La ira no conduce siempre al lado oscuro, querido emprendedor

 

Planteé en traición, mentiras y corrupción en elEconomista que uno de los motivos por los que daba el paso de exponer todo lo que sucedió en aquellos ya lejanos días de mayo a julio de 2014 era puramente egoísta: el consejo de un terapeuta. Serán muchas las recetas que te dará tu entorno cuando llegue la hora del dolor. Algunos porque te estiman realmente, y otros -en realidad la mayoría- porque no desean verse comprometidos por las consecuencias de un conflicto potencialmente inflamable o porque detestan constatar que ellos no tendrían el ánimo de actuar con esa fiereza que puede que a ti sobre.

Esto está especialmente relacionado con el mercado en realidad, no en vano hemos escuchado sistemáticamente que conviene acercarse a él sin emociones. Y eso es imposible. Las emociones, que de esto va también cualquier odisea, son parte esencial de cualquier cuestión de la vida; también de las más sanas y racionales. Sin emociones serías una especie de magma plástico que se arrastra por el espacio-tiempo. Ser como el agua es muy distinto a ser como el `blandiblu´.

Todo lo que hacemos en la vida no es más que intentar sentirnos mejor. Esto de darle bombo y platillos a los malos también, y además tengo todo el derecho del mundo considerando mis intenciones: ayudar a los que vienen por detrás y metabolizar lo sucedido. Otra cosa es conseguirlo. Pero desengáñate, no puedes ir a los sitios sin emociones, ni siquiera con ellas bajo estricto control. Todo eso es mentira, y por eso la gente necesita un plan de trading que le rescate de sí mismo. Lo que sí podemos hacer, con el esfuerzo necesario, es tratar de mantener a raya el estado de ánimo que nos embriaga o nos emponzoña. Por eso yo escribí todo esto un año después de que sucediera y me tomé algunos meses más para revisarlo antes de empezar a publicarlo.

El otro día me vi con un amigo analista, de los que tienen varios miles de seguidores en Twitter y me dijo: joder, estás de puta madre. Te hacía muy enfadado… Hacía casi dos años que no nos habíamos visto personalmente aunque periódicamente hablamos por teléfono… Comprendo que lo que publico puede sugerir que ando subiéndome por las paredes y estoy de color verde, pero nada más lejos de la realidad: tengo una magnífica oportunidad para reorientar mi empresa con profesionales de un nivel muy superior y hacia algo que me llena más, así como una hija que cada día que pasa me convence más de que ser su papá es lo mejor que me ha pasado.

 

Escribir puede ser muy saludable…

Publicarlo mucho menos, y no es la templanza una de mis escasas virtudes. Algún problema de más he tenido en esta historia por ello, y quizá algún día cuente lo que hice cuando me enteré de que el ínclito Carlos Iburo, además de haberle levantado el negocio a la empresa de la que era consejero delegado -en su propio beneficio y el de su socio Juan Cabrero-, se había tirado por encima unos 30 mil euros en dos años y medio. Quizá en otro momento me entretengo en contaros cómo se gasta la gente el dinero que no es suyo en cuanto tiene una visa entre las manos y la sensación de que no le controlan… ¡Enloquecen! Y por supuesto espero encontrar, al menos en esto, el auxilio de la justicia. No las tengo todas conmigo, la verdad.

El que crea que vivo o he vivido descontrolado no tiene ni idea. Primero porque lo normal hubiera sido partir algunas piernas -como me sugirió alguien que aprecio y trabaja en Ecotrader (la gente tiene que comer pero no por ello deja de ser necesariamente persona)-. Segundo porque tengo mimbres culturales y económicos que me han ayudado decisivamente. El cuidado y la inteligencia en el gobierno de la propia vida, los griegos lo llamaban sofrosyne –el dominio de uno mismo-, va a ser clave para que de los episodios de crisis pueda salir algo nuevo y mejor. La templanza no es la represión de las emociones sino restablecer un equilibrio bajo el influjo de las mismas.

aristoteles.gif

Olvídate de los juicios de los demás y de sus consejos, quéjate tanto como quieras y si tienes que tomar alguna pastilla para dormir al principio, hazlo. Pero no pierdas de vista que lo que hagas va a tener importantes consecuencias. Hablar no es actuar. Desahógate pero no des rienda suelta a las barbaridades que tus emociones pongan sobre la mesa para conseguir un placer momentáneo. Concédete alguno, sabiendo que te traerá también malas consecuencias -estos posts son un ejemplo-, pero ten siempre presente qué no querrías tener que vivir porque durante la crisis estás en el momento apropiado para conducirte hacia ahí sin remisión.

Como en el trading, no puedes salir favorablemente de estos momentos sin contenerte. Como sugería Aristóteles, debes conseguir albergar la emoción apropiada: un sentimiento que se halle en consonancia con las circunstancias. No será perfecto, no te quedarás como nuevo, pero podrás lograr sacar algo bueno desde lo malo. Quizá algo muy bueno. Y sí, tienes mi permiso para enviar a la porra a todos los `coelhos´ de la vida que te vengan con el rollo ese de “tranquilo, que lo que sucede conviene”.

ira2

No se trata de que acalles las emociones, eso sólo te embotaría, conduciéndote hacia la apatía y la amargura. La ira no es mala en sí misma por mucho que lo diga Yoda… ¿Sabías que la neuropsicología ha probado su poder motivador? Las investigaciones muestran que puede empujarnos en dirección a nuestros objetivos, manteniéndonos firmemente concentrados en los problemas y barreras a superar. ¿Lo dudas? Pues léeme… ¿Sabías que las personas que se enfadan son más optimistas? A diferencia de los que experimentan miedo, los que se enfadan tienden a considerar menos probable que algo desagradable vuelva a sucederles. Se molestan porque creen que en sus manos está cambiar las cosas.

El enfado es la reacción natural que te embarga cuando estás siendo maltratado por personas que te importan o te importaban, no ofende el que quiere, y es una forma de comunicar un sentimiento de injusticia. La sociedad te dirá que la ira es peligrosa y que debes ocultarla, pero ellos no van a padecer las consecuencias de tu silencio. Es muy fácil hablar de las cosas que suceden en el cuello ajeno…

Mantener en jaque a las emociones angustiosas constituye una de las claves del bienestar emocional, pues la vida está llena de altibajos y sólo tú puedes encontrar el modo de lograr el equilibrio. Si se trata de abandonar, hazlo. Si se trata de contarlo, cuéntalo. Si tienes que partir una cara…, qué diablos, pártela. Pero que sea sólo una. Si se trata de todas esas cosas, adelante.

Fue Beethoven quien dijo soy discípulo del dolor, y es así porque éste puede ayudarnos a templar el alma. Así que cuando notes los nudillos del destino golpeando a las puertas de la tuya, agárrale por las fauces y mirándole los ojos hazle saber que es seguro que no podrá doblegarte por completo.

 

Anuncios

2 comentarios en “La ira no conduce siempre al lado oscuro, querido emprendedor

  1. Brillante Carlos. Hoy lección doble; la mezquindad y la tradición junto a sabias reflexiones que, efectivamente, valen tanto para los emprendedores como para los mercados.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s