¿Salvará Wall Street su barbas?

He hablado de Europa como un mercado muy dañado en tendencia. Salvo el OMX de Oslo, un índice dominado por compañías ligadas al sector de materias primas, no hay nada que se haya mantenido sobre sus niveles de soporte clave. Ni el de Estocolmo, ni el de Copenhague, ni el SMI suizo… Los patrones de cambio de tendencia en corto/medio plazo están por todas partes. La historia es distinta en Wall Street. Al menos por el momento.

Las bolsas europeas se vieron aliviadas durante la semana, pero es irrelevante. Un gato muerto también rebota si cae desde suficiente altura, y el castigo había sido de aúpa. El euro, que acompañó, al final se quedó dónde estaba el pasado lunes en apertura. En dos sesiones todo perdido.

Wall Street, donde a estas alturas queda concentrada toda la esperanza de la renta variable, cedió terreno para amenazar de nuevo sus niveles de soporte clave en corto/medio plazo. Con todas las barbas de los vecinos peladas.

Y sin embargo hubo algunas cosas un tanto esperanzadoras para los índices norteamericanos en el corto plazo, como el comportamiento del Dow Jones de Transportes o el ligero descenso semanal de la volatilidad pese al movimiento bajista general. Recuerda lo que sucede con VIX y VXN al movimiento que viéramos a finales del 2021, en el último tramo de máximos conjuntos de Nasdaq100 y S&P500. Con todo, ambos mantienen mínimos crecientes en el más estricto corto plazo.

Además, me gustaría señalar circunstancias como la vuelta semanal de los futuros sobre crudo norteamericano, que se mantuvieron al cierre bajo los altos de 2011/2014, o la de los del gas oil, que se permitió alcanzar incluso los máximos de 2008, incluso la de los contratos sobre cobre con fuerte recaída en cierre semanal para plantear una salida en falso más allá de los máximos de 2021, la semana de ida y vuelta del oro y la plata. Deberíamos verlo como algo potencialmente favorable a los alcistas en el corto plazo.

Al margen de esto, conviene señalar algo más llamativo, en el terreno del sentimiento inversor, pues la encuesta de la AAII -American Association of Individual Investors- ha llegado a marcar una de sus lecturas más bajistas desde 2001. Niveles de la AAII bajo la zona de 20 han traído consigo siempre avances apreciables salvo en una ocasión desde entonces -ocasión en la que no hubo corrección bajista previa-. Incluso en 2008, antes de que el mercado colapsara, el miedo en la AAII anticipó un sensible rebote. Y en aquel entonces los soportes de corto/medio plazo habían sido ya vencidos por los precios. La AAII tiene un buen track-record para los movimientos de corto plazo, y a priori favorece la idea de que que los soportes clave del mercado norteamericano puedan mantenerse en pie, al menos por ahora, a pesar de que las barbas de casi todos los vecinos han sido rasuradas a conciencia.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s