La causa contra Cabrero e Iburo no está cerrada, querido abogado

Me comentaba ayer un lector del blog, y abogado defensor de mis queridos Juanito Cabrero y Carlitos Iburo, que escondo información porque no he contado que su caso por administración desleal y apropiación indebida fue archivado de inmediato primero, y confirmado por la Audiencia Provincial después. No lo he hecho porque no tengo motivo alguno para hacerlo. Pero además es que eso es falso. No sólo no hubo archivo inmediato sino que se practicaron diligencias previas y se declaró causa compleja…

Luego, sorprendentemente, la jueza dictaminó un montón de cosas curiosas, afirmando que olía a venganza -como si eso supusiera que no ha existido delito- al tiempo que reconocía observarse una administración desleal. Y aunque ahí estaba el tipo según su auto, decidía no avanzar porque no le parecía que hubiera enriquecimiento… ¿Sabe la jueza que  Cabrero le regaló un coche de alta gama a la que por entonces era su querida a los pocos días de “desplumarnos”? Supongo que deberemos contárselo para que valore si es normal que el mismo que pide un préstamo días antes de matar a su empresa pueda comprarse un auto que vale muchas veces ese préstamo. Si tiene sentido, o es un indicio de algo… Vamos, que le pediremos que indague, que investigue, porque entendemos que esa es su obligación. Sería bueno que se nos aclare porque quedarse el contrato que teníamos -1 millón de euros para los siguientes tres años-, y que se realiza por ellos desde el día siguiente de la rescisión del mismo para el mismo cliente, no es una incorporación a su patrimonio de los bienes de la empresa.

Y es que para desgracia de Iburo y Cabrero, el archivo es PROVISIONAL. ¿Y eso qué significa? Pues que se pueden aportar más pruebas que clarifiquen nuestros motivos de querella, a fin de que la maquinaria se ponga en marcha otra vez. Quizá lo hemos enfocado mal, por lo que habrá que hacerlo mejor esta vez. Pero la cuestión sigue en disputa.

Esta vez no llevaremos hojas excel sino documentos oficiales de una entidad financiera para demostrar el desmedido gasto de un consejero con tarjeta que recibía 1000 euros mensuales para realizar actos de representación y por tanto no tenía necesidad ni autorización para abusar de la confianza depositada en el buen uso de la misma. Un gerifalte que, como podrían declarar exempleados nuestros, a duras penas salía de la oficina, y del que no he encontrado un cliente que me haya dicho que se fue a comer alguna vez con él aunque alegue que eso que reclamamos malversado tiene que ver con sus tareas de relaciones públicas con una clientela diseminada por toda España. Curiosamente, las comiditas y las cenitas son en la práctica totalidad en la ciudad de Madrid. Ni venían a verle, ni comían con él.

La tarjeta de crédito de Iburo, como atestiguaron los auditores de la compañía posteriormente, llevó a cabo gastos de todo tipo que no aparecen en la contabilidad. Suman, entre picos y pardos, unos 30 mil euros en año y medio. Comidas y cenas, hoteles (en alguno se hospedaron sus papis), compras de pescado, compras en bodegas, artículos de fumador, y retiradas de efectivo en horario nocturno por citar los más groseros, fueron supuestamente justificados por una serie de facturas en las que, misteriosamente, no se recoge uno solo de los conceptos que hemos denunciado. Obviamente, nos tomamos la molestia de cotejar las cosas antes de llevarlas a un tribunal. De forma completamente inusual y contra nuestro derecho, no se nos dejó alegar nada en contra de la media verdad que eran esas “pruebas” exculpatorias.

Los usos más torticeros del dinero de la compañía, aunque no los más cuantiosos, fueron como siempre obra de Cabrero: pese a lo que tenía en mente, y mientras parece que intentaba estafar a Isaac de la Peña y/o a mí mismo, Ágora pagó los diferentes billetes de tren consumidos por Cabrero -salida en Tarragona- las semanas antes de la rescisión. Cabrero viajó en cosa de días casi tanto como en los dos años anteriores. Considerando que su nueva esposa considera que España está destinada a ser un donut cuyo centro debiera ser engullido por un agujero negro, no creo que fuera para apalabrarle el coche. Más bien al contrario, parece que la cosa apunta a la necesidad de negociar algo en Madrid de forma urgente y sin pasar por las oficinas de Ágora, donde nadie le vio en aquellos días de impostura pese a viajar a costa de la misma… ¿Por qué se escondería el segundo accionista de la compañía? ¿Por qué no pasó a saludar a los empleados cuyos empleos iba a destruir? ¿Directo a las oficinas de Ecoprensa para verte con Joaquín Gómez y Juan González campeón?

Esta vez esperamos también que la justicia entienda que un señor no se puede llevar un ipad que aún paga la empresa y no devolverlo. Ni tampoco quedarse un ordenador cuando se le reclama bajo la ridícula excusa de que se lo han regalado sin tener prueba alguna de ello. Y es que sorprende que una jueza diga que por eso no merece la pena meterse en harina…

Esta vez aportaremos más pruebas y un nuevo enfoque. Y es que el problema para un imputado por lo penal pasa porque que el proceso no termina hasta que haya archivo definitivo o sentencia, y en cualquier momento pueden aportarse nuevas pruebas a diferencia de lo que sucede en lo civil. Siento decirle, señor abogado, a usted y a sus amigos, que simplemente vamos a necesitar más tiempo. Quizá también le interese al juez el que abogados que estaban cobrando desde hacía unos pocos meses por dar servicios a la EAFI hayan sido los que les han defendido en esta causa, o que representantes del mismo despacho -Bossar- estuvieran negociando con Iburo la compra de una entidad financiera alternativa semanas antes de la implosión de Ágora; operación que, según su propietario, se habría abortado por la petición de Iburo de esperar a que se firmase un acuerdo ya apalabrado con elEconomista.

Al final, si no es este juzgado tendrá que ser otro, el proceso ha llegado a un punto en el que conseguiremos encontrar a alguien con ganas de verlo como merece, a alguien que cuando vea que tiene que interrogar a los directivos de elEconomista tal y como se ha dictaminado en las diligencias previas, proceda. Y es que lo malo de los delitos es que suelen tener cómplices e incluso instigadores.

Anuncios

4 comentarios en “La causa contra Cabrero e Iburo no está cerrada, querido abogado

  1. La justicia es ciega… pero a veces demasiado tonta….. 0 imparcialidad. Las cosas a veces demoran pero cuando caiga sobre ellos no les va a dar tiempo a nada….. Ya te imaginarás donde podrá meterse el ipad…. Un saludo señor!

    Me gusta

  2. Tanto descontrol del gasto en su Empresa y durante tanto tiempo, creo que le delatan a Vd. como un mal empresario. Por lo que cuenta, más que una Empresa seria, parecía una casa de putas.

    Está claro que es Vd. el principal responsable por omisión, porque no puso los medios que tenía a su alcance para evitar tales despilfarros.

    Así que va a ser dificil que ahora le dé la razón la Justicia, porque el que calla durante tanto tiempo otorga.

    Me gusta

    1. Mire, sí que es verdad que como empresario obre mal: debí echarles cuando durante años generaron muy poco negocio en lugar de ganar un euro más que ellos en salario. Es cierto. Por lo demás, caballero, yo ni callé ni vi ni permití nada, no diga bobadas. La justicia está para castigar delitos, no el que a algunos el dinero no nos venga de casta, ni la mala folla, y hayamos tenido que aprender a mamporros. El señor en cuestión era consejero delegado, y como EAFI tenemos una auditoria anual que no detectó nada. Nadie le fiscalizó porque se le consideraba poco eficaz en sus tareas pero al menos honrado, y servidor se tuvo que ir un año antes de Madrid para ayudar a su esposa en su carrera; así que estuvo año y medio tirando de veta. La jueza no hizo sugerencia de barbaridad tal en su auto, así que por ahí no va a ser que escurran el bulto.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s