Sócrates también habría combatido a los lacayos de elEconomista

Ha habido algunas reacciones duras a mis posts. Lo esperaba. Los textos han sido utilizado en diferentes juicios por parte de sus protagonistas para intentar evitar condenas. Hablé de que aceptaba el coste de todo ello cuando lancé el primer capítulo de esta saga-denuncia sobre el emprendimiento y sus peligros.

Me cuentan que Cabrero se queja amargamente de que los trapos sucios no se lavan así sino en casa… Es la típica expresión del que no tiene interés en que se hable de algo, dicha por el que no habló con socios ni empleados antes de llevar a cabo acciones que espero le sienten algún día en un banquillo por administración desleal y alguna otra cosita. Son cosas que pasan cada día, pero que lo que vengo denunciando haya sido amparado cuando no auspiciado y/o inspirado por elEconomista me parece un sucio y preocupante reflejo de la sociedad en la que vivimos y hacemos negocios; así que siempre he pensado que mi obligación era tirar de la manta si en Ecoprensa no se ponía freno a sus adláteres… Sócrates también lo hubiera hecho.

Se ha dicho ya que sólo son principios aquellas cosas que nos cuestan dinero. Lo cierto es que la ilustración fracasó, pero aún quedamos algunos kantianos. En España denunciar los agravios públicamente es buscarse enemigos, como me dijo en su día Iburo: es mejor no denunciar, que esas cosas a largo plazo no son buenas. Al galgo le viene de casta. Calabresa. En España exigir justicia es sinónimo de acusica salvo en Podemos. Ya nos lo vendían los abusones en el cole cuando íbamos a quejarnos de algún maltrato. Pero los berzas no me daban miedo entonces, ni me dan miedo ahora.

Nos han contado que hay que aguantar cristianamente y poner la otra mejilla. Y viene de lejos, por eso Platón ya tocó el tema de cómo enfrentarse a cabrones y sofistas. Déjame que te lo cuente con una parodia, querido emprendedor, porque el buen humor es algo que no te pueden robar si no se lo permites…

Me sometí recientemente a una recesión otra vida anterior, y resulta que también coincidí con Juan Cabrero. Fuimos amigos durante un tiempo, hasta que me la lió. Coincidimos en Atenas, donde fue mi discípulo e hizo carrera a mis `pesho´; que diría Cristóbal Soria. Tomen nota los que creen que el nombre forja el carácter, pues Juan significa en hebreo “el fiel a Dios”. Al Dios Mammón, en su caso. Yo, en cambio parece que lo que llevo en el ADN es lo de no morderme la lengua, pues lo conté con detalle…

¡Chivato! ¡Acusica!

Se encontraba aquel día en en la plaza pública el buen Sócrates, que frunciendo el ceño me dijo: ¿Qué es eso que cuentas ante todos acerca de Ioannis Kabreropoulos y la gente que le rodea? Y antes de que pudiera contestar, aseveró convencido de que no había otro camino para obtener una respuesta satisfactoria: espera, detente, quisiera que pases un pequeño examen que llamo el triple filtro.

¿Triple filtro? – Contesté sorprendido…

Correcto, continuó el filósofo. Antes de que me hables sobre Kabreropoulos, puede ser una buena idea tomarse un momento y filtrar lo que vas a decir. Es por eso que lo llamo el examen del triple filtro. El primer filtro es la verdad: ¿Estás absolutamente seguro de que lo que dices es cierto?

Realmente Sócrates, contesté, no es algo que escuché sino algo que me pasó a mí. Y no, no estaba bajo el efecto de nada extraño ni había salido de marcha con Dionisos desde hacía semanas.

Muy bien, dijo Sócrates, entiendoAhora permíteme aplicar el segundo filtro, el filtro de la bondad: ¿es algo bueno lo que estás contando de Kabreropoulos y sus compañeros de reparto?

No, bien al contrario – Contesté.

Entonces, continuó Sócrates, tú deseas hablar mal de algo de lo que estás seguro.

Así es – Le dije al venerable filósofo.

Bien, dijo él, pues podría ser aún pero porque muchas veces la gente cuenta cosas de alguien que no son buenas sin estar completamente seguro de que son ciertas. Pese a que no superas el segundo de los filtros, el examen puede ser pasado porque el más importante de todos es el tercero: el de la utilidad.

(Para que luego hablen mal de Maquiavelo…)

¿Será útil lo que vas a decirme de Ioannis Kabreropoulos y la gente que le rodea? – Me preguntó Sócrates.

Pues mira, contesté, creo que acabas de suscribirte a Oikotrader, la herramienta para previsión meteorológica de elOikonomista que ahora capitanea Kabreropoulos…

Ciertamente, contestó el filósofo, ya veo por dónde vas…

Exacto Sócrates, dejemos que sea tu mayéutica la que responda – Y sin dejarle tiempo para más le pregunté:

¿Es importante para ti que un producto para prevenir el tiempo que hará en los días en que siembras tu pequeño huerto se elabore sin soportar ninguna presión comercial a quien lo elabora por parte de quien lo vende?

En efecto. – Contestó.

¿Es importante para ti que las personas que dirigen Oikotrader sean leales a los pactos que han suscrito entre ellos y con sus clientes?

Qué duda cabe– -Dijo el maestro de Aristocles.

¿Es entonces importante para ti que un medio de comunicación liberal respete la propiedad de los demás? –Continué…

¿Puede ser a caso de otra forma en un mundo al gusto de los dioses? – Me respondió.

¿Te parece una información útil la que muestre a la comunidad de usuarios que la prioridad del producto en cuestión está aparentemente sometida a las eventuales campañas comerciales de elOikonomista en lugar de centrarse exclusivamente en lo que necesita el cliente?  – Y proseguí: ¿Te parece útil que revele que no respeten las murallas chinas que necesitas para un buen asesoramiento? Pero hay más Sócrates…

¿Que se pueda estar vulnerando normativa financiera después de ello? ¿Te parece bien?

¿Y que me dirías si te cuento que éste ha afirmado que elOikonomista le puso entre la espada y la pared para que traicionase a su propia empresa?

¿O que por boca de su socio intentase convertirme en minoritario en mi empresa tras reventarla?

¿Te parece bien que se me ofrecieran datos de clientes potenciales si eso suponía la vulneración de la LOPD?

¡Detente por Zeus! – Gritó el viejo filósofo.

Empezó a asentir entonces el venerable anciano con la cabeza, se acercó a mí, puso su mano sobre mi hombro, y me dijo: estás muy loco porque escoges enemigos muy jodidos, pero tienes mi apoyo porque para mí no hay bien mayor que la verdad y la justicia. Pero oye, como voy de camino a tomarme la cicuta te dejo un poco en un odre para cuando te arrepientas…

Por sus frutos les conoceréis, advierte el evangelio… Y como dice mi querido Emilio Duró: el que tiene cara Cabrón, es cabrón, no hay ninguna duda… Y lo peor es que es así para el resto de la vida. Recuerda que compartir las cosas favorece a que otros primos no caigan en los mismos charcos. Lamentable y sofista Ecojungla.

 

Anuncios

9 comentarios en “Sócrates también habría combatido a los lacayos de elEconomista

      1. NO querido, confunde de nuevo la velocidad con el tocino. Prueban las pruebas.

        Si se refiere a la justicia rogada, ésta no entra en muchas de las cuestiones que explica mi experiencia como emprendedor; que es lo que esto. La ética en los negocios, especialmente los que se hacen al amparo de un medio de comunicación, es clave para evitar que haya más gente a la que se le tome el pelo y esté completamente desprotegida por trabajar con gente que ofrece servicios sin pasar por la regulación (ahora mismo trabajo con un par de víctimas de estos pollitos que espero conduzcan a la CNMV y luego a los juzgados. Y no voy a ser el acusado de saltarme a la torera la regulación para dar servicios de asesoramiento y gestión encubiertamente, se lo aseguro). Comprendo que eso a usted le dé igual, pero tenga presente que ni Rato ni Bárcenas ni los Pujol están juzgados. Pero pruebas sobre lo poco recomendables que son no faltan y están aceptadas por todos. Lo siento, agua de nuevo.

        Me gusta

  1. Esto que comentas al principio me recuerda a un ejemplo, bueno sin importancia pero que en algo tan simple la gente es así de gilipollas, prestas un DVD que tu cuidas como oro porque es algo delicado y se puede romper, vale. Te lo devuelven despues de unos 3 meses, con los constantes mensajes de “oye y el dvd”, todo rayado………. Y encima tienen la cara de decirte “si no esta rayado”……… Después si no le prestas algo eres el peor………. Es así la gente estimado, porque uno puede dar todo por alguien sin esperar algo a cambio, o por lo menos crees que si necesitas algo tendrá la misma respuesta, y con toda la fe….. pero no sabes que pasa dentro del corazón de aquel a quien ayudas………. Un saludo caballero!.

    Me gusta

  2. Carlos, pues escuchar voces, dialogar y vivir experiencias como haces tú con los filósofos griegos que desaparecieron hace más de 1500 millones de años, no dice mucho en favor de tu salud mental.
    Busca apoyo profesional, antes que sea demasiado tarde.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s