Warren Buffett odiaría a Ecotrader, la herramienta de elEconomista

Vamos finalizando el episodio de la rescisión, pero conviene entrar ya de un modo declarado sobre el meollo del asunto en mi opinión: para seguir allí, había que operar más traicionando a los suscriptores que llevamos al producto o pensar en buscarse otra casa. Parece que Juan Cuatrero estaba por lo segundo, aunque nunca me lo hizo saber. La pela es la pela…

Recordemos la voz de los súper tacañones…

rescision

Han tenido los que mandan en elEconomista la desfachatez de afirmar en sala judicial, por boca de su representante legal, que ellos por “estrategia” quieren decir “contenido”.  Me enteré ese día. Cabrero, el chico bueno, afirmó en el mismo juzgado algo un tanto diferente, sosteniendo que los contenidos se hicieron siempre pero que no encajaban con lo que elEconomista deseaba y que en realidad no estuvimos a la altura. Se le hizo notar que eso le incluía a él, obviamente… Claro que no encajaban con sus deseos Cabrero, pedazo de abrazafarolas, pero encajaban con lo que nos obligaba el contrato firmado.

Pero no sólo para dejar de pagar miente Ecoprensa. Miente también para salvar la cara frente a suscriptores, a los que les cambiaron el juego sin avisar. Y debieron pensar que si no les gustaba o querían olivas negras, pues como diría Chiquito: te compras tu cabra… Uy, disculpad, que ya os hemos puesto una.

Aquí puede ver un documento presentado en la judicatura por elEconomista que demuestra que tras nuestra salida la operativa se triplicó… ¡Como lo oye, un documento de Ecoprensa! Aunque el que tenía que dar fe del mismo ni siquiera se presentó.

indra.gif

Como puede verse, y contra lo sostenido por Juan González, el representante legal de Ecoprensa, Ágora no hizo ningún tipo de dejación de funciones. El flujo de estrategias/contenido, o lo que sea que quisieran mostrar, se mantuvo más o menos estable entre enero de 2012 y junio de 2014 sin generar problema o queja alguna. Entre 60 y 90. Curiosamente, con el manejable Cabrero al aparato, en un solo mes se pasó a la zona 170 y ésta ya no se abandonó nunca. Casi el triple, obviamente de la mano de una operativa agresiva que es lo único nuevo que se ha propuesto en Ecotrader desde entonces. Y lo sé porque he estado pagando el servicio de vez en cuando para chequearlo y conseguir información.

Warren Buffet odiaría a Ecotrader 

Aunque el oráculo de Omaha afirme que el mercado es como béisbol, que la actividad consiste en realidad en no batear todas las bolas, para elEconomista la idea de operar más fue siendo algo cada vez más deseado. Dice Buffett que la mayoría de los inversores no resisten la tentación de comprar y vender constantemente, algo que en elEconomista querían fomentar como fuera porque lo que importa es la pasta. La ética de la razón pura, que diría Pablo Iglesias.  Quizá no sea ilegal que quien no está regulado mezcle labor comercial y labor de análisis, pasándose por el forro las murallas chinas, pero desde luego es profundamente inmoral, y supone una terrible perversión del trato que merece un cliente.

shin_shan_1

Joan Cabrero, campeón estatal de salto de murallas chinas en el sector financiero.

Como digo, a Juanito Cabrero y Carlitos Iburo les debió parecer muy distinto, ya que instalaron una operativa agresiva en Ecotrader de inmediato -y con operativa bajista inclusive-, según vociferó el saltimbanqui en uno de sus primeros encuentros digitales como amo del calabozo. Todo el mundo con experiencia en el mercado sabe que operar más es, en la mayoría de los casos, el primer paso para perder dinero. Incluso Cabrero, que tuvo serios problemas par entender el cuento de los tres cerditos. Pero según Ecoprensa, Ágora merecía una rescisión por no atender a su campaña de captación de clientes… Y es que algunos sí tenemos principios que respetamos.

Resulta como poco dudoso que Ágora pudiera cometer pecados en la cantidad de ciento y la madre que nos achacaron en la rescisión, y que dos de sus socios, Carlos Iburo -consejero delegado en un consejo de tres personas- y Joan Cabrero, consejero y también socio de la compañía, acabasen realizando de forma inmediata labores de dirección para la herramienta Ecotrader de elEconomista; realizando todo el trabajo que previamente estaba en manos de Ágora y un poco más. ¿No cree? Si habíamos cometido tales pecados, lo normal es que Cabrero e Iburo nunca más hubieran trabajado para Ecoprensa…, como normal sería que hubieran sido posteriormente rescindidos considerando las grabaciones que he publicado cuando detrás está un medio que le pide esas cosas a la política.

No hay que ser Kant para darse cuenta de que todo estuvo organizado y coordinado por todos ellos. Lógicamente, por lo poco coherente que resulta todo ello, el juez planteó su extrañeza dado que parecería que todos los problemas que (falsamente) sostienen que generábamos resultarían ser en realidad la obra del pirómano de Carlos Doblado, el pecador de la pradera. Lástima que el contrato no estuviera firmado conmigo sino con Ágora, lo que aún hoy incluye como socios a los “señores” Iburo y Cabrero; par de pajaritos a los que ayuda elEconomista a realizar labores de asesoramiento financiero entre sus clientes sin estar regulados para ello tal y como ya planteé en el primer post de esta serie dedicada a mi experiencia como emprendedor. Pronto me pondré con ello… La verdad es que fueron muchas las mentiras vertidas en sala judicial, por lo que estamos estudiando la posibilidad de acometer nuevas acciones legales contra algunos de los que allí declararon.

Los clientes, contra Ecoprensa

Algunos clientes de la herramienta declararon también. Quisimos contar sólo con personas que  yo hubiera tratado muy tangencialmente o que ni siquiera hubiera tenido la oportunidad de conocer personalmente hasta ese día. Todos los clientes de Ecotrader negaron que se hubieran percatado de que se produjese algún tipo de discontinuidad en el servicio o dejación de funciones alguna por parte de Ágora. Afirmaron también que antes de nuestra rescisión no había habido quejas en público de los clientes como sí sucedió a raíz de nuestra salida.

Un ejercicio de cinismo total y absoluto el de Editorial Ecoprensa, por tanto, que ya en el primero momento tuvo el vulgar descaro de amenazarnos con su derecho a reclamar los evidentes perjuicios económicos y las penalizaciones pactadas; que superan ampliamente los 300 mil euros, además de negarse a pagarnos por ser rescindidos de forma cínica, traicionera y falaz.

ecopresa

Puede verse en el texto anterior, de la rescisión, la nada velada “amenaza” de emprender acciones legales. Evidentemente, se trataba de acojonarnos. Eran muy conscientes de mi total intención de reclamar los derechos de Ágora.

Pues sí, ya sabes lo que te pueden hacer si eres un honrado y trabajador emprendedor, querido lector. Y para despedirme un poco de humor, que no soy marqués como Alfonso de Salas pero soy condemor:

(imaginemos que le cantamos a Jony, o a “chori”, en vez de a Yoly…)

Ahora a ti te toca compartir… Nos vemos en la Ecojungla.

Anuncios

10 comentarios en “Warren Buffett odiaría a Ecotrader, la herramienta de elEconomista

  1. Si el juez entiende algo de mercados financieros y es un tipo serio se habrá dado cuenta de que los del economista tienen un cuento encima que no entiendo como lo pueden sostener aun. ¿No se les cae la cara de verguenza? Como dice el dicho “Dios los cría y ellos se amontonan” Un saludo.

    Me gusta

    1. ¿Qué tendrá que ver que el juez entienda o no sobre mercados financieros? Un juez tiene que ser imparcial y objetivo, e impartir Justicia, no emitir juicios de valor.

      Lo más prudente es esperar la sentencia. El resto es tontería.

      Me gusta

      1. Pues tiene que ver lo mismo que la sentencia y la justicia querido. La sentencia juega su papel. Yo el mío. Ni todas las sentencias son justas ni hay justicia en todas las sentencias. Así que empecemos a ahorrarnos las propias tonterías antes de pedirle a los demás algo parecido… Y te equivocas de nuevo, los jueces pueden y deben emitir juicios de valor. No es igual de grave que esto pase en el bar de Pepe que en un medio de comunicación; y mucho menos en uno que presume de liberal y resulta ser liberticida.

        Me gusta

    1. Es irrelevante para lo que aquí se trata, así que no entiendo su comentario. Esto no es un juicio, sino la historia CON PRUEBAS de un emprendedor que ha hecho “negocios” con Editorial Ecoprensa y los “señores” Juan cabrero y Carlos Iburo.

      Me gusta

      1. ¿De qué pruebas habla? ¿De sus pruebas? Pues son totalmente irrelevantes a ojos de la justicia. Esto es un juicio paralelo, una afrenta contínua, un insulto permanente, unas formas reprochables y un fondo sin sentido.

        Y, por cierto, no son pruebas de nada, de hecho, no son más que la opinión de una de las partes. Su opinión, ni más, ni menos. A la otra parte no la hemos escuchado todavía, pero también tendrán sus “pruebas”, vamos digo yo.

        Usted está llevando a cabo desde estas páginas un ataque frontal y absurdo contra todo lo que no es usted, está continuamente manchando el nombre de unos profesionales, está poniendo en duda su valía y capacidades, está insultando constantemente desde el rencor y la ira. Muy triste todo y muy mal debe irle para actuar así.

        Por cierto, nunca habla de sus desencuentros con los lectores en su época en elEconomista, ni de sus malas formas, ni de sus faltas de respeto constantes en los encuentros digitales. ¿Por qué no habla también de todo eso?

        Parece que elEconomista no tenía nada contra Ágora, sino contra Carlos Doblado. Sus modos, su estilo y sus formas contando su particular versión de esta historia, dan una idea nítida de cómo es el personaje.

        Mucha suerte, que supongo que le va a hacer falta en la vida.

        Me gusta

      2. Ay madre, cuanto rencor…

        De las pruebas que muestran lo que denuncio, querido, le guste o le joda, usted sabrá en su fuero interno a santo de qué. ¿Y qué demuestran?

        1. Que los argumentos de la rescisión son espurios. 2. Que se usaron tretas impropias de la gente decente (grabaciones). 3. Que se corrompió a un consejo de administración ajeno (Cabrero puesto contra la espada y la pared según sus propias palabras). 4. Que elEconomista se salta 7 de 10 principios fundacionales. Perdón, fundacioanales. Etc,etc,etc… Obviamente muchas de estas pruebas han sido aceptadas y serán consideradas por la justicia, muy a su pesar. El resto de la perorata de su primer párrafo no me molesto en comentarla, aunque sí le aseguro que parte de todo esto va por otro juzgado, y tiempo habrá para saber si hay delito. Pero vamos, que la moral y el delito van por canales diferentes es algo que sabemos casi todos.

        ¿La otra versión? Yo también espero la otra versión. En público, en forma de querella, de escrito… pero no llega. ¿Por qué? ¿Por qué? Que diría Mou… Pues porque no tienen el valor de abrir ese debate, porque les haría muchísimo más daño que callar y seguir matando. Es muy viejo hombre, y hablamos de gente cuyas artes hemos reconocido en forma de grabaciones y dan puro asco. Evidentemente la valía de esos “profesionales” queda muy a las claras en lo que escribo, en eso tiene razón: gente que se deja presionar y aumenta la frecuencia de operaciones sólo porque lo ordena el jefe, gente capaz de exigir mayor participación en una empresa a cambio de un acuerdo donde se ofrece el uso ilegal de datos protegidos por la ley, etc… Pero hay que llegar a fin de mes, y algunos tienen vicios muy caros.

        ¿Mis desencuentros con la gente? Jajaja…, he hablado de ellos aquí 40 veces. Es lo que tiene no casarse con nadie ni practicar lo políticamente correcto caballerete. Por cada desencuentro encontrará 10 felicitaciones. ¿Falda de respeto? Ni una sola si no se me falto a mi antes. Do ut des. Le retaría demostrarlo, pero como le voy a cortar la línea tras este envite no será posible.

        Sí, efectivamente, elEconomista no tenía nada contra Ágora sino contra Doblado (el tipo que montó el chiringuito y salvó el patrimonio de los amos del periódico, por cierto). Y es así por dos cosas: 1. porque era Doblado quien se llevaba la parte del león (para eso creó el invento) mientras ellos palmaban millones, y 2.porque se negaba a aumentar la frecuencia de operaciones por ser una traición a los clientes que condujo allí por petición de elEconomista y algo completamente inmoral si el fin era comercial. Pero parece que a usted todo le suena a chino, salvo las murallas. Esperemos sin embargo que el juez haya llegado a la conclusión que usted ha sentenciado, aunque lamentablemente habrá tenido menos tiempo que usted para llegar tan lejos. Nada me haría más feliz. Y es que como se dijo en el juzgado y siempre digo aquí: resulta que el contrato no era con Doblado sino con Ágora, y Ágora tiene derecho a cobrar lo firmado. De otro modo, hubieras prescindido de Doblado en una negociación con Ágora (que nunca se produjo), mantenido con el resto de la empresa el contrato hasta el final del mismo (3 años), y luego haces lo que quieras. Eso, o le echas y le pagas como hacen las personas civilizadas. Y liberales, por cierto. Pero claro, era mejor comportarse como animales, trincar con mi parte parte desde ya y poner a la dócil mano de Cabrero dándole a la máquina de operaciones. ¿Los clientes? Que se jodan.

        Gracias por la suerte, puede que la necesite más que otros. Al final, la gente como usted, la que vocifera contra la víctima y la llama puta por llevar una falta corta, nunca la necesita. La gente como usted está siempre al lado del poderoso por si cae algo. Por tanto, del personaje que yo soy no hablaremos porque no estamos en el mismo nivel. Y ahora, siga durmiendo porque se acabó lo que se daba. No tengo porque soportar las falacias del abogado de la carroña.

        Por cierto, mi empresa no había tenido nunca un crecimiento tan fuerte como el del último año. Parece que mucha gente considera que quiere un loco para su dinero. O quizá sólo alguien honesto.

        Me gusta

  2. No me alegro en absoluto de la desgracia ajena y deseo que el peso de la ley caiga sobre los delincuentes de este caso. Pero no deja de sorprenderme que algunas personas que se creen superiores a los demás por el hecho de ser analistas financieros famosos y se permiten pontificar ex cátedra sobre lo divino y lo humano como si realmente fueran expertos en la materia, desde la arrogancia y la soberbia en muchos casos, resulten después ser tan, tan, tan incautos.
    Dolorosa lección de humildad para el Sr. Dobado.

    Me gusta

    1. En cambio a mí no me sorprende que usted establezca, en su capacidad para pontificar ex cátedra sobre lo humano y lo divino, que exista una relación entre la falta de humildad y el exceso de confianza en los demás. Pero nadie es perfecto, ni siquiera usted. Tampoco me sorprende ya que gente que no ha empatado con nadie se atreva a juzgar a todo hijo de vecino. Es, lamentablemente, el pan nuestro de cada día. En cuanto al resto de su capacidad para manejarse con dogmas y suficiencia (es viejo lo de ver la paja en el ojo del que ha escrito miles de páginas mientras se muestra en dos líneas la viga en el propio) decirle que no tiene ni la menor idea de qué creo yo: ni sobre mí, ni sobre lo humano y mucho menos sobre lo divino.

      Ninguna lección de humildad, desgraciadamente es otra cosa lo que uno aprende en estos casos. Le doy por tanto un 10 en esa arrogancia y soberbia de la que se le llena la boca querido Matías. Enhorabuena.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s