elEconomista, entre el esperpento y el disparate judicial

Hoy, el protagonista de este nuevo capítulo de mi historia como emprendedor centrada en las traiciones recibidas por parte de mis socios al calor de las órdenes de elEconomista -en el chanchullo que montaron para repartirse Ecotrader-, es el mismísimo Juan González. Consejero por entonces y hoy miembro del comité directivo, que parece haberse centrado en dicha “herramienta de inversión” pensando en el retiro.

Debo empezar por destacar el aplomo del personaje en sala judicial. Muy profesional. Los años, la carrera, la cantidad de gente a la que se debe haber machacado en el trayecto… Es de suponer que curte. Y comparado con lo ridículos que me parecieron Cabrero y casi todos los demás empleados que Ecoprensa llevó a la sala, debo decir que resultó alguien notable. Sin embargo, y me ocuparé de ello en su momento, su declaración estuvo plagada de datos sesgados y, por qué no decirlo, de presuntas falsedades que pondré sobre la mesa llegada la hora con prueba como tengo la costumbre de hacer. A ver si por fin me llegan las querellas, prometidas por parte de algún miembro del enemigo en sus momentos de mayor ira y sorpresa por este atrevimiento mío de contar mi historia.

Recordarás que Ecoprensa nos acusó en su rescisión de provocar un colapso total de su servicio. González lo reiteró en el juzgado -vamos a ir dando una pinceladita-, donde sostuvo que el problema de suministro se alargó seis semanas.

Sin embargo, el día 3 de junio me escribe para emplazarme a una reunión y comentarme que han sido solucionados todos los problemas que han afectado el normal funcionamiento de Ecotrader… ¿Normal funcionamiento? ¿Un funcionamiento anormal es ahora un colapso total? ¿Seis semanas? Vaya, ahora los meses tienen seis semanas.

Puedes verlo aquí más cómodamente: https://s9.postimg.org/y1czv25bj/CORREO6.gif

CORREO6

Tiene su gracia que González declarase también que no se nos rescindió antes del 10 de julio de 2014 porque aún se esperaba que la situación pudiera reconducirse hacia la normalidad, y que el 3 de junio me escribiese diciéndome que ECOTRADER ya funcionaba perfectamente… ¿Qué es lo que no pudo reconducirse entonces? ¿Que me negué a aumentar la frecuencia de operaciones por motivos deontológicos tal y como ellos querían hacerlo y luego hicieron? ¿Qué seguí ejerciendo de español en Cataluña desde mi cuenta personal de Twitter aunque me lo reprochaban por ser supuestamente malo para el negocio?

Fui a ver al consejero de Ecoprensa esperando un agria polémica sobre quién había sido el auténtico responsable del problema técnico que afectó unas horas a una parte de los contenidos que suministrábamos automáticamente a Ecotrader -a su vez una parte menor del conjunto de nuestro trabajo para la casa-. Para mi sorpresa sólo me dio un tirón de orejas sobre mi vehemencia en relación al tema del nacionalismo, transmitiéndome que eso nos costaba dinero a todos. Sobre todo a mí, que soy el catalán, contesté.

Recuperemos ahora un párrafo de la rescisión del día 10 de julio de 2014:

meses

¿Pero no estaba todo arreglado el día 3 de mayo según un Consejero de Ecoprensa? Sí, el mismo hombre que acudió en representación de ésta ante la magistratura. Sí, el mismo tipo que horas después de mi rescisión contesta desde su ipad al correo en el que envío mis contenidos sin tener obligación de ello -ya estoy rescindido- con un: Gracias Carlos. Todo un caballero!! Caballeresca desidia la mía. Caballeresca falta de profesionalidad. Y es que estamos en la casa noble marqués Don Alfonso de Salas…

 

ALFONSO

 

Para flipar sin parar. Todo por no pagar…

Aunque el día 3 de junio por la mañana, Juan González afirma que todo está solucionado, en la rescisión que me mandaron en su nombre se me echó en cara un error cometido ¡PRECISAMENTE EL 3 DE JUNIO! Un error del que era perfectamente consciente, y que todo el mundo entendió dada mi situación personal esos días. Aquí está el párrafo:

3junio

El contenido se suministró escrupulosamente SIEMPRE, aunque en alguna ocasión con más dificultad por los problemas técnicos que puede tener que soportar cualquier empresa en su día a día tecnológico. Durante el famoso 3 de junio todo se solucionó veinte minutos antes de la apertura del mercado por la redactora Ana Palomares, que en el juzgado declaró haber sudado tinta china haciendo copy + paste desde la solución alternativa que tenía siempre a disposición (por si las moscas, podían contar con un acceso al sitio web de Ágora desde el que capturar cualquier contenido que error humano o técnico hubiera generado). ¡No se imagina usted lo difícil que fue copiar y pegar ocho textos con sus correspondientes gráficos señoría!, afirmó nerviosa la redactora de elEconomista.

Lo cierto es que Ecoprensa sufre con las magnitudes. Supongo que por eso ha tenido siempre problemas de números, tal y como saben sus sufridos accionistas…

¿Seis semanas dices, Juan?

2mayo

Del 2 de mayo al 3 de junio van… ¿Cuatro semanas? Querido Juan, si engordas la cifra de los dislates al menos ten presente lo que se me ha pasado en tu nombre. Da un poco de pena ver tanta vulgaridad en gente que habla de desidia para no pagar a quien lleva ocho años pencando para ti como un animal, mientras se pone contra la espada y la pared a sus socios a fin de que sean cómplices del asalto a su propia casa, proveedora de contenidos para Ecoprensa desde el primer periódico, a fin de repartirse el pastel y ellos vivan aún como curas. Eso sí, tras ventilarse al chico con principios que no quiso chanchullos ni migajas.

Fue penoso lo que sucedió que durante las sucesivas declaraciones de la parte contraria: se dieron versiones diferentes de lo sucedido en este y otros temas esenciales, hasta el punto de que su propio técnico declaró que el problema empezó un lunes y que el viernes a más tardar estaba ya todo en orden, quizá antes. De seis semanas a cosa de días y con un festivo de por medio… Por el camino, el ínclito Juan González las dijo de todos los colores, eso sí, con mucho aplomo y dignidad, llegando a asegurar que durante las famosas seis semanas Ágora no proveyó a Ecoprensa contenido alguno debido a un problema informático ajeno a ellos pese a que luego el resto de sus testigos reconocerían que la gran mayoría de dicho contenido se subía a mano desde el día en que empezó la colaboración.

¡Que mis estrategias se publicaban en tu periódico a diario muchacho!

La verdad es que sorprende que esta gente crea estar tan por encima del bien y del mal como para presentarse así ante la justicia. Pero claro, a estas alturas ya sabemos que los directivos de  elEconomista tienen de liberales lo que yo de culé…

Y todo por algo que además fue fruto de su dejadez…

Lo cierto es que no había hecho nada de todo lo pactado. Teníamos un acuerdo para tenerlo todo listo a primeros de abril, y pese a que tardamos cuatro semanas más en ponerlo en marcha no habían hecho NADA, ni mandaron un simple mail advirtiendo de su indisposición pese a estar sobradamente avisados, tal y como puede verse en el correo electrónico enviado por el consejero delegado de Ágora al mismísimo amo del ecocalabozo:

iburro

Puedes verlo mejor aquí: https://s11.postimg.org/u3xeizqnn/iburro.gif

Como se reconoció por parte de sus técnicos en sala judicial, la orden de Ecoprensa era no dedicar recursos a nada de lo que tuviera que ver con la evolución del sitio web de Ágora pese a que en parte se hacía para solventar mejoras que ellos habían pedido. Llegado el día, lógicamente, tuvimos problemas. El servicio, pese a todo y gracias al esfuerzo de los empleados de las dos partes, fue impecable; tal y como declararon usuarios que acudieron de buena fe a explicar lo sucedido en aquellos días.

La desidia, según parece, va por barrios. Pese a todo ello, estos maestros del humor que dicen ejercer de referente liberal en España, afirmaron en su rescisión que todo se produjo sin la más mínima colaboración por parte de Ágora; con toda esa pompa ridícula de la que sólo ellos son capaces en su ya famosa rescisión:

COLABORACIÓN

Nuestras pruebas en relación a esto son aplastantes, por lo que a la postre no tuvieron la desfachatez de ir por aquí en el juzgado… Pero es que, además, sus testigos aclararon que esto no pudo ser más incierto. Tres hurras por vuestros testículos, capaos, y meteos por donde os quepa la jodida Ecojungla…

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s