Que no le engañen, el Ibex ya está en positivo en 2016

Penúltima tribuna, que soy de los adictos. Al mercado y a escribir. Último intento del año para intentar que se comprenda algo que para mí tiene importancia tanto desde un punto de vista de la comprensión de la situación del mercado, como por supuesto del retorno que este proporciona a un inversor pasivo: los índices ‘price return’ son un timo, pero los utiliza todo el mundo porque son de gran interés para la industria y todos estamos acostumbrados a ello. Salir de la zona de confort es incluso más pesado que tener una mosca cojonera como analista técnico de cabecera.

Un índice ‘price return’, como el S&P500 o el Ibex 35, no muestra lo que se obtiene vía dividendo ni por la venta, por ejemplo, de derechos de suscripción. Y mucho menos su reinversión. Y sí, eso va a su bolsillo y también al del fondo que luego toma como referencia a un índice que no los tiene en cuenta. Así es un poco más fácil que parezca que los batimos. ¿No sabía que somos unos tíos muy listos?

Comprendo que es desagradable darse cuenta de que uno lleva mirando para Cuenca toda la vida, pero es muy especialmente necesario hacerlo en el caso de nuestro Ibex 35 dado que es uno de los índices que mayores dividendos reparte a lo largo y ancho del globo. Muchos de ellos financiados con ampliaciones de capital, por cierto, que lo nuestro es el gusto por pagar impuestos. Montoro, obviamente, encantadísimo de la vida, que si a él no le amarga eso de meterle la mano en el bolsillo al contribuyente cuando le disgusta, imagínese cómo se pone cuando encima el paganini lo hace con una sonrisa de oreja a oreja. Mientras, el Berkshire de Warren Buffett no ha repartido un dividendo jamás.

Si no se sale de la zona de confort se escriben artículos como el que ayer leía en otro medio afirmando que el Ibex 35 debe subir un 2% para acabar el año en positivo, o como aquel que leí en un grande norteamericano en 2013 según el cual Microsoft había perdido el tren de la historia frente al conjunto del Nasdaq atendiendo al comportamiento de los precios. Arriba tiene dos gráficos del Ibex 35, con o sin ajuste. A la izquierda tiene un índice donde se ha tenido en cuenta lo que se ha metido usted en el bolsillo si invierte pasivamente en él (‘total return’). A la derecha el que a usted le suena más, el que se usa comúnmente. Ahora ya entiende que su fondo indexado no ha hecho ningún prodigio estando en positivo en 2016 pese a que el Ibex 35 -`price return´, el de toda la vida-aún baja…

¿Se imagina la distorsión que se genera con el paso de los años? Pues en el próximo gráfico la tiene. Sí, ambos gráficos se parecen como un huevo a una castaña y por tanto llevan a conclusiones técnicas completamente diferentes en términos de sesgo alcista/bajista si realizamos un análisis chartista del proceso de fondo. Si a la izquierda tiene un Ibex 35 TR, ajustado, que habla de un índice que ha llegado incluso a situarse por encima de los altos previos a la crisis financiera de 2008 -como la riqueza financiera de los españoles, por cierto-, al otro lado tiene un índice que conoce mejor (Ibex 35 PR) y que le traslada la idea de un país cuyas principales empresas están en un pozo y a casi un 50% de sus altos históricos. Algo que es más falso que Judas. Y sí, en formato `total return´ tiene un patrón alcista que habla de un buen comportamiento para los próximos meses confirmadísimo desde hace un par de semanas, mientras que la versión `price return´ muestra un índice en zona de resistencia crítica -sí, esa es el que usa la inmensa mayoría para sacar conclusiones del estado técnico de las cosas-.

Esto es lo que pasa con la mayoría de los gráficos de renta variable: no se ajustan. Luego sucede que las lecturas del proceso de fondo nos abocan a terribles errores como el cometido por el medio norteamericano de la que le hablaba, y que se corresponde a un artículo que me impactó profundamente en 2013 porque uno cree estúpidamente que allí hacen mejor las cosas por ser quienes son.

Abajo tiene un gráfico de Microsoft ajustado por dividendo comparado con el Nasdaq, también ajustado. Mientras el segundo está un 20% por encima de los altos de 2000, la compañía norteamericano está más de un 70% más allá de estos. En 2013, si ambos gráficos no se ajustaban, la compañía se encontraba a una distancia de los altos de 2000 mayor que aquella que mostraba el índice Nasdaq ‘price return’. De forma muy simplista se podría haber afirmado que Microsoft había perdido el tren de la historia, pues la acción del mercado -significada en sus índices- es una forma de expresión del comportamiento social. Sin embargo no era así entonces ni hoy tampoco. Si se quiere analizar la acción del mercado de un modo menos alejado de la realidad de lo estrictamente necesario -la realidad como tal es algo que está vedado a nuestro conocimiento porque somos mendigos en esta tierra-, uno debe molestarse en eliminar de la misma todo aquello que no sea acción del mercado propiamente dicha. Y el hueco bajista que se deja en todo chart con el pago de un dividendo, por ejemplo, no forma parte de la toma de decisiones de los agentes sino que es una simple salida de dinero de la caja de la empresa -es un hecho contable, no algo que afecte a las expectativas de los inversores-.

Si la realidad es aquello que la gente hace, un análisis técnico que no realice estos ajustes está menos cerca de de ésta porque está consintiendo que meros efectos contables se trasladen a los gráficos que tomamos como referencia. Yo, para tomar decisiones de inversión, prefiero estudios cuyo punto de partida -el proceso de fondo- esté lo menos lejos de la realidad que sea posible. Me da igual que no los use la gran mayoría de la gente por un motivo muy simple: la totalidad de los analistas técnicos no pintamos nada en este juego. No quiera por tanto imaginar lo que pintamos la mayoría.

Por cierto, todo el mundo usa el DAX 30 Performance cuando quiere hablar del mercado alemán. Bien, pues es un índice ‘total return’. Su índice ‘price return’ se llama DAX Kursindex, y no lo usa ni el tato. Los alemanes, sí, esa gente que hacen BMWs y Audis, no saben lo que es un índice de los que aquí usamos normalmente. Y sí, cuando comparamos índices ‘total return’ con índices ‘price return’ comparamos peras con limones. ‘Be water my friend’. Sea alemán y no se deje engañar.

Anuncios

7 comentarios en “Que no le engañen, el Ibex ya está en positivo en 2016

  1. Por tanto es mejor que su Empresa no reparta dividendos así no pagará usted impuestos .De esta manera su acción valdrá más aunque dependa de la mala o buena gestión de la misma y eso también es un riesgo

    Me gusta

  2. Señor Doblado, sigo sus comentarios habitualmente. Hasta la fecha, jamás había podido testar la calidad de las operaciones de los analistas profesionales, pero desde que se mantiene una tabla de seguimiento en “El cofidencial” he podido testar las operaciones cerradas desde noviembre de 2015, que es la fecha en que empecé hacer un seguimiento diario de la operativa. Desde entonces y hasta hoy, he contabilizado 79 operaciones cerradas, con 19 ganancias (el 24% de las operaciones) y 60 pérdidas (el 75,95% de las operaciones). Eso no tiene importancia en un mercado tan bajista; lo que si es preocupante es que, en el mismo periodo, el beneficio esperado (formula que se construye con la esperanza matemática y el riesgo por operación, y que considero la mejor forma de evaluar las operativas, libro V. Tharp) es de -3,91R, donde R es el tamaño de posición (riesgo). Para hacernos una idea, si se apostase por operacion 1800 euros, la pérdida neta sería de 1800*3,91 = 7000 euros. En el magnífico libro, V. Tharp, 2008. “Definitive Guide to Position Sizing”, señala que una de las reglas de oro del trading es limitar la pérdida a 1R o menos (pág. 8) por año. Por tanto, sus resultados con una pérdida neta de casi cuatro veces R en aproximadamente un año, ¿No le parece que encajan poco o nada con un ibex positivo en 2016?. Es importante señalar que no le juzgo a usted, ni su buena disposición que lo es, sino que V. Tharp señala que el sistema que usted utiliza tiene un fallo incompatible con un buen sistema de especulación.
    Saludos.

    Me gusta

    1. Quiero añadir que la evaluación se ha hecho sobre operaciones cerradas, las operaciones abiertas, logicamente, no se han contabilizado. Por tanto, no se está señalando que su sistema a largo plazo que usted utiliza no gane dinero. Quiero dejar esto bien claro, pero indudablemente el sistema tiene, ante un mercado complicado, serios problemas.

      Me gusta

      1. Estimado Valxo… ¿Lógicamente? ¿Cómo que lógicamente? ¿Cree usted que cuando una gestora valora una cartera toma en cuenta sólo las operaciones cerradas? Si usted sólo hace cuentas las operaciones cerradas, o sea, justamente eligiendo sólo las operaciones que no han entrado en lo mejor de la tendencia en un sistema que es COMPLETAMENTE tendencial (algunas de nuestras mejores operativas llevan más de un año abiertas) pues apaga y vámonos. Pretende juzgar la bondad de un sistema precisamente quitándole lo mejor al sistema. Ágora construye carteras por técnico con estas recomendaciones, puede ir a nuestra web y comprobar a diario CUANTO ganamos y perdemos. Este año, nuestra cartera internacional y nuestra cartera española están en positivo y nuestra cartera europea en negativo, todas con mucha menos volatilidad que sus índices de referencia… Como siempre. Pero claro, como para valorar esta cuestión de la volatilidad con un punto de partida tan “particular” de “valorar”. Obviamente nosotros contabilizamos todo, no sólo lo que se ha cerrado. Tharp desde luego no le propone calcular el resultado apartando precisamente a lo mejor, pero usted se permite el lujo de juzgar al sistema pese a ello. Sinceramente, no doy crédito. Evidentemente, cuando uno coge la ola no necesita operar. Y eso no le impide ganar sino todo lo contrario. Los sistemas tendenciales son así, no buscan fiabilidad para dar con la esperanza matemática; igual que no lo hace un fondo de venture capital donde el 80% de las ideas de inversión quiebran pero te puedes forrar con el 20% restante. Y ese 20% compensa de largo el 80% perdedor.

        Por otro lado usted comete un error más comprensible (porque requiere información que usted no recibe desde El Confidencial aunque sí desde la web de Ágora). Ese error consiste en considerar a todas las operativas iguales, sin hacer una normalización de la exposición en función del stop loss. Si yo invierto 4 veces más en las ideas de stop bajo que en las de stop alto y mis aciertos se concentran ahí… ¿Qué sucede con la rentabilidad? Pues que es mucho mejor que la que usted sospecha. Es lo que comúnmente se conoce como talla de la posición. El ejemplo más claro lo comprenderá con una operativa índice como la que tenemos en el S&P500. En una cartera Ágora una posición así puede ser el 30% de toda la exposición a la RV mientras que una idea como Netflix, por ejemplo, pesaría 1% como máximo. O sea, que una idea como la del S&P500 de febrero debería pesar en el cómputo 10,20,30 ó 40 veces más que una idea sobre un valor concreto. Es tan evidente que da hasta un poco de cosa entrar en ello: ¡Son 500 empresas!

        Le invito a conocer a fondo los track record de la página de Ágora. Los de nuestras carteras carteras técnicas -que se basan en estas operativas- se han calculado desde 2008. Sin trampa ni cartón y considerando costes de intermediación. Pero no sólo eso, sino que además se miden contra índices total return que es algo que la mayoría de la gente en esta industria no hace. Y sí, batimos ampliamente el mercado desde 2008 con ellas. No este año (y no me esconderé en la complicación del mercado porque eso forma parte del proceso) pero sí en conjunto. Insisto, ampliamente. Y no, no demuestra que no tengamos serios problemas en un mercado complicado. A veces los tenemos, pero nada que ver con lo que usted expone porque hace cálculos de un modo completamente ilógico. Una cosa es leer a VT y otra entender lo que propone. Nuestro trackrecord constata -resultados pasados no garantizan resultados futuros- que desde 2008 conseguimos nuestro objetivo: mejorar la relación volatilidad/rentabilidad a largo plazo. De hecho lo hacemos desde 2002, pero los números respondían a una metodología más agresiva y se retiraron de la web. De hecho conseguimos incluso más de lo que pretendemos porque batimos a la rentabilidad a secas. Créame, a un sistema se le exige esperanza matemática positiva y eso sólo es demostrable a largo plazo. Aunque operemos a corto plazo. Y por tanto, sólo es exigible ahí. En cuanto al porcentaje de ganancias/pérdidas no tiene importancia ninguna. Es inusual en sistemas tendenciales tener un acierto superior al 50% por las ideas que ya he expuesto: se vive de dejar correr el beneficio, no del porcentaje de acierto. Algo que es contraintuitivo, sí, y que no puede practicar cualquiera porque nuestro cerebro es adicto a los placeres inmediatos por naturaleza.

        Un saludo.

        Me gusta

  3. Señor Doblado, las respuestas sólo se pueden fundar en los resultados que he analizado, aunque detalladamente, pero con más precisión le diré:
    a) Si le comento que el beneficio esperado en un año es -3,91R, no estoy afirmando que todas las operaciones sean iguales, R puedo ponerlo como que es el valor promedio del Riesgo de las operaciones, si quiere usted normalizadas en función del stop loss. El tamaño de la posición no tiene que ser la misma para cada operativa, y no afecta para nada al cálculo del beneficio esperado. b) No estoy valorando la cartera de Agora ni mucho menos, simplemente me ciño a los resultado obtenidos en el periodo de 1 año de todas las operativas cerradas desde entonces en el cofidencial, ni más ni menos. c) El problema que planteo es que frente a -3,91R, para obtener beneficios, se debe conseguir, cuando las cosas van bien, que el promedio de las operaciones ganadoras, las que usted mantiene más tiempo, sea superior a 3,91R. Y eso tiene un problema y es que se necesitan operaciones con elevados múltiplos de R, para un sistema viable a largo plazo, lo que no es fácil de conseguir. Un sistema realmente bueno no cede más de 1R por periodo analizado (lo normal es un año). Para se más claro, un sistema de -3,91R/año puede dar lugar a que el operador tenga una gran caída de capital y no pueda llegar a recuperarse, si R promedio es un tanto elevado. Evidentemente, si R promedio es muy pequeño el riesgo de ruina es muy bajo, pero no sé hasta que punto los que operan en mercado con un sistema así serían conscientes de este riesgo.
    Para terminar: el cálculo que he realizado NO ha tenido en cuenta las comisiones que se pagan en brokers, ha sido ” a pelo”, precio entrada y precio de salida. Si llego añadir comisiones “medias”, los resultados estarían en torno a -4,5R aproximadamente, lo que complica aún más la cosa.
    Saludos.

    Me gusta

    1. Ciertamente Señor valdxo, es como si usted pretendiera saber qué probabilidad tiene el Madrid de ganar títulos contando sólo los goles que marcan los centrocmpistas y defensas, y olvidando el trabajo de los delanteros…, pero quiere seguir adelante. Es divertido, porque obviamente esa R cambiaría notablemente contando las 50/60 operaciones que tiene la tabla en positivo. El valor promedio del riesgo sólo puede conocerlo normalizando, y por supuesto considerándolo todo hasta el día de hoy, no sólo lo cerrado. Si no lo quiere considerar es porque parte de la premisa de que todas las operaciones pesarán lo mismo en el resultado. Evidentemente, como ya le he explicado, no puede pesar lo mismo en un ejercicio REAL una posición sobre el S&P que una sobre Netflix. Sobre todo si sacas la del S&P el primer día. En fin, es tan básico… De hecho es casi ridículo, pues usted parte de la premisa de que el que ha operado en la zona en la que empezarán los movimientos tendrá que aplicar operaciones que aparecen mucho después (D. Telekom, por poner la última como ejemplo, no está en ningún cartera de Ágora). En definitva, que usted está partiendo de la ridícula idea, lo digo con respeto, de que se puede hacer un sistema que aplique TODAS las ideas que sacamos. PUES NO.

      Me recuerda con sus cálculos a esas casas que lanzan 50 operaciones, suman todo los que dan las ganancias (7%,3%,16%…), restan todas las pérdidas (-3%,-9%-1%…), y sacan el número total. Sin denominador, sin considerar que el dinero es finito y no puedes ponerlo en la idea del jueves si aún no has cerrado la posición del martes (como pasa en nuestro caso, en el que uno no tiene por qué aplicar las ideas de la parte final de un ciclo en tendencia si ya ha operado en la parte inicial del ciclo). Y tan contentos haciendo publicidad de esto por todas las páginas web del universo. En fin…

      Le invito de nuevo a que se vaya a nuestra web. Tiene un trabajo mucho más amplio (un año de operaciones es muy poco para un sistema que puede tener a algunas de ellas abiertas durante dos años -como ejemplo nuestro sistema de selección por fundamentales que este año hizo un -15% y tiene un retorno de +13% anualizado desde 2000 pese a ello), ejecutado en real, considerando comisiones. Las comisiones más bajas que puede ofrecer un broker minorista, por supuesto, que nuestro sistema no es culpable de que la gente sea tan perezosa como para no hacer el esfuerzo de trabajar con él y prefiera seguir siendo esquilmado por su banco de la esquina. Las cosas se hacen bien al detalle. Un sistema que no parte de la idea de que se puede ganar tirando una moneda como consideran VT y sus seguidores (algo sobre lo que no me pronuncio porque lo desconozco, pues nunca lo he comprobado y yo no hablo de lo que no he experimentado en carne propia o backtesteado durante 15/20 años), sino de la necesidad de operar en el momento adecuado (yo no tengo la culpa de que usted llegue tarde y aplique mis últimos trades en lugar de los primeros dentro de una tendencia que no sé cuando terminará) y tallando la posición en función del riesgo asumido (lo que hace que cada una pese diferente en la construcción de un `R´ (R*talla; si me permite, más real)). Estos datos le permiten entender que el riesgo de ruina no parece muy elevado. Obviamente están basados en una forma menos sesgada y más larga en el tiempo, algo que cualquiera que sepa un poco de esto reconocerá indispensable. Si usted prefiere seguir centrado en sus pocos datos, mal calculados porque ignora los goles de los delanteros y considera que debe pesar en el cálculo de la misma forma el que te metan una canasta de dos o una de tres, es libre. Yo, como ya le he dicho, he cerrado el año con dos carteras ligeramente en positivo (fue un mal año para nuestras herramientas por haberse producido gran descorrelación relativa) aplicando esas ideas y eso supone haberme comido lo peor de su cálculo que empieza a finales de 2015 (una fase de recuperación).

      Saludos.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s