elEconomista afirma que soy un peligro descontrolado y maquiavélico

Entre otras pretensiones, no niego que todos estos post -que quieren ser el germen de un libro que voy meditando con vuestros comentarios- pretenden invitarte a la reflexión sobre los valores de quien intenta influir en ti: elEconomista. A sus directivos no les gusta que obre de este modo, y lo utilizan como arma en los juzgados: les molesta que cuestione su falta de respeto por los contratos, que no paguen lo que firman, y que ponga bajo el foco de todos mis lectores las pruebas de lo que, a mi juicio, es una brutal defenestración de las libertades que dicen defender. Pero el maquiavélico soy yo… 🙂

Creo que vale la pena empezar por escuchar al Presidente de elEconomista, que debería estar orgulloso de lo que aprendí de él en lugar de utilizarlo en los tribunales para no pagar. Oyéndole se entiende mejor por qué hago periodismo denunciando a empresarios que deberían hacer las cosas mejor de lo que las hacen…

Me acusa Ecoprensa de denigrarla públicamente por escribir sobre los abusos y corruptelas que se llevaron a cabo en perjuicio de Ágora EAFI. Ellos prefieren -por el momento- hablar de mi en los juzgados, pero nunca se cortaron a la hora de desprestigiarme ante compañeros de profesión que se preguntaron por lo sucedido. Este es un mundillo pequeño y todo se sabe. Cuentan que mi relación con la gente era deplorable, que soy una especie de monstruo que todo el mundo quiere evitar porque es imposible tratar conmigo.

Ahí están, por ejemplo, todos los eventos que realicé para ellos durante años, a los que asistían lectores y usuarios de Ecotrader… ¿Por qué no los realizaba el dócil y buen Cabrero si yo resulto tan infumable para la gente? ¿Quizá por esto?

Lo cierto es que no. Simplemente faltan a la verdad.

Ante la profesión y los juzgados, para justificarse, me acusan también de maltratar a los usuarios -WTF!-, de verter comentarios denigratorios sobre mis compañeros, y de mentir para generar dudas en relación a Ecotrader. Todo, después de haber trabajado con el consejo de Administración de Ágora para repartirse un contrato que no pertenecía a sus miembros sino a la compañía. Daños morales lo llamaron en su fallida reclamación… Como le gusta decir a Juan Cabrero en sus correos, hay que reconocer que los tienen cuadrados.

Afirma también Ecoprensa que soy un individuo con escaso control de mí mismo. Supongo que por eso me tuvieron ocho años al frente de su sección de mercados. Y supongo que también por ello, tras muchos años de íntima relación donde siempre fui yo mismo, no sólo eligieron a mi compañía para crear Ecotrader sino que exigieron formalmente mi concurso en ese producto en cada contrato que se firmó. Imagino que también por ello postularon candidatura al premio Joven y Brillante en su momento.

Dice Ecoprensa que me mueve el rencor, no sólo hacia ellos sino a hacia mis antiguos colaboradores; personificándolo todo en la figura de ese incomparable analista que es Joan Cabrero. Sigue él callado y con todas sus cuentas sociales cerradas a cal y canto, bien porque es el paradigma del cristiano que pone la otra mejilla, bien porque no les conviene removerlo y es bien sabido que es mejor no escribir lo que luego puede usarse en los tribunales donde espero que haya justicia pese a todo el poder de elEconomista. De hecho lo que yo publico es utilizado por todos ellos, unos para no pagar, Cabrero y su socio Carlos Iburo para intentar no ser juzgados por administración desleal y apropiación indebida alegando que todo forma parte de un vendetta personal. Todo es fruto del rencor dicen, que debe ser algo que te impide buscar justicia aunque las cosas no hayan prescrito. El mundo de los juzgados puede ser surrealista, como sabe cualquier empresario que haya tenido que ir a lo social.

Como defiendo públicamente lo que ellos mancillan en privado, mi reputación y la de Ágora, como opino de lo que no debe hacer una herramienta de inversión que se ofrece a miles de personas todos los días como es Ecotrader -parece que son poco más de la mitad los que pican desde que se me ventilaron- , y como explico cuál ha sido la conducta de personajes que, siendo públicos y dedicándose a dar consejos de inversión debieran ser honorables además de parecerlo, soy un peligro descontrolado y maquiavélico al que hay que castigar no sólo dejándole sin indemnización sino levantándole otros 50 mil euros porque es un cifra cuqui. Daños morales dijo elEconomista, campeón mundial de ruptura de principios fundacionales. Por aquí no, dijo su Señoría.

Según Ecoprensa he lanzado comentarios injuriosos, acusaciones interesadas y falsas, de modo constante y gratuito. Convengamos que no mienten en todo: gratuito ha sido porque no he cobrado por ello, como no cobré los primeros veranos que para ellos trabajé -publicando sin estar obligado con la intención de potenciar un proyecto al que me sentía vinculado como si fuera mío-, como no cobré por los números cero, o por realizar algunas charlas a fin de que se vendiera mejor Ecotrader. El inaguantable Carlos Doblado, que tiene esas extrañas incoherencias.

Todo lo que han afirmado sobre mí es una deformación de la realidad, injuriosa y falaz; así que es mi obligación defenderme. Y no cabe duda de quien tiene más fuerza, y por tanto de lo arduo que resulta para mí al fin y al cabo limpiar completamente mi imagen. Me sorprende que no se entienda por parte de algunos que ningún esfuerzo es suficiente ante tal clase de enemigo, que no se entienda que David no puede dejar de revelar absolutamente todo lo que ha sucedido, con detalle, a fin de combatir a Goliath. Me sorprende de veras.

Aportaron al juez mis queridos amigos de Ecoprensa algunas pruebas inequívocas de esta mi conducta maledicente: parece ser que escribí una vez Carlos Iburro en lugar de Carlos Iburo. Mis disculpas pequeñín, ya sabes que fue una errata. Parece que ha molestado en elEconomista que haya afirmado ahora elEconomista tiene son asesores (sin licencia) más dóciles que yo… Pues lo siento, pero es cierto. Miren si será dócil Cabrero que ha dejado de utilizar preferentemente gráficos total return, algo que no gustaba a Ecoprensa porque obliga al lector a hacer un esfuerzo. Cualquier día le sacan a pasear con la estelada de su nueva esposa para compensar el españolismo que a mí me reprochaban.

¿No os gusta la palabra dócil? Bien, digamos entonces que Cabrero es más camaleónico, así que ha hecho bien en cambiar de caballo si no quería defender el que cabalgaba. Primero porque es probable que no entienda bien los argumentos que hay detrás de ese tipo de gráficos, y segundo porque rara vez pelea por nada si no le beneficia. No le voy a reprochar que quisiese lograr un buen dinero extra, desde luego, aunque espero que finalmente tenga que explicarle al juez por qué se saltó sus obligaciones como socio y consejero de Ágora. Y sobre todo que Ecoprensa deba dar explicaciones sobre el papel que jugó en todo ello.

Sostiene Ecoprensa que me refería a Cabrero cuando escribí en El Confidencial que la cabra siempre tira al monte. Más allá de los juegos de palabras que usan para intentar metérmela doblada de nuevo -hay que hacer honor al apellido-, creo que es conocido que intento tener la ácida y sana costumbre de reírme un poco de todo; y la cabra hacia donde no va a tirar nunca es hacia el mar. Lo cierto es que o bien Cabrero no sabe de lo que habla si le sacas del sota, caballo y rey -como demuestro en el citado artículo-, lo que es muy grave ocupando el cargo que ocupa, o bien mintió con argumentos un tanto desconocidos por el público para justificar algo. ¿Una operativa más agresiva quizá? Qué casualidad que sus jefes reivindicasen para rescindirnos -sin pagar lo pactado- una mayor frecuencia operativa.

rescision

Y pese a poner blanco sobre negro algo así en una rescisión contractual, los dirigentes de elEconomista tienen la cara lo suficientemente dura como para acercase a los tribunales con el siguiente párrafo:

BLOG ecotrader

¡Pero si es lo que habéis escrito vosotros para empezar la guerrita con la intención de no pagar lo que firmásteis para quedaros nuestros clientes! Ay, que duro sale eso de poner al becario a hacer las cosas… Sólo estoy enseñándole a la gente lo que hacéis. Es la pluma de Ecoprensa la que intenta justificar la rescisión de Ágora sin satisfacer la indemnización firmada responsabilizándonos de la ruina de sus campañas de captación de nuevos suscriptores. Intereses que, efectivamente, son espurios para el cliente. Así que, queridos amigos de elEconomista, antes de echar mierda sobre alguien, sobre todo si esa mierda no está en el contrato -hay que ser bobo- pensad un poco en sobre cómo va a salpicaros. No estáis, aunque lo creáis, por encima de bien y mal.

Y sí, el trabajo de Cabrero es descalificable. Pues bien faltó a la verdad cuando habló de un sentimiento inversor extremadamente alcista sabiendo que era falso -fuese a no para favorecer las campañas de captación de nuevos suscriptores emprendidas por sus amos, algo que sería impropio de una persona decente-, bien faltó a la verdad porque escribe sobre de lo que ignora, algo que no hace un buen profesional pero sí quién cree que sus lectores no se enteran y no van a percatarse. También podrían ser las dos cosas.

Pero lo peor es que cuando ha sido del interés de elEconomista, Cabrero ha obrado igual o peor que yo con su competencia dando por bueno -que no lo es- todo aquello de lo que me acusa Editorial Ecoprensa. Os lo demuestro en mi próximo post acudiendo a un sólo artículo de este caballerete…  La forma en la que Cabrero machacó a Fernández Hódar de Expansión públicamente, está sin duda en el top 10 de la incontinencia verbal. Hemos tenido buenos maestros.

Y es que como ya he contado, estos chicos no son liberales sino marxistas… 🙂 A seguir disfrutando de la Ecojungla.

marx

Anuncios

15 comentarios en “elEconomista afirma que soy un peligro descontrolado y maquiavélico

  1. Estimado Sr Doblado,

    En mi opinion, y desde el mayor de los respetos que le puedo profesar, esta usted haciendo un ridiculo bastante curioso.

    Hace tiempo que se le esta yendo por completo de las manos y gasta su preciado tiempo y su energia en emprender una batalla quijotesca que sin duda le va a traer mas problemas que alegrias en el futuro.

    Por que no cesa usted en sus ataques vacios y en su vilipendioso trato para con los supuestos infractores, para dar paso a los tribunales y dejar que la Justicia haga su trabajo?

    Cuidese amigo.

    Me gusta

    1. Estimado Sr Mota,

      Está en su derecho considerar ridículo exponer hechos con pruebas a fin de que cada cual tenga conocimiento de lo que hace un medio de comunicación que tiene unos principios que no se corresponden con sus actos. Dice mucho sobre usted, por cierto. Imagino que debe pensar lo mismo sobre los Bárcenas, Rato, Pujol, y otros personajes de la vida pública que nos han tomado el pelo. Porque ese es el meollo de esta historia, lo que la hace relevante y necesario el explicarla: el que en este caso toma el pelo debiera ser un servidor público, el cuarto poder le llaman. Y la gente merece la oportunidad de poder juzgar para luego decidir a quién lee.

      Como ya he contado, cesaré cuando haya terminado. En este caso, de escribir lo que va a ser un libro. No se preocupe que los tribunales harán su trabajo, que es juzgar, algo que empezó mucho antes que la revelación de lo sucedido por mi parte. El problema es que son lentos, y que nunca expondrían públicamente cosas como que elEconomista pretende que operar tres veces más de lo que lo hacía Ágora es motivo para considerar más apto un asesor dependiente que uno independiente porque lo inmoral no es ilegal. Comprendo que a personas de su perfil, como el de los presuntos infractores y/o delincuentes, eso sea irrelevante, pero para la mayoría de las personas no es así. Así que los tribunales hacen su trabajo, y yo hago el mío que es contar cosas aunque le pese a una minoría que siempre me lee aunque no me trague (¿Por qué será?). Es lo que tiene llevar un periodista dentro después de casi 20 años colaborando ininterrumpidamente en medios de comunicación.

      Por cierto, el acento aún no ha muerto, yo no estoy atacando sino defendiendo los derechos de muchas personas y los míos (como he contado detalladamente en https://carlosdoblado.com/2016/05/24/traicion-mentiras-y-corrupcion-en-eleconomista/) aunque parece que usted no consigue cogerlo, y además procure repasar el concepto de “vacío” en el diccionario, más que nada para no hacer el ridículo… Pero claro, quizá sería esperar mucho de vuesa merced… 🙂

      Cuídese querido, y no tema por mí porque el árbol deshojado no teme al vendaval. Si me ha de traer problemas la verdad y la ética, bienvenidos sean. Mi hija aprenderá lecciones que la preparen para ser una mujer que se parte la cara y no da un paso atrás. Ahí fuera hay mucha gente que es de otro modo (usted es el la prueba) y es mi obligación mostrarle caminos distintos a los que los que habitualmente le pondrán frente a los ojos, a fin que ella pueda elegir entre diferentes ejemplos.

      PD: he editado su comentario eliminando los elementos que no se ajustan a la realidad y que además no tienen nada que ver con el tema. Espero sepa valorar que, siguiendo sus consejos, procure no perder más tiempo del estrictamente necesario en esto.

      Me gusta

  2. Carlos, como dicen muchos por ahí que la humildad no es precisamente tu virtud, sin acritud me permito pasarte, estos 7 pasos para tratar de dominar el ego y ser más feliz, que creo que si los aplicas en tu vida te podrían ir muy bien:

    1- No te sientas nunca ofendido por nadie.
    2- Libérate de la necesidad de tener que ganar siempre.
    3-Libérate de la necesidad de querer tener siempre razón.
    4- Libérate de la necesidad de ser y creerte superior.
    5-Libérate de la necesidad de tener más.
    6-Libérate de la necesidad de identificarte con tus logros.
    7-Libérate de la necesidad de tu fama.

    Puedes atacarme con tu respuesta, porque puedes estar seguro que no me sentiré nunca ofendido ni por tí ni por nadie.
    Saludos, Joan

    Me gusta

    1. ¿Y por qué iba a sentirme ofendido por ti Joan? ¿Por recordarme lo que muchos dicen por ahí sin conocerme de nada? Al fin y al cabo, son nadie.

      Me parece muy bien todo lo que me recomiendas, es muy sabio. Acéptame en pago por ello dos consejos, dicho por supuesto sin acritud alguna: 1. sé menos presuntuoso a la hora de considerar que otra persona te va a atacar, sobre todo si te acercas a ella sin acritud y con el ánimo de que le vaya mejor en la vida. Aunque sólo sea para ser creíble a los ojos de los demás te vendrá bien. 2. No te creas todo lo que dicen por ahí, en especial si tienen que ver con juicios y pretendes dar lecciones de humildad. Te ayudará a ser mejor persona, mucho más de lo que lo serás dando consejos que no te han pedido.

      En todo caso gracias por tus recomendaciones -si bien con una esposa budista no me podías descubrir nada por ahí-.

      Me gusta

  3. Carlos, revisa bien la respuesta que me has dado.

    Párrafo 1 La gente que opina sobre tí y no te gusta lo que dicen son a tu juicio “nadie”.

    Párrafo 2 No aceptas consejos de nadie, contestando que no los has pedido, en cambio si te gusta darlos a tí.

    Párrafo 3. No hay que recomendarte nada porque tú de sobra ya lo sabes.

    El punto 3 y 4 de esa filosofía budista que tanto conoces, dice que te liberes de la necesidad de ser y creerte un ser superior…..

    Me gusta

    1. Ay querido, qué forma de hacerme perder el tiempo…

      1. Caes demasiado fácilmente en las trampas dialécticas que te tienden para no ofenderte nunca, no crees? Al fin y al cabo, eres tú mismo quien ha definido a el resto del universo a parte de a mí como “nadie” en la última línea de la perorata previa. Sin duda eres un digno representante de todos los que dices que me consideran la antítesis de la humildad. Pero deberías leerte un poco, a veces es bueno.

      2. Tienes un concepto demasiado elevado de ti mismo. Que no le haya pedido consejos a vuecencia no significa que no me gusten los consejos. A mí me gusta tratar a los demás como soy tratado, y por eso te los ofrezco aunque no esperaba que te fueran tan inútiles. Es otro de los motivos por los que siempre me han dado palos, por no dejar que me pisen los que creen que debería estar más abajo.

      3. Tienes tanta imaginación como ego.

      Sé leer, pero gracias. Ahora libérate tú de la necesidad de que un pobre hombre como yo te haya entendido. Créeme, te hará bien, te convertirá en un nadie menos intolerante. Por cierto, no voy a continuar, tengo demasiadas cosas que hacer como para entrar en un bucle contigo. Ah, por cierto, gracias por quitarte la máscara a la primera. Así da gusto jugar… 😉

      Me gusta

  4. Buenas…
    joder….”.todo tiempo pasado fue mejor” siento tristeza por lo que está sucediendo….seguro que no se pueden reconstruir algún puente para arreglar esto?…

    Me gusta

    1. ¿Por lo que escribo? Jajaja… Caballero, no es lo que se explica aquí lo que es triste sino lo que se hizo. Por tanto, no soy yo quien derruyó puentes y mucho menos quien puede reconstruir nada. Yo me limito a contar una historia que es lamentable por estar implicada en ella hasta los tuétanos un medio que dice ser liberal, un medio que se pasa todos sus principios por el forro de sus caprichos y que habría alentado un presunto delito de administración desleal. Que tiene cojones la cosa. Por tanto, esto es de interés general. Si no quieres que se cuenten tus pecados, no los cometas. Y si los cometes, no seas barrio bajero. Tómalo con calma porque queda mucho por contar.

      Me gusta

  5. Carlos,
    Entiendo que no es fácil morderse la lengua, pero si me permites mi opinión, que no consejo puesto que no soy quien para aconsejarte, a veces es mejor no escribir tanto sobre un tema sino ser más breve y conciso. Lo poco gusta pero lo mucho cansa, y aunque sé que tienes razón en todo lo que dices, el hecho de que insistas tanto con el tema puede llevar a que mucha gente se canse y piense que estás solo emprendiendo batallas quijotescas, como decía Pedro Motoa.
    Creo que ser más conciso y no expandirte tanto, además de ahorrarte tiempo, te ayudaría a que la gente que no te conoce y no está dispuesta a hacer un esfuerzo por conocerte te prestara más atención. Como digo, es simplemente mi opinión que quiero compartir contigo dado lo mucho que te admiro.

    Un abrazo,
    Alfonso

    Me gusta

    1. Hola Alfonso, tienes toda la razón…

      Por eso lo resumí todo en… https://carlosdoblado.com/2016/05/24/traicion-mentiras-y-corrupcion-en-eleconomista/

      A estas alturas es un pasatiempo, he mostrado con total claridad lo sucedido. Simplemente me distraigo y voy cosiendo lo que será un libro donde se englobará todo. Siéntete libre de pasar del tema si ya lo tienes claro porque, efectivamente, es más evidencias de lo mismo, otro color con el que mirarlo que, sistemáticamente en este caso, nos lleva a la misma conclusión. Aunque también te digo una cosa, yo escribo para vosotros, para una minoría, no para los que no hacen esfuerzos…

      ¡Un abrazo! Y muchas gracias por tomarte unos minutos para escribirme con tus acertadas reflexiones.

      Me gusta

  6. Estas diatribas subversivas del amigo Doblado dirigidas contra sus ex y el Economista, las sigo con atención y se han convertido para mí en todo un clásico de la reivindicación.
    A Doblado se le nota que es un corredor de fondo amante de las grandes distancias, inasequible al desaliento, que sabe dosificar y administrar bien su esfuerzo. Por ello, disiento de los comentarios de algún compañero que aboga por una mayor brevedad en este asunto y no ha entendido que esto traducido al atletismo se trataría de una carrera de marathon.
    Siga así Doblado, porque queremos más y más y cuanto más mucho mejor.
    ¿Para cuando la próxima entrega?
    Saludos, Pérez de Rozas.

    Me gusta

    1. Hola Don Pérez, bueno, supongo que todo esto es muy interpretable… Yo siento en mi corazón que hay cosas que uno tiene que hacer y decir en la vida, y decirlas sin demostrarlas sería muy feo. Sería hacerlas mal y además me supondría querellas que perdería. Para hacer las cosas de la forma que menos problemas me traiga (y digo menos) y para que con razón la gente no me tome por un deslenguado que se venga por despecho -cosa que no tiene nada que ver con lo que estoy haciendo porque ni es una venganza ni he sentido nunca pesar porque la mala gente se me saque de encima- debo demostrarlas necesito aportar pruebas y documentos, y a veces volver a temas ya tocados porque no sé quién está leyendo lo que subo o si va a hacer el esfuerzo de irse a atrás para entenderlo correctamente. Y sí, me lee usted muy bien la mente porque lograr algunas metas, como limpiar completamente la mácula que toda esta gente generó en mi reputación y en la de mi empresa, entre otras pretensiones, sólo puede lograrse si te lo planteas como una carrera de fondo y aceptas el sufrimiento que genera cada paso.

      La próxima entrega durante la semana, a más tardar a primeros de la próxima. Va a tener una temática nueva, y a usted en concreto le va a encantar.

      Un abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s