La bolsa, entre el miedo y el cielo

Tres días para el cierre mensual, tres jornadas para que el mes con mayor carácter predictivo del resultado a finales del ejercicio, según los eruditos, febrero, dicte sentencia. Me lo tomo un poco más en serio que la `superbowl´. Sólo un poco. Las velas negras que plantará el mercado europeo en niveles de fuerte resistencia histórica para el IBEX35 o el EuroStoxx50 en su versión total return, dan miedito. Te voy a poner media docena de velas negras. Y te las pongo después de que te dejes directrices de aceleración y primeros soportes de relevancia. Como poco, tenemos un mercado europeo que decelera. No ha perdido soportes en tendencia, pero decelera. De hecho, defrauda cada semana por su comportamiento relativo a Wall Street desde hace casi un año

tribuna1.gif

Y ahí llegan los de siempre. Los americanos. Convirtiendo lo que parecían velones negros de espanto en formaciones consolidativas tras venirse arriba desde niveles clave. El milagro de los panes y los paces, los americanos haciendo exactamente lo esperado: corregir hasta niveles de soporte para venirse arriba y plantear la marca de nuevos máximos crecientes. Inhumano para quien no los conozca.

tribuna2.gif

Sucede todo en Wall Street con una volatilidad que reventó al alza hace tres semanas para abrir la posibilidad de un mercado bajista relevante. El tapón ha sido descorchado. Pero eso no impide alzas adicionales de envergadura (no es la primera vez que lo escribo), sobre todo teniendo en cuenta que no se ha visto lo que he venido reclamándole al comportamiento del mercado antes de pensar en un gran mercado bajista: un put/call bajo la zona de 0,75 para hacerle compañía a una `vola´ creciente y a una encuesta de Investors Intelligence extremada.

De hecho, la recuperación de este ratio de sentimiento está siendo tan brutal que deja el camino francamente fácil a los alcistas. Pese a toda la subida de las últimas dos semanas el ratio sigue escalando, la gente tiene miedo porque no deja de cubrirse. Y el miedo es un aliado de las tendencias alcistas que no han dejado de serlo. Como es el caso, de forma incuestionable, en la renta variable norteamericana (y en la emergente).

tribuna3

Cuesta creer además en los osos cuando la volatilidad, en el caso del VIX, ha alcanzado niveles propios de la parte final de un mercado bajista al tocar los 50 puntos en pleno desplome. Tanto es así que la volatilidad del S&P500 parece más bien un aliado tras cerrar ayer viernes bajo antigua zona de resistencia clave y ahora primer gran soporte. Y lo hace de la mano del VXN -la volatilidad del Nasdaq- que se dejó los 20/21 puntos con claridad. Las sensaciones, para el corto plazo, parecen positivas. Europa tiene tres sesiones para intentar arriar, o al menos maquillar, sus velas. Wall Street sigue mirando hacia el techo de sus resistencias crecientes, hacia el techo del canal alcista principal que planteé en febrero de 2016. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s