¿Un 2021 sin fronteras bursátiles?

Acarician las bolsas la idea de una situación general de máximos históricos. Se acerca a sus máximos históricos el Stoxx600 total return, que recomendé junto al DAX30 en los mínimos de marzo como modo de cargar las alforjas. Sinceramente, nunca pensé que pudiera estar escribiendo este artículo tan solo diez meses después. La recuperación ha resultado tan histórica como el hundimiento, para sorpresa de propios y extraños.

Cada vez son más las bolsas que marcan máximos históricos aunque pueda parecer mentira. Esta semana lo hizo el índice alemán -que para los que van aún sin los mimbres necesarios para comprender este juego en el largo plazo, es un índice total return-. Sucede todo esto habiendo superado Wall Street las faltas de confirmación alcista que padecía a principios de 2020, cuando Dow Jones de Transportes y Russell2000 no respaldaban las alzas del Nasdaq, el Dow Jones Industrial o el S&P500. En ese sentido el actual es un mercado más robusto, pues es más produndo. No así en términos de sentimiento inversor donde, como a primeros del 2020, uno no puede menos que sentirse inquieto con las lecturas que presentan los mejores registros norteamericanos, sobre todo desde septiembre del pasado año. De hecho, las lecturas son mucho más extremas que entonces. Pero se mueve.

Y no sólo se mueve, sino que consigue nuevos prodigios. Si hace unos pocos meses el Nasdaq batió algo que llamé muro de granito, resistencia que frenaba al Nasdaq antes de la crisis sanitaria y que tomaba una década de desarrollo, hoy tenemos a un Standard & Poor´s 500 en disposición de ir a buscar el suyo. Y eso supone un alza bastante considerable en tendencia con pocas dudas chartistas en el horizonte, si es que existe alguna.

Empecemos por Europa y por China, y que valga ésta para visualizar lo que está pasando en el mundo emergente. De China escribí para empezar el año, y el rally semanal ha sido francamente notable. De Europa hay que hacerlo al cierre de una semana en la que han caído notables resistencias ascendentes de corto plazo, muy bien trazadas en el caso del AEX holandés o del EuroStoxx50 total return, pero en la que lo más destacable, sin duda, viene de la mano de que el DAX30 ha marcado un nuevo máximo histórico, batiendo diferentes resistencias de medio/largo plazo.

La ruptura ha llegado de la mano de una vela semanal de ida y vuelta, que convirtió dudas en alegría tras los primeros compases del ejercicio, donde nuestras bolsas se resintieron debido al fuerte correctivo con el que empezó el año Wall Street, pero viéndolo a cierta distancia, encontrando el DAX apoyo en el último hueco alcista dejado por el índice en gráfico diario; su primer soporte de corto plazo. Desde el primer soporte a marcar nuevos máximos. Eso, obviamente, no es bajista.

Y sin embargo persiste el mercado europeo en su incapacidad para relajar la zona de mínimos marcada por su volatilidad en los últimos meses. Este inquietante elemento desaparecería en el caso en que se rompiesen los 21 puntos del VDAX con claridad. En su favor puede decirse que ya ha perdido dos buenas ocasiones para moverse en el sentido que arroparía un golpe de los bajistas más allá del corto plazo. Sostienen los técnicos que suele salir por el lado bajo lo que fracasa en su intento de salir por el lado alto; y viceversa. Este es un tipo de problemática que se puede constatar con igual claridad en el caso del mercado norteamericano, donde VIX y VXN siguen también sin relajarse con nuevos mínimos, desde hace meses, pese al buen tono de los índices bursátiles.

Es ahí, en el mercado norteamericano, donde pondré como siempre hago el foco. Las rupturas de resistencia en medio plazo que se vieron a finales del mes pasado son muy relevantes. El Standard & Poor´s 500 superó la zona de oferta ascendente que se obtenía de la unión de los máximos de 2018 y primeros de 2020, y eso proyecta al índice, teóricamente, hacia la resistencia ascendente que éste mantiene desde 2010, equiparable a lo que denominé el muro de granito cuando el Nasdaq enfrentaba niveles situados algo por encima de los 10.000 puntos. Eso proyecta al índice un doce por ciento más allá del cierre de ayer viernes, en busca de una resistencia que permite sumar un uno por ciento mensual. Llegar a ese punto con las lecturas de sentimiento inversor que han sido alcanzadas en septiembre sólo podría llevarme a considerar una importante reducción de exposición. Incluso el amor más puro termina.

El mes de diciembre terminó con una vela blanca que arrancaba con gap de ruptura de resistencias ascendentes. Sólo la falta de confirmación por parte de la volatilidad, que sigue siendo un problema en tendencia mientras no se marquen nuevos mínimos descendentes por el VIX y el VXN, así como las resistencias ascendentes de corto plazo que fueron cayendo a lo largo de la semana, podían utilizarse como objeciones chartistas a una situación que sólo puede calificarse como de subida libre. Preciosa la forma en la que el Dow Jones de Transportes se vino arriba desde directriz alcista de corto plazo. Contundente la recuperación desde soportes más cercanos en varios de los principales índices, para posterior ruptura general de los patrones envolventes desplegados, el lunes, en zona de resistencia creciente. Los osos se han quedado sin nada que oponer a los alcistas desde el punto de vista de la acción del mercado. La euforia puede continuar, rumbo a un nuevo muro de granito, pero tengo que considerar que debe considerarse muy difícilmente franqueable. La euforia tiene fronteras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s