La rebelión de un emprendedor llamado Atlas

Pensar lo impensable es el viejo lema de mercados de Ágora. Fue al final de mis ocho años en elEconomista cuando pude darme cuenta de que eso es extensible a todo. Años diciendo que la bolsa es la vida, y fueron un grupete de presuntos liberales y un “amigo del alma” quienes me demostraron que es verdad…

Te hablaba hace días de que es muy importante que como emprendedor te asegures de tener caja suficiente para enfrentarte al futuro si las cosas van bien, especialmente si tienes socios que aportan menos de lo que parece -incluso aunque no te hayan demostrado que no tienen escrúpulos (todavía) te lo recomiendo fervientemente-, y has puesto en manos de elEconomista buena parte de tu negocio para que sus gerifaltes estén contentos. Piensa siempre en lo impensable, piensa en que Judas no era cualquier discípulo. Es muy posible que años a tu sombra, sobre todo si tienes la llave de los dineros, hayan generado un oscuro odio en quienes te han acompañado.

Se me ofreció trato por parte de elEconomista a través de nuestro exconsejero delegado, Carlos Iburo, que actuaba ya junto a Cabrero como brazo de Ecoprensa en Ágora. Intuía el dúo sacapuntas, no sin cierta razón, que los principios de los demás se pueden aflojar al ver la dura realidad en la que va uno a quedarse cuando le quitan lo suyo sin avisar. Pero conmigo erraron, pues como decía Henry Kissinger, cuando se discute sobre principios abandono toda negociación. Fue una oferta sucia que tuve la prudencia de grabar. Os aseguro que disfrutaréis de la reproducción, pero os pido paciencia porque esta historia requiere un orden y debe tocar otros temas.

 

Prepárate para sufrir por tus principios

No te va a salvar que hayas “regalado” parte de tu negocio o que las leyes puedan ayudarte a medio plazo. Eso no va a detenerles llegada la hora. No te va a salvar que cobren mucho más de lo que merecen por lo que pueden generar. Cuando tengas que trabajar con gente que piensa y siente distinto a ti y hayas puesto tu negocio de una forma u otra en otras manos -grave aunque a veces inevitable error-, ten presente que van a maquinar para liquidarte llegada la hora. De la noche a la mañana puedes encontrarte sin ingresos suficientes si dependes de un gran cliente dispuesto a apretarte las clavijas -y no, tampoco te va a salvar que hayas puesto buena parte de tu pastel a su nombre-. Y si te has rodeado de socios decididos a pasar por alto las obligaciones morales y legales de sus cargos estás completamente jodido.

Si quieres sobrevivir a ese tipo de entorno, si quieres mantener tus principios en la más incómoda adversidad, debes tener una holgada situación financiera personal y estar acostumbrado a vivir por debajo de tus posibilidades. Ten presentes los consejos que te di en mi anterior post y que podemos resumir en: ten una caja importante y no esperes gratitud. Y si además quieres proteger a tus empleados, mentalízate de que probablemente tendrás que bajar ostensiblemente tus emolumentos o pasar una temporada sin cobrar mientras los demás brindan con el cava que se paga con años de tu trabajo y sin que ellos colaborarán en nada para levantar la mina de la que sale el vil metal.

 

¡Cuidado con tus juicios!

Mi persona aquí es lo de menos, aunque creo que tengo derecho a defender mi honor y mi reputación profesional aunque a otros les sangren los oídos con ello. Lo de los imputados por administración desleal y apropiación indebida es casi una morbosa anécdota, no te pierdas en ella porque me ría un poco de mí desgracia y del lado patético de Shinchán Cabrero… ¡Tómatelo con humor que lo peor me lo he llevado yo!

Lo realmente grave, para el país incluso, es que un medio de comunicación que enarbola la bandera de la renovación y se arroba el estandarte de la regeneración un día sí y otro también, esté en medio del barrizal que ya vas viendo a medida que constatas que se pasan por el arco del triunfo sus principios.Y sólo has visto una parte pequeña.

Esto es algo que hay que poner sobre la mesa por dignidad personal y por solidaridad con un país que ya ha dicho basta… Bien lo saben los políticos. Si además puedo ayudar a algún valiente que toma la decisión de emprender un negocio -que se prepare para una bendita locura en este país donde no se respetan ni la propiedad, ni el papel que juega la misma en la creación de riqueza-, lo cierto es que me gustaría hacerlo compartiendo mi Odisea.

Así que evita la tentación de ver esto como una vendetta, y antes de dejarme un comentario idiota piensa en los motivos que tengo y que expuse detalladamente. Camina un poco con mis sandalias, y no tengas en cuenta la emotividad si te suelto un moco por venir a vacilarme después de la que llevo encima. Ponte en mi piel, camina con mis sandalias antes de juzgarme y ten claro que las emociones, como pasa en el trading, forman parte de la vida de un emprendedor. Disfrútalas e intenta mantenerlas bajo control tanto como puedas -yo en todo este proceso creo haber metido la pata de verdad sólo una vez, a ver si me animo a contarlo aunque me da un poco de vergüenza-. Volvería a hacerlo casi todo de la misma forma.

Créeme que siento no poder hablarte de lo bueno, lo bonito y lo gaussiano que es el mundo. Pero a estas alturas ya se me conoce por aguafiestas, por decir lo que la gente no quiere escuchar. El mundo es más bien amargo, feo, y salvo que construyas uno muy pequeño e inmaterial que no esté al alcance de los demás te vas a ver enfrentado a la realidad en cuanto vueles unos metros por encima del suelo. Como en el mercado y en la vida, no estar preparado para lo peor sólo te impedirá protegerte. Si no lo haces, otros sacarán partido de ello obrando contra ti. No les importará todo lo que te deben. Quiero pensar que mi experiencia puede ayudar a algunas personas a estar en alerta llegada la hora. 

Quizá debiera contarte como monté una empresa con éxito, que he hecho dinero más que suficiente como para permitirme todo este lujo caro de conservar mis valores, pero lamentablemente eso no iba a ayudarte. Al hombre común le encantan las historias de ganadores, y las convierte en bestsellers que no valen nada. Mao, solo escribió sobre sus derrotas. Así que prefiero hablar de cómo intentaron destruirme.

Sólo la minoría es capaz de enfrentarse a la realidad, y ten muy claro que todos los lobos lo hacen. Si no lo tienes presente, ya estás en desventaja. Si quieres sonrisas y una palmada en la espalda que te reconforte supongo que este no es tu blog, ni yo tu analista de mercado. Si te atreves con una dosis de realidad, a veces descarnada, estoy convencido de que esta historia ya te ha ido enganchando.

Ayn Rand, en La rebelión de Atlas, escribió que cuando el dinero fluye hacia quienes trafican con favores, cuando muchos se hacen ricos por el soborno y por las influencias más que por el trabajo, cuando las leyes no nos protegen de ellos sino, por el contrario, que son ellos los que están protegidos por éstas muchas veces; cuando la corrupción es recompensada y la honradez se convierte en autosacrificio, entonces podemos afirmar sin temor a equivocarnos que la sociedad está condenada…

 

Y para despedirme un tema de mis amigos de Eldorado. Nos habla de las pretensiones del lobo y de la paciente espera la serpiente, una historia de amor con inesperado final. ¿Será así también en esta historia? Pues depende mucho de ti, de que decidas no navegar por quien no comparte tus valores, de que pongas tu grano en la playa del cambio compartiendo capítulos de esta historia entre tus redes… Bienvenido a la Ecojungla.

 

Anuncios

14 comentarios en “La rebelión de un emprendedor llamado Atlas

  1. Tras leer, me quedo con la sensación de que, una vez más, no dices absolutamente nada nuevo, ni aportas más que vaguedades y manidas frases hechas. Siempre dices lo mismo: “lo que está por llegar”, “esto es sólo el principio”, “os pido paciencia”… ¿Qué está por llegar? ¿Cuándo va llegar? ¿Por qué no dejas que la justicia haga su trabajo y emita su veredicto en lugar de difamar?

    En mi opinión falta mucha autocrítica en toda esta historia. Y sobran dosis de amargura. ¿Por qué mantuviste a tu lado a “mediocres” y “traidores” que “no aportaban nada”, “ni se merecían el sueldo” hasta que te echaron? ¿Por qué no tratabas a la gente con más respeto en tus tiempos en elEconomista? ¿Por qué permitías que alguien (según tú mediocre y mal trader) como Cabrero fuera el número dos de tu empresa?

    ¿No crees que todo esto que estás haciendo, va a perjudicarte mucho más de lo que va a beneficiarte? ¿Qué crees que pensarán tus hijos en un futuro cuando vean todo esto? Muy triste todo.

    Saludos.

    Me gusta

    1. Querido comentando… Si me quieres acusar de un delito estás invitado a caminar hacia el juzgado.

      Las nuevas cosas que están por llegar lo harán cuando a mí me parezca oportuno. Estoy escribiendo un libro, no sé si te has dado cuenta… 🙂

      ¿La justicia? Que haga su trabajo. Nosotros hagamos el nuestro. ¿Me estás diciendo otra vez que no hay que hablar de Rato, Bárcenas, Judas Iscariote o Urdangarín? ¿Qué no hay moraleja ni progreso en la denuncia de su historia? Supongo que debes sentirte cómodo entre gente así. Yo no.

      ¿Por qué los mantuve a mi lado? Ya lo he contado, porque soy idiota y ganar más dinero me parecía hasta inmoral. ¿Te parece poca autocrítica? Cuando quieras hacemos más, ya ves que te lo publico todo y te lo pongo fácil. ¿Amargura? Déjame que decida yo la que debo poner en mis cosas… ¿O me vas a enmendar la plana también en con emociones? ¿Hasta en eso quieres gobernar?

      ¿Tratar mal a la gente en elEconomista? A ver, machote, esto sí que ya no te lo tolero. Si yo hubiera tratado mal a la gente no habría llenado TODOS MIS EVENTOS. No habrá podido llevar a Ecotrader a la cota de 2000 suscriptores -me cuentan que están en 1200-, ni habría estado allí 8 años. Me habrían fulminado mucho antes. Y mucho menos hubiera tenido una oferta inmediata de varios medios, entre ellos de El Confidencial. Y por supuesto no habría podido seguir adelante y rodearme de un talento que desde luego no teníamos antes. No hay mal que por bien no vega, que gran verdad esa… Jamás traté a nadie de un modo distinto al que me tratan allí, y no creo haberlo hecho muchas veces en la vida y siempre sin darme cuenta. Es la educación que he recibido. Desde luego, si en elEconomista me faltaban el respeto yo respondía desconsideradamente. ¿Y? ¿Nunca te has preguntado por qué elEconomista no lo evitaba? ¿Jamás has considerado porque no hacían nada para que un año tras otro mantuviese eso que tú consideras faltas de respeto? ¿Es que te crees que por estar al otro lado tengo que aguantar la estulticia mezclada con mala baba?
      Ah! Claro, que tú eres de los que prefiere los modales de cabrero, exquisitos cuando le ven y repugnantes cuando nadie mira. Recordémoslos…

      ¿Esto es lo que me ha sustituido para respetar a la gente? Va hombre va, no me vengas con películas. Se trataba de quedarse con el dinero que ganaba Ágora y con poder poner a Ecotrader a operar tanto como quisieran sus gerifaltes. El resto, boludeces que sólo podría plantear alguien que no ha leído lo que escribo. CON PRUEBAS, por cierto… Ni divagaciones ni falacias, pruebas de la ponzoña más brutal con la que se manejan allí los negocios. ¿Puedes presumir de habértela jugado tú alguna vez así?

      ¿Que va perjudicarme? ¿Pero no lo has leído? Por que he vuelto a escribirlo: claro que esto me perjudica, pero es mi obligación. Entiendo que como los políticos que piensan en las próximas elecciones no seas capaz de entenderlo. Yo es que estoy hecho de otra madera. ¿Mi hijos? Jajajaja, esa sí que se buena. Mi hija admirará a su padre, que pudiendo ganar muchísimo más dinero prefirió mantener sus principios. Le admirará porque siguió sin pensar en el dinero, compartiendo la historia aunque le perjudique para que estas cosas pasen menos veces. Me admirará porque puse muchos granos en un playa que, evidentemente, tú jamás visitarás. Como me admiran mis padres, un poquito más, mis amigos y mi esposa. Yo compongo par ellos, no para gente como tú.

      Y por cierto, sólo tienes que ver la mayoría de los comentarios que se me hacen aquí y en Twiteer/Facebook. La solidaridad está siendo BRUTAL. Más de 50 mil visitas ya a esta colección de posts y a ritmo creciente en poco más de dos meses.

      ¿Triste? Muchísimo, tanto como que confundas churras con merinas y te solidarices con el lobo. Pero la vida es así, hay gente pa to. Como he dicho, parafraseando al gran Ludwig Van, no es para ti -ni para gente como tú- para quien compongo.

      Me gusta

  2. Te recomiendo que escuches la canción de Robe Iniesta (el cantante y compositor de Extremoduro) “Nana cruel” (https://www.youtube.com/watch?v=tL3BbdJVweE), pues leyendo este párrafo que a continuación pego, me ha hecho recordarla y que durante el mes de Junio he necesitado escuchar a diario unas cuantas veces de casa al trabajo y del trabajo a casa:
    “Créeme que siento no poder hablarte de lo bueno, lo bonito y lo gaussiano que es el mundo. Pero a estas alturas ya se me conoce por aguafiestas, por decir lo que la gente no quiere escuchar. El mundo es más bien amargo, feo, y que salvo que construyas uno muy pequeño e inmaterial que no esté al alcance de los demás te vas a ver enfrentado a la realidad en cuanto vueles unos metros por encima del suelo.”

    Creo que la letra describe perfectamente (espero que aguantes hasta el final de la canción…) lo que tú también has expresado. Conste que tengo debilidad por este poeta que se esconde tras una coraza. Cosa que nos pasa a muchos.

    Por suerte para ti pudiste, gracias a lo ganado y tu modo de vida, romper con ellos y comenzar de cero, cosa que algunos desearíamos pero que no podemos hacer pues, sea por nuestra culpa o las circunstancias, debemos seguir remando en galeras esperando nuestra oportunidad.

    Saludos,
    Emilio

    Me gusta

    1. Estimado Emilio, la escucho con calma y seguro que encuentro el hueco para compartirla… Lo cierto es que yo no rompí con ellos sino ellos conmigo, después de romperme la cara e intentar hacer lo mismo con mi culo. Pero sí, es una suerte poder haber empezado otra etapa lejos de gente tan tóxica. Por eso, Doy gracias a Dios y a todos los que comparten mi “reconversión”.

      Un abrazo, y aquí estoy para escucharte amigo.

      Me gusta

  3. Ser decente y buena gente es una cualidad de muchos no saben reconocer, por el contrario, se aprovechan de la bondad y la predisposición para beneficiarse y, en el momendo adecuado, dar el golpe final.
    Prefiero una conciencia tranquila que una abultada cuenta bancaria.

    Me gusta

  4. Y lo que comentas entre emprendedores y profesionales, imagina los codazos y pisotones en una empresa donde se asciende por amiguismos.
    Te deseo la mejor de las suertes porque la justicia no siempre da la razón al que la tiene.
    Un abrazo y espero poder seguir leyéndote durante mucho tiempo.

    Me gusta

    1. Así es cini, así es… Aunque en esta empresa hubo uno que ascendió básicamente por ser amigo de. Como dijo Séneca, más seguro está en la virtud el que ya pasó por los vicios, y yo como empresario no tomé decisiones cuando debí porque soy un tipo que, aunque se dedica al dinero, vive con y para el corazón. De ahí mi vehemencia y mis modos alterados de algunas ocasiones.

      Muchas veces la justicia no da la razón a quien la tiene. Este caso, por evidente que sea todo, no será diferente. La norma y su aplicación son cosas diferentes, y en este país a la propiedad no se la respeta.

      Gracias por ese abrazo, espero que sigas viniendo a leerme todo ese tiempo.

      Me gusta

  5. Hola Carlos!!! Iba a escribir el otro dia en otro post al leer un comentario en la linea del primer comentario de éste, pero me dije: pa qué!!

    Veo que se repiten, veo que hay gente que viene a reprocharte tu actitud a la hora de hacer público los entresijos que ninguno de los inversores de a pie conocemos, la mierda que se mueve entre bambalinas, las acciones de algunos elementos que tenemos que sufrir otros en diferentes sectores pero que siempre son las mismas, barriobajeras y carentes de clase y estilo….el vídeo que pusiste habla por sí solo.

    Así que….. FELICIDADES por hacer todo esto público, cada mensaje reprochándote algo es una señal más, y ya son muchas, de que lo que haces es bueno y que lo estas haciendo bien.

    Me gusta

    1. Gracias por tu apoyo Javier, son vuestros comentarios los que me reafirman en que hago lo correcto. Los de los otros, en clara minoría, sólo le dan un poco de color a la vida. Además de sal, ésta tiene que tener también pimienta. Es así desde siempre, y siempre será así. Un abrazo.

      Me gusta

  6. Cada día más impresionado por como enfocas todo esto Carlos. Si antes muchos te admirábamos, ahora algunos te idolatramos. Hay que ser muy muy crack.

    Fuerza y honor, y ni un paso atrás ni pa pillar impulso. Dales hasta en el paladar, que no merecen otra cosa toda esa banda sin alma.

    Me gusta

    1. Bueno amigo, ahí estamos, haciendo lo que creo correcto aunque sin ánimo de dar en el paladar de nadie. Lo que pretendo es constar mi historia y luego cada cual saca sus conclusiones y visita o deja de visitar las páginas web que conoce. Cada suscriptor que no cae en las redes de Ecotrader es un premio suficiente para mí.

      Me gusta

  7. suerte macho con el teatro de la justicia…. espero que el dia del juicio oral tengas bien aprendido el papel y los otros actores… fiscales….. jueces… letrados no te la metan hasta el tuétanos….ese será tu triunfo y un abrazo… cracckkkk….

    Me gusta

    1. NO confío mucho eneko, por eso es menester contarlo todo en público con pelos y señales. Si cae, loado sea el Señor, pero ya he visto tantas cosas desconcertantes en los cuatro poderes que desconfío de todos ellos. ¡Creo más en vosotros!

      Un abrazo!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s