En los Santos Inocentes: la grabación que en otro país haría caer a la cúpula de elEconomista

Puede que este sea el corte más brutal de todos los que iré compartiendo en este blog, y encarna de arriba abajo los motivos que hicieron que me sintiera chantajeado… Con nombres y apellidos, el exconsejero delegado de mi propia empresa me trasladó las exigencias del hombre fuerte de Ecoprensa a fin de que se me diera un poco de agua después de ponerme rumbo al desierto: te mato y encima pongo las condiciones de tu ataúd. Eh aquí un momento que podría formar parte de “Los santos inocentes”, la demostración de cómo aquello que encarna el viejo paternalismo franquista pretende vestirse tantas veces de liberal.

Mostré un pedacito de la conversación que mantuve con el enviado especial de Joan Cabrero para hablarte de cómo se fusilan en elEconomista los principios fundacionales que dice defender y que resultan fundacionanales para los demás, pero creo que es el momento de introducir el corte por completo. Te la transcribo debajo:

Carlos Doblado: mira, hay una cosa que me ha extrañado mucho. Tú me has dicho que elEconomista, reclama, para esteeee, para dar este paso -el acuerdo que Iburo me proponía en nombre de dicho medio de incomunicación- que yo pierda la mayoría… ¿Vale?

Carlos Iburo: porque…

Carlos Doblado: espera, espera… Que Joan es prescindible, en todo caso que podría ser Vélez, que podría ser quien sea, pero que no es necesario que se Joan. Eso me reconforta… Eeeee, pero que yo debo perder la mayoría. Entonces yo la pregunta que me hago es: bueno, ¿Por qué tengo que perder la mayoría en una empresa que no va a tratar con Ecoprensa?

Carlos Iburo: Porque en el fondo lo que no quieren es que les hagas un producto competencia.

Como ya escribí en su momento: ¿Quién diablos es la dirección de elEconomista para reclamar que yo pierda la mayoría en mi empresa? ¿Qué clase de liberales exigen tal cosa con el fin de que no se le haga la competencia a su producto?

Carlos Doblado: Pero no lo…, no lo puedo hacer, porque si voy a trabajar con ellos, vale, como empresa…

Carlos Iburo: es decir…

Carlos Doblado: escucha, escucha… Si yo firmo, si yo firmo, que renuncio a la indemnización…

Carlos Iburo: (asiente…)

(El chiquitín de la casa estaba literalmente babeando, pues no se podía creer que yo estuviera entrando por el tubo de elEconomista y renunciase a ejercer los derechos de Ágora para que el plan de todos ellos viera la luz)

Carlos Doblado: que renuncio a demandar a Joan…

Carlos Iburo: (asiente…)

(más baba, la bestia parda renunciando a ir a los tribunales también contra sus socios… ¡El plan va a salir adelante! Los ojos, como platos.)

Carlos Doblado: que renuncio a hacerles la competencia… Porque me lo van a…, me lo van a pedir por escrito en esos dos años y medio… Es decir, me lo van a hacer firmar…

Carlos Iburo: (asiente… ) Ah bueno si todo eso lo firmas, pues eeee, pues… ¿Pero es que la competencia la vas a firmar? No hacer competencia…

(El pequeño Bonaparte no podía creer lo que estaba escuchando, ¡iba a ser el dueño del Ágora sin que yo pusiera problemas a ninguna de sus pretensiones!)

Carlos Doblado: ¿No hacer un Ecotrader? Me lo van a pedir…

Carlos Iburo: eeee, no, ahora mismo no, ahora mismo no, es decir, lo que pasa que, lo que pasa que una cosa está clara me dicen: si hay un equilibrio de fuerzas, a Carlos quizás…, podéis…, las cosas más tranquilas sí (podemos controlarle, vamos)… Mira Carlos, lo que ha pasado ahora mismo…

(O sea, puedes hacerles la competencia…, pero sólo si te conviertes en minoritario en la empresa en la que tienes un 70%. Claro que mañana no podrás porque en un nuevo equilibrio de fuerzas en el que ya no seas mayoritario y no puedas imponer tu voluntad, vas a pasar por el aro).

Carlos Doblado: no, yo quiero que me cuentes lo de los socios…, entonces tú me estás diciendo que no es indispensable, o sea que en un entorno en el que yo renunciara por escrito a (lo expuesto) yo podría seguir manteniendo el 70% del capital…

(Aquí es donde le jodí, la EAFI no iba a ser para él… Ya era raro que el cabroncete de Doblado tragara con todo y además pusiese la empresa en sus manos… ¡Con lo cerca que lo había visto!)

Carlos Iburo: yo creo que si firmas no competencia…, lo tendría que plantear eh, lo tendría que plantear, lo tendría que decir, o sea, no…, a mí lo que me dijo claramente Juan González (mano derecha del marqués editor Don Alfonso de Salas, y también socio fundador de elEconomista) el otro día es: eeee ,Carlos, no podemos (estar) en una situación donde si tú estás haciendo una labor comercial, el otro esté… Es decir, tenéis que tener un equilibrio de fuerzas.

O sea, que aceptándolo todo…, a saber:

  • Renunciando a demandar a Joan Cabrero -y por ende a Iburo- por traicionar sus deberes como consejero y socio de la empresa.
  • Renunciando a los derechos de Ágora a ser indemnizada porque se le hubieran levantado sus clientes tal y como el contrato firmado por las partes establecía.
  • Renunciando a hacerles la competencia allí donde pudieran querer mis servicios -era una empresa de Cabrero la que iba a trabajar para elEconomista, no Ágora-.
  • Y aceptando por supuesto que los socios de Ágora diesen servicio a elEconomista aunque nos había dado una patada en el culo sin pagarnos lo pactado en el contrato por si se les ocurría la genial idea de quedarse con nuestros clientes antes de tiempo…

En tal caso y sólo en tal caso, QUIZÁ, con un poco de suerte, los señoritos de elEconomista aceptarían que yo mantuviese la mayoría en mi propia empresa…

¿Pero quién cree ser toda esta gente? ¿Dónde diablos vivimos? Sí, me reafirmo, todo esto debe ser denunciado públicamente por mal que me venga. Tu parte, es compartirlo.

 

PD: quiero pensar que la incapacidad de Iburo para hablar con propiedad, sin dejarse partes de una frase o confundiendo tiempos verbales se debía a que estaba un poco nervioso… El inconsciente, que es muy cabrón.

ALFONSO

Anuncios

6 comentarios en “En los Santos Inocentes: la grabación que en otro país haría caer a la cúpula de elEconomista

  1. Gran película Carlos, me pregunto si hemos cambiado algo desde entonces, puede que sí en las formas, pero no sé si también en el modo. ¿Quien no conoce a algún “señorito Iván?, ¿a algún “Paco”?, ¿a algún “Azarías? De estos últimos créo que hay menos, el de la peli quizás porque “es una miaja inocente” como dice Régula es capaz de revelarse y otros quizás además de creer en ello, se han ganado el poder hacerlo.
    Oí a los protas comentar que en Cannes y otras ciudades en el momento que Azarías se revela era recibido con una gran ovación por el público.
    ¿A cual de estos tres personajes se parecerá la Justicia Española?
    Un saludo. 🙂

    Me gusta

  2. Apreciado Sr.Doblado, esa falta de integridad y doble moral, tanto del frailón como de sus ex, delatan el tipo de personas miserables y despreciables que son. El final está todavía por escribir, pero sabido es que los polos iguales terminan repeliendose. Con el rebote que debe tener el marqués, no sería de extrañar que, como no le salgan las cuentas, termine poniendo también de patitas en la calle a sus ex excusándose con que “Roma no paga a los traidores”. Por correo aparte, le envío noticias del desdichado Cabrero.
    Un abrazo, Pérez de Rozas

    Me gusta

    1. Estimado Sr. Pérez,

      Haría bien el marqués poniendo a ese par de pajarillos en sitio menos caliente que regazo, aunque sólo fuera para intentar vendernos que todo fue cosa de ellos dos y él nada tuvo que ver con el entuerto. Y aunque eso no va a convencer a nadie en el Ágora, a lo mejor le sirve para que en lugares más elevados se ponga en duda al menos su colaboración por acción u omisión, en estos y otros hechos que aún no han sido convenientemente contados.

      Un abrazo.

      pd: del “pobre” Cabrero hablamos privadamente entonces.

      Me gusta

  3. Tu salida del Economista como sabes y ya has comentado sobradamente se debió a razones estrictamente profesionales. Como también sabes, el dueño de la empresa Sr. Salas se acabó cansando de ti y de tu forma de actuar que consideró alejado de sus principios ideológicos.
    Así pues y reconocidas por ti las cosas, ¿te parece justa la campaña de difamación que has emprendido contra el Sr. Cabrero haciéndole culpable de todos los males, que te echasen y de que no te pagasen la susodicha indemnización? Te recuerdo que, mientras no se dicte sentencia, existe como regla el derecho de presunción de inocencia en las personas. Por tanto mientras que no se demuestre la culpabilidad y sea condenado por los tribunales de justicia, hay que considerar al Sr. Cabrero totalmente inocente

    Me gusta

    1. No querido amigo, yo no he comentado nada de todo eso…

      1. Mi salida se debió a motivos estrictamente económicos: multiplicar la operativa de Ecotrader para que tuviera más clientes (parece que el tiro ha salido por la culata según me cuentan), poner el producto en manos de Cabrero para que lo realizase por un precio inferior al que estábamos cobrando, y por supuesto no pagar sin compensar a Ágora como obligaba el contrato firmado por las partes. Jamás el señor salas ni nadie de elEconomista me hizo consideración alguna sobre mi actitud: y te reto a que lo demuestres si es de otro modo. Seguro que tu partner tiene pruebas si así fue… Yo, en cambio, tengo pruebas de todo lo contrario que han sido rpesentadas en sede judicial para rebatir sus falsedades.

      2. Ninguno de los argumentos que expone Ecoprensa en su rescisión tiene nada que ver con sus principios ideológicos, es fascinante que alguien pueda tocar campanas de una forma tan delirante como tú (dicho con todo el respeto)… Pese a ello, el dueño de la empresa puede hacer lo que le plazca, que para eso es suya. No necesita motivo alguno. Soy liberal cuando me favorece y también cuando me perjudica.

      Otra cosa es que yo haya invertido mi tiempo EN DEMOSTRAR QUE EN REALIDAD la rescisión está completamente en contra de los principios ideológicos que supuestamente defiende el marqués de Montecastro. O al menos según constan en su página web. Y que además lo haga sin cumplir el contrato que el mismo firmó, cosa muy fea para alguien que se dice de sí mismo liberal. Liberal-podemita para ser exactos.

      3. La difamación es la comunicación a una o más personas, de una acusación que se hace a otra persona física o moral de un hecho, determinado o indeterminado, que pueda causar o cause a ésta un menoscabo en su honor, dignidad o reputación; siempre que no esté fundamentada en pruebas fehacientes. En este sentido, y como estoy dando pruebas de todo lo que afirmo, creo que deberías reconsiderar tus acusaciones. O dejarme tu nombre y apellido porque a lo de ir al juzgado ya le he cogido el gusto. Vamos, que si te quejas de que realizo juicios sería bueno que no hagas tú lo mismo sin que lo dictamine un tribunal porque me estás acusando de un presunto delito.

      4. Efectivamente, y lo he escrito, estos “señores” imputados son inocentes mientras no se demuestre lo contrario. Lo son de administración desleal y de apropiación indebida. Ahora bien, que sean inocentes a ojos de los juzgados, algo que está por verse y de lo que seguro que escribiré pase lo que pase, no significa que lo sean a la luz de la ética que se exige a las personas que tocan dineros. Además, como personas públicas que son, y como responsables todos ellos de productos de asesoramiento que afectan al público, el interés general sobre su conducta me parece incuestionable. No en vano, para tener derecho a ser EAFI el primer paso es: NO TENER CUESTIÓN ALGUNA QUE SOLVENTAR EN LOS JUZGADOS POR TEMAS MERCANTILES. No es el caso, lo que supone que incluso la CNMV se pone la tirita antes que la herida, y lo hace para proteger a la gente. Como ya escribí, esa es una de las pretensiones por las que estoy elaborando estos blogs que tú llamas campaña y simplemente son las hojas de un libro que verá la luz en unos meses.

      5. también son inocentes Bárcenas, los Pujos, Rato, Griñan, y un sinfín de protohombres patrios…, pero resulta que despiertan interés porque sus andanzas afectan a muchas personas que merecen estar informadas de quién son y cómo actúan para que puedan decidir, LIBREMENTE, si quieren mantener o revocar la confianza en ellos otorgada en algún momento. Y ya que hablamos de la inocencia de este personaje público, y por terminar, hoy mismo ha escrito en su encuentro digital: los warrants son un instrumento muy interesante siempre que esté en las manos correctas. Esto lo dice el tipo que creo con BNP, de quien parece seguir siendo prescriptor, un servicio de asesoramiento en Ágora que a los pocos meses había dejado a 0 las cuentas abiertas para tal actividad a través de una gestora que ofrecía ese servicio, patrocinado por su marca personal para desgracia de la de Ágora. Y no es que tuviera mala fe, es que parece que -por desgracia para todos- no sabía del tema lo suficiente aunque sostuviera y parezca seguir sosteniendo, todo lo contrario. Así, y salvo que creamos que esa experiencia le reformateó el cerebro, dudo que las cosas hayan cambiado porque sé cuánto trabaja y cuan amigo es del esfuerzo desde que cambio de jamelgo. Los hay que no tienen escrúpulos, y a mí siempre me ha gustado tenerlos enfrente. En ese sentido, gracias doy.

      Y para terminar, si me permite, piense un poco en lo que escribe antes de hacerlo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s