Las grabaciones que deberían avergonzar a elEconomista

Condenaba en mi anterior post una nueva traición de elEconomista a sus principios fundacionales. Lo reforzaba valiéndome de unas declaraciones de su presidente y fundador en las que reclama a su periódico coherencia con los mismos… Cuando me dicen que estos posts resultan repetitivos no lo entiendo, pues ser ladrón, asesino y blasfemo contraviene tres mandamientos diferentes y todos ellos son pecados que merecen juicio, sentencia y llegado el caso penitencia. Mi antigua casa contravino siete de los suyos para no pagarme lo pactado por quedarse mis clientes, y no sólo me toca denunciarlo sino hacerlo profusamente y con pruebas para que nadie me considere un frívolo o me acuse de calumnias. 

Al final del post tienes un nuevo corte de las grabaciones que me sirven para poner la guinda a las tropelías que con Ágora se cometieron, y es que he acumulado tanta munición que mis posts se podrían hacer interminables. Pero antes desarrollemos más profusamente el atentado más execrable de esta gente contra sus propios principios continuando con lo que tiene que ver con el séptimo, el del Buen Gobierno…, para luego contraponerlo a la citada grabación.

Haz lo que yo diga, pero no lo que yo haga. De pura raza farisea.

SEPTIMO

Quiero que escuches de nuevo al presidente y fundador de elEconomista en su sistemática reivindicación de sus principios fundacionales. Pero hoy con algo más largo, porque a Alfonso de Salas parece que todas las entrevistas le sirven para seguir fusilando al que fuera el primer director del medio, Carlos Salas, como si viviésemos en el día de la marmota. Y me jode. A mí y a buena parte de la redacción que sobrevive de aquellos que arrancamos el proyecto -muchísimo es el talento se ha ido de elEconomista desde entonces-, si bien es cierto que aunque se ha mimetizado emocionalmente tanto con los que ahora miraría para otro lado también pese a todo lo que lloró por entonces. Es curioso que se tire de principios para justificar un despido, pero se ignoren para pagar.

 

Así que según el hombre fuerte de elEconomista, en la casa se cesa a quien no defiende sus principios fundacionales. Vaya, vaya, vaya…, como cambia el cuento si se trata de pagar a quien quieres rescindir a después de haberlo “0bligado” a poner bajo el control de elEconomista gran parte de su negocio para que lo disfrutes también…

Ahora escucha a los heraldos de elEconomista invitarme a evitar el choque de trenes bajo la condición de que me convierta en minoritario en mi propia empresa. Escucha a Carlitos Iburo, actualmente director comercial de Ecotrader en elEconomista:

 

Te lo transcribo por si estás roedeado de niños y no quieres que se percaten de lo bajo que puede caer un ser humano:

Carlos Doblado: mira, hay una cosa que me ha extrañado mucho. Tú me has dicho que elEconomista, reclama, para esteeee, para dar este paso -el acuerdo que Iburo me proponía- que yo pierda la mayoría… ¿Vale?

Carlos Iburo: porque…

Carlos Doblado: espera, espera… Que Joan es prescindible, en todo caso que podría ser Vélez, que podría ser quien sea, pero que no es necesario que se Joan. Eso me reconforta … Eeeee, pero que yo debo perder la mayoría. Entonces yo la pregunta que me hago es: bueno, ¿Por qué debo perder la mayoría en una empresa que no va a tratar con Ecoprensa?

Carlos Iburo: Porque en el fondo lo que no quieren es que les hagas un producto competencia.

Con el fin de que se alcance algún tipo de acuerdo con la empresa que vas a rescindir sin pagarle lo pactado… ¿En qué clase de provincia calabresa se puede presionar para que el socio mayoritario de dicha empresa, con la que ni si quiera vas a tratar, se convierta en minoría y así poder controlarlo? ¿Puede permitirse el ente empresarial que pretende realizar tal tropelía vendernos encima que apuesta por el Buen Gobierno ? Yo no sé como te lo habrías tomado tú, pero yo me sentí chantajeado…

Pero claro…

¿Recuerdas que te hablé no hace mucho de cómo se pasan por el arco del triunfo al tercero de sus principios: empresas privadas?

3 bis.gif

¿Brutal, eh?

Un nuevo argumento para que tengas presente lo floja que se la trae la economía de mercado a quien dirige elEconomista aunque en el segundo de sus principios se comprometa a protegerla y la reivindique para justificar el despido de sus directores… Y es que según el director comercial de la herramienta de inversión de elEconomista, la libre empresa termina cuando alguien puede hacer un producto competencia a los productos de su casa. ¿No son unos ídolos?

2bis.gif

Parece necesario, por acabar de adornarlo, recordar también lo que dice el noveno de sus principios: presiones e información. Aunque en realidad no sentí presión, sino un intento de violación.

9 bis.gif

Escuchado lo escuchado:

¿Quién diablos creen que son los ejecutivos de Editorial Ecoprensa como para exigir al máximo accionista de otra compañía que se convierta en minoritario? ¡Una compañía con la que ni siquiera van a trabajar! ¡Una compañía que acababan de rescindir sin pagarle lo pactado! ¿Quién son estos tíos para cerrar acuerdos con mis propios socios y consejeros en mi espalda y estableciendo condiciones que tienen que ver con mi libertad individual y la libertad de empresa?

¿Pero fue realmente una ocurrencia de Ecoprensa lo de obligarme a renunciar a mis acciones a fin de que pudieran controlarme y no les pudiera hacer la competencia tras rescindirme? ¿Realmente cayeron tan bajo? De lo que no cabe duda es de que va contra casi todos los principios fundacionales de la casa…  ¿Quizá estaba sólo en la cabeza del socio de Juan Cabrero en el chiringuito que tenían en mente Juan Cabrero? ¿Fue un modo mediante el que intentaron hacerse también con el control del resto del negocio Ágora?

¿Pueden seguir trabajando ahí Cabrero e Iburo si esto de intentar hacerse con la mayoría de las acciones de mi empresa no fue idea de los directivos de Ecoprensa sino de mis consejeros? Porque según Iburo es cosa de elEconomista… ¿No hará nada Ecoprensa para demostrar que sus muchachos mentían?

ALFONSO

Al fin y al cabo, Iburo y Cabrero sólo me pedían que ignorase mis principios -que parecen muy distintos a los de elEconomista-, que aceptase una rescisión sin honores, sin clientes y sin el dinero pactado para tal eventualidad años antes, y que me comiera con resignación cristiana que intentaran sacar buen provecho para sí mismos; ofreciéndome unas “limosnitas” que un hombre de negocios con pocos escrúpulos nunca rechazaría…

Y escucharás mucho más…

Así que te emplazo al próximo post para escuchar lo más jugoso de la oferta que se me trasladó, supuestamente, de parte de Editorial Ecoprensa para evitar la guerra judicial. ¡Sólo tenía que bajarme los pantalones hasta los pies y disfrutar de su amor! El problema es que algunas “limosnitas”, encima, me temo que legalmente no se pueden ni ofrecer… La cosa, no tiene desperdicio como comprobarás.

Pero para terminar con amor nada mejor que un tema de Eldorado que reinventa la historia de Romeo y Julieta. Yo, como tengo una hija y quiero dejarle un mundo mejor, me arriesgué a que me matasen -y sigo haciéndolo-, y en lugar de “susto” me pedí “muerte”. ¿Vas a empezar a compartir esta historia de mentiras, traición y corrupción en un medio de comunicación que influye todos los días en tu sociedad? ¿O debo llamarla suciedad? ¿Tal vez te animarás a dejar de practicar el silencio de los justos que diría M.L. King?

 

 

 

Anuncios

2 comentarios en “Las grabaciones que deberían avergonzar a elEconomista

  1. Hombre estos tios se merecen un castañazo diría mi abuelo. Es que da asco! Como puede ser que acaben con quien les ha dado de comer, o sea tu, todo ese tiempo. Bien dice un dicho que leí por internet que el talento se puede robar pero no copiar, bueno algo así. Recuerdo que en la facultad nos insistian con crear nuestros propios medios, actualmente dirijo 3 sitios, para poder ser dueños pero que cuando se hiciera famoso el medio vendrían los más grandes, nos intentarían comprar y nosotros pito catalán a la libertad….. Es que son cosas que no entiendo. Una cosa que si me queda claro es a no confiar en nadie y andar con pie de plomo. Espero se haga justicia Carlos y estos hijos de su madre reciban su merecido. Ellos se habran quedado con tu empresa pero no pudieron robar ni quemar tu talento que, por cierto, brilla con luz propia. Un saludo.

    Me gusta

    1. Merecer se merecen muchas cosas… La verdad es que es sorprendente la ingratitud, hicimos muchas cosas los unos por los otros durante años. Pero la gente nunca deja de sorprendernos. En este caso lo que buscaban era el dinero, aceptando que el talento no iban a poder quedárselo (salvo si aceptaba sus condiciones amorosas), que las penas con pan son menos penas. Ojalá haya un poco de justicia Adrian, me gustaría reconciliarme con mi país, pero la verdad es que cada día soy más escéptico con él. En cuanto a mi empresa no pudieron quedársela porque no acepte sus condiciones para recibir sus amorosos regalos para mi viaje al desierto, y de hecho las cosas no van mal dos años después aunque el trabajo ha sido muy duro y el dinero nada que ver con lo de entonces. Lo que se quedaron fue a cientos de mis antiguos clientes sin pagar lo firmado para ello; amparándose en falacias y, como ahora empiezo a denunciar, en acciones que a mí me parecen pura corrupción. Lo son al menos de sus propios principios.

      Un abrazo señor.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s