El euro/dólar pudo más que Santa Claus

Hace algunas semanas que planteé que la relación euro/dólar iba a amargarle a los inversores europeos la Navidad. Lo cierto es que en el perfil de fondo de lo que hemos tenido en Wall Street en esta excepcional cosecha de 2017 no es nada por lo que no pudiera apostarse cuando en febrero de 2016 les invitaba a tomar posiciones en el S&P500 por estar sobre su base de canal bajista en medio de un pesimismo radical. 

¿De suelo a techo? Me lee la mente si está mascullando que le falta un buen trecho para alcanzarlo. Obviamente no tiene que producirse en línea recta como en los últimos meses, pero sigue siendo lo más probable mientras no se demuestre lo contrario. Una filosofía simple pero efectiva para el que sabe perder de vez en cuando.

Pero lo sucedido en el frente divisa es muy relevante para explicar lo sucedido al otro lado del charco. Y nos ha dejado sin mucho más que un simple rally de Santa Claus. Desde mayo el alza del S&P500 ha sido de algo más que de un 13 por ciento con dividendo inclusive. En el mismo período, y en un entorno por tanto aparentemente óptimo, el EuroStoxx50 total return se ha dejado casi un 3 por ciento, algo menos de lo que cree la gente que tiene la manía de considerar que el dividendo viene de París. El alza del euro/dólar ha sido del 9 por ciento en el período, lo que explica algo más del 50 por ciento de la discrepancia entre estos dos índices pero no toda la discrepancia. El paraíso perdido sigue sin ser encontrado, pese a todo el consenso de los analistas que cada año tengamos que considerar.

tribuna1.gif

Las sensaciones, al cierre de ayer, pasan por reforzar el mensaje bajista de corto plazo planteado por los índices europeos en noviembre. El doble techo en continuidad bajista confirmado ayer viernes por el EuroStoxx50 no es precisamente un amigo para los compradores; por lo que la búsqueda de la zona 6.850 puntos, que está un 2,5% abajo, puede ser rápida a poco que el euro/dólar siga presionando y reviente la zona de fuerte resistencia que presenta entre 1,20 y 1,21.

Y ese es uno de los riesgos a los que se verá enfrentado el año en renta variable europea: el dólar y su futuro, pues como puede verse en el siguiente gráfico estamos en una fase que puede acabar confirmando un suelo sobre una línea de tendencia que viene de los años ochenta. Un suelo sobre la base de un canal bajista de una década. Un suelo desde una inmensa sobreventa en largo plazo que siempre ha venido seguida de movimientos alcistas en pro de la que es la tenencia natural del dólar: caer. Y caer fuertemente.

tribuna2.gif

Si echamos un vistazo a la situación podemos ver que entre 1,21 y 1,29 -techo del canal bajista principal del euro/dólar- no hay casi referencias capaces de enfrentarse a una eventual escalada. Las sensaciones que proyecta para el muy corto plazo el Dollar Index no son en nada esperanzadoras en lo que respecta al 1,21 y su capacidad para volver a interponerse en el camino de la recuperación del euro. Un Dollar Index bajo la zona 89,7/90,7 plantearía un billete verde sin soportes en tendencia de fondo. Y la tendencia de fondo es la que es cuando hablamos del dólar. Pasarlo por alto lleva saliéndole muy caro a los inversores desde hace más de un siglo. Ábranse una cuenta con mis amigos de GKfx y aprendan a cubrirse, es facilísimo, no obligan a nadie, y vale para toda la vida.

TRIBUNA3.gif

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s