elEconomista miente también sobre Ágora para no pagar

Si eres emprendedor y pones tu vida en las de cualquier gran cliente, ten muy presente cuan coherente es con sus principios porque puedes estar firmando tu paso del cielo al desierto en cuestión de horas, semanas o años… Y cuando quieras reclamar tus derechos prepárate por un largo camino judicial en el que tus antiguos compañeros de viaje -siempre hay traidores- jugarán tan sucio como puedan. 

Son ya varios los párrafos que os he mostrado de la rescisión que se hizo desde elEconomista a mi compañía tras ocho años de impecable servicio. Me centré primero en demostrar de qué forma tan brutal vulneraron para ello los supuestos principios fundacionales de la casa. Pero quiero que comprendas también las humillaciones que recibirás y cómo se ocuparan de reescribir la historia, porque no sólo van a dejar de pagarte si te incumplen. Querrán liquidarte.

La cosa parece que da para un libro. Y lo cierto es que esto pensando en ello… Vamos a por otro párrafo, visualízalo:

5bis

Si tienes un negocio que depende de que un tercero respete lo que te ha “obligado” a firmar, ve imaginando cómo pueden atacarte en el civilizado mundo de los negocios cuando no pases por el aro. Si no estás dispuesto a renunciar a tus principios para que el maná siga fluyendo de poco va a servir que eso vaya en contra de los suyos… Mi sistemática negativa al deseo de elEconomista de aumentar de un modo inadecuado la operativa de su herramienta Ecotrader, creada a partir de los contenidos de Ágora y bajo la reputación de su marca Bolságora en exclusiva, llegó un día en que -con Cabrero cambiando de vida y más tieso que la mojama por su mala cabeza- ya no fue soportada por más tiempo. La excusa para patearme el trasero poniéndome de vuelta y media fue un error técnico del que ellos fueron más responsables que nosotros en realidad.

¡Traición! gritaron…

Déjame que me lo tome con humor, ya ha pasado mucho tiempo. Como puedes ver en el texto, sostiene Editorial Ecoprensa que a comienzos de mayo se produjo un colapso total del sistema y la caída del servicio debido a nuestra maldad… Y luego tiene la jeta de afirmar que ni si quiera colaboramos, algo que ante el juez se cuidaron muy mucho de afirmar. Sólo Cabrero, aún socio de Ágora, se atrevió a usar la palabra desidia para referirse a nuestro trabajo.

Lo cierto es que el sistema de edición de Ecotrader hace que eso sea imposible, salvo que se fundan los plomos de Internet o se carguen su propio universo, porque más del 90% por ciento del trabajo se subía a MANUBRIO a su propia web y sin pasar por la nuestra. Ecoprensa nunca quiso desarrollar la tecnología necesaria para poder exportar la mayor parte de nuestros contenidos desde la web de Ágora hasta su página, lo que nos obligaba a repetir dos veces el trabajo (exponiéndonos a que se cometieran pequeños errores de edición que se subsanaban siempre con diligencia y rapidez). A tragar campeón. El nivel de información que no estuvo disponible -durante unas horas- fue tan marginal como que la mayor parte de ese 10% que se “automatizaba” llegaba a sus servidores por una segunda plataforma que ni siquiera tocamos.

A pesar de ello, elEconomista se cree con derecho a magnificar los acontecimientos y a deformar la realidad para no pagar la cláusula pactada para hacerse con nuestros clientes y dejarnos sin capacidad de crecimiento durante años por haber estado sometidos al imperio de su ley. A eso y a integrar inmediatamente a dos de los tres consejeros de Ágora porque ellos sí eran unos tíos estupendos. Pero que quede claro que, según ellos, no era un tema personal… JA.

Dejando al margen que sólo la empresa de un idiota consentiría que se colapsase la web de la que dependen un 70 por ciento de sus ingresos, hasta un niño de 12 años se percataría fácilmente de que el colapso total era imposible en esas condiciones. Pero es que la inmensa mayoría del servicio ni siquiera se interrumpió. La información siempre llegó a los usuarios en perfectas condiciones, tal y como fue declarado durante el juicio del pasado lunes por varios clientes de su herramienta. Uno de ellos, de hecho, aún lo es.

¿Cómo va a colapsar -totalmente y por culpa de nuestra- algo que se sube manualmente a la web de Ecoprensa? El contenido se subía VPN, sin que ellos se tomasen la molestia de revisar posibles errores hasta primera hora de la mañana. Todo muy lógico en un medio que dice ser `top´. Y es que la peor de las mentiras siempre fue una verdad a la que se ha retorcido su esencia. ¿Se puede caer más bajo como medio de comunicación?

Para que el producto quedase suspendido sólo había dos posibilidades: que Ágora no realizase los contenidos -que por otro lado fueron parcialmente publicados en elEconomista papel- o que se cayese Internet a nivel general de modo que nadie pueda acceder a sus servidores. El becario que realizó el burrofax de nuestra rescisión debía ser un fan del clásico “Juegos de Guerra” y se sintió inspirado.

ALFONSO

 

¿Pero se produjo un problema al menos?

Efectivamente, y sin embargo no fue en ningún caso culpa de Ágora. Ágora cambio de web, sí. Como cualquier empresa, necesitamos mejorar…, y además fue algo que elEconomista vio con buenos ojos porque nos había pedido modificaciones de cara a poder implantar una sección de trading más dinámico -para la que exigí draconianas condiciones-, además de alguna que otra pijadita técnica que facilitase sus caprichos. Y desde Ágora se programó a su gusto nuestra nueva herramienta considerando la repercusión del cliente. Se retorció de nuevo la realidad por ahí ante el juez, al pretender su defensa que todo fue cosa nuestra, y que ellos nunca tuvieron interés alguno en los cambios, elemento que probablemente esgrimamos -con prueba documental- en una larga lista que ya he elaborado de cara a posibles reclamaciones por falso testimonio.

Pero será que eso de que los principios de la libertad de empresa y demás tienen, como excepción que confirma la regla, a todo aquello que pueda venirle bien aEcoprensa.

No se colapsó absolutamente NADA. De nuestra web se chupaban unas tablas que se subieron a mano durante los pocos días en los que hubo problemas. Y así lo declararon algunos de los empleados de Ecoprensa. Otros dijeron que fueron muchas semanas. Gracias por tan magníficas contradicciones, que croe que no escaparon a nadie.

Los problemas surgieron por su falta de tensión en el trabajo (su propio técnico declaró que desde arriba no se le había transmitido ninguna prisa en avanzar en este tema -y eso que desde febrero estábamos trabajando en ello conjuntamente y que el cambio de web no se hizo hasta los últimos días de abril-), y en cuanto se nos comunicó el problema reaccionamos para que todo volviera a depender de nuestra antigua web, que mantuvimos en línea para que todo volviera a ser como antes asumiendo el correspondiente doble coste sin rechistar, y realizando no dos sino tres ediciones diarias. Unos minutos más de trabajo extra realizados con mucho gusto porque lo primero es el cliente…

No tuvimos problema alguno en sobreeforzarnos pese a que fue elEconomista quien no nos advirtió ni verbalmente ni por escrito de que aún estaba listo para la transición, algo que habíamos comunicado por activa y por pasiva en los diferentes niveles de la cadena de producción tal como puede comprobarse, por ejemplo, con el correo electrónico que adjunto; donde Carlos Iburo le hace saber a Juan González, representante legal de Ecoprensa en el juzgado, de nuestras intenciones varios días antes del evento. No hubo respuesta alguna, y entendimos que todo estaba bajo control por su parte… Luego, nuestros técnicos corroboraron con los suyos que no había problema alguno verbalmente, y lanzamos el proyecto, que fue coordinado en todo momento por quien entonces era consejero delegado de Ágora: Carlos Iburo. Curiosamente, hoy dice ser director comercial de Ecotrader, donde trabaja en tándem con el otro exconsejero de Ágora: Joan Cabrero, rey del mundo entero… ¡Que casualidades de la vida!

Puede verlo aquí con más comodidad: https://s9.postimg.org/58kg8gnzj/iburo.gif

iburo

Llegado el día en el que lanzamos nuestro nuevo web, aprovechando el fin de semana como es común en el mundo de la ingeniería por si se produce algún tipo de problema y se puede echar marcha atrás, no había nada hecho. Pero si bien Ágora estaba trabajando en fin de semana como es común en estas transiciones, los señores de Ecoprensa se dedicaron a otra cosa.

 

El sistema de Editorial Ecopresa para producir Ecotrader es además muy cutre. Lo es porque no controla internamente el trabajo de los proveedores externos antes de que se publiquen los contenidos por falta de personal, y porque obliga a los proveedores a entrar en su sitio web y administrarlo, corriendo el riesgo de que se cometa algún un error sin mucha importancia y fácil solución que colapse a todo el sistema solar de la mano de un singular agujero negro como propondría elEconomista para no pagar.

Que tengas que subir a mano durante un par de días unas tablas no es precisamente un colapso y además es algo que conseguíamos hacer decentemente; por lo que los suscriptores de Ecotrader no se enteraron de nada. Difícilmente percibieron el menor problema porque aunque con tensión, los platos salieron como de costumbre.

Los dos últimos meses de mi gran historia de amor

Estuvimos trabajando más de dos meses más para ponerlo todo al día. El 10 de julio, de forma unilateral y después de habernos hecho trabajar como a chinos (intuyo que para distraernos mientras clonaban nuestras webs de la mano de nuestro antiguo proveedor de tecnología), nos enviaron a freír espárragos sin pagar la cláusula pactada para tal eventualidad. Y eso último es el colmo de lo que no se puede aceptar en los liberales.

Miente por tanto elEconomista, cual bellaco, cuando afirma que se produjo el colapso total del sistema y la caída del servicio Ecotrader. Miente elEconomista, de forma enfermiza, cuando afirma que no prestamos la menor colaboración, y vuelve a mentir sin recato ni vergüenza elEconomista cuando afirma que todo ello se hizo sorpresivamente, dado que no preavisaron, sin tomar las más mínimas precauciones para que todo funcionara adecuadamente y sin haber realizado el desarrollo informático adecuado Miente elEconomista como el banquero de turno que se lo ha llevado crudo cuando nos responsabiliza de lo sucedido. Te proporciono el resto de las evidencias en mi próximo post.

A compartir y… ¡Nos vemos en la Ecojungla!

 

 

Anuncios

4 comentarios en “elEconomista miente también sobre Ágora para no pagar

  1. Es curioso porque siempre que hay uno que se llama jefe tiene un séquito a su alrededor que le hace todo sin saber nada y siempre hay alguien que si sabe, en este caso tu, pero está fuera del séquito, por lo que si hubo algun problema seguramente lo arreglaste tu y tu equipo y no el de el y su grupo de amigos.
    Quieren las cosas rápido pero te dan un sistema arcáico para trabajar que debes saber usar y reparar…. Es que no hay color…..
    Un saludo estimado.

    Me gusta

  2. Son esos dinosaurios acostumbrados a pisotear cualquier cosa y a que los demás callen por temor.
    Esos que exigen última tecnología cuando ellos van a pedales.
    Los que exigen inglés al becario, cuando ellos no tienen ni pajolera idea.
    Los que usan palabras rimbombantes y trajes a medida para dar lecciones de moral y de dirección de empresas, tapando toda la basura que esconden en su casa y de la que son causa y efecto directos.
    No debe ser usted el único al que han tratado así, pero si debe ser usted el primero y de momento único que los ha llevado al Juzgado, bien pertrechado.
    Los ha cogido en gayumbos, aún no deben salir de su asombro porque alguien haya “osado rozarles”, a ellos!!!.
    Imagino que algunos en silencio le estarán dando las gracias por poner las cosas en su lugar.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s