Ya sabías que Wall Street podría más que el meteorito

Tras las elecciones generales aproveché para insistir en algo que ha sido una máxima de  estas tribunas desde que El Confidencial me invitó a escribirlas en el verano de 2014: donde manda capitán no manda marinero. Apesadumbrado, sobre todo como catalán, por lo que me parece un nefasto camino para España, afirmaba que el mundo puede más que el meteorito que los españoles han votado. La bolsa española debía subir pese a todo.

La semana que acabamos de dejar atrás ha sido en ese sentido una confirmación del pronóstico. Nuestro IBEX35 ha perforado zona de máximo previo por fin, con la violencia que exigen los buenos desenlaces, y se reconstruye desde línea de tendencia en largo plazo confirmando, definitivamente, un patrón de continuidad de tipo cabeza y hombros invertido (HCI?) que sugiere que hemos cerrado la etapa bajista que nace en 2017 y que seguiremos la estela del resto de plazas, que haremos historia batiendo altos históricos a lo largo de los próximos meses. Obviamente, en versión total return.

tribuna1.gif

El que espere que lo haga el IBEX35 price return, el que nos cantan los medios de comunicación, con un retorno del 7 por ciento anual compuesto en media como el que tiene la renta variable global y después de una década de pagos de dividendo por encima del 5 por ciento en el caso del IBEX35, es que anda muy flojo de matemáticas. Y el que considere que eso no discapacita al tipo de índice IBEX35 que la gente tomo como referencia como termómetro de la realidad bursátil española, es que no ha entendido nada de nada. Y no hay que sentirse mal, lo de no enterarse de qué va esto le pasa hasta a todo un economista de relumbrón como José Carlos Díez, como ya mostré hace años. Madre mía como pasa el tiempo.

Más allá de esto, pocas novedades en una semana que fue en realidad parecida a la anterior, hasta el punto de que el EuroStoxx50 volvió a apoyarse en su directriz alcista de aceleración. Salió como un tiro desde ella, y ayer se frenó en zona de resistencia ascendente para dejar una vela diaria que huele a incapacidad a corto plazo. Y es que una cosa es que el proceso de fondo esté despejado, y otra muy distinta que vayamos a tener un camino de rosas. Los que llevamos tiempo suficiente en esto somos conscientes de que a posteriori todo parece más claro y recto de lo que fue. Hoy, me cuesta, mucho, mucho, considerar que lo que despliega el principal índice de la eurozona, el EuroStoxx50, es una cuña terminal. Hay que ser bajista por necesidad y no haber aprendido nada en años para hacer esa apuesta. Sin Confirmación, no hay patrón. Incluso si eventualmente recaemos hacia los mínimos de las últimas semanas, la idea central debe ser la de que tenemos una oportunidad de compra pensando en los próximos 12/24 meses.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s