El virus se extiende violentamente

La semana pasada hablaba de mi inquietud. Pero de una inquietud extraña, tanto que resultaba muy agridulce para los bajistas. El movimiento potencialmente bajista que planteaba el Nasdaq techo de canal alcista principal no recibía el apoyo de los dos índices que propusieron patrones realmente preocupantes en zona de resistencia muy relevante durante el pasado enero: Dow Jones de Transportes y Russell2000.

Pero la cosa fue aún más lejos, porque tanto el dólar/yen como el crudo avanzaron en la dirección que le encaja a los alcistas de una forma francamente prometedora. Lo poco que jugaba contra el mercado más allá del sentimiento inversor -ya comenté en enero que el mercado tenía un virus– no había apoyado la posibilidad de una corrección de muy corto plazo. No parecía el mercado poder convocar todavía una grave tormenta, así, sin ninguna clase de distribución previa en gran parte de sus índices.

Y es que lo que ha pasado es realmente raro. Único incluso. Se ha hablado con razón de que esta forma de caer, no tanto el rango de caída (que se ha visto un centenar de veces desde 1900), es atípica. Esta forma de caer no se ha visto desde 2008. Y sí, esta forma de caer es propia de debacles financieras, lo que no significa que cayendo así tengamos asegurada una debacle. Pero se ha abierto la posibilidad, y eso debo decir que no lo esperaba. Hemos tenido muy pocas debacles en este formato como para considerar que esto es una regla, sin olvidar que todas tienen su excepción… ¿Puede serlo la que tenemos entre manos?

Ahí es donde lo que sucede es único: no es normal que el mercado se venga abajo con esta virulencia desde un máximo histórico, sin una distribución previa. No fue así en 2000, ni tampoco en 2008. En ambos casos el S&P500 se pasó un año distribuyendo.

¿Y en 1929 o en 1987? ¿En el Japón de 1988?

Las vueltas en “v” también existen, y efectivamente son propias de mercados que caen escabrosamente. En el ´87 el mercado se dejó más de un 25 por ciento, acumulando su mayor corrección histórica en una sola jornada… Pero el mercado había venido cayendo durante varias semanas, y bajado más de un 10 por ciento, antes de desplomarse brutalmente. En 1929, el Dow Jones de Industriales había perdido más de un 20% de su valor antes de despeñarse.

Incluso el Nikkei225 japonés, en una de las burbujas más inhumanas de la historia, desplegó una corrección previa antes de venirse abajo en 1988, dejándose cerca de un 6 por ciento durante las dos semanas previas a la dislocación de los precios; y dejándose previamente soportes de corto plazo muy claramente planteados en gráfico diario. Incluso en estas inhumanas trampas para toros, hubo puerta de salida para los más agresivos en el noble arte de la protección de capital.

Lo de esta semana, por tanto, es nuevo. Ojo, esto no significa que no sea un evento como aquellos, pero sabemos que incluso este tipo de eventos tan dramáticos han ofrecido a los analistas técnicos una ventana de salida. Es rotundamente falso lo de que era sabido que el día que llegase la caída, de ser extrema, no habría tiempo de evacuar. Lo único que podía afirmarse es, en realidad, justamente lo contrario.

¿Entonces es imposible el cambio de tendencia?

No. La semana pasada afirmaba que hablar de cambio de tendencia era imposible por definición: no se había roto un solo mínimo creciente. Ni en el más corto plazo… Eso ya ha cambiado. Ahora todo lo que puedo decir es que este tipo de cambio tan abrupto de expectativas no habría sucedido nunca tan pronto durante el nacimiento de un gran mercado bajista. O al menos yo no tengo noticia de ello… Puede que antes de alguna sonadísima corrección, pero no antes de un mercado bajista. Es quizá tranquilizador para los que nos hemos visto arrollados, el saber que no hay precedente de gran mercado bajista sin ninguna clase de distribución previa, que el mercado suele bajar siempre antes del disloque. Consuélense los que, como nosotros, estaban preparados para reducir posiciones y no han podido hacerlo claramente. Esto no había sucedido antes y lo más altamente probable era poder defenderse, con un poco de seguimiento, en mayor o menor medida. Pensar en lo impensable no es pensar en lo improbable.

Obviamente, que no haya noticias de que esto haya sucedido antes de un gran mercado bajista, no significa que no pueda suceder. El mensaje del mercado es evidente tras una vuelta mensual en zona de gran resistencia como la desplegada por muchos índices norteamericanos y europeos. El consejo que puedo dar es el que estoy transmitiendo a mis clientes: no te tires de la moto, pero no pases por alto lo sucedido. La caja de Pandora está abierta, sería raro que esto fuera todo al final del camino estando donde estamos. Si hay algo de suerte y tenemos rebote, lo obligado es acomodar la exposición pensando en que puede hacer frío antes de lo que esperábamos.

Desde que hay datos, y con la excepción de 2008 y la quiebra de LehmanBrothers, siempre ha sido buena idea a muy corto plazo comprar renta variable con un VIX en 48/50 puntos; nivel que alcanzamos ayer. O al menos no venderla. Pero también es cierto que en la mayoría de los casos, el mercado recayó y se marcaron nuevos mínimos antes de que se estableciese un suelo. En ocasiones mínimos muy profundos, pues se produjeron también en mercados bajistas aunque nunca tan pronto… hoy no podemos saber que estamos en uno, solo que se ha abierto ya la posibilidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s