Mis posos del café siguen sin comprar el cataclismo

Como usted sabe, los analistas técnicos somos unos pobres diablos. Gente de mal vivir, con pocos amigos y escasas posibilidades de ganarnos la vida salvo escribiendo libros y dando cursos. Pero como yo soy un privilegiado que escribe en El Confidencial, me puedo permitir vivir de mi propia compañía de asesoramiento, dando trabajo a más de diez personas mientras voy echando un ojo a los posos del café, que es en lo que creen algunos que consiste mi trabajo.

Además, gracias a la buena marca de moca que utilizo para mis ritos chamánicos, voy a poder permitirme donar íntegramente todo lo que se ingrese por las ventas del libro que presentaré antes de que acabe el año; tras más de una década resistiéndome a hacerlo por pudor. Todo será en beneficio de una fundación que aquí queremos mucho: Fundela. En realidad nunca tomo café, así que ni en eso gasto. Reciclo el de algún compañero.

Recientemente, sin embargo, vengo mirándome más los posos de otra materia prima: el crudo. De hecho, hace varios días que proponía desde mis análisis diarios el tomar posiciones largas. Los casi tres dólares que ha escalado el West Texas desde entonces son otro golpe de la suerte del principiante, por supuesto. Bromas aparte, esto viene a cuento porque parece favorable a la renta variable ahora que está algo parada en Wall Street y nos empiezan a temblar las piernas tras más de un año escalando desde que recomendé comprar el S&P500. Como puede verse en el chart adjunto, la correlación de crudo y bolsa ha sido bastante incuestionable durante este 30 por ciento que ha escalado el índice desde entonces.

Recuperar las buenas sensaciones de muy corto plazo para el oro negro, implicaba poner en cuarentena a uno de los elementos que habían venido desafiando la continuidad de la tendencia alcista del S&P500. Y ésta es, mientras no se demuestre lo contrario, alcista. Luego las amenazas planteadas por el crudo de la mano de la inquietante formación bajista desplegada durante los dos primeros meses del año -que, ojo, ha conseguido su objetivo mínimo teórico- se ponen por lo menos en cuarentena. E insisto, la tendencia es la tendencia

El T-Note es bajista

El comportamiento de los bonos norteamericanos es el otro elemento que ha ensombrecido, últimamente, el ánimo del paciente inversor en tendencia, dando contenido bajista a los que ya ven en la corrección de las últimas semanas la evidencia inequívoca -algún día acertarán, no tenga duda- de que el cataclismo ya está aquí y esta vez de forma -nuevamente- inevitable.

Pero como puede verse en el siguiente gráfico, del rendimiento a 10 años del bono del tesoro estadounidense, todo lo que ha hecho éste es lateralizarse desde finales del año pasado; justamente como el Russell2000 o el Dow Jones Transportes, que no sólo del Nasdaq vive el hombre. Esas digestiones son completamente proporcionales a las alzas previas.

2
2

Dicho esto, conviene darse cuenta de lo que sucedió el viernes: sobre el nivel que podemos considerar clave para pensar en que los tipos de interés del bono a 10 años norteamericano puedan cuestionar su tendencia alcista, se produjo una muy llamativa vuelta en un día al calor de las noticias que llegaban del mercado de trabajo. O lo que es lo mismo, ojo porque un T-Note por encima del 2,3% es un bono bajista y eso, ex-ante y a día de hoy, es bueno para la tendencia de la renta variable.

No es incierto que el Nasdaq está en zona de muy fuerte resistencia, ni que ha dejado un par de recados inquietantes en la tangencia con el techo de su canal alcista -una muy similar a la del bono, de hecho, durante la semana que hemos dejado atrás-. Pero si la rentabilidad de los tipos largos vuelve a moverse al alza, los toros se reencontrarán también consigo mismos por aquí tras haberlo hecho desde el lado del petróleo antes. Piense en lo que ha pasado con el canal alcista del Russell2000, casi hemos llegado a su base sin que se pueda hablar de otra cosa que de lateralidad. Pero es que en medio de estas razonables dudas, otras partes han ganado terreno hasta llevar al CAC40 total return a marcar nuevos altos históricos, a que el DAX30 Performance se reencuentre con ellos, y a que el IBEX35 tenga a tiro de piedra sus altos históricos total ‘return’ de 2015.

3
Anuncios

2 comentarios en “Mis posos del café siguen sin comprar el cataclismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s