Los precios también apoyan un suelo sentimental

Un suelo sentimental es aquel que marca un giro sostenible dentro del ciclo en tendencia de medio plazo, la tendencia en la que mantengo fijo mi interés. No sólo como analista, sino también como inversor. Un suelo sentimental es aquel que se produce tras una corrección relevante en tiempo o profundidad dentro de la tendencia alcista principal. Es lo que viste en 2011, en 2015/2016 y en 2018/2020, uno de esos momentos en los que nos hicimos `pupu´ en los calzones. Y lo que quizá algún día podamos decir que vimos, para corregir un rally sideral, en… ¿2022/2023?

Hace algunas semanas que planteé la idea de un sentimiento inversor bajista radical en Wall Street, no visto desde marzo de 2020 si lo analizo a la luz de un filtro de cuatro criterios que incorporan a Investors Intelligence, el ratio put/call, el VIX y un ratio que mide la acumulación/distribución de papel a varias sesiones. El miércoles 11 al cierre del mercado norteamericano, todo hizo clic y apareció la flechita verde.

Obviamente esperar que el mercado se ponga a subir de inmediato es ingenuo. Puede pasar, pero no normalmente no es así. De hecho el que vea este gráfico mensual en el futuro podría pensar que la subida empezó del inmediato. Dentro de un gráfico mensual pasan un montón de cosas que no se ven, son treinta sesiones en una. El mercado entró en consolidación…

Una consolidación que ha sido rota al alza el pasado viernes, otro viernes, y ahí está la novedad semanal a sumar a todos los argumentos que vengo dando en las últimas semanas tanto en términos de sentimiento como en términos del modo en que se ha desarrollado la corrección norteamericana -banderas de continuidad alcista- y en relación a la zona de soportes sobre la que el mercado intenta construir un suelo. Una zona que equivale a un mercado que ha profundizado en la misma medida que lo hiciera el Stoxx600 tras la invasión rusa de Ucrania: 38,2% del movimiento alcista vivido entre mazo de 2020 y finales de 20121 y un 50% del movimiento alcista vivido entre la consolidación del mercado del verano de 2020 y finales de 2021, cuando alcanzamos ese muro de acero donde se desplegaron patrones potencialmente bajistas desde el gráfico diario a la vela mensual.

Hablé en mi anterior tribuna de lunes en apertura, de la vela de ida y vuelta desplegada por el S&P500 en la última sesión de la semana, jornada en la que se produjo el vencimiento de opciones en el índice. Vela potencialmente alcista sobre excepcionales soportes de corto/medio plazo que sugería un nuevo rebote que, de ser sensible, podía derivar en ruptura altos previos; en figura de vuelta. Y eso supone confirmar patrones de suelo en precios para el corto plazo, pero con la circunstancia de lo que el sentimiento inversor ha venido sugiriendo: la posibilidad de un suelo relevante en tendencia en Wall Street, algo que no se daba en el más que buen intento del pasado marzo. En Europa, patrones de continuidad tras un primer rebote. La ruptura de los 25 puntos del VIX completaría el puzzle.

2 comentarios en “Los precios también apoyan un suelo sentimental

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s