Iburo llama traidor a Cabrero, pero me pone a mí una querella

Conté hace algunos meses que te mostré una grabación que permite entender por qué tengo la sensación de que mis socios quisieron extorsionarme. Dirigidos o tolerados en sus pretensiones por elEconomista, que cada cual se haga también una composición de lugar después de que nadie haya perdido su empleo tras publicar diferentes cortes que clarifican su infecto comportamiento, pretendían que yo cediera el control de la compañía que fundé tras el golpe de Estado que llegó después de la injustificada rescisión que nos practicó elEconomista. Y sí, ya puedo decir que han sido condenados por ello…

El papá de Iburo se reunió conmigo al día siguiente y me hizo saber que íbamos a crecer por fusiones, absorciones y adquisiciones… El hombre, que tampoco levanta dos palmos del suelo, levitaba… Eso sí, todo después de que yo les transfiriera el control de la empresa por un precio simbólico.

Ni una palabra dijo en aquella reunión el aguerrido junior, que el día antes me había hablado del bello de sus partes pudendas. Durante la perorata de papá pitufo, tuve claro que se había producido un autogolpe cuando éste me dijo que Juanito Cabrero -a quien pitufín había calificado de traidor y persona de quien no podía fiarse el día antes sin la presencia de papá- es un gran chico. Pretendía papuchi, con el apoyo de Juanito, tener mayoría en mi empresa para convertirla en el nuevo Goldman Sachs. Yo sólo debía echarme a un lado, tragar y dejarles hacer. De otro modo su nene presentaría su dimisión y se llevaría a tantos clientes como pudiera.

Le enseñé el dedo corazón a papá con la mejor de mis sonrisas. No tardó J.R. en obedecer, poniendo además una demanda por despido improcedente y empleado encubierto a la empresa que él mismo dirigía, a fin de poder sacar un buen dinerito si yo no quería correr el riesgo de que en la locura del juzgado de lo laboral nos clavaran en cruz por la temeridad de tener como autónomo a un empresario. Si te constase lo que he visto…

Te parecerá de locos, más teniendo estas grabaciones, pero el secretario judicial invitó a los abogados de Ágora a arreglarlo como buenos hermanos. Lo que en el argot de un juzgado de lo laboral quiere decir: chatos, esta mañana no estamos muy por la labor de juzgar y aquí tenemos por norma crujir a las empresas. Tuve que tragarme el orgullo y pagarle a iburo lo que reclamaba para no poner en peligro el futuro de mis empleados y el de Ágora, que necesitaba toda su caja -y más- para ser reflotada. Si querido emprendedor, vas a verte con mucho Judas y a tragar mucha hiel. Emprendedor, esto es lo que te encuentras cuando te acuestas con butroneros. Y su primera reacción será demandarte para sacarte más pasta.

Ya has escuchado al chiquitín de la casa afirmar su amor por el proyecto de elEconomista pese a que ello suponía renunciar a cientos de miles de euros -aunque resulta que luego el juez ha sentenciado ya a nuestro favor- y a una querella criminal por administración desleal contra Joan Cabrero: el traidor que según el mismo afirma en un momento de la grabación que vengo compartiendo contigo le había dejado sin dinero…

 

Carlos Iburo: te ha traicionado más a ti que a mí.

Carlos Doblado: ha traicionado a la empresa y a mí.

Carlos Iburo: a mí me ha dejado sin dinero. Me ha estropeado el proyecto por el que yo puse en su día 100 mil euros.

Por cierto, si Iburo puso 100 mil euros para tomar su participación del 10 por ciento en Ágora como dice… ¿Por qué la operación de compra se registró notarialmente por unos 20 mil? Que raro… ¡Black is black! ¡Qué sorpresa!

Pues sí, pese a todo este mar de pruebas que voy mostrando, el inofensivo Carlitos Iburo se ha permitido el lujo de invitarme a una conciliación para evitar una querella criminal por injurias y calumnias. Evidentemente, he rechazado su invitación. Le presentaremos todas estas pruebas al juez para que las valore, pues la verdad parece ser que invalida la posibilidad de que exista calumnia. En cuanto a la injuria, debe ser de carácter grave para ser constitutiva de delito, y sólo puede ser grave si los hechos son inciertos. Los demás protagonistas de esta serie de posts dedicada a mis aventuras en el mundo del emprendimiento, más cobardes todavía que el chiquitín, por el momento no han tenido el arrojo necesario para acompañarle en el envite.

 

¿La ética depende de la piel con la que cubres tu trasero?

Para entender de forma completa el nivel del niño de papá que es Iburo, resulta concluyente el poder escucharle presumir de que es un hombre va de frente por la vida… ¡Porque tiene el culo muy cubierto!

Carlos Iburo: yo estoy aquí contigo ¿Eh?…

Carlos Doblado: bien y te lo agradezco…

C. Iburo: No me tienes que agradecer lo que te quiero decir es que yo voy de frente…

C. Doblado: ¡Te lo agradezco! Porque es de agradecer que vayas de frente porque no todas las personas lo hacen…

C. Iburo: voy de frente, voy de frente, voy de frente… (soy inocente, soy inocente, soy inocente…)

C. Doblado: no todas las personas lo hacen. Te lo agradezco.

C. Iburo: voy de frente también te lo digo por qué, porque afortunadamente tengo el culo muy cubierto desde el punto de vista económico-familiar,  ¿vale? Y voy de frente porque porque tengo que contar las cosas como son.

Supongo que se refería a lo de que su hoy compinche en el chiringuito financiero que montó, Cabrero, sea un traidor que le ha dejado sin dinero. Eso sin contar el intento de estafa que aparentemente había intentando Cabrero con Isaac de la Peña.

 

Iburo, el pequeño mago blanco

La última frase dentro de las paredes de Ágora fue: yo no tengo nada que esconder, soy un hombre honrado. Un Saruman de la vida, versando loas de su mismo hasta el último segundo.

Algunos días más tarde, alguien en la compañía tuvo la brillante idea de tomarse unos minutos para mostrarme qué había venido pasando con su tarjeta de crédito.Miles de euros en todo tipo de dispendios sin justificar: artículos de fumador, cenas y comidas sólo los mejores restaurantes de Madrid aunque afirma en los juzgados que sus clientes están repartidos por toda España -y pese a que dispone de 1000 euros en transferencia mensual para tales actuaciones en nombre de la compañía-, compras de ahumados, compras en supermercados, disposiciones en efectivo justo antes de dimitir, algún hotelito para papá y mamá…, en fin, lo normal en estos tiempos. Obviamente todo esto forma parte de las acciones penales de las que en alguna ocasión te he hablado.

En resumén: viene una chica llamada Ecoprensa y te esputa en la cara. Luego aparece su hermano mayor -el abogado- y te parte las piernas. Pero Iburo -consejero delegado- pierde pese a ello la cabeza de amor por ella y, tras declararme su interés infinitivo por el proyecto que le ofrece elEconomista, me advierte de que me atenga a las nuevas consecuencias si no se impone su visión -la que quiere elEconomista para salir de rositas del tema-. ¿Qué no te lo puedes crees? Pues marchando otro audio…

 

Carlos Iburo: a ver, la mejor opción que tenemos es entendernos. Con mucha diferencia. Con mucha diferencia. Porque, ten presente, Carlos, que la empresa va a perder clientes si yo no estoy…

 

Esta es la ecofauna que te intenta asesorar desde un chiringuito financiero amparado por elEconomista querido amigo. ¿No vas a compartirlo? Marchando una de Eldorado que me recuerda el tema, que no pare la música en la Ecojungla.

 

Anuncios

10 comentarios en “Iburo llama traidor a Cabrero, pero me pone a mí una querella

  1. Tengo entendido que el Economista, antes de que se dictase sentencia, ya tenía preparado el Recurso.
    Así que…. Carlos de momento lejos de cobrar algo, te va a seguir tocando poner dinero en manos de los abogados.
    Corrígeme si no estoy en lo cierto

    Me gusta

    1. ¿Pero dónde he hablado yo de dinero querido Juan? Si quisiera dinero seguiría en elEconomista operando como un loco para que estén contentos. No te ha enterado de nada.

      En cualquier caso, si tenían preparado el recurso es porque esperaban una CONDENA. Lo cual nos dice que son muy conscientes de lo que hicieron y de la poca salida que tienen pese a la cantidad de trolas que allí soltaron durante 6 horas pese a todos sus principios fundacionalaes de corte “liberal”, bien se muestra la asimetría de fuerzas de este combate de forma clara y meridiana. O lo que sería peor, quizá nos dice que saben lo que va a salir de un juzgado antes de que se produzca. Quizá incluso las dos cosas.

      Estaré encantado de verme con ellos de nuevo en los tribunales. Esta vez no habrá que esperar a que me encierren en la sala para que su gente tenga el carácter necesario para subir al pasillo donde la gente espera su turno.

      Por cierto, no estás en lo cierto: ni un euro más salvo que me impongan las costas de la otra parte, algo que no parece muy probable después de que elEconomista haya sido CONDENADO.

      Me gusta

  2. Y, ¿se puede saber en qué consiste la condena? ¿Han de pagar a Ágora la rescisión especificada en caso de romper el contrato?

    Los insultos hacia el padre del Sr. Iburo me parecen innecesarios, sobre todo, los que hacen alusión a su físico. Pero, bueno, allá cada uno.

    Me gusta

    1. Consiste en pagar, como todas las condenas. Pero cuando toque, es primera instancia. Lo importante de la condena para mí no es la pasta, lo siento, sino que se acredita que todo lo que se dice en su rescisión, que he ido desgranando aquí, es FALSO. Yo no estoy haciendo esto por dinero Pedro, sino por honor. Por honor y por responsabilidad, porque no se puede ir por la vida con 10 principios liberales sobre la mesa y pasártelos todos por el forro de tus caprichos fomentando traiciones, odio, corrupción y lo que haga falta. Pero claro, igual no se ha dado cuenta.

      En cuanto a los insultos: ¿Me puede decir dónde están? No tenga dudas de que los borraré de inmediato. Que yo sepa decirle a alguien que no levanta dos palmos del suelo no es un insulto, si lo fuera yo estaría todos los días en los juzgados sacándole el dinero a los que me llaman calvorota. Vamos a ser serios… Pero tiene razón, no es necesario, es una licencia que me tomo después de que hayan intentado estafarme, de que me hayan apuñalado por la espalda dejándome en una situación en que he tenido que poner mi propio patrimonio para pagar los salarios de los empleados del pequeñín2, de que me hayan vendido la moto para que no denuncie a elEconomista, de que me hayan levantado clientes para meterlos en un chiringuito financiero, de que me hayan ofrecido datos de clientes que por ley no se pueden usar, y otras tantas cosas educadas que voy prefiriendo olvidar… Soy un animal de corral, diga usted que sí. En cualquier caso, Iburo seguro que lo celebra, ya tiene algo para su querella.

      Me gusta

  3. Pues, como dices Carlos que para ti la pasta no es lo más importante y que no estás haciendo esto por dinero sino por honor y por responsabilidad, podrías aprovechar la ocasión para reafirmar cuanto dices y donar el dinero a alguna ONG.
    Siempre te he oído decir que entendías que el Economista estaba en su perfecto derecho de rescindir el contrato con Agora pero, eso sí, pagando la indemnización. Entonces está claro que lo que más te importa es el dinero

    Me gusta

    1. Estimado Luis, que no sea lo más importante no significa que no tenga importancia. Mucha gente se gana aún el salario pese a Cabrero e Iburo porque yo he invertido muchos miles de euros. De nada. Si lo que más importase fuera la indemnización habría esperado sentado a la sentencia. Pero no lo he hecho, porque la gente olvida. Y yo, desgastándome, he impedido que así sea. Y lo más importante es que esta sentencia da razón a mi desgaste. De nada nuevamente.

      En cualquier caso, y abusando de tu barata demagogia, estoy dispuesto a donar 10 veces lo que tú hayas donado a ONGs en los últimos 10 años si tú aceptas donar 5 veces lo que he donado yo en los últimos 5… ¿Te parece bien? ¿O vas a retratarse de nuevo? Dales la enhorabuena a tus amigos, por cierto.

      Me gusta

  4. Mi más sincera enhorabuena. amigo Doblado, por esa sentencia favorable en primera instancia.
    Celebro que esa lucha sin miedo a perder en defensa de sus principios morales, tenga su merecida recompensa.
    Un fuerte abrazo

    Pérez de Rozas

    Me gusta

  5. Una cosa Carlos, me han pasado la Sentencia de Eleconomista, y lo que dice es que tu habías también incumplido pero que este incumplimiento no es suficiente para que pudieran resolver sin pagarte lo pactado en contrato por resolución, y por ello solo tienen que pagarte Eleconomista la mitad de lo pactado, no?. Entonces al final habéis incumplido los dos?.

    De verdad trato de ser objetivo, pero veo que siempre ocultas cosas….

    Me gusta

    1. Querido Oliver, no, no dice eso… Dice cosas muy distintas. Contaré todo a su debido tiempo, y te cerraré la boca con eso de que oculto cosas como ya lo hice hace días. Hoy no tengo tiempo. El juez nos da la razón a nosotros porque considera injustificada la rescisión y elEconomista paga, quédate con eso porque es la sentencia. ¿Qué cosas voy a ocultar, querido, si el post no va de ese tema? No delires hombre…

      En cuanto a lo que te he censurado, lo siento pero no procede. Con todo te diré que lo ganado, ganado estaba, era fundamentalmente mío al tener el 72% y no tendría porque haberlo arriesgado para mantener un montón de puestos de trabajo. Dile a la otra parte, que vino a declarar en contra de sus propios intereses en el juzgado para menor coste de sus indignos amos, que se invirtió bien; como bien se invertirá bien esto si finalmente lo cobramos. Ah, y deséale suerte a Iburo en su exilio sevillano, parece que el chiringuito no da clientes después de todo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s