Mi fondo inmobiliario lo sigue petando en 2022

Os he contado que mi centro de gravedad ha ido moviéndose en los últimos años, desde los activos cotizados a todo tipo de activos, algunos muy especiales. En este momento, de hecho, ando acompañando, en una nueva ronda, a la que fuera hace cosa de un año, la mayor operación en serie B de la historia de latinoamérica. Apasionante…

Pero este pequeño post tiene como objetivo contaros muy por encima lo que hace un fondo que me parece espectacular por estar completamente descorrelacionado de la bolsa y tener unos resultados sencillamente espectaculares: un 100% desde su fundación en 2016. Os hablo de “mi fondo inmobiliario”. Y es que así lo siento, pues fui inversor ancla cuando era sólo un proyecto. 10% anual compuesto desde que vimos la luz, cerramos el 2021 con un 13% de rentabilidad y una volatilidad inferior a 2 puntos. Este año, con la volatilidad de siempre, que es prácticamente ninguna, el fondo sube más de un 3%. Y sin bajar en ningún momento, por supuesto. Rentabilidad sin los altibajos de la bolsa, agua de mayo para carteras que buscan un rendimiento constante en lugar de aventuras juveniles.

¿Cómo se ha logrado?

Pues con mucho trabajo, por supuesto, y una tesis de inversión tan sencilla como efectiva. Es un fondo que no hace el dinero rotando sus activos sino alquilándolos. Trabajando lejos de las zonas `prime´ las rentabilidades que se pueden obtener alquilando si compras a buenos precios -y siguen comprándose las cosas a los precios que dejó el mercado tras la burbuja- están claramente por encima del 8 por ciento al año. En estos tiempos de inflación, por supuesto tienen cláusulas para protegerse de la misma, un lujo asiático.

¿Qué pasaría si no alquilasen?

Pues que lo tendrían fatal. Pero es que desde 2016 tienen un ratio de ocupación superior al 95% en todo momento. Y no es tan complicado cuando lo llevan a cabo expertos de primera nivel: es cuestión de comprar para alquilar sólo en áreas de gran actividad económica -y por tanto de altísima demanda ocupacional-, de no comprar nada en disperso para ser eficiente y tener siempre el control de la junta de propietarios para que no sea una sangría de costes en potencia, de mantener precios un poco por debajo de lo que pague el mercado residencial y ser por tanto la mejor opción calidad/precio de los inquilinos. Y de tratar bien a la gente que arrenda, es un alquiler de claro carácter social. Por supuesto tienen una bajísima rotación y cláusulas de impago.

Hacen aquello que hemos escuchado que hacen frutanito y menganito, pero sin tener que tengamos que dedicarle nosotros el tiempo. El único inconveniente, nada es perfecto, es que la inversión mínima es de 50 mil euros por las características del vehículo.

Si te apetece saber más, escríbeme a cdoblado@hotmail.com y te cuento los detalles.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s