Primero insultan, luego se ríen de la justicia. Con todos ustedes: elEconomista

Los liberales no deberían incumplir lo que firman. Menos aún permitirse el insulto como camino para no pagar. En elEconomista, se han atrevido incluso a hacer llegar al juzgado el burofax con el que quise advertir a su cúpula -que quizá lo ignoraba- de que en su empresa se podrían estar cometiendo, además, irregularidades relacionadas con la gestión encubierta y el uso irregular de los datos de los clientes. Todo apunta a ello en los correos electrónicos que empezaré a compartir pronto con vosotros. Muy pronto.

Continúa leyendo Primero insultan, luego se ríen de la justicia. Con todos ustedes: elEconomista

La hora de la verdad en las bolsas europeas

Nueva semana de difícil valoración, en la que el IBEX35 siguió empujando de la mano de los grandes bancos. Y así sucedió, aunque en menor medida, también en el resto de la eurozona por el mismo motivo. Fue una semana en la que se alcanzaron resistencias extraordinarias, los niveles que delimitan la tendencia bajista de los últimos meses, las metas volantes a batir para que la carrera haya sido algo más que un clásico, para que estemos ante una auténtica vuelta. Una vuelta a la zona de alto previo, se entiende.

Y sin embargo, fue una semana en la que no pudimos contar con el mercado norteamericano; ni siquiera ayer cuando pese al buen dato de PIB se frustraron las compras debido a las noticias que afectaron a la carrera electoral norteamericana. Unas veces por culpa del dólar y ahora pese a él. Son las correlaciones, seres inestables y ambiguos, a los que hay que asirse de forma prudente.

El movimiento 2015/2016 del IBEX35, como ya he planteado desde febrero, recuerda en casi todo a lo sucedido en 2011/2012. Y como puede verse en el gráfico adjunto, hoy el índice se encuentra en plena zona de resistencia clave en su versión total return -con dividendo y ampliación ajustada-. La confirmación del doble suelo -s1s2?- que hoy se propone tiene en el hueco de apertura anual desplegado en la primera sesión del año, frente al que nos encontramos, un último desafío; pues de superarse ese nivel de forma confirmada el chartismo propondría una proyección mínimo teórica hacia los altos históricos marcados en el primer trimestre de 2015.

Contando con la ayuda de algunas referencias europeas que están en una situación no muy distinta, intentado batir niveles clave de medio plazo que cierren año y medio de corrección desde un punto de vista formal, y con un empujoncito del mercado norteamericano, casi paralizado desde hace algunas semanas, debiera ser posible. Hoy no tenemos lecturas extremas que corregir. Eso, recordarán, sucedía el pasado febrero y por ello parecía razonable llevarle la contra a la tendencia. Hacerlo sin ello, sobre todo a la tendencia alcista, a mí hace años que no me parece ya no razonable incluso pese a las dos pautas envolventes desplegadas por el Nasdaq en gráfico semanal. Al menos, perdamos un primer soporte para pensar en llevar la contra…

Sí, ya sé que tiene que llegar el fin del mundo más pronto que tarde, pero a mí mis pequeñas herramientas, a las que no hay que hacer ningún caso, me siguen diciendo que por ahora no va a ser así. Al fin y al cabo hace años que lo escuchamos, y a mí me cuesta creer que en Wall Street se hayan roto dos años de lateralidad por capricho, para tentarnos y atraernos hacia las tinieblas. No digo yo que no, que nada sé, pero no seamos los primeros en apostar por ello.

Se incendia el Ibex 35

Hablaba hace dos semanas de las muchas cosas que habían sucedido aunque en realidad no se estuviese notando, y la pasada ponía los acontecimientos que vive el dólar en la palestra para darle algo de color a una semana de transición en la que Europa había podido esquivar al menos la recaída de Wall Street. El dólar puede ser la chispa de muchas tendencias.

Mostraba de todo modo mi sorpresa por la incapacidad de la renta variable europea para desmarcarse aún con más claridad del mercado norteamericano ya en la semana previa, pero es bien cierto que para eso hacía falta algo de paz, alejar el fantasma del nuevo episodio de ajuste a muy corto plazo que bien se había ganado un mercado norteamericano donde lo único que sigue generando dudas es la falta de capacidad del Dow Jones Transportes para irse por encima de sus primeras resistencias de relevancia más allá del corto plazo.

Afortunadamente para nuestras bolsas un lateral es suficiente con el euro perdiendo fuerza; al menos teóricamente. Así que no se ha perdido el tiempo, sobre todo en la periferia y los bancos, para poner sobre la mesa una semana vibrante. Parece que se ha prestado atención al chispazo monetario y hemos tenido un ‘rally’ de gran importancia cuya posibilidad señalaba al pedir mucha atención sobre los efectos incendiarios que podían derivarse, con el euro/dólar como vector, en el caso de ruptura de soportes o resistencias en el más corto plazo. tener una ruptura de soportes o resistencias en el más corto plazo.

Para ser coherentes con ello, durante la semana hemos propuesto desde Ágora una toma de posiciones directamente en el índice Ibex 35 de la mano de una operativa. Fácil, y de momento muy rentable aunque la pretensión es, como siempre, trabajar para estar dentro en una onda de medio plazo.

De la mano de los bancos, durante la semana ha ido cuajando una energía que ha permitido al EuroStoxx50 romper su directriz bajista principal y enfrentar una zona de resistencia crítica al medio plazo como son los altos del ejercicio. Si atendemos a las correlaciones que dominaron en el último gran proceso alcista de nuestra renta variable, al mercado le debería venir bien lo del euro/dólar si hablamos de renta variable europea. Y dado que ayer perforamos la zona 1,09 dólares por euro, la cancha ofrece margen hacia 1/1,03 por proyección de objetivo mínimo del patrón bajista de tipo cabeza y hombros (hch) en continuidad bajista que se ha confirmado con dicha ruptura.

El mercado norteamericano ha estado tímido, es cierto, pero no deja de ser lógico si la divisa es el hilo conductor del mercado; y conviene decir además que no tiene absolutamente nada que demostrar si dejamos al margen la divergencia Dow que mantiene desde hace meses y que se liquidaría en caso de nuevos altos crecientes a corto plazo en la parte Transportes. Ha llamado la atención sin embargo el impresionante desplome de la volatilidad que se ha vivido en Wall Street durante los últimos días, algo que resta poder de convocatoria a los bajistas tras su tímido intento de la semana pasada. Mi querido Javier Molina, con el que voy a tener el gusto de dar un par de charlas próximamente en las ciudades de Madrid y Barcelona, va a tener que seguir esperando el fin del mundo. Y me temo que durante bastantes meses si el mercado europeo mantiene el paso firme más allá de los máximos del ejercicio 2016. Le recordaremos en las citas que ya me debe una cena.

Cuando Cabrero, desde elEconomista, denigraba al analista de Expansión

Va, lo reconozco, un poco cabreado sí ando… Pero no con la vida, ni siquiera por mi costumbre de prestarle demasiada atención a la idiocia. Hay quien cree, en su infinita capacidad de juicio sumario, que todo este trabajo de denuncia se debe a que necesito sentirme superior. Pero en realidad es por otra cosa: escribo porque cuando callamos las afrentas se impone el vocerío, crece la demagogia y se retuercen los hechos para que se reescriba la historia. Somos los mejores cómplices del reverso tenebroso de la fuerza debido a nuestro silencio políticamente correcto.

Continúa leyendo Cuando Cabrero, desde elEconomista, denigraba al analista de Expansión

¿Y si el dólar incendia la renta variable?

Poco, muy poco tengo que contarle esta semana, al menos para la renta variable y pese a la inquietante recaída norteamericana. Y es que no sólo no se ha producido ruptura de soportes de importancia en ésta, menos aún de forma generalizada, sino que además ha sido casi esquivada por completo por ese Dow Jones Transportes del que tanto le hablo últimamente y que no acaba de lanzarse más allá de su zona clave pero tampoco se resiente en la misma pese a un entorno difícil en las últimas sesiones. En esta ocasión también pone el contrapunto, pero a unos bajistas que se esfuerzan desde hace semanas por disputarle la tendencia de más corto plazo. Continúa leyendo ¿Y si el dólar incendia la renta variable?