Y elEconomista se rió del juez…

La peligrosa actitud social de los directivos de Editorial Ecoprensa llegó al troleo de lo más sagrado que pudiera tener un liberal: un contrato. Siendo fuerte podría considerarse una cuestión de interpretación por una mente cándida… Lo que lo hace ya execrable es comprobar cómo ante el juez nuestros amigos de la Ecojungla se contradijeron, creo que podría decir incluso que parecería que mintieron si hacerlo y decirlo no fuera un delito.

A estas alturas, mi querido emprendedor, tienes claro que los que firman contratos contigo y se autodenominan liberales no son garantía. Como ejemplo mi caso, que vengo desgranándote para que tomes nota: en Ecoprensa saben engañar y corromper para intentar no cumplir con sus contratos. No puede extrañar que quien no protege los datos de sus clientes, que quien avergüenza a sus propios sus principios fundacionales, haga  lo que le venga en gana en sede judicial. Todo tipo de tropelías fueron cometidas allí donde Ágora derrotó a Ecoprensa. En el juzgado se enterró así lo poco que pudiera quedarle de alma al periódico de Alfonso de Salas, manifestándose completamente irresponsable en su condición de faro social, y un esperpento como guía liberal por mucho que se presuma de tal cosa para echar a directivos díscolos.

La cantidad de contradicciones y testimonios que poco tienen con ver con la verdad empleados en la vista que nos enfrentó horrorizaría a cualquiera que conociera la verdad de los hechos. A un liberal lo sumiría en la más profunda indignación. De nuevo siento que es mi obligación poner en conocimiento de la opinión pública de qué van estos falsos profetas que nos dan lecciones a diario desde sus páginas “liberales”.

 

Juan González, el poli bueno del lupanar

Alfonso de Salas tiene dos modos de repartir estopa. Por la derecha utiliza al abogado, y socio-fundador de la casa, Gregorio Peña. Es el coco para niños “buenos” como Joan Cabrero, lo recordarás de uno de mis primeros posts sobre la ecojungla. El miedo reverencial de Cabrero se hace evidente en el correo electrónico que allí revelé… A l paso de Peña la gente mira al suelo en Ecoprensa. ¡Sieg Heil!

Su mano izquierda es, en cambio, Juan González, quien hace de amigo del obrero. González estuvo casi bien en el juicio, como un hielo curtido por largos años en los que imagino hizo lo mismo a decenas de empleados y proveedores. Cuando veas a alguien hablar de forma extraordinariamente lenta y no moverse en su siila, ten claro que estás ante quien está buscando el modo de esconder la verdad. Cuentan que las mentiras tienen las patas cortas… Y créeme si te digo que esta gente se tomó a cachondeo el evento. Mala idea cuando al otro lado tienes a alguien que no va a mantenerse en silencio mientras respire. Si puedo llevar el tema ante otro juez, lo haré.

No tardó el ejecutivo del lado siniestro de Ecoprensa en dedicarse a una completa farsa. Quizá empezó cuando se le preguntó por cuándo se tomó la decisión de rescindir a Ágora, a lo que él, gallardo, respondió que en los primeros diez días de julio. Esto tiene importancia para encubrir a Cabrero e Iburo por sus presuntos delitos de administración desleal.

Si quieres puedes escuchar aquí esa parte de la declaración, clara aunque distorsionada para proteger sus derechos… Así es la vida en esta sociedad nuestra.

 

 

El dato clave es: los primeros 10 días de julio.

Resulta curioso, pues uno de los testigos que aportaremos a nuestra causa contra Cabrero e Iburo por administración desleal y apropiación indebida -si algún día tiene a bien la justicia celebrarla- afirma que intentaron adquirir su empresa varias semanas antes de la rescisión, y que si no se produjo la operación fue porque Iburo la condicionó a conseguir un contrato con elEconomista que estaba negociándose. O sea, el consejero delegado de Ágora trapicheaba con su mejor cliente para llevarse el negocio clave a otra empresa que pretendía adquirir justo tras hacerse con él pese a su condición de ejecutivo clave en Ágora. Y lo hacía semanas antes de que ésta fuera rescindida. Si no es administración desleal, se le parece bastante…

Pero lo declarado por González tampoco encaja con lo que afirmó su director adjunto, mi antaño buen “amigo” Joaquín Gómez. Fue el auténtico mono con pistola del evento, tal y como se irá viendo a lo largo de los capítulos de esta parte de la historia. Gómez, que llegó a mostrarse titubeante como un flan al ver que el juez le tomaba la matrícula de un modo sonrojante -su Señoría advirtió a varios testigos de Ecoprensa de que podían estar incurriendo en falso testimonio-, afirmó que él ya conocía con qué analista técnico -Juanito Cabrero- se iba a seguir trabajando mucho antes de la rescisión. Esto parece no cuadrar con lo que afirmó su jefe, vaya, vaya…

Gómez afirmó que tuvo conocimiento de cómo sería el futuro en Ecotrader un mes y pico días después de un problema técnico -desconexión lo llaman ellos- que se había producido a finales de abril. Evidentemente, no es lo mismo que algo suceda a primeros de junio -mes y pico- que a primeros de julio como afirmó su jefe. Por tanto sus versiones son contradictorias. Da la sensación de que al menos uno miente ante el juez… ¿No crees querido emprendedor?

Si quieres puedes escuchar aquí esa parte de la declaración, clara aunque distorsionada nuevamente…

 

 

 

El dato clave es: mes y pico.  En otro momento afirmó que fueron unos cuarenta y tantos días después de la desconexión. O sea, primeros de junio nuevamente dado que la desconexión (que ellos provocaron con su incompetencia) se produjo a finales de abril.

Y sí, esto compromete también a la versión dada por Cabrero e Iburo, como no. Ya nos ocuparemos de ellos en su momento, que no quiero alargar este post con otras dos versiones alternativas de una misma realidad. Ya te haces una idea de lo sucedido y de lo mejor: no ha pasado NADA. Aunque no será porque yo no lo intente a su debido tiempo.

Otra de las burlas más penosas vertidas por González -por evidentes y vejatorias en su caza de brujas contra Ágora- estuvo relacionada con el número de operativas que habíamos venido realizando. El gerifalte de Ecoprensa quiso convencer al juez de que nuestro rendimiento había bajado en intensidad, que había menos operativa.

¿Recuerdas su burofax de rescisión, aquel en el que nos acusaban de no realizar prácticamente ninguna operativa durante meses y que eso había provocado la ruina de sus campañas comerciales?

Pues te lo recuerdo:

post5

En el juzgado, en cambio, John the little ya era consciente de la cagada y declaró, simplemente, que antes los contenidos eran un poquito superiores. Vaya cambio tú… ¿Te imaginas lo que puede hacer esta gente con una noticia?

Supongo que haber sido tan necios como para aportar los datos, sin pensar en lo que nos tiraron en cara, fue un contratiempo en el que cayeron demasiado tarde… Aquí te los adjunto para que veas cómo el trabajo de Ágora fue esencialmente constante hasta la llegada del ruinoso reinado de Juan Cabrero, que triplicó la operativa. Sí, eso que llaman operativa “para valientes” en Ecotrader y que arruinó a su cliente Mr.K. operando con algo que ni unos ni otros entienden como es el VIX.

xxx

Los datos por ellos aportados demuestran que los contenidos de mayo/junio de 2013 fueron de 69/65 respectivamente. Los de mayo/junio 2014: 62/69. El mes de más “estrategias publicadas” (o lo que ellos dicen entender por tal cosa) de 2013 fue de 76. El más bajo del período en el que Ágora dirigió Ecotrader fue 55, en agosto de 2012. En marzo de 2014 publicamos, siempre según ellos, 95; y en abril 98. Luego la temporada previa a nuesrta rescisión fue de lo más “fecunda” -según el peculiar modo de ver las inversiones bursátiles de elEconomista– en la vida del producto. ¡Caramba con Don Juan!

Siguió González con lo que a todas luces parecen trolas, afirmando que ellos jamás nos pidieron una operativa de mayor intensidad. Supongo que por eso Juanito Cabrero, el esclavo feliz, la triplicó inmediatamente tal y como puede verse en SU documento “probatorio”.

Bien pues: recuperemos un correo electrónico de mi “amigo” Joaquín Gómez, donde me traslada la disconformidad de su gente por la falta de “marcha” (frecuencia operativa); haciéndome saber que ellos POR DESGRACIA tienen un producto editorial y no un fondo. O sea, que según el responsable de la herramienta Ecotrader no es un producto para invertir sino para entretener. Bien, ahora ya podemos comprender porque el director de estrategia desde julio de 2014 se comporta como un mono de feria…

Puede ver el email aquí…

Para terminar, el momento judicial de Juan González en el que su propia mente le traiciona: escucha el NO SOLAMENTE LO DE LAS OPERACIONES SINO QUE SE LE PEDÍA… O sea, que sí que se nos pedía que aumentásemos las operaciones, pero no sólo eso, a diferencia de lo que luego afirmaría el siempre sumiso Joan Cabrero. ¡Ay las patas, cuán cojas son!

 

 

 

El resto de lo que afirma González que se nos pedían no sólo no consta en nuestro contrato sino que es algo que nadie en sus cabales pediría a un analista técnico que se hiciera respetar como tal. Cabrero, en cambio, corroboró la versión de sus amor: era legítimo que se nos pidieran cosas no técnicas y fuera del contrato. Con un par. Aunque siendo la patraña de analista técnico que ha resultado ser, puede parecernos hasta comprensible que no entienda nada sobre relaciones contractuales. Al fin y al cabo en la vida no ha tenido más trabajo que el que yo le he proporcionado.

También fue muy grande ver cómo Ecoprensa intentaba convencer a un juez de que debíamos hacer lo que no estaba en el contrato aprovechando que éste ignora -como es normal- lo que es un analista técnico. Pero aún fue mejor que el ínclito Juan González quisiera hacerle entender que estrategia y contenido son la misma cosa tal y como has escuchado…

juzgue

No es más que la revelación última de que toman por idiota a cualquiera que se les ponga por delante, de que no respetan nada. No hay más preguntas Señoría. Pero lo que a mi entender le parecieron mentiras no acabó aquí, así que no te pierdas el próximo capítulo de la Ecojungla… Y ya sabes, si te indigna, compártelo.

 

 

Anuncios

2 comentarios en “Y elEconomista se rió del juez…

    1. Te equivocas Cabrero, esto no es ninguna cruzada contra Ecotrader. Esta es una historia sobre emprendimiento. Y quedan algunos capítulos más con los que podemos reírnos juntos.

      ¿Triturado? Jajaja… Ágora factura ya más que en 2014. Y parece que en el juzgado nos han dado la razón. ¿Cuesta aceptarlo, verdad?

      PD: aunque no viene a cuento, pero ya que hablas de Ecotrader, tengo entendido que la merma de clientes roza ya el 50% de lo que había antes de que Ágora fuera ilegalmente (según el juez) rescindida. A este ritmo alguno acaba en el paro. Y no va a ser de Ágora donde éramos 6 y ya somos 12.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s