

 

 

Anuncios

26 comentarios en “Así vende Cabrero y engaña elEconomista

  1. A lo mejor en elEconomista no gustaban mucho sus formas, su trato despectivo y vejatorio, y sus faltas de respeto constantes para con los participantes en los encuentros digitales.

    Yo creo que deberia estar contento porque en mi opinion le aguantaron demasiado. En mi empresa, con esa actitud, duraria usted media hora.

    Un saludo amigo.

    Me gusta

    1. Estimado comentarista, es verdad que en mis encuentros digitales siempre tuve que responder a muchas afrentas por parte de valientes que, como vd., me atacaban desde la comodidad del sofá. Este es un pueblo muy amigo de estimularse con los dedos. Como me sucedía en aquella “santa” casa, en El Confidencial curiosamente me pasa muy muy poco, la verdad es que me tomo bastante mal que me ataquen los que no me conocen de nada y se creen de vuelta de todo. Lo reconozco. Al final, eso de trato despectivo y falto de respeto es muy subjetivo, pero desde luego yo no respeto a quien no me respeta primero. Ejemplo, usted. No, no le respeto… ¿Tengo a caso que respetarle por algún motivo? Eso se se tiene hasta que nos metemos en el barro, y luego en todo caso se gana. Mucha gente no lo siente por mí, y lo acepto, no se me ocurre echarme a llorar por ello ni acusarles de otra cosa que de fariseos.

      Lo de vejatorio es directamente falso. Pero me encaja, alguien que después de leer lo que publico con pruebas tiene la desfachatez de salir por donde usted sale es alguien habituado a la demagogia. El corrupto no les importa, sólo les importa que pepito dice tacos. Viva la España cañí, la que tiene que cambiar para que todo siga igual.

      Jamás he vejado a nadie. En mi vida. Otra cosa es que ponga en su sitio al que, como usted, viene a enmendarme la plana y hacerme comulgar con ruedas de molino sólo porque se siente protegido al otro lado de la pantalla. Y en mi casa, hasta ese punto llega la desfachatez.

      Verá, si yo hubiera hecho lo que usted dice no hubiera estado haciendo encuentros digitales durante años, ni escribiendo tribunas, ni tenido un blog con miles de lectores en la casa donde se supone que faltaba el respeto moderado directamente por mí mismo (por cierto, el único blog donde se interactuaba con el lector, el único que no estaba muerto). Aquella empresa no es distinta a la suya (ni a la mayoría de ellas). Va a lo que va: al dinero y nada más. Muy legítimo, por cierto, y muy de su gusto hasta que un día creyeron que podían quedarse mi negocio y ganar aún más dinero. Podría llamarle por tanto listillo, como quizá hubiera hecho en un encuentro digital de elEconomista vejándole como gran criminal que soy, y así usted podría decir que le denigro cuando en realidad sólo le paro los pies porque no estoy dispuestos a no soportar sus delirios al faltar a la verdad intentando con ello menoscabar mi reputación públicamente. Estoy acostumbrado a la España del buen progre…

      Para mí lo más fácil hubiera sido no publicarle el comentario, pero ya ve, aquí estoy discutiendo con quien me detesta para darle la oportunidad de joderme la reputación… Lo habitual en alguien que además de maleducado es tonto.

      Pero es que además no se entera… Aquí no se discute el derecho que tenían a echarme, todo el del mundo, sino el de no pagar para dar cumplimiento al contrato firmado (cuando ya llevaba años haciendo encuentros, por cierto), el de poner contra la espada y la pared a mi consejo de administración para salirse con la suya, el de mentir a los usuarios de la herramienta y mentir ante los juzgados, etc, etc, etc…, mientras nos dan lecciones. De momento he mostrado que reventaron 2 de los 10 principios fundacionales que muestran en su página web. Habrá más. Así que no haga usted demagogia porque alguna vez le pusiera en su sitio en elEconomista, hombre, que si yo vejase a la gente no hubiera tenido diferentes ofertas de medios de forma inmediata ni escribiría en El Confidencial. Si le llamo bobo, aunque usted lo crea, no le estoy vejando; o al menos no más de lo que ya lo ha hecho usted. Así que, querido amigo, deje las lecciones para el domingo con la familia donde no le piden que se exija a sí mismo lo que exige a los demás.

      Y ahora, como seguramente le dije alguna vez en elEconomista, puede seguir durmiendo. Vaya con mamá y que le dé unos besos.

      Me gusta

    2. Hola:
      Creo que el comentario es algo desafortunado, al menos a mis ojos. He ido un Sábado por la mañana, a la sesión final presencial del curso online de Carlos Doblado en elEconomista, en el cuál me respondió todas las dudas, incluyendo las más estupidas posibles pues estaba aprendiendo, y en ningún momento vi similar actitud como la que describes. De hecho, lo contrario: de los pocos profesionales que no tenia el cronómetro puesto, incluso siendo Sábado, y era paciente con mi ilusión y el esfuerzo que le ponia. Y de hecho su curso era regalado en cuanto a precio y con tutorias online y sesion matinal de 4h (creo q fueron 200 euros, ya puedes imaginar que el objetivo no era sacar cuartos, y desde luego a mi me permitió poder conocer si creeria o no en él a la hora de seguirle.. a veces hay que invertir para conocer los negocios de los que lees y con los que decides jugarte tu pasta.)
      También leí sus encuentros…y bendita paciencia tuvo con algun@….

      Creo que estamos bastante acostumbrados a poder decir a una persona pública lo que nos plazca, tipo a los árbitros y futbolistas, y esperamos que achaquen. Todos nos confundimos y también he visto a Carlos reconocer errores en dichos encuentros digitales y disculparse con algun@ lector si daba una sensación diferente lo escrito a lo que pretendía (es lo que también tiene el medio escrito).

      No sé el objetivo de su empresa, pero yo creo que profesionales como él duraría más tal vez en la mía que en la suya por lo que dice, porque, sometimes, we have to tell our client that they are wrong. And not everybody is able to do that.

      Creo que está claro lo que a ElEconomista no le gustó tras años, que es lo que oficialmente le notificaron en el recorte pegado: la no operativa frecuente que tal vez ponía nervioso a clientes que tenian expectativas erróneas generadas de este mundo. Lo demás, son opiniones de cada uno, sin base legal (de otra forma las habrían usado en su contra)

      Por cierto, Uno de mis buenos amigos traders, una vez me dijo: “la gente se piensa que porque no he hecho una operativa no he trabajado. Es una pena que no se dan cuenta que estás en alerta todo el tiempo. Nunca sabes cuando la oportunidad llega. Y tal vez NO operando hemos salvado dinero”

      Yo prefiero gente que va de frente y a las claras para mi dinero

      Me gusta

      1. Gracias Jesús, celebro de veras que recuerdes con estima el trabajo en mis cursos, y que haya personas que en mis encuentros se quedaran con el fondo más que con las formas. Y sí, tenía que aguantar de todo y obviar a mucha gente que venía sólo a acordarse de mi madre. Lo más fácil para mí, entonces y ahora, hubiese sido silenciar a los críticos. Nunca lo hice y nunca lo haré. Tienen derecho a aparecer, pero si lo hacen con desprecio, desprecio recibirán.

        Un abrazo caballero.

        Me gusta

    1. Don Arturo: esta es una historia, y la historia necesita ser contada con argumentos, pruebas… Comprendo la idea que quiere dar, y además estoy de acuerdo en cierto modo porque lo que sobran son los detalles, los motivos por los que su divorcio cambio mi forma de pensar en relación a él. Obviamente, eso lo mantendré para mí porque son cosas de la intimidad de las personas. Estar divorciado, afortunadamente, no es un estigma hoy en España.

      Lo de Sr. es un cumplido que usted le hace y que yo le acepto a usted. Para mí, puedo estar equivocado, un señor sin comillas es el que respeta códigos y se viste por los pies. No es el caso.

      Me gusta

      1. No meta a la ex mujer de cabreiroao en esto, piense en cómo tiene que estar pasándolo con todo su círculo leyendo comentarios en los que usted insinúa que su ex marido se portó muy mal con ella. Que hará en el trabajo con sus compañeros !!pague su odio con Joao, pero no con ella.

        Me gusta

      2. Eso es algo que la dama ya dejó claro en su círculo, no se preocupe. La señora, porque lo es con todas las letras, está además por encima de estas cosas mundanas, no se preocupe que en su círculo saben bien el tesoro que ella es.

        Por cierto, no siento ningún odio por Cabrero. Como verá, esa emoción no está entre los elementos que enuncié antes de empezar a clarificar seriamente lo acontecido…

        https://carlosdoblado.com/2016/05/24/traicion-mentiras-y-corrupcion-en-eleconomista/

        Me gusta

  2. Si Cabrero es tan mediocre como dice, como permitió Vd. durante tantos años que diseñase en Agora algunas estrategias de inversión?

    Una de dos, malo si lo sabía y no lo corto para evitar perjuicios económicos a los clientes y todavía peor si no se enteraba de lo que estaba pasado en su Empresa, lo que dejaría en entredicho su capacidad empresarial…..

    Me gusta

    1. Cabrero NUNCA diseño las estrategias de Ágora más allá de los servicios de apalancamiento, que destrozó. Lamentablemente soy mejor con los amigos que con el dinero, pecado que parece que no cometemos todos en esta historia… 🙂

      No amigo, queda en entredicho mi actitud empresarial pasada; algo que en España, es el país que tenemos, es un crimen contra la humanidad… Y que en EEUU, que no saben nada de negocios, se pone en lo alto del CV. La capacidad es otra cosa, que pone de manifiesto que desde que estoy al mando del día a día hayamos captado casi 10 veces más patrimonio bajo asesoramiento que en los tres años en que Iburo, el compinche de Cabrero, en los tres años anteriores.

      Desafortunadamente, hacer pública mi historia como emprendedor pone también queda en entredicho la ética profesional del señor Cabrero, aceptando todo lo que ha aceptado en perjuicio de sus clientes y actuando como ha actuado en perjucio de sus socios y empleados -motivo por el cual, quiero recordarlo, está imputado por administración desleal y apropiación indebida-. Me temo que eso es algo que cuesta mucho más de orientar hacia mejores prados que las decisiones empresariales.

      Me gusta

  3. Pensaba que el Sr. Doblado tras el varapalo sufrido por el despido en el Economista se había transformado en otro tipo de persona más afable y bondadosa pero, después de ver algunas contestaciones, por desgracia sigue con la soberbia de siempre siendo el mismo.
    Cuídese esa bilís que le va a dar algo hombre!!!!

    Me gusta

    1. Bueno, bueno, bueno… Todos mis antiguos “amigos” de elEconomista disfrutando de mi blog. Me encanta.

      Este ogro ha defendido los empleos de su gente, empleos que Cabrero puso en la picota. Con su propio patrimonio. Este desalmado, para ello, ha estado trabajando durante mucho tiempo casi sin salario; y pese a ello sigue siendo socio de Amnistía Internacional y Médicos sin Fronteras como si su nivel de vida no hubiese cambiado. este cabroncete tiene el respeto de la inmensa mayoría de los que entonces eran clientes de Ágora, cosa que no pueden decir otros.

      Como ya le debí escribir alguna vez en elEconomista, la soberbia está frecuentemente en los ojos que miran y los oídos que escuchan. No, lo siento mucho pero no he cambiado, sigo siendo el mismo desde hace 40 años aunque me las han hecho ed todos los colores, comprometido con el mundo -por eso escribo lo que escribo-, con la justicia -por eso escribo lo que escribo y hago lo que hago-, y con las personas -por eso me pasan las cosas que me pasan-.

      ¡Cuídese el cerebro querido, que no acaba de chutar del todo y los años van pasando! Y no escriba más tontadas que la próxima no se la publico.

      Me gusta

  4. Después de una decisión estrictamente profesional que supuso tu salida del Economista, estás vulnerando el derecho a la intimidad publicando y dando a conocer datos sobre la vida privada de Cabrero y atacando a su honra y reputación profesional.

    La revelación de estos datos conlleva a una pena en España de 6 o 7 años. El ser humano tiene derecho absoluto a mantener su vida privada y bajo ningún concepto, esto no puede ser revelado ni siquiera a una persona muy cercana.
    Busca mejor apoyo jurídico, porque creo que lo necesitas …..

    Me gusta

    1. Te equivocas Cabronero,

      Primero porque el derecho a la intimidad no es tan amplio como tu sugieres. Eso de BAJO NINGÚN CONCEPTO, puedes olvidarlo. De otro modo estarían en la cárcel pronto todos los que hablan de los pinches de los ERES, de Blesa, de las Black, de Rato, Bárcenas, etc, etc, etc… Si me meten 6/7 años por advertir a la gente quién y cómo se dirige Ecotrader, qué y cómo se comportan personas que se dedican al asesoramiento, qué y cómo se me han ofrecido bases de datos sin poseerse el permiso para ello, qué y cómo se me intento extorsionar (esto está por llegar), qué y cómo unos “señores” se cargaron por dinero su propia compañía, etc, etc, etc, pues pasaré una temporada larga en la sombra escribiendo mis memorias. No sufras por mí que yo no lo hago, no lo hago ni siquiera por las implicaciones que tiene en mi negocio (algo que no te extrañará dado que yo no tragué con elEconomista en cuestiones relacionadas con la frecuencia operativa aunque me obligarían a volver a empezar).

      Segundo porque en el mundo del derecho existen una cosa que se llaman los “animus”, circunstancias en las cuales las cosas cambian. Deberías darle un buen repaso al post con el que empecé la serie y entenderás que mi ánimo no es atacar el honor de nadie. Yo no tengo ningún ánimo de ofender, aunque comprendo que existen efectos colaterales en la reputación de todos los personajes de esta historia (también en la mía) que debemos saber pagar por el bien de todos.

      Tengo muy buen apoyo jurídico, y llegada la hora nos defenderemos lo mejor posible. Insisto, si ha de costarme caro lo doy por bueno. Para algunas personas hay cosas por encima del dinero. A la cárcel, siento desilusionarte después de mi introducción, no voy a ir.

      Me gusta

  5. Joder Carlos! después de leer lo que dice Cabronero, no me extrañaría que te saliese el tiro por la culata y encima acabases con tus huesos en la cárcel.

    Sería algo parecido al justiciero ajusticiao, no?

    Me gusta

  6. Joder Carlos! Porque no te dedicas a escribir sobre otra cosa que no sea Cabrero y elEconomista.?¿?
    Sinceramente, aportan mucho más y son infinitamente más interesantes tus posts sobre el mercado que el divorcio de Joan o sus vacaciones en las islas griegas…
    Creo que ya has dejado claro tu punto de vista, tu parte de la historia.
    Ahora…..Como lector tuyo te pido encarecidamente que nos deleites con tu opinión de mercado.

    Muchas gracias crack!

    Me gusta

    1. Hola Carny, tanto en este blog como en la web del Ágora se suben más contenidos dedicados al mercado que al resto de temas.

      Creo además que lo entiendes mal. Yo no estoy hablando de Cabrero y elEconomista, estoy hablando de mi experiencia como emprendedor. Creo que en el primer artículo serio ya expliqué los motivos que me llevan a dedicar tiempo a esta historia, pero te lo refresco:

      1.Consejo de terapeuta a fin de que se libere mi espíritu. Mi espíritu estará libre cuando yo lo decida si te parece bien.

      2. Compartir mi experiencia como emprendedor, donde queda mucho por contar sobre cómo te pueden tratar si tienes el valor de montar un negocio y confiar en la gente. Podría ser suficiente con lo visto, que es muy gordo, pero considero que debo mostrarlo todo. Es muy grave que un medio de comunicación ande en esto aunque a ti no te lo parezca tanto. Muy grave SOCIALMENTE.

      3.Porque me sulfura que haya quien se salta la norma impunemente. A esto ni siquiera hemos podido llegar por ahora. Y buena falta hace. Pero no abriré ese melón sin terminar con el otro.

      4.Porque tengo una obligación moral. Espero que respetes que decida terminar con mis obligaciones cuando las considere cumplidas por mí mismo.

      5.Porque se puso en entredicho la reputación de mi compañía, Ágora Asesores Financieros EAFI, así como la mía. Quisiera limpiarlo a fondo si no te importa mucho.

      6.Y sobre todo porque debo una explicación de todo lo que ha pasado y está pasando allí a los clientes de Ecotrader, especialmente a los que llevé de la mano. Y la explicación debe ser completa para que se comprenda la gravedad del asunto y el compromiso con limpiar, que no con fastidiar, que hay tras esta historia.

      He dejado clara parte de la historia, no mi parte de la historia. Mi parte de la historia estará clara cuando la aclare por completo si no te importa. Lamento por tanto no poder atender a tus ruegos, pero te animo a que prescindas de esos posts, creo que los simples titulares ya permiten discriminar entre lo que trata del mercado y lo que trata de mi experiencia como emprendedor. Creo, considerando lo que he contado y te he vuelto a exponer, que es poco apropiado pedirme que deje de cumplir con lo que entiendo como mi obligación personal y profesional por muy respetuosa y afectuosamente que se haga (y tú lo has hecho). Me gustaría que pudieras entenderlo. La decisión está tomada, yo no dejo las cosas a medias y esto acaba de empezar como aquel que dice. De hecho puede que al terminar sirva como apéndice para un libro que tengo entre manos donde hablaré de mi metodología y mis experiencias como emprendedor tal y como estoy haciendo aquí para quien quiera tenerlo todo recopilado y a mano. En todo caso, lo haré por separado para que puedas adquirir sólo la parte mercado… 😉

      Muchas gracias a ti.

      Me gusta

  7. Hola Carlos.
    Yo he asisitido a algunas clarlas sobre mercados que daba el Sr Cabrero y tambíen le escuchado en el programa Cierre de Mercados de Capital Radio que lo hacia en compañia de Gerardo Ortega y tambíen he comprado el “manualillo” ( termino que utiliza Gerardo Ortega ) que publicó sobre velas
    y he de reconocer que el manualillo no me aporto nada nuevo y en los programas de radio le veia un hombre muy nervioso y adelantandose en la apertura de posiciones, sin haberse formado aún los patrones por los cuales tomaba la posición de compra o venta y algunas de ellas las comente en el bloq de Gerardo Ortega viendo que eran totalmente erroneas. Es un punto de vista muy personal, que puede que esté equivocado pero queria exponer mi idea sobre el Sr Cabrero.
    Fuerzas y mucha paciencia. Un saludo

    Me gusta

  8. El tiempo pone a cada uno en su lugar, digo yo que este es el blog del Sr. Carlos y en el pone lo que le viene en gana, y mas cuando ha sido el gran perjudicado. Saludos

    Me gusta

    1. Pues mira, parece que no JJ, parece que las buenas personas para serlo tienen que sufrir en silencio como si no existiera el hemoal. O en todo caso esperar pacientemente los años que la justicia determine para que la gente se entere entonces. A no, que luego tampoco hay que contarlo que ya está juzgado y es remover el pasado. En fin, dejad que los niños se acerquen a mí.

      Gracias JJ.

      Me gusta

  9. Lo mejor, a mi entender, es que estas fuerte. A partir de ahí, me encanta leer como repartes estopa. Creo que sé de lo que hablas, de cómo te sientes y lo triste que es sentirse traicionado por un “florero”

    Ánimo y fuerza, todo vuelve a su sitio, solo es cuestión de tiempo.

    Un abrazo

    Me gusta

    1. Gracias Agustin, lamento que hayas pasado por una experiencia similar. Es jodida además de tremendamente innecesaria: con lo contentos que habríamos estado de sacarnos de encima al florero pacíficamente en lugar de acuchillados! 🙂

      De vuelta ese abrazo.

      Me gusta

  10. Menudo cacao mental debes tener, amigo Doblado. Ay que ver la que estas liando (y como estas quedando, que es mas o menos a la altura del betun, por cierto) por una simple decision empresarial…

    Si crees que hubo delito, acude a la Justicia. Pero no se entienden tanta bilis, tanto insulto y tanta difamacion.

    Ah, y a llorar a Jerusalen amigo. Un saludo y un fuerte abrazo.

    Me gusta

    1. Lo que tú digas querido, aquí se expresa todo el mundo con libertad.

      1. A la justicia se ha acudido, pero la gente tiene derecho a saber en lo que han andado Rato, Bárcenas y elEconomista campeón. Y acabamos de empezar, así que deberías entretenerte con otra cosa.

      2. Ni insulto, aunque muy poco aprecio, ni difamación (para eso hay que mentir, pero parece que estás flojo de temas legales). Básicamente porque esas cosas son delitos.

      3. Las decisiones empresariales simples no acaban en los tribunales. Acaban las que no respetan los contratos, presionan consejos, perjudican a los empleados, se ríen de los clientes, se saltan la normativa… ¿Sigo? Porque aquí lo tenemos todo como se irá viendo.

      4. Ah, a mí no me verás llorar amiguito, lo que estoy haciendo es mucho más fructífero y tiene un valor que probablemente no comprenderás nunca. No compongo para todos los públicos; aunque siento en el alma (modo ironía on) que no te guste la que estoy liando Eso sí, que sea tu mamá la que de dé dos besos… ¿Vale? 😉 El próximo, por redundante, ya no se publica. Muas.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s