Esa podemita forma de cortar cabezas que tienen elEconomista

Pablo Iglesias piensa que guillotina es la madre de la democracia. En elEconomista van más lejos. Hay quien piensa que ando cabreado porque me cortaran la cabeza de hoy para mañana o porque no nos pagaran. Para nada. En elEconomista, además de hacer uso de la herramienta favorita de Iglesias, disfrutan dándole patadas a tu cabeza tras cortártela. Son las vejaciones y las traiciones lo que no acepto.

Volvamos a leer un párrafo de su rescisión que resume toda la mala leche de la misma:

insultos1

De la primera parte del párrafo he hablado en diferentes posts últimamente, aunque es tan patética que se cae por sí misma. El simple hecho de que se llevaran a trabajar con ellos a dos de los tres consejeros y socios de Ágora -que traicionaron a su empresa y presuntamente a las leyes para eso-, ya convierte en un chiste la simple pretensión. ¿Quién es tan imbécil como para llevarse con él a quien no cumple? ¿A quién pretenden tomar por estúpido si contratan inmediatamente y para hacer el mismo trabajo al consejero delegado de la empresa que rescinden y a su animal de compañía? Ni siquiera Ecoprensa, pero por enmerdar que no quede… Ergo no es cierto que Ágora no cumpliera con sus obligaciones, y muchos menos de forma completamente indilegente.

De la segunda parte no hemos hablado todavía… Destilar tanto odio -y falta lo mejor del gran Cabrero-, despedirme con epítetos como desidia y comportamiento escasamente profesional, dar esa versión ante tanta gente del sector…, pero no ofende el que quiere; y muchos menos si se pasa por arco del triunfo la mayoría de sus principios fundacionales. Lo que sí lograron fue cabrearme.

Incluso la gente que detesta mis maneras sabe que me dejo la piel en las cosas. Me equivocaré más que nadie, pero llego el primero y me voy el último. Si yo era una persona poco profesional…  ¿Por qué iba a plantearme Juan González, fundador y mano derecha del Presidente, un calendario de formación para todo 2014 sólo un trimestre antes de la rescisión? Eso, lógicamente, no tiene sentido alguno. En quien incumple sus principios, y no lo digo yo sino que se desprende de lo que cuenta Juan Rallo, no va a extrañarnos que falte vergüenza como para poner blanco sobre negro algo así para intentar no pagar. Ni que se diga en un juzgado, donde igual hay que volver para explicar estas nuevas cuestiones.

resci.gif

Puede verse ampliado aquí.

Por otro lado, como puede verse, mi interlocutor  en la casa considera muy anticuada la plataforma de Editorial Ecoprensa. Luego les pasa lo que les pasa, que se les caen las cosas y responsabilizan de ello a los demás… Pero no sólo es anticuada, sino que está en manos de un tercero. Luego, un tercero quiere hacer algún cambio en su casa y se monta la mundial. Un ejemplo éste del poderío tecnológico del que suele presumir elEconomista, no cabe duda.

¿Le pedirías que te haga un calendario de formación a quien lleva la desidia por bandera? Pues es peor: González me había ofrecido sólo unos meses antes desarrollar un Ecotrader para Latinoamérica…

cutre2

Todo muy normal, pongo de líder de mi proyecto en LATAM a un sujeto que merece que se le aplique la ley de vagos y maleantes. Por el camino ni una sola comunicación formal o informal por parte de su dirección para reclamar algún incumplimiento de Ágora… Así que o son masoquistas o no tienen vergüenza. Y para terminar este post sobre la indecencia con la que gestiona elEconomista sus rupturas, otro parrafito pensado para no pagar lo firmado en libre contrato…

mentirasfinal

Seríamos dioses si con cientos de encuentros digitales y posts publicados en Bloságora a lo largo de ocho temporadas, no hubiéramos tenido alguna salida de tono. La dimensión de la mala leche de esta gente, que trate hace unos días, puede verse cuando generalizan de un modo tan execrable. Cerremos pues el tema con otro zasca: la enhorabuena que nos mandaba el Jefe de Marketing, unos meses antes de la rescisión, para felicitarnos por el trabajo realizado en un curso que habíamos realizado días antes. Vaya, y eso que lo nuestro eran las respuestas fuera de tono…

mentiras

De esto podríamos deducir que el lector y usuario de elEconomista debe ser sadomasoquista. Menos mal que siempre nos quedará la hipernova de Eldorado para desfogarnos. Patética y rastrera Ecojungla…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s