elEconomista sigue embarrando el juicio, ahora ya soy un delincuente

Ecoprensa parece decidida a embarrar completamente el campo de juego. No sorprende que acuda a lo que sea menester quien ha arrastrado por el fango hasta siete de sus principios fundacionales para no pagar a quien montó su herramienta de inversión sacrificando sus propios clientes, al mismo que fue la imagen de su sección de mercados durante ocho años. Siendo gente que nos da lecciones a diario desde elEconomista, tenemos derecho a saber cómo son y cómo juegan sus cartas.

Me acusa quien lleva la defensa de elEconomista de haber intensificado mi campaña de ataque hacia ellos y mis antiguos colaboradores. Esto de los posts debe ser como lo de las operaciones bolsa, son ellos los que marcan la frecuencia correcta. Parece que si operas menos de lo que ellos consideran oportuno -aunque no tengan ni idea de mercados y no haya mención alguna a ello en el contrato- se sienten libres para echarte sin pagarte lo acordado, y que si hablas son también ellos los que fijan cuando lo haces de menos o de más. Son la verdad y la vida, “liberales” de los que sobreviviron a Fernando VII.

Sorprendentemente, y a diferencia de lo que hicieron para intentar parar el juicio en su momento, reconocen que tengo todo el derecho a expresar mis opiniones con libertad. Supongo que debió doler mi denuncia sobre su hostilidad hacia la libertad de expresión cuando ésta les perjudica. Es uno de sus principios fundacioanales.

Considera Ecoprensa, sin embargo, que me dedico a insultar o injuriar, ya estamos faltando…, aunque curiosamente ninguno de los supuestamente insultados o injuriados, y son ya muchos meses en los que ando publicando y dialogando con vosotros en el blog, me haya puesto querella o denuncia alguna por ello. Y saben hacerlo, doy fe. Aunque reconocen, menos mal, que eso debería determinarse en otra sede judicial y mediante otro procedimiento, no pierden la ocasión de sacarlo a colación; como si de ello se hubiera dicho algo en el contrato que firmamos. Yo, por mi parte, les animo a ello, pues me encantaría saber qué opina de todo lo que publico un juez aunque eso suponga asumir el riesgo de una condena. Hay victorias morales que merecen condenas legales, y con suerte la justicia podría compartir conmigo que, muy especialmente en el caso un medio de comunicación, las personas públicas deben ceñirse a la verdad, respetar los compromisos adquiridos en forma de principios funcionales, y cumplir los acuerdos alcanzados en los contratos que firman si es que quieren ejercer de faro social. Como ya he escrito, elEconomista trata de embarrar el terreno de juego.

 

No desaprovecharán la ocasión de guarrear…

Estimado emprendedor, tienes que se consciente de todo esto. Un contrato es sólo un camino hacia un largo camino judicial, por eso debe ser lo más disuasorio posible. Yo cometí el error de no tenerlo presente… El que no te respete un contrato no querrá tampoco un juicio justo. Así que es normal que Ecoprensa, pese a reconocer en su escrito que esto no tiene nada que ver con el tema, apele al juzgado como si fuera la víctima, rasgándose las vestiduras con mis comentarios sobre los actos protagonizados por ellos y el dúo sacapuntas. Ninguna palabra sobre todos los insultos que Cabrero le dedicó a Hódar, célebre analista de Expansión, o sobre que ellos en el pasado hayan tolerado que tales barbaridades se publicasen y que hoy sigan en línea.  La ley del embudo, como siempre.

Curiosamente, mi anterior post, en el que resumo su brutal hipocresía de la mano de un artículo del Doctor Juan Rallo sobre Ramón Espinar, no se ha enviado al juzgado.

Dice también Ecoprensa que estoy intentando intimidar a los testigos con todo mi poder. No cabe duda de que entre mi dominio del lado oscuro de la fuerza y mi agresividad verbal, estos hombres y mujeres de pelo en pecho se acojonan vivos al leerme. En cambio ellos, que les pagan la nómina, se mantienen en una estricta neutralidad siendo como son los garantes del equilibrio en una galaxia muy muy lejana. Supongo que por eso, además de llevar a dos personas a las que su propia empresa ha tenido que demandar por apropiación indebida y administración desleal como son Cabrero e Iburo, llevan también a declarar a dos empleados que nunca tuvieron gran relevancia en el proyecto Ecotrader mientras yo estaba allí; perdiendo la oportunidad de citar a personas que ya no trabajan para esa casa y que dirigieron la herramienta. Todo muy lógico para esclarecer los hechos con equidistancia. Modo ironía off.

(Desde aquí les agradezco que no colaboren con la gran farsa que montó elEconomista. Farsa que me ha obligado a acudir a los tribunales mientras sostengo con mi patrimonio personal un buen puñado de empleos que ellos y sus secuaces pusieron en peligro de la noche a la mañana. Mis empleados se lo agradecen también).

Se conmina al juzgado a que se me impida de inmediato influir en sus testigos. Se sugiriere que mi terrible poder mediático afecta al proceso, al desarrollo de la prueba y a su tutela judicial. Uno pensaba, inocentemente, que los adultos en España saben que no se puede mentir ante un tribunal. No cabe duda de que invitar a alguien a decir la verdad en sala judicial, aunque sea tirando del lado jocoso de la vida (qué otra cosa nos queda a los pequeños), enturbia el desarrollo de la prueba. Si es una falsedad lo que debe brillar, claro. Que mentir en un tribunal es algo que puede tener consecuencias legales es algo que todo el mundo sabe, y que de todo modo se te hace saber antes de cualquier declaración. Así que confío en que nadie se sienta amenazando por ello, pero vaya, que disculpas chicos y chicas por mi osadía.

Dicen los representantes de la empresa de Alfonso de Salas, Marqués de Montecastro y Llanahermosa, faro de la ilustración liberal, que intento amedrentar a testigos que son conocedores de mi personalidad y agresividad. Supongo que los que se fueron de la casa no son conocedores de ello y por tanto, aunque serían elementos más objetivos, no han sido convocados al evento que tendrá lugar el próximo lunes 14 de noviembre.

Memorable el párrafo que de la rescisión que nos mandaron para clarificar  que no me invento nada… Soy un monstruo.

retazo

Te habrás dado cuenta de que hablan en plural (menos mal), lo que incluye a los señores Carlos Iburo, entonces consejero delegado de Ágora, y a Juan Cabrero, también consejero.  Curiosamente ellos trabajan ahora allí. Escribieron cositas mucho más feas que ya te iré contando. Soy poco menos que un psicópata.

Increíblemente, tampoco ha sido convocado cliente alguno de la herramienta por su parte, pese a mi deleznable actitud según hizo saber en su escrito de rescisión Ecoprensa para no indemnizarnos según lo pactado. Nosotros, en cambio, hemos llevado tantos como nos ha permitido el juez para que se corrobore o desmienta su versión. A la mayoría de los que se ofrecieron a testificar, ni siquiera les he visto nunca. Así a primera vista parecen testimonios más objetivos que sus periodistas, y que los dos personajes de Ágora que se quedaron el contrato de la compañía para seguir viviendo a cuerpo de rey mientras sus empleados se veían abocados al despido si yo no asumía tener graves pérdidas durante largo tiempo.

Por cierto, si estoy intentando amedrentar a los testigos entiendo que soy un delincuente… Haría bien Ecoprensa en ponerme también por ello una querella y matar dos pájaros de un tiro, a ver si el único que tiene conciencia social en esta historia voy a ser yo. Si soy un peligro, hay que ayudar al Estado a que me quite de en medio. Alguno ya lo ha intentado, e igual un día os hablo también de ello.

ALFONSO

 

 

Anuncios

14 comentarios en “elEconomista sigue embarrando el juicio, ahora ya soy un delincuente

  1. Pues si el juez es un tipo serio e inteligente, que supongo lo será con todo lo que hay que estudiar para ser juez de la suprema corte como en el capítulo de los simpson que Homero le prohibía a Bart ver la película de Tomy y Daly y después de adulto se hacia juez, verán que todo lo que expones va con prueba, es decir no pones juanito es malo porque sí. Brindas los testimonios en distintos formatos. A parte ¿cuál es el delito de tener un blog? Un poquito de por favor!!!! Un saludo estimado.

    Me gusta

  2. Hola Carlos.

    Te seguía desde hace tiempo cuando aún estabas en medio en cuestión(no quiero hacer propaganda de esa basura), y respetaba mucho también al señor Cabrero, pero vaya…..No se qué decir acerca de este señor tampoco, ya que nos tenía engañados a todos por lo que veo.
    Os seguía a ambos cuando ofrecíais vuestros consejos en radioInter. Ha llovido mucho desde entonces.

    Casualmente di con tu blog hace unos días, y claro; antes de saber nada no tenía ni idea de porque de la noche a la mañana no estabas posteando nada sobre tus estrategias ni nada. Te quedas un poco planchado al ver que no salías ni en medios ni en ningún sitio.

    He intentado leerme todos tus post para saber como sigue el tema, y bueno; espero de verdad que tengan su merecido esos sinvergüenzas.

    Bueno, únicamente quería darte mi apoyo, y que salga todo según tus intereses, y enviarte un saludo desde Zaragoza.
    Un fuerte abrazo, y espero poder leer algún post tuyo acerca de mercados y acciones mejor que de juicios…….

    Un saludo

    Me gusta

    1. Hola José Antonio, gracias por tomarte unos minutos para mostrarme tu apoyo y manifestar tu repulsa ante las acciones de elEconomista, Cabrero e Iburo.

      Llevo ya dos años escribiendo en El Confidencial, y por supuesto en Ágora EAFi donde el registro para leer análisis nuestro cada día es GRATUITO desde que sucedió todo lo que voy contando. De Cabrero, qué vamos a decir… El que no tiene talento para abrirse paso por sí mismo tiene que levantárselo a su dueño. Y a algunos no les para ni la gratitud ni la familia. En el fondo hay que compadecerle.

      Me gusta

      1. Hola Carlos

        Pues me alegra saber que sigues posteando en estos medios. Acabo de registrarme en Ágora y el confidencial para seguir estando al día de todo.

        Veo que hay varias suscripciones en Ágora también, hay muchas diferencias??

        Un saludo

        Me gusta

      2. Hola José Antonio… Pues sí, desde el mismo día en el que desde elEconomista se pateó mi principesco trasero.

        Una suscripción de Ágora puede ser con alertas o sin alertas. Si no te importa mucho perderte algún valor bueno (esta semana te habrías perdido Commerzbank), no necesitas alertas.

        Me gusta

    1. Mucho, es muy desagradable. Pero merece la pena cumplir con la obligación moral. Nadie dijo que fuera fácil poner el grano de arena que podemos poner para que que ahí afuera haya un poco menos de bajeza o no salga tan barata al menos. Luego ya depende de vosotros hacer lo que toca, Miguel Angel.

      Me gusta

  3. Y que harás mañana cuando te los encuentres en el Juzgado???
    Les negarás el saludo o harás el papelón???
    Menudo escenario, desde luego que no tendrá desperdicio…..

    Me gusta

    1. Hombre Pedro, la duda ofenda… He esperado mucho tiempo para verme con el tipo que dejó 19 años de amistad por teléfono. Y no voy a perder un sólo segundo en ser quien no soy. A Iburo le temblaban las comisuras de los labios la última vez que estuvo delante de mí… Y no, no hubo saludo alguno ni besos de despedida.

      Me gusta

  4. Pues siendo así, entonces a la salida del Juzgado tendrás a los Manolos cantando su nuevo single “Enemigos para siempre”.
    Mucha suerte Carlos y esperamos que nos cuelgues alguna foto o video para ilustrar mejor la situación de los tres Reyes Malos en el Juzgado….

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s