Un fantasma supremacista asesora desde elEconomista

Periodista: ¿Cuáles son las principales diferencias entre República Dominicana y Cataluña? 

Los Cabrero: … Nosotros vivimos en un complejo de lujo denominado Casa de Campo, y las casas que hay son mansiones muy grandes. Nuestra casa tiene cerca de 1.200 metros cuadrados, seis habitaciones y un comedor de 300 metros. Aquí tienen casa Marc Anthony, Bad Bunny, Luis Fonsi…

(Si, en Cataluña también hay grandes casas, pero han venido a fardar…)

La entrevista del Director de Estrategia de la “herramienta de inversión” de elEconomista, Juanito Cabrero, resulta tan breve como repelente. Pero no todo consistió en la confesión de que ha dejado tirados a sus dos hijos de 10 años para poder darle rienda suelta al evasor de impuestos que lleva dentro. El clasismo y el sentimiento de superioridad, racista, de este snob y de su parienta, sorprende incluso en supremacistas catalanes como ellos. Por chusco.

Conviene conocer a un asesor financiero en el sentido más amplio, y escucharle cuando cree que no hay dominicanos en la costa… La entrevista resulta en ese sentido tan reluctante como reveladora. Pongo en cursiva (y color verde) las declaraciones y reflexiono sobre ello, que a mis años da para ser un observador clínico del carnaval humano.

Periodista: ¿qué destacarían de la manera de trabajar del país? ¿Las conductas son similares o totalmente diferentes? 

Los Cabrero: en casa trabajan tres personas que no hacen ni el trabajo de una persona sola en Europa. Llegan tarde, cobran muy poco y no acostumbran a valorar lo que tienen. Asocian europeo con millonario y piden dinero como si no nos costara ganarlo. Cada persona se limita a hacer un trabajo determinado, incluso en casa: hay una que cocina, otra que plancha, una que cuida niños…

Hay una que, otra que… ¿Cómo se atreven a pedir un sueldo digno cuando son incapaces de valorar lo muy poco que cobran? ¡Si además llegan siempre tarde! ¿Cómo se atreven a pedir dinero a un patrón que ha abandonado a sus hijos de 10 años, afincándose a 6.700 kilómetros de distancia y un océano de por medio, para pagar menos de la cuenta?  Estos negritos… ¿Cómo se atreven a no apreciar un salario muy bajo si Cabrero ha asumido la posibilidad de ser enchironado? Para los Cabrero, resulta obvio que, si los dominicanos supieran lo que cuesta conseguir ciertas cosas, se comportarían de otra manera.

Según estos catachonis, aquella gente son tan vagos que al final tienes que contratar a un montón ayudantes para tener una mansión, no puedes confiar en que uno se ocupe de 1.200 metros cuadrados, de que quien te plancha te hagas las camas y te cuide a la adolescente que te has llevado. Los gemelos del que paga las facturas por cortesía de elEconomista ya no molestan.

eco

Periodista: ¿resultó muy sorprendente el cambio o fue tal como se lo habían imaginado? 

Los Cabrero: la gente es muy hospitalaria. Pero trabajan lento y a los blancos nos ven como muy evolucionados y, sobre todo, ricos, sin serlo. Aquí todo va lento. Todo.

Las tres chachas que hemos contratado para estar todo el día de parranda no nos sirven suficientemente rápido. Estos animales de color creen que los blancos estamos forrados sólo porque nos hemos venido para eludir el pago de impuestos mientras cobramos exclusivamente del trabajo realizado para españolitos (en la entrevista se declaran personal diplomático de la República Catalana); esos otros seres inferiores. Si los negritos supieran la que hemos liado, no serían tan atrevidos como para trabajar a ese ritmo tan lento, tendrían más vergüenza y nos servirían como merecemos.

Este par de enfermos mentales creen estar más evolucionados, por lo que ante cada una de las conductas y expresiones de las personas entre las que viven observan segundas intenciones y genuflexiones. Por suerte, la cabra y la vaca se compadecen de ellos y les echan unas monedas al suelo.

Periodista: ¿Cuáles son las principales diferencias entre República Dominicana y Cataluña? 

Los Cabrero: (…) Aquí son muy religiosos y son cristianos no católicos, y todo lo encomiendan a Dios. Nosotros vivimos en un complejo de lujo denominado Casa de Campo, y las casas que hay son mansiones muy grandes. Nuestra casa tiene cerca de 1.200 metros cuadrados, seis habitaciones y un comedor de 300 metros. Aquí tienen casa Marc Anthony, Bad Bunny, Luis Fonsi…

Según este par de gañanes, para los dominicanos todo consiste en que Dios proveerá. Es la conclusión lógica de quien piensa que la gente no se esfuerza, limitándose a pedir y pedir, por la patilla, ya sea al tío Tom o al cielo. Y claro, no progresan. Luego, si un Dios no funciona, te pasas al siguiente. ¡Quién podría confiar en ellos!

El cuanto a la fantochada, nadie en su sano juicio entendería qué tiene que ver con la pregunta, pero los piratas ese día se levantaron con ganas de vender su vida de lujo caribeño. 1200 metros cuadrados de casa, 300 de salón, seis habitaciones, y vecinos de élite en una urbanización que es equiparable a Puerta del Hierro en Madrid. Lo mejor de lo mejor: Marc Anthony, Luis Fonsi, Bugs Bunny…

Como digo, nadie entiende la respuesta, pero en cualquier caso los abogados de Ágora en la causa por administración desleal que atañe a Carlos Iburo y Juan Cabrero, están inmensamente agradecidos.  Esperamos que esto y lo de las tres chachas sólo para ocuparse del interior de la casa y la nena de la parienta -es de imaginar que el exterior también hay que cuidarlo y parece tener muchos metros-, derriben la venda de una justicia que lo tiene archivado provisionalmente porque no se constata enriquecimiento. Quizá ahora se investigue. Recordemos que Cabrero, antes de organizar su jugada con elEconomista, tenía un salario de 3.200 euros al mes.

Periodista: ¿desde que llegaron, han vivido o les ha pasado algo curioso que no se habrían imaginado nunca? 

Los Cabrero: ¡Y tanto! La policía de tráfico, cuando detecta que eres una persona extranjera, te para para pedirte dinero, o cerveza o lo que sea…

Dicho de otro modo: en Dominicana te detienen sin hacer nada porque es un país de vagos y maleantes. Cuando ven que eres superior, blanco, te paran para sacarte pasta, bebida o lo que sea. Un bocadillo por ejemplo. No tienen límites esos corruptos. Que insinúe estas cosas un tipo como Cabrero, dejando al margen el racismo supremacista que destilan estas expresiones, resulta especialmente asqueroso. 

Periodista: ¿Qué costumbre de República Dominicana se llevarían a Cataluña? 

Los Cabrero: el hecho de poder ir a la peluquería dos veces a la semana (…) También sentarse en el salón y hacerse la pedicura semanalmente a un precio de risa. Y poder bañarnos en el mar todo el año por el clima.

Supongo que lo suyo sería que las esteticistas catalanas perdieran su derecho a tener seguridad social, así a su regreso -que volverán, y más tiesos que la mojama pero volverán- podrían ir cada semana a hacerse la pedicura. Parece que bañarse en la piscina interior de la casa de 3.500 eurazos al mes que tenían en Salou no era suficiente, el cloro no está hecho para los supremacistas catalanes.

Esto es lo que asesora a los clientes de Ecotrader en elEconomista, lo que tolera Ecoprensa y su responsable Joaquin Gómez, aunque parezca increíble.

Para despedirme, una de Eldorado que viene que ni pintada… Y ya sabes, puedes utilizar tu cuenta de Twitter para preguntar a @eleconomistaes por qué lo tolera.

4 comentarios en “Un fantasma supremacista asesora desde elEconomista

  1. Querido Carlos,
    Soy un seguidor fiel tuyo desde tus primeros pasos en el economista (y que no han sido tus primeros pasos como profesional, pero es cuando me fijé en tu forma de trabajar el mercado en un mar de gurus), periódico que en su momento y gracias a tu labor rompió con lo que en aquellos tiempos representaba la prensa económica. Y a lo largo de los años y siguiendo tus comentarios y análisis en foros variopintos, no me queda otra que darte las gracias por haberme enseñado un camino, entre muchos, pero destacando por un conjunto de profesionalidad, honestidad y buen hacer, que me ha permitido seguir adelante en el trading como una forma de pensar y ser. Gracias por todo ello!
    Ahora bien, te rogaría abandonar tu encrucijada contra los que han sido los hornos en tu pasado. Eres demasiado grande para no poder pasar pagina. Y no me estropees mi fe en tu persona 😉
    Un abrazo muy fuerte,
    Peter

    Me gusta

    1. Peter, no es una cruzada contra el pasado. Es mi misión como periodista financiero, además de un placer. La página, créeme está más que pasada, pero me resulta divertido, tengo mis defectos y mis vicios. ¡No soy perfecto! Lamentaría mucho perder tu estima, pero sería positivo que pierdas la fe en mi persona. Ninguna merece tanto, recuerda que este es un blog dedicado también a eso, a las trampas de los negocios que no son otras que las trampas de la vida.

      Como sabes, tenía el tema bastante abandonado ya porque ha sido ampliamente explicado. Me queda un capítulo para completar esta “trilogía de la imbecilidad”, y luego ya lo dejo para los temas estrictamente judiciales, que son los que tardarán pero llegarán, y que deben ser contados. Siempre que el racista y su consorte no me ponen algo tan irresistible frente a los ojos, claro.

      De vuelta ese fuerte abrazo.

      Me gusta

      1. Hola Carlos
        Casi que con haber publicado el enlace a la entrevista hubiera sido suficiente para retratar y ratificar el tipo de persona que como a tantos personajes de este País solo les salva el pensamiento de masa y la vagueza endémica nuestra de que nos den las opiniones ya precocinadas y empaquetadas listas para engullir .
        Se te perdona el gustazo de destriparlos .
        Uno más de tus admiradores
        Fernando

        Me gusta

      2. Hola Fernando. Bueno, se retratan con cada una de sus acciones y, efectivamente, nos permiten qué clase de gente nos rodea cuando hacemos negocios o cualquier otra cuestión. Y sí, con la entrevista hubiese bastado pero… ¿Y lo bien que me lo paso? Agradezco tu complicidad.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s