Si tus socios van a por tu culo no te enfades… ¡Sólo quieren el dinero!

Hoy voy a contarte más cositas con morbo, una segunda parte del post sobre aquellos días de cuchillos largos  que publiqué antes de las vacaciones del pasado agosto… La salsita de lo que ya conoces, algunos de los pormenores que envolvieron la operación de mi derribo. Emocionalmente, sin tapujos…

Es un post de los que quiero utilizar para que entiendas cómo dependes de los demás en los negocios… en mi caso, negarme a que Ecotrader fuera un producto que multiplicase la operativa sin ser una petición de los clientes supuso mi sentencia de muerte y la oportunidad que aprovecharon mis socios, Cabrero e Iburo, para tomar el cielo por asalto… Yo sabía que mi cómoda vida dependía de ello, la suya también, y que no todos tenemos madera de perdedor cuando se trata de principios; incluso si nos dedicamos al dinero y no somos precisamente unos santos ni pretendemos serlo.

¿Qué pensarán los usuarios de Ecotrader tras todo lo que he publicado? Pueden ir meditando ya a estas alturas lo que importan considerando el trato que se le dio a Ágora Asesores Financieros EAFI: patada en el culo y ve a buscar tu dinero en los juzgados.

Cuidado con tus “socios”

Imagino que las condiciones draconianas que quería que se establecieran para una eventual operativa agresiva les hizo entender que conmigo era imposible y hubo que poner contra la espada y la pared a Cabrero, y ofrecerle un chanchullito a Iburo

El problema de Ecotrader es que, filosóficamente, está en manos de los caprichos del abogado y hombre fuerte de la casa, Gregorio Peña. Él, fumándose la hierba que va aplastando con su bastón de dictador, cree saber mejor que los expertos aquello que el cliente necesita, y sobre todo cree que lo que necesita el cliente tiene que ver con lo que necesita Gregorio Peña. Sí, reconozco que decirle lo que piensas a un tipo ante el que todos agachan la cabeza tiene su riesgo aunque lo hagas con educación. Es un gran error como empresario si tu prioridad es el dinero. Si tu mejor cliente es así, prepárate para convertirte en su vasallo o para que te ponga en órbita.

judas

Si eres emprendedor y te estás planteando mezclar tu negocio con el de un cliente que te estabiliza el flujo de caja, debes ir comprendiendo que debes planteártelo seriamente. Te puede costar las piernas o el alma, e incluso las dos cosas. Y por supuesto, si has pensando meter en tu empresa a un amigo pagándole un salario como no había ganado en su vida, facilitándole el acceso al capital para que se sienta valorado y libre de tentaciones, te invitaría a que no lo hagas si no tiene más talento que la inmensa mayoría de la gente. Si lo vale, comparte la mina con él generosamente; te diría que incluso a pachas. Pero si si estás obrando con una generosidad irracional que se deriva de que no esperabas ganar tanto dinero -sentirse culpable por ello es muy católico- , ojo con quien metes en tu casa. Ojo con sus gustos, con sus deudas, con sus vicios y con cómo trata a los demás. Dale a un mediocre una vida que no merece y jamás habría tenido sin ti, y no sólo te apuñalará para conservarla sino que además pretenderá haberlo hecho en tu beneficio… Sobre todo si cree ser un trader.

Semanas después de acordar con elEconomista esas condiciones que nunca se implementaron, me cortaron la cabeza y pusieron a Juanito Cabrero al mando de la nave. Socio y magnicida, pistolero del mercado y de la vida, “hermano”, el tipo dócil que nunca rompe un plato –pero despotricaba sobre el analista de Expansión– si hay buen dinero de por medio, renunció a su condición de Consejero de Ágora. Lo hizo por la mañana, nos rescindieron por la tarde, y fue nombrado director de estrategia de quien nos escindía, en mi lugar, por la noche. Así se hizo con el pastel…  Sin duda hace sus recomendaciones desde la neutralidad y el interés del cliente de Ecotrader  (modo ironía off).

Curiosamente, Cabrero afirmó en sala judicial que él es un simple colaborador de elEconomista y que tardó en ser nombrado director de estrategia. Es una pena que en Ecotrader se publicara lo contrario dos horas después de la rescisión, y que yo esté dispuesto a pedirle un juez que valore si eso fue perjurio. El chico no va a ganar para procesos judiciales.

Según nuestras leyes, por cierto, un consejero debe velar por los intereses de la empresa que administra, y agenciarse de un contrato con tres años de vida por delante que es cerca del 70% de los ingresos de la compañía en cuyo consejo te sientas, no parece demasiado limpio. Sobre todo si vas de la manita del consejero delegado, con el que tienes mayoría en el consejo de administración. Ahora sólo necesitamos que su Señoría considere si eso es un modo ilícito de enriquecimiento. Y lo creáis o no, en España se es extremadamente displicente cuando de joder empresas se trata. Por eso tenemos tantas.

No tengas duda, están yendo todos a por ti

Si tu mejor cliente y tus socios minoritarios empiezan a hacer cosas raras todos juntos, ten muy claro que te están apuñalando. Pero cuidado, porque hasta el último momento te van a hacer creer que lo que sucede es algo que aún no puedes entender. Saben que si consiguen no te mueves rápido estás perdido. Este es un juego a muerte aunque lo esté practicando un tío que ha sido íntimo tuyo durante 20 años y te deba toda su carrera…

Para jugar sus cartas, Juanito me mandó un emotivo correo un día después de la rescisión:

Te dije 5 minutos… Has tardado 4 en ponerse a parar entre todos los amigos comunes (falso, salvo que de intentar entender qué ha pasado porque tú no lo has hecho podamos derivar tal cosa) sin entender que los de elEconomista me OBLIGARON a la puta máxima confidencialidad… (en cambio en sala judicial contó una película según la cual a él se le ofrece todo casi de casualidad y tras la rescisión de la empresa… ¿Qué confidencialidad necesitaba guardarse entonces? ¿Más perjurio?) algo que ha sido MUY DURO y si me conoces sabrás que bien no lo he pasado (lo cierto e que disfrutó como un cabrón, pues intentó venderle participaciones de Ágora primero a un amigo, y luego a mí ,durante las semanas antes del cisma sabiendo que iba a dejar a la empresa sin el 70% de sus ingresos. Califique usted el tema). Es muy simple. Ellos querían romper el contrato y de milagro he podido conservarlo (para él, claro), pero ellos, por lo que sea, no quieren saber nada de ti y en eso, después de intentar sin éxito reconducirlo, ni Joaquín ni yo pudimos frenar a Gregorio y compañía

(Me pareció que el juez hacía hincapié en que el contrato pertenecía a Ágora y no a nosotros. Pero vamos, que Cabrero dejó claro que se trató de una cuestión completamente personal aunque luego saliese con la desidia cuando le miraba su jefe. Evidentemente no te puedes cargar un contrato porque te cae mal alguien. En sala judicial, sin embargo, el pajarito afirmó que merecíamos ser rescindidos porque en nuestro trabajo se había instalado una especie de desidia, que es exactamente la palabrita que usaron sus amos en la rescisión. Creo que esconderle la verdad a un juez es un delito si eres testigo en la causa).

Ya he hablado con Iburo (un cobarde siempre necesita intermediarios) y él sabe que estoy dispuesto a dar gran parte del contrato (Iburo me dijo que estaba dispuesto a pasarnos 80 mil por un trabajo que haría él, o sea, que el dinero era para pagar sus servidos; ergo nada para Ágora, algo que he ido contando en forma de grabaciones). Al final estoy seguro de que podemos llegar a un buen acuerdo (ya conoce las condiciones de esas cintas: datos ilegales y convertirme en minoritario en mi propia empresa para que la controlaran ellos) pero alucino con ciertos ataques personales, sobre todo, hablando de lo de Alicia que tú y yo sabemos, algo que me hace pensar y mucho si realmente hago bien queriéndote (¿No es enternecedor? Voy a ahorrarme lo de Alicia por el momento).

En fin, puedes pensar que soy un hijo de puta traidor o alguien a quien pusieron entre la espada y la pared (a estas alturas seguro que el lector puede elegir por si mismo la opción correcta, aunque todas son cosas compatibles)… Ni te imaginas lo que he pasado pero claro… prefieres pensar que soy un traidor cobarde y sabes que los tengo cuadrados (hombre, valiente lo que se dice valiente…) y que si tengo que tomar decisiones las tomo… Y si llego a decirte algo seguro que ni tu ni yo tendríamos nada de elEconomista y por aquí no podía pasar (confesión: traición en beneficio propio). A ver si con Iburo eres capaz de llegar a un buen acuerdo. (Mandó al compinche porque los tiene muy bien puestos, claro… Pequeños pero bien colocaos).

(Puedes ver aquí el original en catalán: https://s10.postimg.org/qzcau5115/11_julio.gif)

En el colmo de la idiotez o de la desfachatez, a veces no sé qué pensar, el muy poco recomendable Juan Cuatrero quiso dejarme claro que lo mío con los principios no es amor sino obsesión, y que lo suyo no es traición sino tener un par de huevos. O sea, que ahora debemos entender que el cobarde sin escrúpulos ni principios, que el que traiciona la lealtad que le debe a la empresa que representa -poniendo con ello en peligro el puesto de trabajo de varios compañeros-, solo porque es un avaro o porque no tiene agallas para cambiar de aires y salir de su zona de confort , es alguien que los tiene cuadrados. Pues mire, va a ser que no. En Reus, mi pueblo, que es el suyo, a los tíos como así les llamamos cagaos y los sentamos con las niñas, en el autobús, cuando vamos de excursión.

Esta es la maravillosa vida de la empresa querido lector, y uno de los episodios más emocionantes de mi vida. Para despedirme por hoy un temazo de Eldorado dedicado al “señor” Peña, mamporrero oficial de la sombra ante el que la gente se arrodilla en la Ecojungla para mantener la cabeza sobre los hombros…

Anuncios

8 comentarios en “Si tus socios van a por tu culo no te enfades… ¡Sólo quieren el dinero!

  1. Lo de este muchacho, Juanito Cuatrero como le dices, es traición acá y en la China. ¿O sea que iría en contra de sus socios, con quien construyó o ayudó a levantar una empresa, por “tener huevos”?????? Huevo debe tener imagino por lógica, lo que no tiene es escrúpulos….. No le dejaría ni 10 céntimos a alguien así. Lastima que uno suele darse cuentta tarde de como son las personas. Es que no puedes andar desconfiando de todo el mundo pero cuando alguien se acerca y es más lo que le ayudas que lo que el ayuda, poner una alarma y analizar la situación. Recientemente me paso algo parecido, mira que uno por ahí pone las manos en el fuego por cada gilipollas mientras te tiran más leñas encendidas a tu alrededor para quemarte y tu “socio” no las corre sino que las acerca más…….
    Un saludo.

    Me gusta

  2. Hola Carlos
    Magnifico escrito .Espero que los señores jueces se apliquen en dictar justicia y piensen en su papel tan importante para que en este País algún día aspiremos a entrar en el club de los que el grado de moralidad , sentido de la vergüenza o del ridiculo sea los suficientemente alto como para que podamos fiarnos los unos de los otros o de nuestros políticos , socios ….etc. Mientras tanto seguiremos siendo un País de tercera regional en cuanto a códigos del honor y honestidad y así nos seguirá yéndo.
    Se te aprecia
    Un saludo
    Fernando

    Me gusta

    1. Gracias Fernando. Si uno es apreciado por gente con códigos, la misión está cumplida. Lamentablemente, la justicia es orta cosa y joder a tu propia empresa en este país no está tan mal visto como debiera estar dentro y fuera de la sala. Y sí, así nos va.

      Me gusta

  3. Hola Carlos, defines como uno de los episodios mas emocionantes de tu vida a esta experiencia que nos vas relatando. Ante una experiencia así no me hubiera parecido raro haber leído “episodios tristes, decepcionantes….”
    Me gusta tu actitud combativa, reflexiva, consciente, honesta, nada complaciente que transmiten tus palabras.
    Aprovecho las fechas en las que estamos para desearte episodios tan emocionantes en intensidad como los relatados, pero que esas emociones séan mucho mas agradables. 😉
    Un saludo

    Me gusta

    1. Hola Alberto… Me alegra mucho que puedas percibir esas cosas, eso significa que estoy consiguiendo lo que propongo al menos en la mente de algunas personas. Me doy por satisfecho con ello. Gracias por tus deseos, que hago extensivos a tu persona y a todos los lectores de buena fe. A los demás, ajo y agua.

      Un abrazo.

      Me gusta

  4. Vamos Carlos!!!

    Desde el remanso del brillo de tu discurso y tu lucidez ideológica, que esta historia tan deleznable, pero no por ello menos habitual, acabe pronto.

    Un saludo

    Mario

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s