elEconomista, enemigo de la libertad de expresión

Lo que sucedió en aquellos días de 2014 en esta mi Odisea, es digno de un thriller. Si hubiera un muerto, tendríamos película: presiones, mentiras, traición a los compromisos, grabaciones… Pero hoy quiero volver a lo que es realmente grave para todos nosotros como sociedad: el atentado de los ejecutivos de elEconomista a lo que dicen defender… ¿Qué nos queda sin una prensa moralmente saludable y crítica? ¿Cómo se puede ser tal cosa sin coherencia entre las acciones los propios principios?

El décimo punto en la razón de ser del medio que resucitó Ecoprensa, siempre grandilocuente, versa sobre la libertad de expresión. Se asegura en él que los objetivos básicos de la redacción serán la independencia de criterio, la objetividad y el rigor. Leído todo en su petulante inmensidad impresiona, aunque con lo que he publicado hasta hoy provoca avergüenza ajena simplemente.

principio10

Rigor, objetividad e independencia de criterio, prometen. ¿Se refieren quizá en elEconomista a la misma independencia de criterio que debía tener Ágora EAFI y por la que fuimos despachados -sin recibir lo pactado pese a ocho años de trabajo en el que jamás habíamos recibido queja formal sobre el mismo- por no querer operar con más frecuencia? Porque ahí estuvo el quid de la cuestión como se irá clarificando paulatinamente…

¿Se refiere Ecoprensa a la independencia de criterio de Ágora EAFI que, siempre según ellos, arruinó su campaña de captación de clientes debido a que no operamos lo suficiente para “facilitarla”? ¿Esa campaña de la que no éramos responsables y cuyo fracaso parece ser motivo para que Ágora no cobre lo pactado en un contrato por el que elEconomista se apoderó de otros cientos de nuestros clientes? Porque era eso o a la calle… Recordemos el párrafo de la discordia porque hay que tener muy poca vergüenza para alegar tal cosa en contra de un asesor independiente.

rescision

Pero volvamos al principio número 10, hablemos de la esencia de la libertad de expresión, de ese derecho fundamental de sus lectores…

¿Por libertad de expresión entienden eliminar comentarios y suspender temporalmente su foro de bolsa sólo porque los usuarios hacían preguntas y se cuestionaban lo que estaba sucediendo al rescindirse a Ágora de la noche a la mañana? Así se hizo mientras Cabrero se afanaba a predicar que seguía siendo socio de la misma para persuadir a la gente de que en realidad nada estaba pasando…

Parece que cercenar la libertad del usuario es una costumbre que se ha mantenido desde entonces en la herramienta de inversión de elEconomista según el material que me ha hecho llegar un lector de este blog:

ecotrader2

 

 ¿La libertad de expresión –su décimo principio fundacioanal– termina cuando entras en Ecotrader si pretendes hacer una sola crítica desde la educación? ¿Qué credibilidad puede tener un servicio que no admite tal cosa?

Pero es que además de maltratar con demagogia a los usuarios que cuestionan cómo se están atendiendo los compromisos suscritos, su máximo responsable les miente con descaro y se queda tan pancho:

ecotrader1

 

Quizá has pensado que el usuario pudo pasarse unos pueblos… Bien, pues juzga por ti mismo si la cosa merecía tanto cercenarle la libertad de expresión del “díscolo” usuario como tan grave y pública falta de respeto:

ecotrader3.gif

A mi juicio, de ninguna manera.

Quiero aprovechar para comentar también que uno de los motivos por los que se nos rescindió fue una supuesta falta de “intensidad”. Si bien 48 horas sin responder en el foro a los usuarios es algo que JAMÁS se produjo en los tiempos de Ágora.  ¿El máximo responsable no se pasa por la plataforma en 48 horas para ir a charlar con algunos usuarios? ¡Qué les hará en dos días! Ellos llaman a cosas muchísimo menos evidentes desidiaOtro ejemplo de que LO QUE SE PRIORIZA desde nuestra salida no es el asesoramiento sino las relaciones comerciales.

 

Pero es que son un cáncer para la libertad… 

Volviendo a sus principios, obviamente no se respetó la libertad de expresión de quien había creado el producto. Tampoco parece ser para ellos libertad de expresión lo que hago al contar mi versión de lo sucedido, pues elEconomista me acusa en los juzgados de agresividad y escaso control de mi mismo -menos mal que me tomé dos años para empezar a escribir seriamente sobre el caso-. Cenit del humor, Ecoprensa me acusa de lanzar comentarios injuriosos, falsedades, acusaciones interesadas y falsas -así, con hipérvole y reiteración-, para intentar sacarme más dinero.

Lejos de respetar mi derecho a la libertad de expresión, de aceptar las consecuencias de sus actos y comprender mi necesidad de explicar lo sucedido para restituir el daño que le hicieron a mi imagen y la de mi compañía al rescindirnos sin preaviso, con alevosia y con nocturnidad, Ecoprensa intenta hacer algo de dinero para evitarse otra ampliación acusándome de llevar a cabo una estrategia dolosa y premeditada para dañarles, y de denigrarles a todos ellos lanzando comentarios injuriosos, acusaciones interesadas y falsas de forma constante y gratuita.

Eso sí, aún espero la querella. Afortunadamente, la justicia no picó en el ámbito lo mercantil y nuestra reclamación por incumplimiento sigue adelante. De hecho, la contienda empieza en las próximas semanas… ¿Pero vas a picar tú? ¿O vas a empezar a admitir que esto es un escándalo que nos perjudica a todos? Al fin y al cabo puedes juzgar por ti mismo lo de las falsedades, pues intento subir pruebas de todo lo que denuncio a este blog… ¿Te vas a creer el resto de sus mentiras?

Si has comprendido la denuncia que vengo haciendo, podrás juzgar sobre la falta de límites morales de esta gente visualizando el siguiente vídeo de su fundador y Presidente, en el que reclama la importancia de una vida de principios mientras se vanagloria del despido al primer director del periódico -Carlos Salas, al que aún hoy adora media redacción-. Causa estupor verlo alegar a una supuesta incompatibilidad de éste con los principios fundacionales de Editorial Ecoprensa. Y es que como ya te he comentado, no pierde la ocasión para justificarse. ¿Mala conciencia quizá?

Ver luego a Alfonso de Salas, Marqués de Montecastro y Llanahermosa, presumir de cómo pone a los principios por encima del dinero en lo que a publicidad se refiere es ya realmente enternecedor… Pero si hay que poner al consejero de una empresa colaboradora entre la espada y la pared, pues se le pone. Que para eso han grabado en mármol su preocupación por el Buen Gobierno empresarial.

 

Quiero pensar que a la luz de lo que publico, Don Alfonso de Salas se despedirá a sí mismo en breve por incumplimiento de sus propios principios, o que al menos liquidará a Gregorio and company -así como a Cabrero e Iburo- si realmente no tuvo nada que ver en lo sucedido. A mí no ha querido recibirme nunca. ni siquiera tras comunicarle por burofax los graves sucesos que allí podrían estar aconteciendo o haber acontecido en términos de una presunta vulneración de la ley de protección datos así como de la presunta realización de actividades de asesoramiento encubierto. De todo ello hablaré con calma en el momento procesal oportuno.

ALFONSO

Y para terminar, una nana. Va como anillo al dedo en esta historia y me la recomendó un lector que vale un billón. Se la cantaré a mi hija recién nacida para ir previniéndola de los monstruos que se encontrará ahí afuera, donde campa impune la gente que te compra y que te vende, la que te odia, te miente, te roba, te mata, te viola y no siente nada. Quizá así, como espero pase contigo, no la encuentren tan vulnerable. Bienvenido al carnaval humano querido emprendedor, bienvenido a la Ecojungla.

Anuncios

3 comentarios en “elEconomista, enemigo de la libertad de expresión

  1. Lo que no me cabe ninguna duda es que Vd., amigo Doblado, por encima de todo es un hombre valiente. Hay que tener muchos bemoles para enfrentarse, como lo está haciendo, con el frailón De Salas que ya sabemos como se las gasta y tiene más peligro que un mono con una gillette en el bidet.
    Le reitero que se cuide de estas aparentes aguas mansas…..
    Con afecto Pérez de Rozas

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s